Artritis y bacterias ¿relacionadas?





por Dr. Victor Marchione
17 Julio 2014
del Sitio Web NaturalBlaze

traducción de Adela Kaufmann




Victor Marchione, MD recibió su licenciatura en Ciencias en 1973 y su título de médico de la Universidad de Messina en 1981. Él ha sido licenciado y ha practicado la medicina en Nueva York y Nueva Jersey por más de 20 años.

El Dr. Marchione es un líder respetado en el campo de dejar de fumar y medicina pulmonar.

Él ha aparecido en ABC News and World Report, CBS Evening News y la NBC Today Show y es el editor del popular boletín The Food Doctor.

El Dr. Marchione también se ha desempeñado como investigador principal en al menos una docena de proyectos de investigación clínica relacionados con enfermedades graves como la bronquitis, la neumonía, el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).





¿Sabía usted que la clave para aliviar el terrible dolor de la artritis reumatoide puede estar... en su estómago?

Dentro de cada ser humano en el planeta – incluyéndolo a usted - hay una comunidad de millones residiendo. Se llama su microbioma, y está formado por millones de bacterias diminutas que trabajan para ayudar a mantener el funcionamiento de su cuerpo. De hecho, estas pequeñas criaturas son tan abundantes que superan en número a las células en un 10 a uno.

Estas bacterias viven en gran medida en su intestino y cumplen una serie de efectos que ayudan a su cuerpo a funcionar correctamente. Estamos conociendo el microbioma un poco más, pero en su mayor parte, es mal interpretado en gran medida.

Pero esto es lo que puedo decir de lo que sabemos hasta ahora...


Sabemos que estas bacterias son en gran medida bacterias buenas y que viven cómodamente y de forma amistosa. Ellas ayudan a descomponer los alimentos, a absorber los nutrientes, a gastar energía, y eliminar los desechos. También ayudan en la lucha contra los extranjeros intrusos, para mantenerlo saludable.



Después de todo, hay más bacterias que viven fuera de usted - en cada superficie - que pueden causar enfermedades. Cuando uno de estos tipos de bacterias se mete dentro de su cuerpo, su microbioma las mata. Su microbioma juega un papel importante en el sistema inmunológico, proporcionando constantemente protección contra las enfermedades de las cuales es muy probable que usted no esté al tanto.


Su microbioma es determinado en gran parte por la genética, pero se puede modificar a través de la dieta y el estilo de vida y otros factores ambientales. Por lo tanto, es en flujo en función de cómo se vive. Cuando usted come mal, fuma, envejece, tiene un desequilibrio hormonal, o se infecta, el microbioma cambia.


Se crea un desequilibrio, y esto puede causar una serie de problemas. Uno de ellos puede ser la artritis reumatoide.


Hace poco leí acerca de este equipo de investigación que hizo algunas pruebas en pacientes para echar un vistazo a sus microbiomas. Examinaron la materia fecal de los pacientes, quienes cayeron en los siguientes tres grupos: los que estaban sanos; los que tenían artritis crónica, reumatoide tratada; o aquellos que sólo habían sido diagnosticados con artritis reumatoide.


Lo que encontraron fue que los pacientes con artritis reumatoide recién diagnosticada tenían un número sustancialmente mayor de una cepa de bacteria llamada Prevotella copri (P. copri) en comparación con los individuos sanos y pacientes con enfermedades crónicas, tratados por artritis reumatoide.


Por otra parte, el crecimiento de P. copri se asoció con una menor cantidad de bacterias intestinales beneficiosas.


Esto es interesante porque las bacterias intestinales han sido previamente vinculadas a trastornos autoinmunes e inflamación. Y aunque la artritis reumatoide es genética, también puede verse afectada por el estilo de vida y los factores ambientales, como los que he enumerado antes. Así que, básicamente, el único denominador común de la causalidad de la artritis reumatoide es un microbioma desequilibrado.

Ahora, es muy importante mencionar que este se encuentra todavía en las primeras etapas de exploración y debe hacerse aún mucho más trabajo en el estudio de esto.


Para empezar, los investigadores necesitan saber si o no, el P. copri elevado es una causa o consecuencia de la artritis reumatoide. Una vez que se enteran de ello, tienen que aprender a tratarlo. Es concebible, sin embargo, que un suplemento probiótico pueda ayudar.

Actualmente, la manera conocida para mejorar o estimular un microbioma sano y equilibrado es a través de medidas dietéticas.


