Check the new version here

Popular channels

Agro-químicos; vidas robadas...

Sumando al post de vidas robadas...agroquimicos...
http://www.taringa.net/posts/ecologia/13985573/Vidas-robadas-agroquimicos.html

Monopolio, mentiras y ciencia para mitigar la “seguridad” de los transgénicos.
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637/pdfft?md5=8ad73ad58506791b42b6a1f945e4229e&pid=1-s2.0-S0278691512005637-main.pdf

Gilles-Eric Séralini, Emilie Clair, Robin Mesnage, Steeve Gress, Nicolas Defarge, Manuela Malatesta, Didier Hennequin, Joël Spiroux de Vendômois
CONTRAÍDO: Toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y un maíz modificado genéticamente Roundup-tolerante
Food and Chemical Toxicology , Volumen 50, Número 11 , noviembre 2012 , páginas 4221-4231
PDF (2236 K)
Nos gustaría comentar tus respuestas ( Hayes, 2014a ) en relación con la retracción de nuestro estudio ( Seralini et al., 2012 y Hayes, 2014B ) de Food and Chemical Toxicology (FCT). Nuestro estudio investigó los efectos a largo plazo en ratas de consumo de dos productos de Monsanto, a (GM) de maíz modificado genéticamente y su pesticida asociado, Roundup, juntos y por separado. La decisión de retirar el papel se llegó unos meses después del nombramiento de un ex empleado de Monsanto como "editor para la biotecnología", un puesto creado para él en FCT ( Robinson y Latham, 2013 ). En un editorial reciente, Portier y sus colegas expresan su preocupación por la " peligrosa erosión de las bases del proceso de revisión por pares "en el caso de nuestro estudio ( Portier et al., 2014 ).

Las críticas por parte de Monsanto y otros se centraron en dos aspectos de nuestro estudio: el número relativamente bajo de las ratas utilizadas en comparación con el 50 por sexo por grupo habitual en los estudios de carcinogenicidad ( OCDE, 2009a ) y la cepa de ratas utilizada, el Sprague-Dawley. Los críticos alegaron que la rata Sprague-Dawley era propenso a tumores y que, por tanto, el aumento de la frecuencia de la tumorigénesis encontrado en algunos de nuestros grupos de tratamiento fue puramente al azar, incluso si esta cepa se utiliza comúnmente en la toxicología. Otras respuestas a los críticos ya han sido publicados ( Seralini et al., 2013 ).

Estas críticas fueron adoptados posteriormente en su declaración que explique la decisión de retractarse de nuestro estudio. Usted escribió que el bajo número de ratas y la cepa seleccionada significaron que las conclusiones sobre dos aspectos de nuestro estudio - la mortalidad y la tumorigénesis - eran "concluyentes" ( Hayes, 2014a ). Además, usted atestigua que nuestros datos en bruto eran "no correctos" , " no hubo mala conducta ", y que " inequívocamente, el Editor en Jefe no encontró pruebas de fraude o tergiversación intencional de los datos " ( Seralini et al. , 2014 ).

Somos escépticos acerca de la justificación dada para retraer nuestro papel, a la luz de la reciente publicación de otro estudio de FCT ( Zhang et al., 2014 ) que, como el nuestro, han investigado los posibles efectos crónicos del consumo de un (GM) de los cultivos modificados genéticamente. A diferencia de nuestro estudio, sin embargo, se llegó a la conclusión de que el cultivo transgénico probado, un arroz transgénico insecticida productores, era tan seguro y nutritivo que el arroz convencional. Sin embargo, de acuerdo a sus criterios, es por lo menos tan concluyentes como nuestro estudio. Por lo tanto, no se debe publicar. El doble rasero se utilicen claramente para evaluar Seralini et al., 2012 , Hayes, 2014B y Zhang et al., 2014 en FCT.

Zhang et al. (2014) llegaron a su conclusión de la seguridad sobre la base de un solo grupo tratado alimentados con OMG, que se compararon con dos grupos de control, que también pueden sesgar la conclusión. Aunque se utilizaron 30 ratas Sprague-Dawley por grupo, sólo 10 se midieron para la bioquímica del suero, el mismo número que en nuestro estudio.

En contraste con nuestro estudio, Zhang y sus colegas realizaron anatomía patológica en un grupo intermedio de 10 ratas analizados a las 52 semanas, aunque los resultados no se detallan en el documento. Zhang y colegas también midieron la mortalidad y la incidencia de tumores de las ratas restantes al final del experimento. Esto omite los datos cronológicos proporcionados en nuestro experimento, en el que el desarrollo diferencial de los tumores en los grupos de tratamiento se remonta a través de la grabación dos veces por semana.

