Check the new version here

Popular channels

SE VENDRA???




Los índices en ascenso que dan cuenta de una actitud delictiva sustentada en un contexto de violencia que corroe la ejemplaridad en la conducta, principalmente de la franja etaria juvenil, es uno de los problemas más acuciante del momento, que exige un grado de solución inmediata por parte de los distintos estamentos que componen la sociedad en general.
Tal panorama se manifiesta, en conjunto con políticas asistenciales que no logran contrarrestar como debiera el flagelo de la drogadicción en todas sus formas adictivas, mientras vidas adolescentes padecen sus nefastas y mortales consecuencias. Esta es una de las razones que motivaron una reflexión o afirmación que se hizo patente en la conciencia colectiva de la población argentina: "Esto no pasaría si volviera el servicio militar".
Haciéndose eco de los ejemplos señalados, el diputado nacional por la provincia de Salta, Alfredo Olmedo, presentó un proyecto en el Parlamento nacional donde se estipula el retorno de esta iniciativa, derogada durante la presidencia de Carlos Menem en 1994. En tal sentido, la idea promueve la conformación de un Servicio de Conscripción denominado "Servicio Militar Obligatorio y Comunitario" (SMOC) con una extensión temporal que abarque como mínimo seis meses hasta el lapso de un año. Durante este período de tiempo, se procedería a una primera etapa de instrucción militar (pero no armamentística) con el objeto de fijar límites de orden y respeto a los valores patrios, como así también incluir la capacitación de oficios a manera de incentivar y revalorizar la cultura del trabajo.


Voluntario y profesional



"Este proyecto nace de una profunda preocupación, pensando en nuestros jóvenes, quienes se encuentran atravesando una inexplicable crisis de valores que no entienden y que los llevan al desconcierto, la inseguridad y el abandono", admitió Olmedo al momento de ponderar el tratamiento de la normativa, que ya en Tucumán levantó los primeros posicionamientos al respecto, con lo cual la polémica se instala nuevamente en redor de una temática meramente social.
"De arribar al tratamiento de este asunto estaremos caminando contra lo que marca el mundo y la globalización, donde en la mayoría de los países existe lo que se llama el Voluntariado, en el que se respeta el accionar de cada persona. No podemos exigirle a nuestros jóvenes que se inserten en algo para lo cual no están preparados o simplemente no les llama la atención. No estoy de acuerdo para nada con esto", esgrimió, para EL SIGLO, el compañero de recinto de Olmedo, Germán Alfaro, que accedió a la diputación nacional como referente del oficialismo de Tucumán.
Además, quien ocupa un escaño en la Cámara Baja señaló que otra debe ser la concepción sobre aquellos agentes inmersos en los cuerpos castrenses del país, puesto que "para la verdadera defensa nacional lo que se necesita es profesionalizar en serio a las Fuerzas Armadas, en lugar de delegarles tareas relacionadas con el cuidado ciudadano, para eso están las policías de las provincias o la Federal. Por lo que estimo que es muy poco probable debatir este tema", indicó.


Civismo revalorizado



Contrariamente a estas argumentaciones, los considerandos vertidos por el legislador de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, bregan por el retorno inmediato del servicio militar al considerarlo una "experiencia muy enriquecedora y herramienta válida para la interacción y formación social que busque la defensa de la patria como una manera de alcanzar la organización nacional". Asimismo, resaltó que mediante la reinstauración del SMOC lo que se pretende es "impartir una revalorización de las actitudes cívicas por parte de los jóvenes a quienes vemos diariamente en las calles tucumanas borrachos, drogados, sin destino alguno. No saben qué hacer con su vida frente a un impávido Estado que los condena aún más con su pasividad. Los chicos están amparados bajo un total libertinaje y se han convertido en carne de cañón de la delincuencia".
Cuando EL SIGLO le consultó sobre las causas que desencadenaron una situación casi radical en el comportamiento intolerante de los adolescentes, Bussi destacó que "la violencia es de la sociedad en su conjunto, donde se miente, se desoyen reclamos, no se respetan normas. Lo que nos ha llevado a considerar el accionar represivo de las fuerzas de seguridad bajo una de sus peores etimologías, connotación que nos ha hecho muy mal a lo largo de los años".
A su vez, quien en su época de Senador presentó un proyecto que sirvió de base para la elaboración de la propuesta analizada, lamentó los procesos históricos y políticos que rodearon y enmarcan el debate sobre la necesidad de contar con un servicio militar pues, en su momento, "se decidió su abolición como una solución política a un hecho lamentable (Caso Carrasco). Pero lo que se debe hacer es mejorar las instituciones y no abolirlas. Mientras que, actualmente, es muy difícil que prospere dado el odio visceral que el gobierno de los Kirchner mantiene contra las Fuerza Armadas, porque muchos de sus funcionarios combatieron al ejército patriótico en la década del 70. Por esa razón hoy estamos anarquizados como país", destacó Bussi.


Debate y recursos



Finalmente, otra de las posturas recabadas fue la del Sub-jefe de Policía de la provincia, Comisario General, Nicolás Barrera, quien remarcó que "cualquier medida atinente a cohesionar y generar nuevas expectativas de vida en los adolescentes es de suma importancia para combatir la penosa realidad que están afrontando. Estas alternativas pueden brindarse a través de sistemas de contención social o bien con el retorno del servicio militar".
Sin embargo, en este último caso, remarcó como factor de suma importancia que en la organización de este órgano se planteen ideas respaldadas por un amplio consenso y con la presencia de un sustento metodológico complejo a la hora de su instrumentación: "Todas las medidas que se adopten para implantar el servicio militar deben ser debatidas abandonando intereses personales y partidarios, especialmente sin caer en análisis preconcebidos ya sea desde el punto de vista civil como castrense. Además, si creamos una institución que no cuente con un soporte económico sustentable y una estructura de recursos materiales, edilicios y humanos que favorezcan a la evolución de las Fuerzas Armadas, estaremos hablando de algo que indefectiblemente no va a funcionar".
Asimismo, Barrera se mostró partidario de la elaboración de currículas educativas en formación y participación cívica-militar de modo análogo a las impartidas, por ejemplo, en el Liceo General Aráoz de La Madrid, puesto que es una forma de plantearles a los jóvenes "mayores expectativas y calidad de vida para insertarlos en un mundo mejor en el futuro. Si uno tiende a cambiar esta realidad que nos amenaza, el joven debe estar capacitado culturalmente. Hay que revalorizar al adolescente como ser humano", destacó.
Más allá de las argumentaciones que entablan al SMOC como una herramienta eficaz, pero no única alternativa, para contrarrestar los problemas actuales en torno a la inestabilidad en los patrones de comportamientos de los jóvenes, las posibilidades que prospere esta iniciativa tendiente a confeccionar un sentimiento nacional y de cohesión social, parecen estar condicionadas desde las raíces más profundas del ámbito marcial. "Las fuerzas armadas no tienen como misión contener jóvenes para evitar que cometan delitos. No hay lógica para reimplantar el servicio militar obligatorio", aseguró la ministra de Defensa nacional, Nilda Garré.


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/60/Regimiento_Patricios_placa_conscriptos.JPG/800px-Regimiento_Patricios_placa_conscriptos.JPG

FUENTE: aca


ESTAS A FAVOR, O EN CONTRA???
0
0
0
0
0No comments yet