Popular channels

Ya no quedan dólares para poder seguir importando autos

Como titular de la entidad que agrupa a las terminales automotrices, Isela Costantini pasó la mayor parte del año reclamando al Gobierno que les subiera el techo para acceder a dólares del Banco Central para poder seguir importando autos. Pero ahora ya lo plantea como una batalla perdida. “Ya no hay reservas.


Entendemos el esfuerzo que viene haciendo el Gobierno, de querer darnos más, pero no nos puede dar más de lo que no hay”, le dijo a Clarín.


-La caída de exportaciones a Brasil le restó a las terminales una importante fuente de ingresos de divisas.


-Somos un sector deficitario, lamentablemente no hemos conseguido mantener un equilibrio en nuestra balanza comercial. Cuando se nos caen las exportaciones, tenemos menos crédito para poder importar. Pero la demanda del mercado interno sigue existiendo, nosotros necesitamos seguir trayendo autos. Para poder seguir abasteciendo al mercado, con la caída de las exportaciones al Brasil, necesitamos más dólares.


-Durante este año negociaron varias veces el cupo de acceso a los dólares.


-El Gobierno nos ayudó muchísimo cuando en julio nos volvimos a sentar, nos aumentaron la cuota. Pero acá el gran desafío es que en realidad no hay reservas. Entendemos el esfuerzo que el Gobierno viene haciendo de querer darnos más, pero no nos puede dar más de lo que no hay. Entonces, acá lo que hay es un ejercicio de cada terminal de ver cómo puede aumentar su deuda con su casa matriz, cómo aumenta su exposición en los dólares que no va a poder seguir girando para pagar los autos que está importando y de esa forma poder seguir importando autos, sin pagarlos. Es una decisión de cada terminal, pero ahí viene todo un tema de aprobación de DJAIs y entramos en otro canal de conversación con el Gobierno.


-¿Y esa deuda cuándo esperan poder pagarla?


-Cada terminal ha negociado de una forma diferente. Hoy hay una deuda de 1.000 a 1.500 millones de dólares, de deuda ya vencida. Todos los meses nosotros necesitamos alrededor de 300 millones de dólares, y la demanda existe. Estamos hablando de que necesitamos 300 millones de dólares para llegar a un mercado interno con patentamientos por 620.000 autos. Pero cada terminal tiene su propia negociación. No hay una fecha para poder pagar la deuda vencida.


-¿El origen de ese déficit de dólares es un déficit de autopartes locales, no?


-Cada terminal tiene su estrategia global con el tema de la localización de las autopartes, pero también está la estrategia de cada filial con la localización. En General Motors estamos con el proyecto de inversión del Fénix, son 740 millones de dólares. Si pudiéramos localizar 100% del vehículo, lo haríamos. Pero hay mucha tecnología que no está instalada en la Argentina por parte del autopartista. Gran parte de los autopartistas han invertido más en capacidad y no necesariamente en tecnología. Y no tenemos una industria lo suficientemente grande que justifique inversiones tan grandes por parte de los proveedores.


Entonces, uno a veces tiene que asociarse con otras terminales y entre el volumen de dos o tres terminales hacer un análisis financiero válido o positivo para que el proveedor haga su inversión. Es un gran desafío, de tecnología y también más básico. Por ejemplo, los cinturones de seguridad, un commoditie donde la faja es la misma para todos los modelos. Sin embargo, no hay un proveedor local de cinturones de seguridad, cuando hay mínimo cuatro a cinco cinturones por auto. Hay todavía muchas oportunidades de poder localizar más en el país.

http://goo.gl/ZNPhJ1

www.vozzina.com
0
0
0
0No comments yet