Check the new version here

Popular channels

Animales curiosos: Peces que caminan





¿Existen peces que caminan? La evolución de las especies y su adaptabilidad conductual o anatómica a los más diversos entornos puede sorprendernos de muchísimas maneras. Si bien podemos encontrar casos muy peculiares que nos dejan boquiabiertos dentro de todos los seres vivos que componen la vida en la Tierra, sin dudas los peces, quizás por estar entre los vertebrados más antiguos que existen, han tenido muchísimo tiempo más para diversificarse y hoy se nos presentan con una increíble diversidad adaptativa que va más allá de la imaginación.

Te voy a presentar a continuación algunos casos muy interesantes de peces que han desarrollado curiosas adaptaciones que les permiten algo muy inusual en este grupo, “caminar” bajo el agua… o fuera de ella.




El extraño pez diablo



Estos peces sin dudas físicamente extraños pertenecen a la familia Ogcocephalidae y también reciben el nombre de peces murciélago. Tienen una amplia distribución geográfica por todos los océanos, aunque prefieren las zonas tropicales, donde habitan en aguas someras, aunque también pueden verse en zonas profundas. Lo más curioso de estos peces es sin dudas la modificación de sus aletas pélvicas y la anal, las cuáles son muy gruesas y se apoyan en el fondo manteniendo el alto al pez y permitiéndoles “caminar” por el fondo en busca de sus presas favoritas, pequeños peces e invertebrados marinos.



Los peces del fango



Los simpáticos "peces del fango" pertenecen a la familia de los góbidos. Los del género Periophtalmus, llamados Saltadores del atlántico, suelen vivir en los manglares y pueden respirar el oxígeno tanto del agua como del aire. Para esto último la evolución los ha dotado con la capacidad de respirar a través de su piel, de la mucosa bucal y de su garganta. Además pueden retener agua mucho tiempo en sus branquias, como si fueran depósitos de oxígeno. Estas adaptaciones, su capacidad de ver perfectamente tanto bajo como sobre el agua, así como un par de aletas pectorales muy musculadas y con fuertes cartílagos, le permiten a este pez salir del agua y pasearse por la tierra húmeda en busca de insectos y demás bichillos que estén a su alcance.



El pez de los Sargazos



Este pez es uno de los reyes del camuflaje en el reino animal. Pertenece a la familia Antennariidae y pueden alcanzar hasta poco más de 20 cm de talla. Suele encontrarse en las masas de algas flotantes que vagan por los océanos, particularmente en los sargazos, a los que se asemeja extraordinariamente gracias a sus apéndices carnosos que pueden tener una coloración idéntica a la de su entorno. Este pez es muy voraz y puede comer presas de su propio tamaño. Sus movimientos suelen ser lentos y emplea sus aletas pélvicas también para desplazarse “caminando” en sustratos poco profundos y rocosos, así como para abrirse paso entre las redes de algas.



Los peces alpinistas



Estos peces de unos 20 cm de largo y muy demandados por el acuarismo, pertenecen a la familia de los anabátidos y tienen una extraordinaria resistencia. Cuando las charcas o riachuelos donde habitan comienzan a secarse o por alguna causa ya no son óptimos para ellos, escapan de estos buscando nuevas oportunidades para sobrevivir. Así, muchas veces en grupos más o menos grandes, salen del agua y apoyándose en sus aletas pectorales y unas proyecciones inferiores en el opérculo de sus agallas, “caminan” por la tierra respirando el aire atmosférico gracias a un órgano laberíntico que poseen. Estas excursiones pueden durar incluso 24 horas, hasta que encuentran un nuevo hogar si logran escapar de los depredadores o la sequedad ambiental.

0
0
0
0
0No comments yet