Popular channels

[Off] Juan Carlos "Toto" Lorenzo







[Click en la imagen para unirse]







El Toto Lorenzo







Se esta haciendo un clasico mio hacer temas recordando tiempos gloriosos y jugadores idolos del club.
Hoy le quiero rendir un homenaje a uno de los mejores tecnicos que supo tener Boca Juniors y estoy hablando de Juan Carlos "Toto" Lorenzo.



Juan carlos "Toto" Lorenzo nacio un 27 de octubre de 1922 y fallecio el 14 de noviembre de 2001.




Su trayectoria como jugador



De joven jugó en Nueva Chicago pero debutó en primera el 24 de noviembre de 1940 jugando para Chacarita Juniors. En 1944 fue transferido a Boca Juniors y tras dos años en el mismo se marchó al club italiano Sampdoria donde permaneció hasta 1952. Luego fichó para el francés FC Nancy, y en España para Atlético de Madrid, Rayo Vallecano, y RCD Mallorca, club en el que en 1958 fue técnico y jugador a la vez.



Un 14 de noviembre del año 2001, nos dejaba el primer gran tecnico ganador de nuestra historia, el toto lorenzo, debido a una fibrosis pulmonar de la que no pudo recuperarse.







Como Dt



Una vez consolidado solamente como director técnico del Mallorca logró una marca sorprendente para los hinchas, ascendió desde Tercera División hasta la Primera División en años consecutivos.



Influenciado por el ítalo-argentino Helenio Herrera y tras sus éxitos conseguidos en España, Lorenzo fue contratado por San Lorenzo en 1961, y dirigió a la Selección nacional de fútbol de Argentina en la Copa Mundial de Fútbol de 1962.



Luego de la experiencia en el equipo nacional el Toto regresó a Europa para dirigir a Lazio y AS Roma, los dos equipos más importantes de la capital italiana, con los que obtuvo la Serie B y la Copa de Italia respectivamente.



En la etapa previa a la Copa Mundial de Fútbol de 1966 los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino volvieron a llamar a Lorenzo para que el Toto los dirigiese durante el desarrollo del torneo intercontinental. Tras lograr el quinto lugar en el mundial, volvió a dirigir al Mallorca y luego regresó a Lazio.



En 1972 obtuvo el bicampeonato al ganar el título Metropolitano y el Nacional de la AFA con San Lorenzo, el segundo de estos de manera invicta. Al año siguiente dejó al equipo porteño y aceptó el cargo de entrenador en Atlético de Madrid en donde perdió la final de la Copa de Campeones de Europa de 1974 frente a Bayern Munich.



En 1975 regresó a Argentina para dirigir al recién ascendido Unión de Santa Fé y tras una buena campaña en la que logró el cuarto puesto


Firmo en boca sobre finales de 1975, cumpliendo un sueño del entonces presidente de Boca, don Alberto J Armando, quien hacia tiempo que queria tenerlo al frente del primer equipo.



Cuando llegó al mundo Boca fue bien recibido pero con sus primeras contrataciones se lo empezó a mirar de reojo. Se dijo que traia jugadores "viejos" que no se sabia si iban a rendir ( Gatti, Pancho Sa, mastrangelo, el regreso de suñe), pero armó un equipo combativo, duro, complicado para cualquier equipo. Con uno de los mejores arqueros de la historia, una defensa fuerte, combativa impasable, muchas veces daba la impresión que ganaba uno a cero y podian jugar dos partidos que no les hacian un gol, un mediocampo con experiencia y una delantera veloz.



Aquel equipo fue el primer multicampeon, ya que gano el metro y nacional del año 76( en una recordada final ante las gallinas), por primera vez la Copa Libertadores, logrando un bicampeonato, en los años 77 y 78 y la primer Intercontinental del año 78.



Luego de su exitoso paso por Boca Juniors dirigió a Racing Club, Argentinos Juniors, San Lorenzo, Vélez Sarsfield, Atlanta en donde participó como director técnico de la campaña de 1983 en la cual el equipo ascendió a primera divisón dirigiendo los primeros 12 partidos del torneo; luego regresó a Lazio. En 1987 volvió a Boca Juniors pero su campaña no fue tan exitosa en resultados y se retiró definitivamente de la dirección técnica tras 30 años de trabajo ininterrumpido y una importante cosecha de títulos y triunfos.





La Libertadores del 77



El 14 de septiembre de 1977 Boca Juniors vencía, luego de disputados 3 partidos, por penales con una magnifica actuación de su arquero, Hugo Gatti, al Cruzeiro de Brasil, ultimo campeón del certamen. De esta forma se consagraba por primera vez campeón de la Copa Libertadores de América.



