About Taringa!

Popular channels

5 Ilusiones que prueban que no puedes confiar en tu cerebro

Todos conocen las ilusiones ópticas desde niños. Son de esos divertidos trucos que vemos en el internet que nos hacen reír y decir “¿Qué demonios?” antes de olvidarnos por completo de ellos. Y eso está mal, porque estas imágenes nos muestran claros errores en el frágil sentido de realidad de nuestro cerebro.

Por ejemplo…


#5. Tu cerebro cambia lo que tus ojos ven para que tenga sentido


Esta ilusión es tan rara que tal vez no la crean aún después de ver su explicación. Miren los cuadros A y B de la imagen de arriba. Los cuadrados son del mismo tono de gris. No las letras, sino los cuadrados.
Seguro que no me creen. Pongan la imagen en Photoshop o Paint, corten el cuadro B y muévanlo hacia arriba.



¿Qué demonios?

Miras con tu cerebro, no con tus ojos

Todos deberíamos tener esta frase tatuada en un brazo para que no se nos olvide. Y es que cuando observamos el mundo, nuestros ojos no son sólo cámaras que simplemente graban lo que hay frente a nosotros. En vez de eso, nuestro cerebro ajusta la imagen según el contexto a cada momento. Y en este caso, filtra lo que vemos basado en información preconcebida de los que son las sombras.

Nuestro cerebro entiende que el piso en la imagen es un tablero de ajedrez con cuadrados oscuros y claros. Vemos que hay un objeto proyectando una sombra. El cerebro sabe que el cuadro B es uno de los cuadros claros bajo la sombra, aun cuando es del mismo color que los cuadros oscuros que están en la luz, así que para evitar confundirse ajusta el brillo del cuadro B antes de que la imagen llegue a nuestra parte consciente. Es como si tuviéramos un equipo de efectos especiales viviendo en nuestro cráneo, arreglando el mundo en post-producción antes de que lo veamos. Mantengan eso en mente la próxima vez que oigan el testimonio de un testigo en un caso.

Hay bastantes más ejemplos de esto. Miren las siguientes dos líneas amarillas, las cuales son del mismo tamaño:



A la mayoría de la gente le parece que la línea de arriba es más grande, porque las vías parecen irse alejando, haciendo que la línea se vea a su vez más lejana. Pero no sólo aplica para la vista. Si Toman por ejemplo dos cajas de diferente tamaño pero del mismo peso, percibirán la caja grande como más ligera. O si toman refresco después de haberse comido un pastel, no sabrá tan dulce.

Lo increíble es que no podemos evitar mirar o sentir estas ilusiones aun cuando conocemos el truco tras ellas.


#4. El cerebro predice el futuro a fin de que vivamos en el presente


Las dos líneas rojas son perfectamente rectas y paralelas, pero lucen curvadas hacia afuera.

¿Qué demonios?

Las líneas azules engañan a nuestro cerebro haciéndonos creer que nos vamos moviendo hacia la imagen, de la misma forma que se usan las líneas en un cómic para indicar hacia donde se mueve algo. Nuestro cerebro interpreta las líneas como movimiento, como en StarWars, cuando sabíamos que iban increíblemente rápido porque las estrellas se transformaban en un vórtice de líneas blancas.



Entonces, ¿por qué las líneas rojas parecen curvadas? Aquí es cuando se pone rara la cosa. Es porque así es como nuestro cerebro espera que se vean en el futuro.

Como ya les mencioné, hay una gran cantidad de cálculos en nuestra cabeza desde el momento en que la luz entra por nuestros ojos hasta el momento en que realmente percibimos algo. Estos cálculos son bastante rápidos, pero aun así toma tiempo hacerlos, aproximadamente una décima de segundo. Esto significa que estamos viviendo una décima de segundo en el pasado en todo momento. Es como un superpoder realmente inútil, como llorar ácido o la habilidad de hacer crecer el bello de los pezones a voluntad.