Una dieta sana y equilibrada se refleja en el microbioma, y comer alimentos con probióticos y prebióticos es una gran manera de mantener la flora energizada y eficiente - y tal vez incluso prevenir la aparición de la artritis.





Fuentes



Deardorff, J., "Bacterias Intestinales Vinculadas a la Artritis Reumatoide," Chicago Tribune sitio Web 2 de julio de 2014.

Bornigen, D., "Functional Profiling of the Gut-Microbiome in Disease-Associated Inflammation", Institutos Nacionales de Salud sitio Web, 31 de julio de 2013.











Bacterias Intestinales Vinculadas a la...

Artritis Reumatoide
por Julie Deardorff

02 Julio 2014

del Sitio Web ChicagoTribune






La artritis reumatoide

ha confundido los esfuerzos para identificar su detonante.

La evidencia apunta a un nuevo sospechoso:

una perturbación en las bacterias que viven en los intestinos.



Los científicos no pueden predecir lo que provoca la artritis reumatoide, una misteriosa enfermedad autoinmune y dolorosa que causa inflamación en las articulaciones.


Pero tienen en la mira a un intrigante nuevo sospechoso: los billones de microbios que viven y trabajan en el interior del intestino.


Los modelos animales han sugerido durante mucho tiempo que las bacterias intestinales pueden influir en el desarrollo de algunas enfermedades autoinmunes. Esto también puede ser el caso de la artritis reumatoide, según una investigación emergente, un hallazgo que podría conducir a nuevos tratamientos y métodos de diagnóstico.


Aunque ignorada durante mucho tiempo por los investigadores,

"Estas bacterias ejercen claramente una gran influencia en muchos procesos fisiológicos en el cuerpo, incluyendo el metabolismo, la digestión y los nutrientes que ingerimos", dijo Dan Littman, profesor de patología y microbiología en la Escuela de la Universidad de Nueva York de Medicina e investigador en el Instituto Médico Howard Hughes.

"La parte que es menos apreciada es la profunda influencia que la microbiota puede tener sobre el sistema inmunológico."

Las bacterias y otros microbios, tales como virus y hongos, forman la microbiota que residen dentro y sobre el cuerpo humano.


Estos gérmenes superan en número a las propias células del cuerpo 10 a 1, lo que ayuda a descomponer los alimentos y abrumar gérmenes infecciosos. A cambio, les damos un lugar agradable para vivir.


Pero cuando a ciertas bacterias se les permite proliferarse, alterando el ecosistema interno, pueden desarrollarse problemas de salud. Los cambios en las bacterias intestinales pueden tener un papel en todo, desde la obesidad y los ciclos circadianos para el síndrome del intestino irritable y la esclerosis múltiple, sugiere la investigación.

El equipo de científicos de Dan Littman fue el primero en demostrar en humanos que los trastornos en el tracto digestivo pueden desempeñar un papel en los ataques autoinmunes en las articulaciones, según la investigación publicada en 2013 la revista de acceso abierto e-LIFE.

Usando una sofisticada técnica de análisis de ADN, los científicos compararon las bacterias intestinales a partir de muestras fecales de pacientes con artritis reumatoide con los de personas sanas. Ellos encontraron una bacteria conocida como Prevotella copri fue más abundante en pacientes con diagnóstico reciente de artritis reumatoide que en las personas sanas o pacientes con artritis crónica,reumatoide tratada.

Además, el crecimiento excesivo de P. copri se asoció con un menor número de bacterias intestinales beneficiosas.

"Hay mucha especulación acerca de las enfermedades autoinmunes está asociado a cambios o alteraciones en la microbiota", dijo Littman. Llamó a los resultados del estudio de su equipo, “la asociación más clara con un microbio en particular hasta la fecha.”

Sin embargo, mientras se han realizado conexiones en modelos animales, se necesita investigar más para ser completado en los seres humanos.



Los científicos primero tienen que averiguar si los microbios son una causa o una consecuencia de la enfermedad, dijo Yasmine Belkaid, investigadora principal y director del Laboratorio de Inmunología de la mucosa Sección Enfermedades Parasitarias en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.



Entonces los científicos necesitan desarrollar,

"Maneras de eliminar selectivamente un microbio en una microbiota compleja", dijo.

Además, incluso si ciertas bacterias pueden desencadenar la enfermedad,

"Nosotros tampoco sabemos si eso es algo que se puede tratar una vez que la enfermedad está fuera de la puerta", dijo Littman.

