Check the new version here

Popular channels

20 términos que un emprendedor digital debe conocer

Hoy que se habla tanto de apps y startups, es imprescindible que sepamos palabras claves para desarrollar una idea.

ALFREDO ESPINOZA FLORES @Alfred_Espinoza

Hoy en día hay más opciones para el desarrollo personal en el camino del emprendedor. Eso sí, nadie se salva de los obstáculos y las caídas. Para lograr el éxito es esencial saber levantarse.

Muy bien, eres un emprendedor. Tienes una idea revolucionaria o un proyecto diferente a lo que hay en el mercado y los quieres implementar. Trabajar para otros ya estuvo bueno. Te juntas con socios estratégicos –a veces amigos con quienes compartes intereses- y entonces es momento de empezar la aventura empresarial.

Es en ese momento en el que dos preguntas pueden ser fulminantes: ¿por dónde comienzo? y ¿de dónde saco el dinero para montar el negocio? Términos como "crowdfunding", "crowdsourcing" y "usabilidad" te pueden resultar extraños o confusos ahora, pero una vez que los comprendas serán esenciales.

A modo de ayuda, te dejamos un glosario con varios términos que se usan en el mundo de las startups (unos más utilizados que otros, pero llevados a cabo en la práctica). Eso sí, primero cerciórate de que esa necesidad que pretendes satisfacer tenga como principal solución la tecnología. Puede que el medio más eficaz sea otro y tu iniciativa, por lo tanto, no tenga tanta acogida.

1. App

Empecemos por lo más básico. App es la abreviación de “Application” (aplicación en español) y hace referencia, en mayor medida, a las aplicaciones móviles. Estas son herramientas –de pago o gratuitas- que se usan en smartphones y tablets para diversos propósitos: desde juegos y editores de fotos hasta instrumentos financieros y de ecommerce. En realidad, hay de todo: medios de comunicación, redes sociales, tiendas y sonidos de flatulencias. ¿Llegará el día en el que no necesitemos nada más que un smartphone y una tienda de apps para descargar?

2. Startup

En el mundo de las aplicaciones, tenemos las grandes empresas que llevan su web a las tiendas de apps, y tenemos las iniciativas personales o de grupos pequeños que no tienen mayor capital pero cuentan con una gran idea. Estas últimas son las startups. Ejemplos exitosos hay varios conocidos. Ahí están Facebook, Twitter y Dropbox. Sin ir más allá, tenemos proyectos peruanos que están dando que hablar. Tres de ellos figuran en el mapa mundial de grandes empresas de Internet que realizó The Economist. Otros, como la app nacional RoomVa, también están obteniendo reconocimientos en el extranjero.
3. Incubadoras y aceleradoras

Son centros especializados en el adiestramiento y desarrollo de iniciativas digitales, o sea de las startups. Tienen mentores que guían a los emprendedores, quienes llegan allí, por lo general, previo concurso. En el Perú están Wayra de Telefónica, Startup-Perú del Ministerio de la Producción, Lima Valley y Startup Academy. Universidades privadas como la UPC y Pacífico (Emprende UP) también están apoyando el desarrollo de propuestas digitales. Ambos términos son similares y muchas veces se usan indistintamente, pero se diferencian en el tiempo de sus programas. Las incubadoras pueden durar un par de años; las aceleradoras, meses.

4. Pitch

Para que alguien invierta en tu iniciativa, es imprescindible vender bien la idea. No solo que se vea rentable (palabra clave) sino que inspire. El “pitch” es esa presentación de tu proyecto que debe ser persuasiva. Puede ser audiovisual, multimedia, usar una landing page (página sobre tu plan en la web) o simplemente hacerlo con la palabra. El ejemplo más conocido de esto es el ‘Elevator Pitch’, que consiste en convencer al inversor en una rápida conversación en un ascensor.
5. Demo-day

Al final del tiempo de instrucción de las aceleradoras o incubadoras, se realiza un día en el que se convoca a inversionistas para que las start-ups muestren sus proyectos y planes de negocio.

6. Fundraising

No es más que el acto de pedir y reunir capital gracias a las donaciones o inversiones de terceros (empresarios, ONG, organizaciones gubernamentales, fundaciones, etc.).

7. Capital semilla

Esa primera inyección de dinero es conocida como “capital semilla”. Aquí hay varias opciones que detallamos en los puntos siguientes.

