Check the new version here

Popular channels

Alimentación mundial: riesgo por declive de las abejas

*(Los articulos fuente tiene varios meses; pero la problematica es actual)



Un supermercado anglosajón hizo el ejercicio de fotografiar una parte de sus dependencias en dos momentos. Primero, tal y como están hoy en día. Después suprimiendo aquellos productos que no habrá el día que las abejas dejen de polinizar las plantas que los producen. El resultado es espectacular, tal y como puede apreciarse comparando unas y otras instantáneas. Habría muchos espacios vacíos. Los que hoy ocupan manzanas, cebollas, aguacates, zanahorias, mangos, limones, limas, melones, calabacines, berenjenas, pepinos, apio, coliflores, puerros, coles, brócolis,... que serían mucho más difíciles de encontrar si no existiesen los polinizadores.

El ejemplo visual, mostrado por la cadena de supermercados Whole Foods Market, no es más que ilustración de un hecho asumido: la producción de una parte importante de la agricultura caería brutalmente sin las abejas y otros polinizadores.






Las abejas son claves en la agricultura mundial


Según datos de la FAO de 100 cultivos que dan el 90% de los alimentos del mundo, 71 son polinizados por abejas. En Europa el 84% de las especies de 264 cultivos son polinizados por insectos. No hace falta tener mucha imaginación para percatarse del impacto brutal que la desaparición de los polinizadores tendría para la agricultura. Y lo mismo cabe decir del impacto que podría tener sobre la flora silvestre. Miles de especies vegetales existen gracias a los insectos. Nada menos que el 87% de las plantas con flores del mundo dependen de animales para la polinización.


Las pérdidas económicas que ocasionaría la pérdida de la polinización serían enormes. Según la Comisión Europea el valor de la polinización en Europa sobrepasa los 22.000 millones de euros anuales. En el mundo la cosa llegaría a los 265.000 millones anuales.

Sin polinización un tercio de los cultivos perderían productividad (la productividad bajaría hasta un 75%). Y la polinización es esencial para obtener muchas frutas, verduras, leguminosas, frutos secos, cultivos forrajeros,... Los cultivos polinizados se cuentan entre los más valiosos. El valor por tonelada de los cultivos polinizados es un 500% (cinco veces) superior al de aquellos que no dependen de la polinización.

Se está dando una lamentable circunstancia. Que aunque la demanda de ésos cultivos dependientes de la polinización crece de día en día, en paralelo están cayendo las poblaciones de abejas y otros polinizadores. En especial en zonas como Norteamérica y Europa, aunque también en otras áreas como China o Egipto. En EE.UU. se habrían perdido entre el 30 y el 40% de las colonias desde 2006. En Europa, la media sería de un 20%. Europa Central habría perdido un 25% desde 1985. En el Reino Unido podría ser un 54%. Países como España, aunque no se hayan realizado cuantificaciones más o menos exactas, han sufrido también fuertes caídas de poblaciones en algunas zonas. Y España es el país líder de la UE en producción de miel y polen.




Insecticidas que perjudican a las abejas

¿Por qué están cayendo las poblaciones de abejas?. Las razones son diversas y actúan combinadamente, potenciándose unas a otras. Entre ellas algunas enfermedades y parásitos, como el ácaro Varroa o el microsporidio Nosema, que producen grandes estragos. También factores como el debilitamiento derivado de la falta de polen que traen aparejados los extensos monocultivos en torno a los cuales se han eliminado los linderos, llenos de flores, con maquinaria y herbicidas. Y, por supuesto, entre los principales factores que dañan a las abejas se cuentan una serie de insecticidas que están en el punto de mira de los científicos.

Entre los efectos que los más diversos estudios científicos han asociado a la exposición a diversos insecticidas se citan muchos, y van desde la muerte de las abejas, a la reducción de su capacidad de identificar las flores, o de recordar el camino de vuelta a la colmena, pasando por otros muchos que podrían venir a darse la mano en serios quebrantos a las poblaciones de abejas.




Greenpeace publicó hace poco un completo informe sobre "el declive de las abejas" que resumía el problema, pidiendo la eliminación de 7 pesticidas. Entre ellos estaban tres que la UE ha resuelto recientemente prohibir temporalmente para algunos usos, como el famoso imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam (pertenecientes a una familia de insecticidas que cada vez estás siendo más controvertida: los neonicotinoides). Los otros cuatro serían el fipronil, el clorpirifos, la cipermetrina y la deltametrina.

La lucha ecologista, que es a la vez la de muchos científicos y apicultores, se concentra en ampliar la prohibición y se ve respaldada cada vez con más fuerza. Lo último fue la aprobación de un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reconociendo los riesgos del fipronil usado en algunos cultivos. Luis Ferreirim, experto de Greenpeace en la materia lamenta "la excesiva lentitud con la que se están adoptando medidas, haciendo un llamamiento a las autoridades para que se actúe con celeridad en el caso del fipronil y de otras sustancias que se sabe que pueden representar una amenaza para los polinizadores". Veremos qué pasa con este insecticida y con los demás. De un lado está la conservación del medio y los servicios clave que representa la polinización. Del otro, los intereses de algunas pocas grandes empresas químicas: Bayer, Syngenta, Basf, ... capaces de mover muchos resortes.

