Check the new version here

Popular channels

10 maneras en las que el espacio podría matarte











En el thriller de Hollywood "Gravity", los guionistas inventaron un escenario espacial aterrador. Dos astronautas de la NASA en una caminata espacial, interpretados por Sandra Bullock y George Clooney, se encuentran perdidos en el vacío del espacio, después de que su nave se arruina por los escombros de un satélite destruido por un misil.

Mientras que ese dilema en particular era ficticio, resonó con fuerza entre el público de cine, porque gran parte de ellos creció viendo los triunfos y tragedias de la Era Espacial y saben que ser astronauta es un trabajo muy peligroso. Recordemos la muerte de los tres astronautas de la misión Apolo durante un ejercicio de prueba en la plataforma de lanzamiento en 1967, los seis que perdieron la vida cuando el transbordador espacial Challenger se desintegró 73 segundos después del despegue en 1986, y los siete que murieron cuando el transbordador Columbia se rompió durante la reentrada a la atmósfera en 2003.

Abandonar la Tierra y regresar a ella, son un negocio riesgoso, el tiempo que los astronautas pasan en el frío y altamente irradiado vacío del espacio, está lleno siempre de peligros letales.. El espacio es tan peligroso, de hecho, que es increíble que sólo tres seres humanos-un trío de cosmonautas soviéticos- hayan perecido en una misión en 1971, por lo menos, oficialmente.


Aquí están 10 formas en las que el Cosmos no perdonaría nuestra fragilidad humana.



10
.
Asfixia





el astronauta Bruce McCandless fue el primero en usar un traje espacial propulsado por nitrógeno en forma manual, en 1984.




Si un astronauta realizara una caminata espacial sin ataduras, como la realizada por los personajes de "Gravity", su traje espacial (Unidad de Movilidad Extravehicular, UEM, en la jerga de la NASA), le proporcionaría oxígeno y eliminaría el dióxido de carbono durante un lapso de 8 horas y media (Fuente - NASA). Pero si el traje falla o el astronauta de alguna manera se sometiera al vacío sin aire y sin presión del espacio, perdería el conocimiento en un lapso de 15 segundos.

La muerte sobrevendría rápidamente, como en una novela de terror. En 1971, tres cosmonautas soviéticos estaban aproximadamente a 104 millas (167 kilómetros) por encima de la Tierra cuando una válvula en su sistema de soporte vital se rompió, por lo que se convirtieron en los únicos seres humanos que se han expuesto directamente al vacío del espacio. Cuando su cápsula, que estaba siendo guiada por un sistema automático de reentrada, aterrizó, los equipos de recuperación se sorprendieron al encontrarlos muertos en sus asientos, con manchas de color azul oscuro en la cara mientras que la sangre manaba de la nariz y los oídos.



9
La despresurización





Sin la presión atmosférica (o un traje espacial), el agua en los tejidos blandos se evaporaría y tu cuerpo se hincharía muy groseramente.




Si un astronauta se expone al vacío del espacio, le pasarían otras cosas terribles. Sin la presión atmosférica que balanceara las cosas provocaría que tuviera una última respiración, con una expansión de sus pulmones tan intensa que desgarraría los delicados tejidos que lo recubren y que se encargan del intercambio gaseoso.

Al mismo tiempo, el agua en los tejidos blandos, se evaporaría haciendo que el cuerpo se hinchara intensamente. Aunque la piel proporcionaría suficiente resistencia para evitar que estallara como un globo inflado. En las venas se formarían burbujas, bloqueando el flujo de sangre. Los intestinos, el estómago y la vejiga expulsarían sus contenidos. Esto sucedió con un grupo de perros que fueron sometidos a un casi-vacío, como parte de un estudio. Si el tiempo de exposición era menor a 90 segundos, las anomalías podían ser reversibles al re-presurizar con aire, pero murieron si se prolongaba más de ese lapso.