La Copa Libertadores de América se había transformado en una obsesión para Boca Juniors, que anteriormente había perdido la final de 1963 contra el Santos de Pelé, eliminado en semifinales frente a Independiente en 1965, y River e Independiente en 1966, eliminados nuevamente por River en 1970, y descalificados en primera ronda en 1971.

El director técnico de aquel equipo era el mítico Juan Carlos “Toto”Lorenzo quien en 1976 había logrado el bicampeonato a nivel local. El sueño continental comenzò a gestarse con un equipo afianzado, de muy buen nivel, simple y con jugadores muy experimentados en la Copa de 1977. Sin mayores sobresaltos llegó a la final donde se enfrentaría al campeón de 1976, Cruzeiro de Brasil. El partido de ida terminó con el 1 a 0 a favor de Boca. El domingo 11 de septiembre de 1977 cayó por 1 a 0 en Brasil teniendo que jugar un desempate a Montevideo.

La noche del miércoles 14 luego de un partido en el que ninguno de los dos pudo sacar diferencia, se definiría el campeón por penales, el último remate de Cruzeiro parado por las manos del Loco Gatti otorgaba a Boca Juniors el trofeo tan preciado.







El mundo a sus pies Intercontinental 77'



Despues de ganar la Libertadores , el equipo del Toto queria mas , y asi fue como conquistaron el mundo en el 77' contra el Borussia Mönchengladbach




[El Borussia Mönchengladbach fue tricampeón alemán al ganar la Bundesliga en 1975, 1976 y 1977. Arriba: Wittkamp, Danner, Heynckes, Kneip, Stilike y Bonhof. Abajo: Simonsen, Heidenreich, Kulik, Klinhammer y Vogts.]




[Mastrángelo festeja su gol en Alemania]



La primera final se jugó en Argentina el 21 de marzo de 1978 y la revancha recién se jugó el 1 de agosto del mismo año. El motivo fue el desajuste calendario provocado por la celebración del Mundial en nuestro país. Entre otras cosas esto determinó que en la Libertadores de 1978 algunos grupos se jugaran entre marzo y mayo, mientras que otros (el de los equipos argentinos por ejemplo) se disputaran a partir de junio, entraran en receso durante el mundial y se definieran en octubre. O sea que transcurría la temporada 1978 en América y la temporada 1978-1979 en Europa, sin que estuviera definida la Intercontinental de 1977.

Pero volvamos a la final del mundo. En la Bombonera Boca se adelantó en el marcador a los 16 minutos. El gol lo convirtió Ernesto Mastrángelo tras eludir al arquero Wolfgang Kleff. El partido parecía promisorio, pero los alemanes reaccionaron y en una ráfaga se pusieron en ventaja. Wilfried Hannes a los 24 minutos y Bonhof a los 29 convirtieron los tantos que le daban una ventaja parcial al Mönchengladbach. Ventaja que fue revertida a los 6 minutos del segundo tiempo cuando Ribolzi marcó el empate que sería definitivo. El resultado aparentemente favorecía a los alemanes, y parte de la prensa de la época se apresuró a decir que la serie estaba prácticamente cerrada.







Los goles de Mastrangelo y Ribolzi en la Ida.







Sin embargo en la revancha, fiel al estilo de su técnico, el equipo golpeó en los momentos justos. Boca salió hecho una tromba en el primer tiempo y a los 2 minutos se ponía en ventaja por intermedio de Darío Felman. Luego del primer impacto vino la ráfaga definitiva. El Héber Mastrángelo y Carlos Salinas, a los 33 y 37 minutos respectivamente, le ponían cifras definitivas al encuentro. En el segundo tiempo Boca administró la ventaja con inteligencia. Dejó pasar los minutos mientras los alemanes buscaban inútilmente el descuento, dada la buena tarea del sistema defensivo y de Gatti.







Los goles en la vuelta.

















La Libertadores del 78'







Partido completo de la ida de Boca 0-0 Dep. Cali







Las veces que Lorenzo jugo contra Boca



En su largo derrotero como director técnico, Juan Carlos Lorenzo visitó la cancha de Boca como entrenador de los equipos rivales en numerosas ocasiones durante los ’70 y los ’80. Claro que en ninguna con tanto éxito como en el lapso comprendido entre 1976 y 1979, cuando el templo sagrado de la ribera y la feligresía xeneize conocieron las “misas” más celebradas por el personaje desde el banco de suplentes en toda su trayectoria profesional.



Que el “Toto”, como eternamente quedó en la memoria popular, fue un ícono, un paradigma único en el mundo del fútbol, es una verdad de perogrullo... pero también hubo otras: Juan Carlos Lorenzo interpretó el sentimiento, el palpitar y hasta la idiosincrasia del hincha de Boca como ningún otro técnico en la historia del Club de las Estrellas. Fue sin duda alguna el primer adelantado, casi el “Pedro de Mendoza” boquense en el difícil arte de conjugar dirección técnica y gerencia en una misma persona: mucha agua bajo el puente debería correr para que su sitial fuera discutido por otro hombre... pero eso será harina de otro costal, o tema de otra de éstas columnas.