Se estima que unos 1,3 millones de estadounidenses padecen artritis reumatoide, donde el sistema inmunológico ataca los tejidos, inflama las articulaciones y daña los órganos.



La condición se sabe que tiene un fuerte componente genético.



Pero no todos los pacientes son portadores de los genes, por lo tanto, los factores ambientales - fumar, hormonas, envejecimiento y las infecciones - deben participar también, dijo el investigador Veena Taneja, profesor asociado de la inmunología de la Clínica Mayo.

"El intestino parece ser el nexo común", dijo Taneja, cuyo trabajo examina si las bacterias se pueden manipular para cambiar el curso de la enfermedad. "El microbioma intestinal se ve influenciado por los genes y está expuesto a estas cosas todos los días."

La relación entre las bacterias y el sistema inmune comienza con el nacimiento y cuando el bebé pasa por el canal del parto, recogie los microbios que colonizan su cuerpo.



A medida que cambian los hábitos de medio ambiente y de los alimentos del niño, también lo hacen las bacterias.

"Si hay una disfunción del sistema inmune, puede haber un desequilibrio que resulta en la enfermedad y en la inflamación", dijo Littman.



Disbiosis, o la abundancia de ciertas bacterias a causa de factores como los antibióticos, el estrés y la dieta, puede cambiar el perfil y detonar la inflamación, dijo Taneja.



Si las llamadas bacterias dañinas superan en número a las bacterias buenas,

"lleva al cuerpo a producir mucho más de las citoquinas pro-inflamatorias," o sustancias secretadas por las células del sistema inmune, dijo.



"Hemos demostrado en modelos de ratón que la presencia de ciertas bacterias se asocia con el estado pro-inflamatorio del intestino."

Según una teoría, si hay un desequilibrio en las bacterias buenas y malas, los metabolitos también están desequilibrados, dijo Taneja.



Esto puede causar un intestino permeable, lo que permite diversos metabolitos o productos bacterianos desplazarse fuera de la tripa al cuerpo.



"Fuera de los intestinos, estos productos bacterianos pueden ser vistos como extraños, y el cuerpo comienza a tener una respuesta inmune a ellos", dijo.

Es posible cambiar el tipo de errores en el tracto digestivo mediante la alteración de la dieta y el uso de antibióticos,

"Pero no de una manera que podamos controlar muy bien", dijo Littman.

Un día, los científicos esperan desarrollar píldoras que contengan microbios particulares,

"Que se establecerán a sí mismas y cambiarán la composición de la microbiota de de alguien propenso a la enfermedad a una que sea beneficiosa", dijo.

Por ahora, la mejor manera de alterar la flora intestinal parece implicar permanentes cambios en la dieta y estilo de vida.



El Chef Seamus Mullen de Nueva York adoptó una estricta dieta después del diagnóstico de artritis reumatoide.

Él cree que hay una relación directa entre la comida y la variedad de las bacterias en el intestino.

(Brian Harkin / para el Chicago Tribune)




El Chef Seamus Mullen Nueva York, de 40 años, fue diagnosticado con artritis reumatoide en 2007 después de vivir con los síntomas durante varios años. Trató los tratamientos habituales, empezando por las drogas anti-inflamatorias, productos biológicos y los esteroides, pero sin suerte.



Finalmente, vio a un médico que sospechaba que su artritis fue impulsada por un desequilibrio en su microbioma debido a una infección.

Mullen dijo que seguía un estricto protocolo de un año de duración, que involucraba a más ejercicio, más descanso y la eliminación de los azúcares y granos refinados. Comió más alimentos fermentados, que son naturalmente ricos en probióticos, tomó suplementos y antibióticos de bajo nivel y evitó las carnes y las aves a menos que vinieran de animales alimentados con pasto.



Mullen también utiliza la acupuntura y monitorizó diligentemente cómo se sentía. Después de nueve meses, sus valores sanguíneos habían vuelto a la normalidad por primera vez en una década, y sus síntomas artríticos se habían retirado, dijo.



A pesar de que se da cuenta de su caso es anecdótico, está convencido,

"Que hay una correlación directa entre los alimentos que comemos y el espectro de bacterias en nuestros intestinos ", dijo.

"La comida es una parte fundamental de la jornada", dijo Mullen. "No es suficiente decir, 'Oh, voy a tener un poco de jengibre hoy y algunos verdes mañana', y espero un cambio en su salud.



"Para ver realmente el cambio, se requiere un reinicio integral de la forma en que vives tu vida. El cumplimiento no es fácil, pero es un pequeño precio a pagar".