Canales populares

Un auto antiguo es seguro?

Todo tiempo pasado fue mejor… o al menos así nos dicen nuestros viejos, pero si le quitas la tecnología a un joven a cambio de una vida más tranquila probablemente rechace la oferta. Si hablamos de autos, lo que comúnmente se dice es que los autos de antes sí eran buenos y fuertes aunque pesados, pero los de ahora son débiles y duran poco.
Nada está más lejos de la realidad. Siempre se han construido autos buenos y autos malos. Autos duraderos o “limones”. La competencia siempre ha existido desde épocas medievales y las marcas de autos no son la excepción, por lo que decir que los autos de ahora salen malos daría la impresión que no existe competencia para querer mejorar. Muchas veces las compañías han tenido problemas que les obligan a hacer recall de autos pero eso es algo que ellos quisieran evitar porque cada recall les cuesta millones y afecta la reputación de las marcas.

En cuanto al peso pocos pensarán que un auto nuevo puede pesar más que uno de esos viejos hierros con ruedas, pero debemos separar la hojalatería de todos los componentes que ahora traen los autos.

Si tomamos el enorme Chevrolet Impala del 1959 podía pesar entre 3,580 lbs en el modelo de dos puertas cupé hasta 3,980 lbs en la station wagon conocida como Nomad en su versión de cuatro puertas. Por otro lado un auto 50 años más nuevo, el Chevrolet Malibu del 2009 pesa alrededor de 3,400 libras a pesar de ser 18.2 pulgadas más corto y 9.9 pulgadas más estrecho.

En el siguiente vídeo del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) y publicada por Consumer Reports, se puede observar que el Impala del 59 se retuerce casi de la misma manera que el Malibú del 2009 pero al final mira lo que sucede:


link: https://www.youtube.com/watch?v=AuBnNpvuyn0

Como podemos observar los autos nuevos están diseñados para que solamente la parte delantera se destruya y logren absorber todo el impacto frontal protegiendo la estructura de la cabina y sus ocupantes, mientras que los autos antiguos carecían de esta ingeniería provocando que prácticamente todo el auto se destruyera. El primero está falto de cinturones de seguridad, bolsas de aire y barras de protección haciendo que el monigote que simula a un humano se destruya mientras el segundo protege a sus ocupantes con todas sus bolsas de aire.

También se observa en la prueba de impacto que el dash del Impala se separa del auto provocando gran daño y hasta la muerte de sus ocupantes, aparte de que los metales decorativos resultan una amenaza contrario a los paneles de control de los autos nuevos que están mejor agarrados al auto evitando que se conviertan en proyectiles. Cabe señalar que para la década del 50 ya Chevrolet hacía pruebas de impacto en sus autos, pero el nivel de seguridad alcanzado actualmente es mucho mayor que hace 50 o 60 años.

Con esto queremos decir que cada auto tiene su época y debemos querer nuestros clásicos como lo que son, unas joyas de la historia automovilística, pero si queremos protegernos y proteger a nuestra familia, la probabilidad de salir ilesos ante un accidente es mayor mientras más nuevo sea el auto.
9Comentarios