Durante la segunda mitad de la década del setenta, Boca y Lorenzo significaban la misma cosa. Los objetivos y apetencias de uno coincidían con los del otro y viceversa. Tan grande era la identificación del coatch con las raíces auriazules que llegó a acuñar frases célebres en su paso por el club, dignas de patentarse por su cuenta y orden. Seguramente la más lograda fue aquella que proclamaba “Boca es Sportivo Ganar Siempre”, toda una declaración de principios que resumía admirablemente en cinco palabras la esencia deportiva del Equipo del Pueblo, destinada con precisión matemática a enlazar el pasado con el futuro de la institución en ese terreno y que convendría adoptar como definición de cabecera en la actualidad, a la hora de pensar decisiones relacionadas con la materia...



Verborrágico y polémico desde siempre, histriónico y utilitario para plantear los partidos (“... en el Boca que tengo en mente, el que quiera chiches que vaya a una juguetería ...”), ocurrente y hábil como pocos para esconderle la baraja al adversario (porque “... el que aviva a un gil, mata a cuatro vivos...” , según una de sus “máximas”); de esa simbiosis mágica el principal beneficiado resultó ser el Jugador Número Doce, acostumbrado a tomar whisky en balde durante aquellos años ilustres.



Pero Juan Carlos también se sentó en el banco de al lado, sobre los viejos palcos de la calle Iberlucea...



Fue el 28 de Mayo de 1972, por la 17ª fecha del Metropolitano, dirigiendo a San Lorenzo. Los “santos” venían marchando y así lo hicieron ante el Boca del chileno Riera antes de alcanzar meses más tarde el Campeonato, cuando lo derrotaron por un categórico 3 a 0 con goles del “Gringo” Héctor Scotta (2) - aquél que diez años más tarde vestiría fugazmente la azul y oro - y Victorio Cocco - quien también sería boquense en el ’77 justamente bajo las órdenes de Lorenzo, aunque en calidad de suplente.



Jugaron por Boca aquella tarde para darle más “lustre” a la victoria azulgrana, Rubén Sánchez, Marzolini, Orlando Medina, Curioni, Potente y Ferrero; entre otros.



Al año siguiente, el 19 de Abril de 1973 y antes de partir para España a dirigir al Atlético de Madrid, “Giancarlo” volvió a La Bombonera al frente de San Lorenzo por la 8va. fecha de ese Metro. Esta vez fue 1 a 1, con apertura de marcador para los “cuervos” - Chazarreta - y empate para el Boca de Domínguez por un cabezazo de Rubén Osvaldo Potente, quien no solo era dueño de un talento ilimitado y de ojos en cada uno de los poros de su cuerpo redondo, sino que evidenciaba una increíble facilidad y destreza para el juego aéreo; siendo que apenas llegaba al metro sesenta de estatura, dicho esto con buena voluntad...



Durante 1975 el ”Toto” armó una “revolución” en Santa Fe dirigiendo a Unión, y el 08 de junio llegó a tambor batiente y paso redoblado a la que sería la morada más



Feliz de su carrera. Allí, por la 24ta. fecha del Metropolitano, los soldados de un Domínguez “en retirada” le mostraron el polvo de la derrota: 1 a 0 para Boca por obra y gracia de Potente, quien cambió por gol una canchereada del “Loco” Gatti, a la sazón arquero “tatengue”, a punto de desembarcar su genio y figura por la ribera. Esa tarde además de Hugo, jugaron para la visita Mastrángelo y Suñé, nombres estos que llevados de la mano por Lorenzo marcarían a fuego la historia de Boca durante los próximos cuatro años. El inefable DT sembró de “miguelitos” y “rompeportones” el terreno - al “Chapa” lo puso de quinto volante con la “once” - pero la inspiración de “Patota” le hizo añicos la trinchera.



La ultima ves que piso La Bombonera







De pronto, la nostalgia lo invadió todo y el partido por jugarse importó nada: los fantasmas de Cruceiro en el Centenario, Borussia en Alemania y Deportivo Cali en ese mismo estadio, coqueteaban por cada rincón de La Bombonera; y una cancha atestada le tributó una ovación como jamás le había entregado a técnico alguno en la historia del club, la misma que lo recibiría una tarde de setiembre de 1987 frente a Racing de Córdoba, cuando el binomio Alegre - Heller lo fue a buscar para hacerse cargo de un equipo en llamas... la misma que lo acompañaría hasta el final de sus días, cuando El Patriarca solía pisar el santuario de sus múltiples hazañas.