Entonces, ¿cómo es que somos capaces de atrapar un balón de basquetbol en vez de terminar con la nariz rota por él? Porque nuestro cerebro tiene una solución a eso. Predice el futuro y ajusta nuestra percepción acorde a eso. El mundo que ahora vemos es más que nada la predicción del cerebro acerca de cómo debería verse una décima de segundo después de que lo percibimos. Por decirlo así, nos trae de regreso al presente.

Debido a la perspectiva, dos postes paralelos parecerán curvados hacia afuera mientras pasamos entre ellos. Nuestro cerebro lo sabe, así que automáticamente hace la modificación cuando cree que nos movemos hacia las líneas rojas. Así que es cierto, la precognición existe, pero sólo nos permite ver el presente.


#3. Interpretamos lo que vemos pieza por pieza


Esta es una imagen de Barack Obama al revés. Lo reconocemos perfectamente y nada parece estar mal, aparte de que la foto está volteada. Pero si la colocan en la posición que debe de ir se darán cuenta de que han sido engañados. Es de hecho una horripilante parodia de un ser humano.


¿Qué demonios?

Nuestro cerebro procesa la imagen por partes y después las arma. Cuando miramos hacia un rostro, vemos un rostro. Pero los que nuestro cerebro ve son las piezas de un rostro, la nariz, los ojos, la boca, etc. Cada pieza del rompecabezas es reconocida por separado, así que incluso si ponemos de cabeza una foto de Obama, no vemos nada raro siempre y cuando sus ojos y boca estén al derecho. Pero no funciona al contrario, nuestro cerebro ve un rostro girado 180º sobre una cabeza al derecho y simplemente agita los brazos por la confusión.



Esto es debido a un fallo en lo que es llamado corrección vestibular, que es nuestra vista tratando de ajustarse a cualquier cosa que parece rara con respecto a cómo nuestra cabeza está orientada (en este caso, viéndolo como si estuviésemos al revés). Piénsenlo de esta manera: ¿Por qué películas en las que se mueve tanto la cámara como Cloverfield (monstruo en Hispanoamérica) nos suelen dar mareos y dolor de cabeza? ¿Acaso nuestros ojos no se mueven de la misma manera mientras corremos? Pues sí, pero en circunstancias normales, nuestro cerebro estabiliza y quita lo movido a la imagen que ven nuestros ojos y nos da una mucho más suave y coherente.

Y nuestro sentido innato del balance le dice a nuestro subconsciente dónde es arriba, así que incluso si inclinamos la cabeza a un lado, aun podemos ver un rombo como un rombo y un cuadrado como un cuadrado. Inténtenlo:



El equipo de diseñadores gráficos que vive en nuestra cabeza toma cada uno de los objetos en nuestro campo de visión y los ajusta por separado de forma que lo que vemos tenga sentido, y lo hace todo en una fracción de segundo. Pero lo hace sin ponerle mucha atención a los detalles, por lo que una horrible monstruosidad puede parecerse a Obama sólo con pararse de cabeza.

#2. Vista y reconocimiento son dos cosas diferentes


Esta es una que seguro han visto antes. Esta clásica ilusión data del siglo 19, y nos muestra una anciana y una joven al mismo tiempo. ¿No lo pueden ver? La oreja de la joven es el ojo de la anciana y su collar es la boca de la anciana.

Pero aquí está la clave: Traten de ver ambas al mismo tiempo. No pueden ¿Verdad? Sólo pueden cambiar de una a la otra, no importa que tan duro lo intenten.

¿Qué demonios?

Esto nos lleva justo al corazón del asunto: El acto de ver algo es diferente del acto de reconocerlo. Son dos fases separadas a lo largo del complicado proceso de percibir. En realidad nunca dejamos de ver a la joven, ella está siempre ahí. Pero dejamos de reconocerla cuando nos concentramos en la anciana. Estos dos procesos son tan distintos que se encuentran en dos lados diferentes del cerebro.

Una parte, la corteza visual, se encarga de “renderizar” la imagen, es decir, calcula el color, movimiento, forma y profundidad. La otra parte se encarga de reconocer lo que vemos. Así que con la imagen de arriba, nuestra corteza visual hace un mapa con las líneas del dibujo y después lo pasa a otro departamento, el cual dice “Entonces, ¿Qué demonios estoy viendo?” Es pura burocracia cerebral.



