Check the new version here

Popular channels

El perro muriciélago


Rowan es un Spitz alemán que debido a un defecto congénito nació sin ojos. No obstante eso no le impide “ver” ya que ha desarrollado el oído hasta el punto de compararse con un murciélago pues utiliza el sistema de la ecolocación para conocer su entorno y es a partir de sus ladridos que se mueve sin ningún problema.
Su propietaria, Sam Orchard, se sorprendió cuando a los 10 días de haber nacido el perro aún no había abierto los ojos, pero su sorpresa fue aún mayor cuando el veterinario le dijo que el animal había nacido sin ojos.
La independencia de Rowan es absoluta y es capaz de comportarse casi como cualquier otro perro normal. Según Sam, las personas que conocen a Rowan por primera vez no se imaginan que es ciego y simplemente se preguntan por qué tiene los ojos cerrados.
¿Hasta qué punto se pueden desarrollar los sentidos en caso de necesidad?
0
0
0
0
0No comments yet