Las crónicas de época dijeron que esa noche se enfrentaron Boca y Racing de Avellaneda por la 15ta. fecha del Metropolitano; que el Club de las Estrellas navegaba en una profunda crisis económica y deportiva; que deambulaba por el fondo de la tabla; que su nuevo técnico no daba pie con bola en el armado de un equipo “viejo y baqueteado”, según sus propias palabras; que el Maestro, como conductor de Racing, volvía a su hogar por primera vez después de tanta gloria compartida y locura desatada.



También que algún idiota lo insultó porque “ ... en Boca me quedo para poner el hombro”; célebre e inoportuna expresión escapada de sus labios horas antes de firmar para la Academia en diciembre de 1979, dicha “pour la galerie” sin sustento racional alguno. Porque más no se podía ganar; porque no había con qué; porque lo último que deseaba era ser el verdugo de aquél ejército irrepetible que había llevado a su comandante a cabecear las nubes y porque en suma, como en la vida, todo tiene un final... todo termina.



Los comunicadores contaron que el partido terminó 1 a 1 (Ricardo Alonso, de penal, para la visita; Miguel Bordón, el empate, para Boca); que una multitud impresionante vio a Santos; Hugo Alves, Sa, Capurro y Bordón; Benítez, Abel Alves (después Veglio), Ribolzi (luego Randazzo); Coch, Husillos y Salinas; que todos habían sido sus discípulos a excepción del “Ratón” Coch, repatriado en el ocaso de su carrera; que no se entendía semejante convocatoria con Boca en la cola de las posiciones, que... Trivial, pueril, anécdota pura en definitiva: las razones de tanta fidelidad pasaban por otro costado...



La fiebre Maradona tapó todo durante 1981; y así pasó casi de incógnito por el barrio dirigiendo a Argentinos Juniors primero en el Metro (2 a 0 para el equipo de Marzolini; goles de Benítez y Brindisi; con Bordón, Salinas, Zanabria y Randazzo en la cancha a las órdenes de Lorenzo frente a sus ex - compañeros) y a San Lorenzo después en el Nacional, cuando Diego y compañía le hicieron precio ganándole 3 a 0 un partido cuyo tanteador pudo tener características de bochorno (Gareca, Maradona y Escudero).



La última vez que Juan Carlos pisó La Bombonera como técnico en actividad dirigiendo contra Boca, merece una columna aparte: porque fue “la del estribo”, porque no salió derrotado pero tampoco ganó, porque casi termina en escándalo y porque esos caprichos del destino quisieron que el 15 de enero de 1983, el “Toto” desde el banco y Carlos Bianchi jugando por Vélez, aunaran sus esfuerzos para ganarle a Boca.



Anectodas del Toto 2



Fue un hombre verborragico, detallista, minucioso, estadista, extremadamente trabajador, pícaro, creador de grandes frases como "...con los jugadores hay que usar el inflador psicologico...", o "...Boca es Sportivo ganar siempre...". Alguna vez, cuando se le cuestionaba como jugaban sus equipos, aquel Boca, solia decir "...que quieren, a todos nos gustan los fideos con tuco, pero si no hay salsa, hay que comerlos con ajo o solos, y listo..." o en aquella final con las gallinas, antes del partido, donde a todos los periodistas decia "...el tobillo izquierdo de pernia esta mal, muy mal...", luego pernia le dijo "...pero maestro a mi me duele el derecho..." y el gran toto le contestó "...ya sé pero esto lo escucha pasarella, si sabe que es el derecho te lo parte, dejalo que crea que es otro para que no te pegue alli..."



Otra anecdota fue en independiente en las noches coperas Lorenzo le pidió a algunos de los muchachos de su Boca que llevaran un par de “sol de noche” y otro tanto de focos de luz a la concentración. No entendían nada, pero cuando llegaron al vestuario visitante y en pleno pre-calentamiento les cortaron la luz, entendieron la jugada maestra del Toto. Aunque eso no fue todo, ya que poco antes de salir a la cancha el descubrió que el túnel estaba totalmente inundado, se enojo debido a que las medias de sus jugadores iban a acumular mucha agua y después iban a tener las piernas muy pesadas. por eso Le pidió a su arquero suplente que llevara en andas uno por uno a todos sus compañeros, total "...él era el que menos chances tenía de ingresar..."



Titulos conseguidos








Les dejo algunas imagenes del Toto



























Espero que les haya gustado , se que faltan muchas cosas sobre el Toto , pero mucha informacion y videos no hay de esos tiempos , sepan disculpar.

Gracias Toto por tanto , nunca te olvidaremos



Si queres que haga un tema como este de algun Idolo o alguien importante que haya pasado por el Club comentalo , iba hacer una encuesta pero tengo mucha paja :b

SALUDOS.


0
0
0
0No comments yet