1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Ciencia

Breve historia de los cohetes - Parte 1




Un breve vistazo a la historia de estas impresionanes máquinas





En nuestros días, los cohetes rutinariamente llevan astronautas al espacio, lanzan satélites y realizan pruebas en la atmósfera superior. Pero sólo ha sido en los últimos 70 años en que estas máquinas han sido utilizadas en tareas que las han llevado al espacio.
Los principios de la cohetería fueron probados por vez primera hace más de 2000 años, y ha sido un largo recorrido desde las aplicaciones militares y otros usos antes de que personas fueran lanzadas por estas máquinas. Así que más abajo sigue un pedacito de esta historia.







Cohetería Temprana.




Se cuentan historias que señalan que la tecnología de cohetes fue usada hace miles de años. Por ejemplo, en el año 400 antes de Cristo, Arquitas de Tarento, un filósofo, matemático, astrónomo, general y estadista (!) griego, mostró un pájaro de madera que estaba suspendido por cables. Dicho pájaro estaba impulsado por un escape de vapor,


Arquitas y su invento. Con todas las obligaciones que tenía, ¿en qué momento lo habrá construido?


Unos 300 años después de aquel pájaro experimental, el ingeniero Herón de Alejandría mostró la Eolípila, un aparato con forma de esfera suspendido sobre una fuente de agua hirviendo. El vapor entraba en la esfera y salía de ella por medio de dos tubos con forma de L. El empuje así creado hacía rotar la esfera.


La eolípila. Para algunos, un precursor de los cohetes. Para otros, el prototipo de una máquina de vapor.


Los chinos son recordados como los primeros en usar cohetes verdaderos alrededor de la primera centuria de nuestra era. Eran usados en coloridas presentaciones durante los festivales religiosos, algo así como los fuegos artificiales de hoy en día. Por otro lado, los primeros sistemas de propulsión cohete fueron usados aparentemente entre los años 1200-1300 DC en Asia, usando un propelente que incluía una mezcla de sal común, azufre y carbón. Y tampoco hay que olvidar al desafortunado Wan Hu, considerado el primer astronauta – ¿o taikonauta? – de la historia (intentó alcanzar las estrellas uniendo 47 cohetes a una silla en la que estaba sentado – se podrán imaginar el resultado de su idea).


Fuegos artificiales chinos en la actualidad. Pensar que tienen unos dos milenios, y han permanecido, básicamente, inalterados.


En la imagen se ve a un soldado chino medieval, portando uno de los primeros modelos de cohetes militares.


Una clásica imagen del desventurado Wan-Hu.

En los siglos venideros, los cohetes fueron usados principalmente en el ámbito militar, incluyendo una versión llamada el cohete Congreve en los primeros años el siglo XIX. Como los cañones se mostraron más efectivos, el uso de los cohetes se vio reducido hasta la SGM, en la cual los alemanes usaron frecuentemente las V-2 para atacar Inglaterra desde la (bastante relativa) seguridad de su propio suelo.


Imagen de los cohetes Congreve. Muy posteriores a los modelos chinos, y no mucho más eficaces...


Imágenes de las V-1 y V-2.



Padres de la Cohetería




En nuestra era moderna, quienes trabajan en el ámbito de los cohetes frecuentemente reconocen a tres “padres” de la cohetería, los que ayudaron a poner los cohetes en el espacio. De estos tres grandes, sólo uno sobrevivió lo suficiente como para ver a estos ingenios llegar al espacio.



El ruso Konstantin E. Tsiolkovsky (1857-1935) publicó lo que hoy se conoce como “la ecuación del cohete” en 1903, en una revista rusa de aviación (!!). La ecuación se refiere a las relaciones entre la velocidad del cohete y su masa, así como a cuán rápido debe ser expulsado el gas, y cuánto propelente se necesita. También publicó una teoría de cohetes multietapa (cohete “en tándem”) en 1929.



Robert Goddard (1882-1945), estadounidense, envió por los aires el primer cohete impulsado por combustibles líquidos, en Auburn (EEUU), el 16 de marzo de 1926. Obtuvo dos patentes de los EEUU para usar cohetes impulsados por líquido, y también para un cohete de dos – o tres – etapas impulsado por combustible sólido. Sin embargo, su investigación recibió una mordaz atención por parte de la prensa (incluyendo al New York Times), y Goddard murió antes de ver a su trabajo rehabilitado. El New York Times publicó una rectificación de su trabajo en 1969, un día antes que el Apolo XI iniciara su viaje a la Luna.



Hermann Oberth (1894-1989) nació en Rumania, y más tarde se mudó a Alemania. Se interesó por la cohetería a temprana edad, y se señala que a los 14 años concibió un “cohete de retroceso” que se elevaría hasta el espacio usando nada más que sus propios gases de escape. De adulto, sus estudios incluyeron cohetes multietapa y cómo usar un cohete para escapar de la gravedad de la Tierra. Sin embargo, su legado nunca se ha podido desligar de su importante aporte para desarrollar la V2 alemana durante la SGM.


La carrera espacial y el estado actual de los cohetes viene en la segunda parte...



Letra chica: aunque comentar es lo que se prefiere, los comentarios que desvirtúen serán borrados.
0
0
0
0No hay comentarios