8. Angel investor

Sí, la mayoría de estas palabras del ámbito tecnológico se usan en inglés. El “Angel investor” o “inversionista ángel” es el que apuesta por tu proyecto con un aporte significativo. Hoy en día hay varios dispuestos a poner su plata en una idea revolucionaria (o que les generará muchos ingresos).

9. Venture capital

También están las entidades de capital de riesgo que, a diferencia de los anteriores que sacan de su propio bolsillo, gestionan un fondo con la plata de terceros.

10. Crowdfunding

No siempre tendremos un súper ángel de la guardia. Acaso lo mejor sea tener el respaldo económico de varias personas. Para eso está el “crowdfunding”. Hay diversas plataformas en internet especializadas en juntar emprendedores con inversionistas, como Kickstarter y Fundly.

11. Family & Friends

Pero hay otra manera de iniciar un proyecto en su primerísima etapa: el apoyo de los familiares y amigos. Suele ser la financiación inicial de muchas startups. Así empezó, por ejemplo, la app peruana Mesa 24/7.

12. Crowdsourcing

A veces se confunde con “crowdfunding”, pero “crowdsourcing” no solo hace referencia al capital, sino al aporte profesional. Se trata de involucrar a terceros en el desarrollo de tu proyecto. Justamente, el “crowdfunding” es un tipo de "crowdsourcing".

13. Bootstrapping

Pero si ninguna de las dos opciones anteriores te convence, puedes echar mano del autofinanciamiento. Eso sí, como dice este artículo de Forbes, mandarte por ti mismo de todas maneras conllevará en algún momento a recibir inversión externa. Aunque puedes llegar lejos antes de eso, como el caso de la App Over.

14. Lean startup

El Lean Startup es un concepto desarrollado ampliamente en este libro de Eric Ries. Se trata de ser eficiente. ¿Cómo? Tomando en cuenta al usuario, al cliente, como parte del desarrollo del producto. De esta manera se pretende restar pasos a ciegas que puedan resultar fallidos.

15. Producto mínimo viable

Del Lean Startup al producto mínimo viable, que es la versión más beta con la que se pueda testear con los clientes y hacer las mejoras necesarias.

16. Pivot

Es parte importante del Lean Startup. Se trata de, durante el desarrollo del proyecto, hacer un cambio en la estrategia según la demanda de los usuarios. Escucharlos e innovar para satisfacer su necesidad. O hacerlo por un movimiento del mercado. Un buen ejemplo es Twitter, que iba a ser un servicio de podcasting pero se vio en la obligación de dar un giro cuando iTunes decidió entrar en ese negocio.

17. Propuesta única de valor

Familiarízate con este término, que te ayudará a reforzar esa característica diferenciadora de tu producto para que tenga mayor impacto. Las preguntas claves aquí son: ¿soluciona algún problema o necesidad específica? ¿Cómo lo hace?

18. Modelo canvas

Y ya que hablamos de valor, la mejor opción para plasmar esa propuesta en tu estrategia de negocios es utilizar el modelo Canvas, uno de los más usados hoy en día por lo simple de su metodología. Justamente está enfocado en destacar los elementos que generen valor y consta de 9 pasos, entre los que están segmentar a los clientes, definir la propuesta de valor, los canales de distribución, la relación con los clientes, las fuentes de ingresos, los activos y recursos claves, las actividades para darle valor a nuestra marca, los socios y alianzas, y finalmente la estructura de costos. Cabe insistir en que los pasos están enfocados en la propuesta de valor y cómo hacerla llegar de la manera más exitosa posible a los clientes.

19. Usabilidad (UX)

Por último, otro de los términos de moda, que aunque no lo encontrarás en la RAE, ya se ha popularizado gracias a Jakob Nielsen. Aquí el objetivo es diseñar y desarrollar un producto centrado en el usuario, con el objetivo de que este navegue e interactúe con naturalidad y logre su objetivo. Para lograrlo es vital la participación de los mismos usuarios en las etapas de desarrollo del producto.

20. Iteración

Se puede confundir con el Pivot, pero aquí se trata de realizar pequeños y constantes cambios a la propuesta, todo basado en la interacción del usuario con el producto, no en lo que uno cree que pueda ser mejor. Es recomendable ‘testear’ constantemente.
0
0
0
0No comments yet