Check the new version here

Popular channels

50 Sombras de Grey? Apollinaire, lince

En estos dias, todas las madres hablan excitadas acerca de la 'obra' que llaman 50 sombras de Grey, que, segun los Criticos tanto de literatura y de cine, es tan mala tanto como si vos o yo nos pusieramos a hablar de sexo. Es por ello, que, sonriendo, le llaman '50 formas de porno para abuelitas' .

A proposito, un critico nos recomienda leer, en vez de '50 Formas de Porno para Abuelitas' , esta obra que se llama 'Las Once Mil Vergas' del escrito Guillaume Apollinaire, la que describe asi,

'Las once mil vergas (en francés: Les Onze Mille Verges ou les Amours d'un hospodar) es una novela erótica escrita por Guillaume Apollinaire y publicada en 1907.

La novela narra la historia de Mony Vibescu, un principe con una vida licenciosa que en búsqueda de aventuras y placeres, se embarca en un viaje desde Bucarest hasta Paris y desde allí a Port Arthur, donde llega en medio de la Guerra ruso-japonesa que se desarrolló entre 1904 y 1908.

Las múltiples y bizarras aventuras sexuales del protagonista son descritas con gran detalle. Apollinaire buscó crear una parodia surrealista de las obras escritas por el Marqués de Sade.

Pablo Picasso consideró que Las once mil vergas fue el mejor libro que leyó en su vida.




Aqui un extracto de esta genial obra,

'Llegó el día de la ejecución, el príncipe Vibescu se confesó, comulgó, hizo su testamento y escribió a sus padres. Poco después introdujeron a una niñita de doce años en su celda. Se sorprendió, pero viendo que les dejaban solos, empezó a sobarla.

Era encantadora y le contó en rumano que era de Bucarest y había sido capturada por los japoneses en la retaguardia del ejército ruso donde sus padres se dedicaban al comercio.

Le habían preguntado si quería ser desvirgada por un condenado a muerte rumano y ella había aceptado.

Mony le levantó las faldas y le chupó su coño regordete donde aún no había pelo, luego le dio una suave azotaina mientras ella le masturbaba. Luego puso la cabeza de su miembro entre las piernas infantiles de la pequeña rumana, pero no podía entrar. Ella le secundaba con todas sus fuerzas, pegando culadas y ofreciendo al príncipe para que los besara sus pechitos redondos como mandarinas. En un ataque de furor erótico él consiguió que su miembro penetrara por fin en la niñita, destrozando por fin esta virginidad, derramando sangre inocente.

Entonces Mony se levantó y, como no tenía nada que esperar de la justicia humana, estranguló a la niña tras hundirle los ojos, mientras ella lanzaba gritos espantosos. Los soldados japoneses entraron entonces y le hicieron salir. Un heraldo leyó la sentencia en el patio de la prisión, que era una antigua pagoda china de maravillosa arquitectura.'


0
0
0
0No comments yet