Check the new version here

Popular channels

Velocímetro VS GPS: La medida imperfecta

En principio la indicación del GPS es más fiable que la del velocímetro del coche en cuanto a precisión, especialmente a velocidad estabilizada, pues como casi todo, también tiene sus excepciones.



La precisión depende bastante de la calidad del receptor y mucho de la señal recibida y el tiempo de procesado. Cuando la señal es deficiente o incluso se llega a perder, se deja de actualizar la velocidad y por ello durante algunos momentos, no indica la velocidad real, si no la última registrada.

En todo caso, tampoco la lectura es absolutamente instantánea, por lo que la velocidad indicada puede ser la real… pero de un instante anterior, más o menos largo. Con lo cual, si se confía en dicha indicación, para apurar mucho el límite de velocidad en las proximidades de un radar, puede haber alguna sorpresa desagradable. Por otra parte, los velocímetros de los coches modernos suelen ser bastante precisos, pero influyen algunas variables.

Como en todos los instrumentos de medición, la exactitud absoluta no existe hay un margen legal de tolerancia homologado, que en el caso que nos ocupa y según directrices europeas se sitúa en una horquilla entre 0 y más 10% respecto a la velocidad real, más otros 4 km/h. añadidos a cualquier velocidad. Ejemplo: a 100 km/h reales, el velocímetro puede indicar “legalmente” entre 100 y 114 km/h. Es obvio que la falta de tolerancia “en menos” tiene por objetivo la seguridad. Garantiza que en cualquier caso, no se circula a una velocidad superior a la indicada en la instrumentación.
También influyen en los errores de lectura y en este caso, tanto por exceso como por defecto, la diferencia entre el diámetro real del neumático (su desarrollo) y el del neumático utilizado en la homologación. Las diferentes medidas y perfiles de neumáticos y llantas, que se pueden montar (homologados) permiten diferencias de hasta un 3% en más o en menos. Los equipos de llantas y neumáticos “equivalentes” tienen desarrollos similares, pero no iguales. Con lo que la lectura de velocidad será diferente, incluso con las mismas medidas, con neumáticos de distintas marcas o incluso en la misma marca, de diferentes modelos, que suelen tener desarrollos distintos.
También influye el estado de desgaste de las ruedas (se reduce el diámetro original con el desgaste) y las diferentes presiones de hinchado, que también modifican la altura del flanco y con ello el desarrollo.
Tampoco se ha de olvidar que algunos fabricantes, aprovechan especialmente dicho margen, para favorecer que sus vehículos parezcan más rápidos (mayor velocidad máxima) o que consumen menos a una velocidad determinada (cuando en realidad se está circulando entorno a un 10% por debajo de lo indicado).
0
0
0
0
0No comments yet