La alternativa mejor, como comenta Greenpeace en su informe estaría clara: la agricultura ecológica, sin uso de pesticidas.También aumentar la diversidad florística en el entorno de los cultivos, huyendo del emprobrecimiento que suponen las grandes extensiones de monocultivos. Sería importante mantener lindes, barbechos, setos y áreas naturales, alrededor de las áreas cultivadas, que al favorecer la alimentación de los polinizadores haría crecer la productividad de los cultivos. Lo que sería mejor se sabe. Otra cosa será que lo mejor para todos se imponga a lo que es lo mejor para unas cuantas empresas. Está en juego uno de los procesos naturales más importantes: la polinización.




Un estudio publicado recientemente por la Universidad de Harvard vinculó a los insecticidas de tipo neonicotinoide con el declive de abejas tanto comerciales como salvajes y de otro tipo de polinizadores como abejorros, escarabajos, mariposas, etc. este efecto se da a nivel mundial, y es llamado trastorno del colapso de las colonias. Las abejas además de producir miel son los mayores polinizadores de una enorme variedad de plantas en ecosistemas y de cultivos para consumo humano y del ganado. La perdida total de abejas y polinizadores resultaría en una falta en la polinización de ecosistemas naturales y de 1/3 de los cultivos de consumo humano mundiales.

El estudio se centró en dos insecticidas de tipo neonicotinoide comúnmente usados en cultivos, como el imidacloprid y la clotianidina. El estudio trato a dos grupos de colonias sanas cada uno con uno de los insecticidas, dejando un tercer grupo como control sin insecticidas. Realizandoce el estudio en diferentes ubicaciones entre octubre de 2012 y abril de 2013.

“Se encontró que las abejas tratadas con los neonicotinoide y las utilizadas como control no tuvieron una mortandad apreciable hasta la llegada del invierno... Con la llegada de los meses fríos, el tamaño de todas las colonias de abejas disminuyó, pero a partir de enero de 2013, las poblaciones del grupo de control empezaron a recuperarse, tal y como se esperaba, mientras que las colmenas tratadas con neonicotinoide siguieron descendiendo en cantidad.”— resultados del estudio.

El estudio concluye que las bajas temperaturas del inicio del invierno, sumado al efecto de los neonicotinoide trajo una mortandad de tipo trastorno del colapso de las colonias del 94%, comparado con el de 50% utilizando otros doce insecticidas.




Trastorno del colapso de las colonias

Este fenómeno es la desaparición de las abejas de la colmena ya sea de forma abrupta o no, se da principalmente en Estados Unidos y Europa, hasta ahora no estaba probado científicamente los causales de este fenómeno, pero luego de este estudio se sabe que los neonicotinoide pueden producirlo. Sin embargo pueden existir otros motivos, como parásitos, cambio climático, malnutrición, y otras causas. Por otro lado la Unión Europea prohibió el uso de neonicotinoide con una votación previa a la publicación de este estudio, la prohibición es por dos años y se aplicara solo a cultivos que sean visitados por abejas y no se aplicara en cultivos invernales cuando las abejas hibernan. Algunos países de Europa como el Reino Unido en contra de la prohibición reprochaban que no existían estudios concluyentes para llevar a cabo una prohibición al respecto de estos pesticidas. Sin embargo en la actualidad Inglaterra tiene uno de las peores tasas de mortalidad de abejas en toda Europa.



El CELMA (Centro de estudios legales del medio ambiente) solicita a la justicia federal argentina proteccion inmediata, eficaz y oportuna de las abejas

Desde años atrás, se comenzó a visualizar por muchos productores apicolas argentinos, una disminución desmesurada de la población de abejas en sus colmenas. Ello es coincidente con una preocupación de la comunidad científica que ha revelado que a nivel mundial se ha verificado el problema del colapso de las colonias de abejas (CCD) asociado con la perdida de su habilidad homing.


El papel de las abejas. Informe del INTA


INTA a traves de un informe de Ezequiel Bertozzi nos detalla el papel biologico esencial para la vida de las abejas. http://inta.gob.ar/documentos/abejas-la-polinizacion-y-los-alimentos%3C/a>

Para tener una aproximación de la importancia de este servicio ambiental, podemos mencionar algunas estimaciones realizadas por integrantes del Programa Nacional Apícola del INTA (PROAPI). Dichos técnicos, expresan que un tercio de los alimentos que se producen en el mundo dependen directa o indirectamente de la polinización por abejas. De hecho, y de acuerdo con la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea, el 76% de la producción de alimentos y 84% de las especies vegetales del mundo dependen de la polinización. Según el investigador norteamericano McGregor, el servicio ambiental que presta la abeja multiplica por 10 cada dólar ingresado a la Argentina en productos de la colmena.”


Vista aérea de cultivo de limon en Tucumán, Argentina.


Según palabras del investigador Garibaldi (CONICET-Lab. Ecotono del Inibioma, Bariloche), aproximadamente un 70% de los cultivos que sembramos se ven favorecidos en distinto grado por la acción de animales que visitan sus flores y este aspecto no ha sido tenido en cuenta habitualmente en el manejo de cultivos. Además agrega: “Nuestros resultados sugieren que si prestáramos más atención a este fenómeno en los cultivos -por ejemplo, conservando áreas silvestres donde habitan polinizadores silvestres- tanto el rendimiento medio como su estabilidad aumentarían”.

“En consecuencia, remarcamos la importancia de contemplar las abejas y otros polinizadores animales en las distintas actividades agropecuarias para darle mayor sostenibilidad al sistema.“


Concluyendo: seria interesante observar que los politicos argentinos actuen de manera responsable interesandose en estas investigaciones, y tratando de imitar en esto a sus pares europeos.
0No comments yet
      GIF
      New