La crítica a la relativamente baja cantidad de ratas utilizadas en nuestro experimento se basa enteramente en la idea errónea de que se trata de un estudio de carcinogenicidad. No era el caso, como hemos dicho claramente en el título y la introducción. Fue un largo plazo (crónica) Estudio de la toxicidad, que inesperadamente se encontró aumento de las tasas de la tumorigénesis y la mortalidad en algunos grupos de tratamiento que hemos tenido que informar.

El protocolo establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para los estudios de carcinogenicidad de las sustancias químicas requiere por lo menos 50 animales por sexo y grupo ( OCDE, 2009a ). Este gran número de ratas se pretende aumentar la "sensibilidad" del estudio ( OCDE, 2012 ), protegiendo así de error falso negativo, en el que existe un efecto cancerígeno pero se perdió debido a que el número de ratas utilizadas es demasiado bajo como para ser representativo de una población, o de errores falsos positivos. Otra razón para el gran número de ratas es que la tasa de fondo de los llamados tumores "espontáneas" en roedores de laboratorio requiere el uso de grupos grandes con el fin de alcanzar significación estadística. El ruido de fondo alto de los tumores en los datos históricos no se ha demostrado tan espontáneo, ya que la alimentación de reglamentación en todo el mundo puede estar contaminada con niveles de OGM y pesticidas por contraste con nuestros controles. Sólo las comparaciones con el control interno son pertinentes. Los controles externos, a menudo llamados los datos históricos, son irrelevantes porque las ratas se suscitaron en diferentes condiciones y pueden estar sujetos a diferentes contaminaciones de alimentación, incluso entre diferentes lotes de la misma marca de alimentación.

El número de ratas que utilizamos fue apropiado para un estudio de toxicidad crónica, según lo confirmado por el protocolo de la toxicidad crónica de la OCDE, que especifica 20 animales por sexo y grupo, pero sólo requiere que el 50% - el 10 por sexo por grupo - analizar la sangre y clínica la química. Este es también el mismo número que analizaron Zhang y colegas. Así, en relación con el número de ratas, nuestro estudio fue equivalente a la de Zhang y colegas y en consonancia con los requisitos analíticos de la OCDE. Además, el protocolo de la toxicidad crónica de la OCDE 452 especifica que las "lesiones" (la definición incluiría los tumores) se deben registrar ( OCDE, 2009b ). Esto refleja exactamente nuestra práctica.

De hecho que aclaró su posición en un comunicado publicado en FCT: "Para ser muy claro, es todo el papel, con la afirmación de que existe una relación definitiva entre OGM y el cáncer que se está retraído" ( Hayes, 2014a ). Sin embargo, no hicimos ningún tal "reclamación" en nuestro periódico. Dibujamos ninguna inferencia y no hizo declaraciones sobre "cáncer"; En ninguna parte reclamamos un "vínculo definitivo entre los OMG y el cáncer". De hecho, todo nuestro artículo ni siquiera menciona la palabra "cáncer". Cabe señalar que la tumorigénesis no es sinónimo de cáncer. Los tumores pueden ser en algunos casos más rápidamente que los cánceres letales debido a que su tamaño puede causar hemorragias y posibles alteraciones de órganos vitales, así como la secreción de toxinas.

Su declaración indica que la retracción se basa en la confusión y la generalización excesiva. La confusión, como se indica más arriba, radica en la falta de comprensión de que nuestro estudio es sobre "la toxicidad a largo plazo", y no "el cáncer". No es de extrañar, por tanto, nuestro estudio no se sigue un protocolo experimental carcinogenicidad, que debe realizarse después de un estudio centrado en líneas generales la toxicidad a largo plazo como la nuestra.

Por otra parte, la razón aducida para la retracción, la naturaleza "no concluyente" de los tumores y los resultados de mortalidad ( Hayes, 2014a ), no equivale a un "error". La falta de contundencia y el error no son sinónimos.

