Check the new version here

Popular channels

6 Terroríficas enfermedades que la ciencia no puede explicar



6 Terroríficas enfermedades que la ciencia no puede explicar

El mundo está lleno de algunas enfermedades bastante horribles, incluyendo, pero no limitándonos, a virus que te dejan con tus miembros pudriéndose o cagando por horas hasta la muerte.

¿Qué podría ser peor que ser diagnosticado con una de esas? ¿Qué les parecería un doctor, parado junto a su lecho de muerte, encogiéndose de hombros y diciendo: “No lo sé… ¿Magia?” Después de todo, nada da más miedo que lo desconocido, y la ciencia no puede explicar nada sobre algunas terribles enfermedades, y mucho menos cómo detenerlas.

#6. La Plaga del Baile

Firme en la categoría de “Cosas que de algún modo dan más miedo por su nombre ridículo”, la Plaga del Bile fue una enfermedad real que mató gente. En 1518 , en Strasbourg, Francia, Frau Troffea comenzó a bailar en las calles. Después de seis días, algunas personas se le unieron. Después de una semana habían 34. Para el fin del mes ya habían 400, aunque algunos comenzaron a caerse muertos de cansancio, hambre e infartos. Todo por bailar.

Ya sé, deben estar pensando que “arremeter y detener por la fuerza” a la gente que literalmente se moría por bailar podría haber sido una buena idea para evitar que los afectados murieran. Pero, desde luego, en ese tiempo en el que no existían los trajes Hazmat, esa hazaña hubiera requerido muchos valor. En su lugar, los oficiales de Strasbourg tuvieron la brillante idea de hacerlos bailar aun más.
Movilizaron a los afligidos a un edificio, les construyeron una pista y le pagaron a algunos músicos para que tocaran algo, lo cual eventualmente resultó en que la mayoría de ellos muriera. Claramente, nos encontramos ante el pináculo de la medicina del siglo 16.

El Misterio:

El suceso simplemente acabó, y, a pesar de tener cinco siglos de ello, la medicina moderna aún no tiene explicación a por qué 400 franceses repentinamente bailaron hasta morir. Se han ofrecido muchas teorías, como ergotismo (envenenamiento por un cierto tipo de hongo) y enfermedad psicogénica masiva, pero algunas cosas no concuerdan.

La EPM es la más cercana a ser una explicación plausible, pero hubiera requerido que 400 personas desarrollaran la misma “histeria en masa” de bailar a un paso exagerado por más de un mes, lo cual es bastante improbable. En el caso del ergotismo, uno de los efectos secundarios más comunes es la pérdida del control muscular, lo cual hace que los movimientos complejos (como el baile) sean completamente imposibles.

Pero bueno, la otra alternativa parece ser posesión demoníaca o brujería, así que tal vez sólo nos iremos con la opción del hongo y pretenderemos que nada pasó.

#5. Síndrome de Persona Rígida.

No todo lo que es terrible en la naturaleza mata. Algunas veces, sólo golpea tu entrepierna hasta que parezca polvo de hadas con un ablandador de carne (Figurativamente).

El síndrome de persona rígida es uno de esos casos. La gente que es afectada por él experimentan una rigidez muscular progresiva incrementándose, así que es como un calambre muscular que nunca, nunca se aleja. Mientras la enfermedad avanza, los músculos de la persona se endurecen más y más hasta que quedan completamente paralizados, los músculos se contraen tanto que se congelan. En casos severos, la condición resultante es dificultad de respirar, problemas para tragar y rupturas musculares y jodidos huesos rotos.

El Misterio:

No tenemos la menor idea de por qué se desarrolla este síndrome en algunas personas. Podría estar relacionada con tener diabetes, podría ser una enfermedad autoinmune, y podría ser el resultado de un gen mutado, lo que sería el peor poder mutante jamás concebido.

Por cierto, existe una posibilidad bastante real de que lo podrías tener en este momento sin saberlo. No hay forma de predecir si le pasará a alguien, o cuánto tiempo le tomará volverse lisiado después de que comienza. Hay algunas opciones de tratamiento, la mayoría de las cuales incluye muchas inyecciones para aliviar parcialmente la rigidez. Sin embargo, lo importante es que tu trasero quedará atado a una silla de ruedas sin importar lo que hagas.

#4. La Enfermedad del Sudor o Sudor Inglés

Mientras desangrarse por dentro hasta morir es bastante terrorífico, la enfermedad del sudor te mata en pocas horas después de comenzar a mostrar síntomas, y ha pasado ya seis veces por Europa.

Supuestamente, inicia con “un sentimiento de incomodidad”, seguido por escalofríos, dolores de cabeza, dolores severos de cuello, hombros y extremidades, y, extrañamente, mareos. Después de la “etapa fría”, que puede durar desde 30 minutos hasta tres horas, viene la “etapa sudorosa”, en la que la víctima comienza a sudar como un gordo con chamarra en el desierto de Sonora.

A pesar de que la etapa sudorosa podría no ser inmediatamente fatal, usualmente lleva a más etapas sudorosas, que eventualmente te matarán. Apareció por primera vez en Inglaterra en 1485 y mató a miles de personas en un sólo año, probablemente porque cuando alguien se daba cuenta de que lo tenía, la villa entera ya estaba infectada.

El Misterio:

No tenemos ni idea de qué es. La gente suda, y luego se muere. Rápidamente. ¿Es un virus? ¿Una bacteria? ¿Algo tóxico que todos en el área comieron, bebieron o respiraron? ¿Quién sabe?

