Check the new version here

Popular channels

Algas, ¿combustible y alimento del futuro?




 


La empresa ExxonMobil ha torpedeado una resolución propuesta por los accionistas que habría obligado a la empresa a informar cómo una política empresarial concienciada con el cambio climático afectaría a su negocio. La compañía petrolífera ha invertido recientemente en tecnologías verdes que podrían sustituir el petróleo con, aunque no lo parezca, algas.


Las algas absorben el dióxido de carbono de la atmósfera, como las plantas; y pueden sobrevivir en agua salada y aguas residuales, ahorrando recursos de agua dulce para aprovecharlas en necesidades humanas. Puede, también, cultivarse en estanques de poca profundidad, y crecen rápidamente, con poco fertilizante y no requiere de pesticidas.


Como puedes comprobar, las algas proporcionan una alternativa energética amigable e interesante, y puede tanto alimentar a ganado como ‘alimentar’ a aviones.




Las microalgas, una forma microscópica de algas, se puede convertir en biocombustible (al igual que el maíz o la caña de azúcar). Es casi neutro en carbono, lo que significa que prácticamente no añadiría dicha emisión a la atmósfera: las algas utilizan el CO2 de la atmósfera como combustible, y la ‘quema’ de dicho combustible devuelve el carbono almacenado al cielo.


La firma biotecnológica Solazyme produce combustibe diesel a base de algas que pueden ser utilizados en automóviles, camiones y barcos. Dicha empresa también fabrica un combustible para aviones a base de algas que, según el sitio web de la compañía, promete menores emisiones y menor costo de mantenimiento que los combustibles convencionales.


Esto produce un cambio significativo, ya que el combustible para aviones es una enorme fuente de contaminación; pronto, las algas podrían ser lo suficientemente baratas como para competir con los combustibles fósiles. Boeing está trabajando actualmente con aerolíneas aéreas japonesas y el gobierno nipón para proporcionar combustible para algas en vuelos comerciales para los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.


Granja de microalgas; los estanques de forma ovalada son llamados ‘caminos de rodadura’.


Una vez que los aceites necesarios para crear biocombustible a partir de microalgas son exprimidos, los productores se quedan con un producto rico en proteína e hidratos de carbono. Esta sustancia puede secarse y convertirse en alimento para ganado, en sustitución de la soja como fuente de proteínas para pollos, vacas y cerdos. Esto aliviará la demanda de tierras de cultivo, lo cual es crucial. En las próximas décadas la población mundial rozará los 9 mil millones de personas, ocupando un terreno cada vez más escaso por el aumento poblacional y la pérdida de suelo fértil y utilizable por el cambio climático.


Un estudio en 2015 demostró que las vacas podrían sobrevivir en una dieta elaborada en un 45% de harina de algas, ya que éstas no se guían por el sabor y no perjudican a su salud. Tampoco degrada el sabor de su carne.


Brian Walsh, investigador del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados en Austria, modeló las consecuencias de que el 35% de la alimentación animal en Estados Unidos fuera con algas. La medida liberaría millones de acres de tierra de cultivo que podrían ser convertidos en bosques o utilizarse para el cultivo de biocombustibles, ambos de los cuales ayudarían a combatir el cambio climático.







También, no hay que olvidar que nosotros podríamos aprovechar su capacidad proteica, o utilizar el componente graso de las algas como un sustituto de la mantequilla, el aceite y el huevo. Solazyme produce una sustitución de la mantequilla que contiene menos grasa saturada que la auténtica. Vendido bajo la marca AlgaVia, dicho lípido puede comerse con pan, pasta y todo tipo de postres horneados.


En pocos años, los productos alimenticios de alga podrían ser lo suficientemente baratos como para competir con los huevos, la leche y el aceite vegetal.




11Comments
      GIF
      New