SsangYon XIV: ¿Air o Adventure? La ofensiva b-sub




SsangYon XIV: ¿Air o Adventure? La ofensiva B-SUV sigue creciendo




Ssangyong prepara una ofensiva de vital importancia. Una ofensiva protagonizada por una pareja de SUV conceptuales con vistas a convertirse en modelos de producción. Con motivo del Salón de París SsangYong ha presentado al SsangYong XIV-Air y SsangYong XIV-Adventure, el último paso conceptual antes de llevar a las calles a un nuevo rival para el Renault Captur y Peugeot 2008.


Haciendo gala de una línea moderna, de cierto toque atrevido incluso, el nuevo SUV de SsangYong esta ya más que preparado para llegar a producción, pasando, con cambios mínimos, del Salón de París a las calles el próximo año y es que en 2015 conoceremos a este modelo como versión de producción, posiblemente debutando en su variante europea en el Salón de Ginebra, en marzo de 2015.




Por ahora las ópticas son el gran detalle que revela su conceptualidad, además de algún matiz en sus paragolpes o sus llantas, pero podemos pensar ya en este modelo como un rival real para la importante ofensiva del segmento B-SUV.

Llegará movido por un motor 1.6 gasolina y un 1.6 diésel, contando con una potencia de 125 caballos para el primero y de 130 caballos para el segundo. Además se habla ya de la posibilidad de contar con una tracción 4X4 además de la configuración 4X2, esto, unido a seguramente un precio contenido, puede ser un gran reclamo.




Ambas versiones, el Air y el Adventure, nos ofrecen dos visiones diferentes del segmento. Por un lado una faceta más urbana de la mano del Air, recurriendo incluso a un techo de tipo targa que difícilmente veremos en las calles. Por otro, un aspecto más campestre para el Adventure que refuerza esa visión de compromiso con el offroad de la marca.

La idea de un SUV del segmento B lleva bastante tiempo presente en la firma coreana, que nos ha anticipado esta posibilidad en los últimos grandes salones, empezando por el Salón de Frankfurt de 2011. Ahora es ya casi una realidad gracias a la inversión de 690 millonesde euros realizada por SsangYon Motor Company para el desarrollo de nuevos modelos.