Popular channels

Cómo afectarán las llamadas gratis de WhatsApp (JD)





¿Cómo afectarán a las operadoras las llamadas gratis de WhatsApp?




La famosa aplicación de mensajería móvil permite ya a sus usuarios con smartphones Android y Blackberry comunicarse a viva voz desde el pasado martes sin necesidad de recurrir a las líneas de teléfono tradicionales.


La historia tiene la mala costumbre de repetirse, aunque con sus lógicas variaciones. Tradicionalmente, las operadoras de telefonía generaban sus ingresos mediante dos vías principales de recaudación: las llamadas y los famosos SMS, que permitían a los usuarios comunicarse por mucho menos dinero de lo que les costaría iniciar una conversación telefónica. Con la llegada de los smartphones, teléfonos inteligentes conectados permanentemente a Internet, las 'telecos' vieron como una de sus principales patas de negocio se quebraba con la llegada a partir de 2010 de las aplicaciones de mensajería, siendo WhatsApp, con 700 millones de usuarios activos, uno de sus máximos exponentes.



Lo demás ya es historia. Los mensajes de texto de las operadoras, que encima estaban limitados a 160 caracteres, han pasado a ser casi una pieza de museo y todo el mundo, pequeños y mayores, utiliza ya los servicios de la popular compañía con el logotipo del telefonillo verde tirando de una conexión Wifi o de los megas incluidos en sus tarifas telefónicas. Mensajes gratis a tutiplén sin ningún tipo de limitaciones. Un chollo.

Pero ahora WhatsApp, ya en poder de Facebook, ha vuelto a revolucionar el panorama de las telecomunicaciones con la posibilidad de realizar llamadas gratis desde su aplicación, en un principio limitada a los usuarios de teléfonos Android y Blackberry, aunque se espera que en breve llegue a iOS y Windows Phone. Tras activarse este servicio para todos los usuarios desde el pasado martes, surge la pregunta del millón: ¿correrán las llamadas tradicionales la misma suerte que los SMS con el perjuicio monetario que eso supone para las operadoras tanto físicas como virtuales? Todo parece indicar que esta vez no será así.


En primer lugar, y a diferencia con los SMS, las 'telecos' han visto venir el fenómeno de las llamadas a través de las aplicaciones de mensajería. De hecho, WhatsApp no es de las primeras compañías en implementar este servicio. Antes, ya estaba disponible en aplicaciones tan populares como Skype, Facebook Messenger, Viber o Tango. La diferencia es que ahora lo hace una empresa cuyo programa está presente en la práctica totalidad de los smartphones en España. Por ello, Vodafone, Movistar, Orange, Euskaltel, Yoigo y compañía llevan tiempo incorporando las llamadas de teléfono ilimitadas en sus tarifas más caras y atractivas, que son las que cuentan con un mayor número de megas para navegar a alta velocidad. 




Ahí está precisamente la nueva e inagotable fuente de ingresos para las operadoras: los datos y no la voz. En este caso, llamar a través del WhatsApp no cuenta con muchas ventajas para el usuario ya que su calidad de sonido, unido al retardo en la conversación y algún que otro corte en la misma, no puede compararse con la que ofrece una línea tradicional móvil, sobre todo ahora que se están incorporando a ellas el sonido HD gracias a la tecnología 4G.

De esta forma, las llamadas por aplicaciones de mensajería parecen estar enfocadas a clientes con contratos más asequibles que incluyen un pago extra por establecimiento de llamada o por cada minuto de conversación. La respuesta de las grandes operadoras como Vodafone es cobrar aparte los servicios de VozIP, como el que ahora ofrece WhatsApp, que no están incluidos en sus tarifas de bajo coste. En el caso de Yoigo, incluso llegan a ofrecer a sus clientes la contratación de un bono de 100 megas por 3 euros para poder hacer este tipo de conexiones de voz a través de Internet. En todo caso, salvo que las llamadas se efectúen a través de una red Wifi, nuestra tarifa de datos siempre se verá mermada con su uso (cada minuto de conversación supondrá unos 0,5 MB), lo que provocará la contratación de un bono extra de datos o el paso a una tarifa más cara de las que incluyen ya las llamadas tradicionales gratis. De cualquier modo, las operadoras, como la banca, siempre terminan ganando. A diferencia del SMS, esta vez sí que lo han visto venir.






Saludos de JD
0
0
0
0No comments yet