En busca del smartphone que se puede pagar


-



Para [email protected] Esta semana Motorola presentó nuevos productos a nivel mundial. En nuestro país ya ofrece su modelo más económico, el Moto E. Lo probamos y conversamos con el gerente de producto de la marca.




En el ámbito de la telefonía móvil resulta muy atractivo hablar de las nuevas naves insignias de las marcas, equipos que muestran las últimas tendencias en hardware y aplicaciones, con sus grandes pantallas y sorprendentes definiciones. Ahora bien, a esos dispositivos sólo puede acceder una mínima parte de la población mundial. Para que más gente llegue a la conectividad permanente que ofrecen los smartphones es necesario que los fabricantes ofrezcan productos de buena calidad y a precios acordes al ingreso de los sectores medios y bajos: un buen ejemplo es el Moto E.


La estrategia Moto
Motorola Mobility es una de las empresas que marcha por el camino descripto, y lo puso de manifiesto el año pasado con su Moto G (segundo de la familia, luego del Moto X). “Cuando lanzamos ese modelo, lo que buscamos fue básicamente traer un teléfono de calidad al alcance de más público, resolver la ecuación de ‘bueno, bonito y barato’, y creemos que este producto dio muestras de haber dado en la tecla en ese sentido”, sostiene Martín Errante, gerente de producto de la empresa. “Moto E profundiza esa línea, apoyándose en el éxito de Moto G, con lo cual esperamos poder dar más acceso a los servicios de calidad con un teléfono atractivo”, agrega el ejecutivo.



Y cómo es él...
Martín Errante enfatiza que, por fuera, el Moto E es un equipo atractivo, de formas redondeadas, muy buen agarre en la mano y el peso justo (para que no sea muy liviano y parezca un teléfono barato, ni tampoco demasiado pesado). “La pantalla tiene buena terminación y recubrimiento Gorilla Glass: si lo ponés con llaves no se rompe, tiene protección contra lluvia o salpicaduras para que no se dañe, y si lo apretás un poco ves que es una pieza sólida”, dice.

Uno de los puntos a favor de este modelo, comparado con otros de su categoría, es que su pantalla tiene más de 250 ppp (píxeles por pulgada): “significa muy buena resolución y buenos colores, en un tamaño importante para el segmento, 4,3 pulgadas”, justifica el ejecutivo.





Grande por dentro
Refiriéndose a su funcionamiento, Errante cuenta que al comenzar a utilizarlo el teléfono fluye, y que esto sucede por dos motivos: el hardware y el software. “Tenemos un procesador dual core de 1.2 Ghz, 1 giga de RAM, 4 gigas de espacio de almacenamiento, slot para microSD. Entonces, tiene máquina para funcionar, espacio para que cargues aplicaciones, y la tarjeta para música, fotos y videos”, detalla.

En cuanto a software, Errante añade que “seguimos firmes en nuestra estrategia de Android casi puro, con pocos agregados de la marca, frente a otros fabricantes que le ponen muchas capas por encima, y después cuando explorás el uso que la gente hace del teléfono encontrás con que la media de los usuarios utiliza algo así como el 30 por ciento de las capas del software del equipo, y para todos el teléfono anda más lento. En cambio, nosotros le ponemos poquito pero bueno, lo que usa casi toda la gente y hace al equipo más rápido; así logramos esta ecuación, que resulta en que el teléfono fluye”.

Durante la charla, Errante destaca algo muy frecuente en el segmento de entrada de los smartphones: “es muy común que instales Facebook, Twitter y cuando querés bajar WhatsApp tenés que quitar uno de los otros dos. También pasa que, con la evolución lógica de esas apps, al tiempo no te funciona nada, porque exigen mayor potencia. En cambio, con estos productos nuestra estrategia es distinta: tenemos este software liviano y ofrecemos upgrade garantizado del sistema operativo. Además, las aplicaciones se van actualizando automáticamente: en Moto X y Moto G ya hubo más de 70 actualizaciones. Esto te da la pauta de que te compraste un bien durable”.



¡Sonrían!
La cámara del Moto E es un componente básico y modesto en prestaciones, acorde en este sentido con su precio: no cuenta con flash ni con cámara delantera.

Sin embargo, Errante destaca que “la interfaz de cámara es la misma del Moto X: la manejás con una mano, apretás en cualquier lugar de la pantalla y sacás la foto. Con el pulgar, revisás la foto que sacaste, una muestra de lo que decimos: poquito pero bueno, algo importante en este segmento que llamamos de valor, es decir aquellas personas que buscan la retribución del dinero que invierten. Lo importante es que estas primeras impresiones continúan en el tiempo a medida que vas utilizando el teléfono”.





Las expectativas
Los números de ventas a nivel global vienen acompañando la estrategia de la empresa (hoy en proceso de pasar a manos de Lenovo, que se la compró a Google). “Moto G vendió más de 5 millones de unidades; por ejemplo, fue el smartphone más vendido de Brasil en el último período. En Argentina también lo fue en algunos momentos, y en Reino Unido, donde no estábamos presentes, pasamos de 0 a 6 por ciento de participación sólo con ese modelo”, revela Errante.

Finalmente, la expectativa es que “al Moto E le vaya por lo menos como a Moto G, ya que se trata de un teléfono aún más accesible y para un segmento en el cual hay mucha más gente”, enfatiza el ejecutivo.






Nuestra experiencia
Acostumbrados a utilizar un smartphone de alta gama, durante un par de semanas tuvimos un Moto E como teléfono de cabecera con el fin de detectar las diferencias reales de utilizar un equipo de los más costosos y este cuyo precio no supera los $ 2.000.

Nuestra experiencia indica que, en el más pequeño de la familia Moto, las aplicaciones de uso más frecuentes corren con facilidad: hablamos de Gmail, YouTube, Calendar, Facebook, Messenger, Twitter, WhatsApp, Skype, Hangouts, Drive y Maps, entre otras. Sometido a una prueba exhaustiva como suele ser la de niños bajando juegos y jugando con él, no recibió ningún tipo de críticas de parte de los más pequeños de la casa.

Su tamaño de pantalla puede resultar pequeño para quien esté acostumbrado a las de 5 pulgadas, pero para la enorme mayoría de los usuarios su tamaño es el ideal.

Lo único que extrañamos fue contar con una cámara de mejores prestaciones, pero lógicamente se entiende que el equipo no cuente con un componente más costoso en este rubro aunque, como vemos en la imagen inferior, al aire capta aceptables imágenes.






Costos

Moto E con abono mensual de $ 139, desde $ 1.700

Fuente: relevamiento propio en negocios del rubro.