Check the new version here

Popular channels

¿A qué huele la Luna?

Un aspecto desconocido del satélite terrestre.Varios de los astronautas que la pisaron coinciden en que tiene un olor parecido al de la polvora quemada.



"La Luna tiene un olor distintivo", así han definido el aroma del satélite algunos de los astronautas, tripulantes de las misiones Apolo, que han viajado hasta allí. Todos ellos coinciden en que es difícil de describir, aunque la mayoría lo relaciona con el olor a pólvora quemada. Un total de doce astronautas de la NASA consiguieron alunizar a lo largo de la historia y sentir la suciedad de polvo de la Luna. Son un grupo de élite que en Estados Unidos es conocido como "la docena polvorienta". Muchos de ellos trabajan ahora con científicos lunares para tratar de comprender exactamente lo que el aroma de la Luna lleva hasta la nariz del astronauta.



"Todo lo que puedo decir es que la impresión instantánea de todos los que hemos pasado por allí, cuando nos quitamos el casco, es que el polvo fresco que se olía en la cabina era una especie de olor a la pólvora quemada", ha explicado el exastronauta del Apolo 17 Harrison Jack Schmitt, un científico-astronauta que caminó por la superficie del satélite en 1972. Uno de los tripulantes del Apolo 11, Buzz Aldrin, también recuerda el olor de la Luna. Señala que cuando Armstrong regresó al módulo, lo presurizó, y sus trajes y equipos estaban sucias por el polvo lunar. "Ese polvo tiene un olor definido. A carbón quemado o similar a la ceniza de una chimenea, especialmente si se espolvorea agua sobre ellas", ha indicado.



Aldrin y Armstrong recogieron de sus trajes polvo lunar "al azar" con el fin de que fuera estudiado a su vuelta. El polvo lunar es 50 % óxido de silicio cristalizado, generado por los impactos de asteroides contra el satélite. La otra mitad se compone de minerales como hierro, calcio, magnesio, olivino o piroxeno y aglutinados que no existen en la Tierra y que el cuerpo humano no puede expulsar eficientemente por no estar acostumbrado a ellos. De hecho, Schmitt y el astronauta del Apolo 16 Charlie Ducke presentaron síntomas febriles después de aspirar polvo lunar en sus misiones.

Las teorías sobre este singular olor son muchas. El astronauta de la ISS e ingeniero químico Don Pettit no ha estado en la luna, pero definitivamente gana por la hipótesis más poética sobre el tema:

“Imagína en un desierto en la Tierra, ¿A qué huele? Nada, hasta que llueve y el aire se llena de repente de olores. La luna es como un desierto de 4 mil millones de años. Es increíblemente seco. Cuando el polvo lunar entra en contacto con la humedad del aire en un módulo lunar, se obtiene el efecto ‘lluvia en el desierto’ y aparecen algunos olores encantadores”.




Algunos señalan que el olor es el remanente iónico de un “viento solar” que dejó pequeños vestigios de partículas de hidrógeno y helio, que son de alguna manera liberadas cuando entran en contacto con el ambiente de la cabina de una nave.



Curiosamente, aquí en la Tierra el polvo lunar no tiene olor. En el laboratorio de Lofgren hay decenas de kilos de polvo lunar, y el lo ha tocado y olido sin encontrar ningún olor. Acaso los tripulantes de la Apolo lo imaginaron?
0
0
0
0No comments yet