En cuanto a generalización excesiva, contraria a su reclamo, el "todo papel" no se centra en la cuestión de los tumores. La parte principal del documento presenta las mediciones de varios parámetros biológicos relacionados con la función de múltiples órganos y sistemas, el análisis estadístico y la importancia de que no han sido impugnadas. Incluso si nuestro papel no había mencionado la aparición temprana de los tumores y las muertes prematuras en las ratas, los resultados de toxicidad crónica por sí solas justifican su presencia en el registro científico. Estas incluyen efectos sobre los trastornos de las hormonas sexuales y disfunciones graves en el hígado y los riñones. Además, nuestro estudio representa el único estudio sobre Roundup que incluye los análisis de sangre de los animales tratados (y de los niveles ambientales muy bajas, 0.1 ppb), ya que las agencias reguladoras sólo tienen datos crónicas con glifosato utilizado solo ( Mortureux, 2013 ), que es altamente menos tóxico que el Roundup ( Mesnage et al., 2013 y Richard et al., 2005 ). Estos análisis no se han realizado sobre la formulación herbicida completa a efectos de regulación.

Un segundo estudio de alimentación de ratas con un cultivo modificado genéticamente, también publicado en FCT ( Hammond et al., 2004 ) y que además no se retractó, también plantea interrogantes acerca de la doble moral. Este fue un estudio de alimentación de ratas subcrónica de 90 días por autores de Monsanto, el examen de la misma maíz GM que hemos probado durante un período crónica de dos años. A pesar de la corta duración, el estudio de Monsanto todavía encontró diferencias en las múltiples funciones de los órganos entre el MM y grupos de alimentación no modificados genéticamente. Sin embargo, los autores los despedidos que no " biológicamente significativas ".

Hemos obtenido los datos en bruto de este estudio a través de un caso judicial y volvieron a analizar los datos de Monsanto. Encontramos signos potenciales de toxicidad hepática y renal en ratas alimentadas con maíz NK603 ( Spiroux de Vendômois et al., 2009 ). Nuestro estudio posterior ( Seralini et al., 2012 y Hayes, 2014B ) fue diseñado para reflejar el diseño del estudio de Monsanto y averiguar si estos signos iniciales de toxicidad eran realmente biológicamente irrelevante, ya que los autores de Monsanto alega ni se extendieron en patología grave. Hemos encontrado que este último era el caso.

Llegamos a la conclusión de esta serie de eventos que Hammond et al. (2004) fue "no concluyente", en el que se observaron cambios en los grupos de alimentación de GM, pero su significado estaba claro debido a la corta duración del estudio subcrónica. Nuestro estudio es el primer y único intento de aclarar estos hallazgos no concluyentes mediante la ampliación de la duración del estudio. Otros investigadores, incluidos los que trabajan para Monsanto, están invitados a su vez, para aclarar los aspectos menos "concluyentes" o nuestra investigación: por ejemplo, mediante la realización de un estudio de carcinogenicidad a gran escala.

Una revisión reciente ( Meyer y Hilbeck, 2013 ) que comparó nuestro estudio con Hammond et al. (2004) y la liberación de la EFSA de los datos de Monsanto en el mismo maíz GM confirma nuestra opinión de que se aplicaron la doble moral de rechazar nuestro estudio solo. En este caso, el cuerpo encontrado para aplicar la doble moral no era el editor de una revista, pero la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Meyer y Hilbeck aplican los mismos criterios utilizados por la EFSA para rechazar nuestro estudio con las conclusiones de Monsanto, que se utilizaron para apoyar la autorización reglamentaria. Ellos encontraron que los tres estudios cumplieron o no cumplían los criterios de la EFSA en un grado comparable, pero que sólo nuestro estudio fue rechazado por la EFSA. De hecho, la EFSA ni siquiera aplica sus criterios a los estudios de Monsanto. Los autores también encontraron que los criterios de la EFSA no reflejaban una práctica habitual en otros 21 estudios de alimentación de ratas de 12 meses de duración o más, ninguno de los cuales han sido retraídos.

La retractación de FCT de nuestro trabajo, si bien no retraer estudios - Zhang et al, 2014. y Hammond et al, 2004. - es un ejemplo de doble rasero no científicas. La decisión de retractarse de nuestro periódico parece ser impulsado por los resultados, ya que los resultados de la seguridad en Zhang et al., 2014 y Hammond et al., 2004 , no han sido objeto de análisis crítico y se ha permitido a pie, mientras que los resultados de riesgo ha sido visto con sospecha y retraído por la fuerza. Como resultado de ello, los intereses económicos se les ha dado prioridad sobre la salud pública.

El uso de un doble rasero por los editores de revistas científicas en la evaluación de los estudios sobre asuntos importantes para la salud pública puede dañar la imagen y el valor de la ciencia.
0
0
0
0
0No comments yet