Si eso no es suficientemente malo, una condición llamada ebullismo puede instaurarse, en la que el punto de ebullición de los líquidos corporales se reduciría por debajo de la temperatura normal del cuerpo, haciendo que la saliva del astronauta hierva en su lengua.




8

Quemaduras solares




En el espacio no hay capa de ozono para filtrar los rayos ultravioleta (UV) del sol. Puede producir quemaduras muy desagradables.



El sol emite energía en un amplio rango de longitudes de onda, incluyendo la radiación ultravioleta que no podemos ver o sentir. La radiación UV no es una cosa completamente mala, porque las exposiciones cortas nos permiten generar la vitamina D en nuestro cuerpo, pero si nos exponemos a la luz solar en exceso, puede causar quemaduras solares y enfermedades como cataratas, supresión del sistema inmune, cáncer de piel y envejecimiento prematuro de la piel. Y eso sucede aquí en la Tierra, a pesar de que tenemos la capa de ozono de la atmósfera del planeta para filtrar la mayor parte de la radiación UV que el sol emite, antes de que llegue a nosotros

Si un astronauta expusiera su piel desnuda a la luz solar, desarrollaría rápidamente severas quemaduras. Eso no sucederá si lleva puesto su traje espacial, porque la única parte transparente es la víscera cuyo plástico está revestido de varias capas de filtro protector que evita los rayos UV.




7

Daño celular por radiación




Las radiaciones ionizantes pueden producir desde daño moderado inmediato a todas las células del organismo hasta daño directo al DNA del individuo.





Incluso si resuelves el problema de los rayos UV solares, el entorno espacial está constantemente bombardeando a los astronautas con un montón de radiaciones nocivas de todos tipos, y ellos no tendrían la atmósfera y el campo magnético terrestres para que los protegieran. Sólo para duplicar la protección que brinda la atmósfera, una nave espacial debería tener paredes metálicas de un metro de espesor.

Los estudios practicados por una de las sondas robóticas enviadas a Marte revelaron que los astronautas que realicen el mismo viaje de 253 días, recibirían una dosis de radiación equivalente a practicarles un estudio radiológico TAC de cuerpo completo cada 5-6 días durante el viaje. Los científicos dicen que a menos que descubramos alguna mejor manera de proteger a los astronautas en el espacio interplanetario, estarían en riesgo de morir en el camino, de la enfermedad por radiación, e incluso si se salvan de ésto, es casi seguro que sucumbirían por cáncer en algún órgano.




6

Ser golpeado por basura espacial





Un pedazo de una nave espacial de la Agencia Espacial del Reino Unido fue encontrado por un pescador en una aldea en el norte de Brasil, el 28 de abril de 2014, dañando algunos árboles, pero afortunadamente nadie resultó herido.




Al igual que en la película "Gravity", la basura espacial es una amenaza de la vida real en el espacio. En marzo de 2012, seis astronautas en la Estación Espacial Internacional tuvieron que refugiarse en los botes salvavidas de la estación, después de recibir una advertencia urgente de que un pedazo sobrante de un viejo satélite de telecomunicaciones ruso se dirigía hacia ellos. Afortunadamente, el trozo de escombros - una de las 2.000 piezas que se crearon cuando el satélite se estrelló contra un satélite de Estados Unidos en 2009-pasó zumbando a 11 km. de la EEI y sin colisión.

Pero hay algo peor, la NASA está siguiendo unas 500.000 piezas de desechos espaciales que se están precipitando hacia la Tierra a una velocidad de 17,500 mph (28.164 kph), pero probablemente hay un montón de piezas más pequeñas que no se pueden detectar. No hace falta que sea un gran pedazo para demoler una nave espacial o noquear a un astronauta en una caminata espacial. Algunas ventanas del transbordador espacial fueron reemplazadas debido a los daños que recibieron al ser impactadas por lo que resultaron ser manchas de pintura que flotan en el espacio y que a toda velocidad podrían actuar más como proyectiles.