Todo lo que tenemos es especulación. Algunos piensan que es una versión del virus Hanta, que es una fiebre hemorrágica como el Ébola y Lujo, pero no hay pruebas. Esto es como decirle a alguien que hay un hombre lobo en algún lado del cuarto antes de apagar las luces y dejarlos adivinar dónde.

Lo que sí sabemos es que es contagiosa. Ya mencionamos que ha aparecido seis veces anteriormente, pero no fueron casos individuales aislados a través de los siglos, sino seis epidemias separadas. Y, como sabemos en los casos del Ébola y Lujo, cuando no sabes qué lo causa, sólo es cuestión de tiempo antes de que algún pobre bastardo se tire un gas en un vuelo trasatlántico y una vez más desate el frío y
sudoroso infierno en el mundo moderno.

#3. La Misteriosa Enfermedad de Ganado de Alemania

Imaginen, por favor, una pequeña ternera al inicio de su larga y feliz vida en la granja.

Ahora imaginen que se enferma con algo que le hace sudar sangre, y que el más mínimo contacto le causa heridas como si tus dedos estuvieran hechos de tiburones. A pesar de darle al ganado vitaminas y drogas coagulantes, todas se desangran en cuestión de días, dejando detrás enormes montones de pulpa y algunos granjeros seriamente confundidos.

La condición aparentemente vuelve el tuétano de las vacas en gelatina y previene la producción de plaquetas y células blancas, imposibilitando la coagulación en cualquier manera y dejándolas propensas a infecciones.

El Misterio:

No hay evidencia de que esto sea una enfermedad, en el sentido tradicional de la palabra.

Las vacas infectadas han sido vacunadas contra todo tipo de virus y bacteria bovina, incluso las más raras, sin suerte. Se ha propagado de Alemania a Bélgica, actuando similar a una enfermedad transmisible, pero carece de cualquier cosa tangible (como un virus) al que culpar.

La teoría principal en estos momentos apunta a que las terneras de algún modo, están desarrollando una inmunidad a su propio tuétano. Esa es la clase de cosas que simplemente no deberían pasar en un cuerpo, es como si su cráneo decidiera que quiere ser “inmune” a tu cerebro.

#2. Ébola y Lujo

Es difícil imaginar que en un continente como África, donde el SIDA, la fiebre amarilla y la malaria se disparan fuera de control, pudiera haber una enfermedad que califique como “peor”.

Les presentamos al Lujo y al Ébola. Ambos son lo que se denomina “fiebres hemorrágicas“, que es una forma elegante de decir que te desangras hasta la muerte, dentro de tu propia piel. Una enfermedad relacionada, Marburg, también proviene de África, haciéndolo el único continente con enfermedades que licuarán tu interior hasta hacerte llorar sangre.

El Misterio:

No tenemos idea de cómo se transporta el virus (huésped). Podrían ser murciélagos, monos, ratas, flores, mosquitos o jodidos alienígenas. El problema parece ser que cada vez que una de esas enfermedades tiene una epidemia, matan tan rápido y tan a fondo que los científicos no pueden descubrir de dónde viene.

La primera epidemia de ébola fue en 1976 y golpeó con una mortalidad del 90%, que es sólo ligeramente menor a un anciano manejando su Honda a través del mercado. Lujo sólo es conocido por un incidente que inició en Zambia y se movió a Sudáfrica en 2008, matando al 80% de la gente infectada.

Para acercarnos un poco a la civilización, hubo una epidemia de Ébola versión “sólo para monos” en Reston, Virginia, en noviembre de 1989. Pero el hecho de que sólo matara monos no significa que estemos a salvo, ya que la gripe aviar y la fiebre porcina no vinieron tampoco de humanos. Y ya que estamos en eso, tampoco de ellos provinieron los…

#1. Priones

En realidad hay varias enfermedades causadas por los priones, algunas de las cuales probablemente nunca has escuchado, como Kuru o Creutzfeldt (Enfermedad de Jacob) y una que todo el mundo conoce, encefalopatía esponjiforme bovina, también conocida como enfermedad de las vacas locas.

Todas las enfermedades de priones tienen algo en común: Afectan el sistema nervioso central básicamente convirtiéndolo en queso suizo.
Verán, los priones hacen millones de diminutos agujeros en el cerebro que se hacen más y más grandes con el tiempo, eventualmente reduciendo tu mente a una tarjeta perforada de locura temblorosa.

Todas estas enfermedades pueden ser transmitidas, y si recuerdan cuando Inglaterra tuvo su epidemia de enfermedad de Vacas Locas, pueden saltar de vacas a humanos sin problemas. Ah, pero la mejor parte es que pueden tenerla hasta por cuatro años sin mostrar un solo síntoma, y una vez que la tienen es completamente incurable. Además, en el caso de la carne infectada con Vacas Locas, los priones no se mueren al cocinarlos, así que podrías quemar un corte hasta carbonizarlo y aún así terminar demente y muerto (en este orden generalmente).

El Misterio:

Como si ser una enfermedad destruye-cerebros incurable no fuera lo suficientemente malo, nadie sabe de dónde vienen los priones. No son una bacteria o un virus. Son básicamente proteínas que se “volvieron malas” de algún modo, y es enteramente posible que nuestros propios cuerpos las desarrollen por accidente de vez en cuando.

Así que, mientras contraer una enfermedad de alguien que ya estaba contagiado apesta ya bastante por decir poco, los priones son el único caso donde si no los obtienes de alguien más, podrías simplemente desarrollarlo por tí mismo. O no. ¿Quién sabe?

0
0
0
0No comments yet