Esto nos puede dar algunos efectos realmente extraños. Por ejemplo, hay gente que ha sufrido daño en la corteza visual y por lo tanto están efectivamente ciegos. Es como ponerse lentes de sol en un cuarto oscuro. Aún pueden esquivar obstáculos, reaccionar al movimiento e incluso reconocer expresiones faciales. ¿Acaso sufrieron un accidente químico que les dio los poderes de Daredevil? No, sólo sufren de una rara condición llamada “vista ciega” en la que sus ojos trabajan perfectamente, pero no pueden darse una imagen de lo que están viendo. Pero su cerebro aún toma y procesa cierta información, por lo que todavía pueden reconocer cosas como movimiento y expresión.

¿Alguna vez han ido caminando en la calle y supieron que alguien venía hacia ustedes antes de que lo vieran? Esa es la vista periférica trabajando para decodificar lo que está pasando a su alrededor cuando no están poniendo atención, y eso es precisamente lo que le pasa a los sujetos antes mencionados, pero ellos sólo usan la vista periférica, porque su vista central no sirve. Si quieren saber más sobre la vista ciega, den clic aquí Y si eso suena complicado, sólo esperen.


#1.Tenemos varias mentes que nuestro cerebro unifica


Es casi imposible de creer, pero estas dos tablas tienen la misma anchura y longitud. Una de ellas ha sido volteada simplemente 90 grados. Pueden compararlas con Paint o Photoshop si quieren, o medirlas con una regla si creen que embrujé su computadora.


¿Qué demonios?

Si creen que es raro que el cerebro pueda decirle a nuestros ojos lo que “ven”, esperen, porque la cosa se pone peor. Nuestro cerebro tiene más de 30 secciones diferentes que trabajan con la interpretación visual, y cada una tiene una función especializada. Algunas manejan la forma, otras la profundidad, otras el color, etc. Y cada una trabaja de manera independiente a las demás.

La ilusión anterior es un ejemplo de cuando las diferentes partes de nuestra mente no se ponen de acuerdo sobre lo que ven. ¿Es una tabla delgada y larga, o una ancha y cuadrada? Con diferentes partes del cerebro dando su propia interpretación de la realidad, a veces puede llegar a haber problemas. Es como tener una junta de ejecutivos en nuestra cabeza discutiendo si lo que tenemos junto al pie es una manguera de hule o una mamba negra.



Pero esperen un segundo. Si tenemos varios sistemas mentales independientes, ¿Por qué nos sentimos como una sola persona? Porque nuestros cerebro altera la información para que así nos sintamos. Ver dos tablas diferentes es sólo el resultado de que algunas secciones del cerebro llegan a un acuerdo forzado.

Y nuestro cerebro hace esto todo el tiempo. ¿Alguna vez han saltado a un lado porque creyeron ver una araña? No había nada ahí, pero eso no evitó casi les diera un paro cardiaco. La verdad es que reaccionaron así antes de poder ver conscientemente a una araña. Una parte del cerebro detectó la amenaza de la araña y se la mandó al cerebro, el cual los alertó del peligro y los hizo caer al suelo con el corazón en un puño, sólo para descubrir que la araña no era nada más que un puño de su propio vello púbico.

Tal vez el cerebro manipula nuestra realidad, pero si no lo hiciera todo sería peor. Sin sus pequeñas mentiras nuestra consciencia permanecería separada. Los científicos han observado toda clase de individuos con daños cerebrales con conflictos internos bastante serios. Estos pacientes incluyen gente con algún miembro roto que insisten en que lo pueden mover y usar con normalidad, e incluso se sabe de un paciente que cree en Dios en un hemisferio de su cerebro pero es ateo en el otro.

Así que no se sientan enojados si sus cerebros les juegan malas pasadas a veces. Si no lo hicieran, sus vidas se convertirían en una pesadilla esquizofrénica.
0No comments yet
      GIF