5

Inhalación de polvo espacial





Representación artística del paso cercano del cometa C / 2013 A1 sobre el paisaje marciano. El polvo pegajoso en Marte sería difícil de mantener fuera de un traje espacial o de la habitación.




En comparación con la falta de aire, las grandes dosis de radiación y otros peligros, un poco de polvo no parece ser nada del otro mundo. La NASA ya sabe desde el programa Apolo que los astronautas sufren el equivalente lunar de la fiebre del heno (Rinitis alérgica) por la inhalación de polvo.

Los exploradores que algún día visiten Marte tendrán que preocuparse por el polvo superfino que contiene materiales de silicato de grano fino, que transportan la electricidad estática y se pegan a todo. Si los astronautas lo respiran, puede reaccionar con el agua en sus pulmones para crear productos químicos dañinos y causar efectos similares a la enfermedad del pulmón negro en los mineros de carbón. Mientras que los visitantes a Marte van a usar trajes espaciales cuando estén en la superficie, va a ser difícil de mantener el polvo pegajoso fuera de sus trajes y, en consecuencia, de sus hábitats.




4

Alteraciones del Sistema Inmune





Las esferas coloreadas en esta microfotografía electrónica, representan a partículas de VIH-1, co-cultivados con linfocitos humanos. Los investigadores han encontrado que la microgravedad afecta la activación de los linfocitos T (un tipo de glóbulos blancos), de la misma manera como si se adquiriera SIDA.




Los astronautas se enferman con más facilidad en el espacio - 15 de los 29 astronautas del programa Apolo, por ejemplo, contrajeron infecciones bacterianas o virales, ya sea en su misión o poco después de regresar. Eso es porque el espacio tiene un efecto negativo en sus sistemas inmunológicos . En particular, la microgravedad parece interferir con la activación de las células T, un tipo de glóbulo blanco que ayuda a proteger al cuerpo humano contra las infecciones.

En la Tierra, cuando una persona está expuesta a un virus o a bacterias dañinas, un sistema de señalización conocida como la vía PKA, activa 99 genes diferentes, que indican a las células T que ataquen a la amenaza. Pero en un estudio realizado en 2005, investigadores de la Universidad de California enSan Francisco encontraron que la microgravedad simulada puede apagar 91 de esos genes. El efecto fue tan grave que los investigadores lo compararon con una persona que tenga infección por VIH. El problema podría empeorar en los vuelos espaciales interplanetarias largos, debido a la microgravedad y a la radiación que se podría combinar para empeorar el daño.




3

Perder el esqueleto





Esta imagen muestra la cadera izquierda de una mujer de edad avanzada con osteoporosis. Los estudios de los cosmonautas rusos que pasaron meses en el espacio encontraron que perdieron hasta un 20 por ciento de su masa ósea durante su estancia.




Tu esqueleto puede parecer duro y rígido, pero tus huesos en realidad son tejidos vivos, en los que las células llamadas osteoclastos descomponen el material óseo viejo, desgastado y atraen la liberación de calcio del torrente sanguíneo, mientras que otras células, llamadas osteoblastos , establecen nuevos minerales a lo largo de las superficies óseas.

En la Tierra, estos dos procesos trabajan juntos en una persona joven y sana, por lo que el hueso se sustituye a la misma velocidad en que se descompone. Cuando una persona envejece, el equilibrio a veces se pone fuera de orden, y los huesos se debilitan en una enfermedad llamada osteoporosis . Por desgracia, una estancia prolongada en el entorno de microgravedad del espacio tiene un efecto similar al envejecimiento, dicen los científicos.

