Popular channels

Toyota Corolla SE-G automatico

Toyota Corolla SE-G automatico, para mi gusto un muy buen auto y cuando lo tenga mandan MP y salimos a dar unas bueltas JoJo....



Más elegante, más espacioso, igual de confiable
Probamos la versión más cara y lujosa, con caja automática, que cuesta 90.500 pesos.

Los autos de Toyota tienen fama de ser buenos. Y lo son. El fuerte de la marca es la confiabilidad. Cuando uno compra un Toyota sabe que difícilmente vaya a tener problemas y, justamente por eso, fue una de las primeras (y aún de las pocas) marcas en ofrecer 3 años de garantía para sus productos. Bueno, el nuevo Corolla no parece ser una excepción.

Esta certeza de calidad y durabilidad es, en gran medida, producto de la simpleza. Un Toyota, o por lo menos los más masivos --y ahora empecemos a hablar propiamente del nuevo Corolla--, no deslumbra por su sofisticación en el nivel de equipamiento. No tiene, por ejemplo, un sistema de voz para encender la radio o el aire acondicionado (pocos equipamientos son más superfluos que ése) o la llave/tarjeta con encendido a botón. Pero lo que sí tiene, seguro que cumple una función práctica (ya sea en beneficio del confort o de la seguridad) y difícilmente se rompa. Si este mismo concepto lo trasladamos a la mecánica, descubrimos fácilmente cuál es el fundamento de su confiabilidad.

Tanto tiene en cuenta esta marca que los clientes queden satisfechos con sus productos, que cuando algo no ofrece todas las garantías, no lo efectivizan. Por ejemplo, como en la Argentina la calidad del combustible Diesel es malo, el nuevo Corolla no se vende con motor gasolero; por lo menos hasta que estén seguros de que esta situación cambie. Los que siguen el test de 60 mil kilómetros que estamos realizando con el Citroën C4, sabrán de los problemas que hemos tenido con el gasoil, especialmente en el interior del país, a pesar de la excelencia del motor HDI de Citroën, uno de los mejores en su categoría. Por eso el Corolla sólo se vende en la Argentina con el motor naftero 1.8 de 132 caballos, con seis versiones diferentes de equipamiento. La versión base cuesta 64.800 pesos, pero nosotros probamos la más equipada, con caja automática, que cuesta 90.500.

Respecto de la edición anterior, este Corolla es 55 milímetros más ancho y 15 mm más bajo, por lo que su imagen se tornó más aplomada e, incluso, más cercana a la de un modelo superior. A primera vista, puede confundírselo con un Toyota Camry (también porque las trompas de ambos modelos ahora son casi idénticas).

Sus nuevas proporciones, no sólo influyen en su estética; también en su habitabilidad y en su comportamiento dinámico. Primero, hay que decir que el habitáculo creció 20 milímetros de ancho; 25 mm en la altura de las butacas al techo (a pesar de que el auto ahora es más bajo); y 25 mm en el espacio para las piernas. Pueden viajar cinco personas de buen porte muy cómodamente; y atrás, el piso casi plano, favorece al pasajero del medio.

Respecto del comportamiento dinámico, si bien la distancia entre ejes no creció, sí crecieron sus trochas y el despeje del suelo se redujo 25 mm. Por eso es más estable a altas velociadades y en curvas, sigue teniendo un buen confort de marcha y la merma de altura del piso no es conflictiva en caminos en mal estado.

El motor es el mismo, pero fueron mejoradas las relaciones de la caja automática, para aprovechar más la potencia y mejorar el consumo.

Fotos:
















fuente:http://www.clarin.com/suplementos/autos/2008/04/24/c-01657549.htm#fotos
+2
0
0
0No comments yet