Canales populares

Y así un día se callaron las palabras.

El celular, es un obstáculo para la comunicación familiar, y según estudios, el 75 % de los adultos utilizan dispositivos móviles durante la comida con sus niños.



La escena ya no es ajena para nadie: papás que, sin importar el escenario, parecen no poder evitar estar más pendientes de sus celulares que de sus propios hijos.



 Esta parece ser una evidencia de que las nuevas tecnologías amenazan también con fracturar las relaciones familiares.



Esa es una de las conclusiones de una reciente investigación publicada por la revista Pediatrics.



 Tras hacer un seguimiento a 55 grupos familiares, los autores encontraron que casi en el 75 por ciento de los casos, los adultos utilizaban dispositivos móviles durante la comida con sus niños.



 El grado de interacción con los dispositivos iba desde no sacar el teléfono o ponerlo sobre la mesa (menos del 10 por ciento de los casos) hasta usarlo casi en forma constante, lo que ocurrió en 40 casos en total.



Las respuestas de los pequeños fueron variadas: aceptaban la falta de atención, se entretenían solos, jugaban con otros niños, reaccionaban con angustia o hacían una pataleta.


Esteban Levin, psicoanalista argentino de la Universidad de Buenos Aires, y quien recientemente asistió en Colombia a la conferencia Infancia y subjetividad, de la Universidad Icesi, cree que dichas prácticas significan, por primera vez en la historia, un paso hacia la ruptura entre una generación y otra.



“Por las pantallas se corre el riesgo de acabar el diálogo en las familias, con el peligro que eso trae para la herencia, porque qué se trasmite o qué asimila un niño que tiene cortada la conversación con el otro. Para él pareciera que lo único que existen son imágenes, pero estas no tienen cuerpo, sustancia, ni trasmiten”, dice Levin.



La psiquiatra Liliana Betancourt, jefa de la Unidad de Salud Mental del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, considera que el mal manejo de la tecnología en las familias afecta el desarrollo emocional de los pequeños, impactando en su proceso de socialización hasta causar, en el futuro, alteraciones del estado de ánimo.





Los ‘Screenagers’

La tendencia entre niños y adolescentes a permanecer demasiado tiempo frente a pantallas de televisión, celulares, tabletas y computadores (incluidos los auriculares) ya tiene un nombre: los ‘screenagers’.



 En este caso, son los adultos (maestros, papás, cuidadores) quienes se quejan del aislamiento de los menores de edad.


“Hemos llegado al extremo –señala la psiquiatra Olga Albornoz– en que los papás abren perfiles en Facebook para poder comunicarse con sus hijos y enterarse de lo que están haciendo”.


Se trata de una situación que no tiene reversa y que tampoco cambiará en el inmediato futuro. Por eso, la especialista aconseja a los papás no rezagarse frente a las nuevas tecnologías e irse adaptando, pero sí imponer normas en el ámbito familiar.



Tener cientos de amigos en Facebook no es sinónimo de ser popular. En muchos casos puede equivaler a quedarse esperando un "Me gusta" que quizá nunca llegue lo mismo que estar atado a Whatsapp durante una reunión entre amigos no hace que estemos en más lugares al mismo tiempo, sino, más bien, lleva a no estar en ninguno.



Más de 17 millones de personas miraron un corto (está al final de post) que llama a reflexionar sobre cómo las nuevas tecnologías afectan las relaciones cotidianas, llegando a romper parejas o impidiendo que algunas se formen.



La historia del video muestra escenas cotidianas, con hombres y mujeres interactuando a través de redes sociales y sin siquiera mirarse a la cara por estar chateando desde el celular.



 Muestra también cómo los más pequeños no son capaces de divertirse si no fuera por una tableta y lo triste que resulta no verlos jugar en un parque, ensuciarse.



El relato incluye una conmovedora historia de amor nacida de una acción tan simple como preguntar una dirección, algo que nunca habría sucedido si el protagonista se hubiera dejado guiar hasta el destino por su celular. 



La idea es mostrar que las personas en la actualidad se comunican mediante dispositivos en lugar de charlar, interactuar con los que nos rodean. 




Plantea de una forma acertada si la tecnología hace que disfrutemos la vida o todo lo contrario.


+9
0
0
0No hay comentarios