Check the new version here

Popular channels

Bioluminiscencia: maravillas del fondo marino







En los lugares más profundos del océano, allí donde imperan las tinieblas y ningún sonido perturba la paz, habitan unas extrañas criaturas: los peces lumínicos. Sus cuerpos han evolucionado hasta adaptarse a la más absoluta oscuridad, probando que la vida en el planeta puede encontrarse donde menos podamos imaginar.

Estos peces producen y emiten luz mezclando dos compuestos químicos de sus cuerpos. El fenómeno es conocido como bioluminiscencia y se le encuentra principalmente en el mar, aunque existen algunos hongos e insectos (luciérnagas) que también lo poseen. Generalmente los animales marinos bioluminiscentes generan una luz azul-verdosa. La luz azul viaja mejor en el mar y la mayoría de los organismos la identifican.

Para que la bioluminiscencia tenga lugar se necesitan al menos dos sustancias: la luciferina, que genera propiamente la luz, y la luciferasa, que cataliza la reacción química. La combinación de estos dos compuestos en presencia de oxígeno produce la luz.

Algunos de estos peces emiten luz todo el tiempo; sin embargo, otros lo hacen de manera intermitente, provocando flashazos que se generan en la punta de sus colas. El llamado pez linterna, por ejemplo, tiene un órgano que produce luz cerca de sus ojos.

La bioluminiscencia tiene varias funciones para estas criaturas. La luz sirve de advertencia a otras especies para que se mantengan alejadas. También puede ser una vía para camuflarse cuando hay enemigos acechando.

Algunos crustáceos la emplean para comunicarse con sus congéneres: envían señales codificadas durante la etapa de apareamiento. Otros organismos emplean esta propiedad como señuelo para sus presas. En cualquier caso es uno de los espectáculos más deslumbrantes que se han originado en la naturaleza.


Ahora algunas especies


























0
0
0
0No comments yet