Los estudios de los cosmonautas rusos que pasaron varios meses en el espacio, por ejemplo, encontraron que perdieron hasta un 20 por ciento de su masa ósea . Los efectos de la microgravedad pueden dejar los huesos tan débiles que no pueden apoyar a los organismos de los astronautas cuando regresan a la Tierra, y los pone en riesgo de sufrir fracturas de estrés. Actualmente, los investigadores están tratando de averiguar si jugueteando con la dieta, el ejercicio de los astronautas y los niveles hormonales mientras que están en el espacio se podrían evitar algunos de los daños. Si eso no es suficiente, el ambiente de microgravedad también causa cambios en los discos de la columna vertebral que les causan a los astronautas intensos dolores de espalda




2

Problemas de visión





El Astronauta canadiense Bob Thirsk examina algunas plántulas de tomate cultivadas por los colegiales de semillas llevadas al espacio. La visión de Thirsk se deterioró tanto a bordo de la Estación Espacial Internacional, que tiene que pedir ayuda para enfocar una cámara.




Probablemente debido a la hinchazón del nervio óptico y cambios en la estructura de los ojos causadas por el medio ambiente espacial, alrededor del 60 por ciento de los astronautas de la Estación Espacial Internacional y el 29 por ciento de los astronautas del transbordador espacial han reportado una disminución en la claridad de la visión. Después de unas semanas a bordo de la ISS en 2007, por ejemplo, el astronauta canadiense Bob Thirsk informó que el primer plano de su visión había cambiado hasta el punto que tuvo que pedir ayuda para centrar y enfocar las cámaras fotográficas.

En algunos casos, los efectos podrían causar un daño permanente a los ojos, lo que preocupa a los investigadores. Mientras que el espacio podría no ser capaz de dejar a los astronautas ciegos, si podría reducir su visión lo suficiente para ponerlos en riesgo de sufrir un accidente mortal. Los investigadores médicos de la NASA están buscando una solución, pero mientras tanto, han desarrollado unas gafas especiales de enfoque ajustable para ser usadas por los astronautas en el espacio.




1

Problemas mentales





Los astronautas de la NASA Andrew Feustel (D) y Michael Fincke durante la tercera caminata de la misión STS-134 en 2011. Los astronautas son monitoreados cuidadosamente en busca de signos de estrés mental, mientras participan en las misiones espaciales.




El ambiente espacial es bastante estresante psicológicamente para los astronautas . Pueden tener dificultades para adaptarse a la microgravedad, sufrir de fatiga y luchar con el insomnio producido por la interrupción de su ritmo circadiano. Hay también la intensa carga de trabajo de alta presión, y las perturbaciones que inevitablemente se producen cuando un montón de gente está confinada en un pequeño espacio por días o semanas a la vez.

La NASA intenta seleccionar astronautas que estén en condiciones de funcionar bien mentalmente en el ambiente estresante de espacio, y la agencia monitorea cuidadosamente el comportamiento de los astronautas mientras están allí para detectar señales de problemas. Aunque nadie ha tenido una gran crisis psicológica en un vuelo hasta el momento, los astronautas han sufrido alteraciones del estado de ánimo y de ansiedad, y los datos sugieren que cuanto más tiempo dura una misión, mayor es el riesgo para la salud mental de los astronautas. Cuando los astronautas comiencen a hacer viajes de varios años a Marte o incluso destinos más distantes, esto podría ser una gran preocupación.





En 1969, cuando los televidentes presenciaron el momento en que Neil Armstrong puso un pié en la Luna, se sintieron embargados por una intensa emoción, y tenían tanta fe en la tecnología utilizada en el programa espacial que nunca se percataron del riesgo que estaban corriendo aquellos astronautas. Años más tarde se reveló que el Presidente Nixon tenía previsto un plan de contingencia en caso de que los astronautas quedaran varados en la Luna y sin posibilidades de retornar. El enlace en las telecomunicaciones se cerraría para que el público no presenciara los últimos dramáticos momentos de su muerte. Nixon incluso tenía preparado un discurso póstumo en donde elogiaría la valentía y heroísmo de aquellos astronautas. Afortunadamente para todos, Nixon jamás tuvo que pronunciar ese discurso.








0
0
0
7
0No comments yet