Check the new version here

Popular channels

Búsqueda de ExtraTerrestres: Nuevos Proyectos de SETI para B

Búsqueda de ExtraTerrestres: Nuevos Proyectos de SETI para Buscar Vida Alienígena



El Conjunto de Telescopios Allen. Imagen tomada por el astrónomo de SETI Seth Shostak

Científicos del programa SETI (por sus siglas en inglés, la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) acaban de anunciar que darán un nuevo paso en su búsqueda. El instituto introducirá dos nuevos métodos para registrar minuciosamente las señales de inteligencia extraterrestre en los cielos, acrecentando su labor de 30 años para descubrir si la humanidad está sola en el Universo o no.

SETI es una corporación sin fines de lucro, patrocinada por la NASA, cuyos propósitos son “explorar, entender y explicar el origen, la naturaleza y la prevalencia de la vida en el Universo”. Actualmente, hay tres vías principales utilizadas por SETI para buscar signos de vida extraterrestre. La primera involucra exploraciones en Marte y lunas distantes de nuestro sistema solar en vistas de microorganismos. El segundo proyecto escanea las atmósferas de exoplanetas en busca de señales de oxígeno o metano. Si bien puede sonar como un método chapado a la antigua en la búsqueda de vida, hay gases en la Tierra que están ligados a la vida. El tercer método involucra el registro espacial, buscando extraterrestres con tecnología avanzada. Específicamente, aquellos que envían señales de radio (u otros indicadores semejantes) al espacio.

La probabilidad básica dice que la vida existe ahí afuera, y SETI está determinada a encontrarla.

Uno de los nuevos proyectos es el proyecto Panchromatic o Pancromático, el cuál buscará señales que pudieran ser enviadas por formas de vida inteligentes y tecnológicamente avanzadas. Para este proyecto, varios telescopios analizarán la radiación emanada desde 30 estrellas cercanas. SETI también está lanzando un “programa de espionaje interplanetario”. Este programa buscará mensajes que son transmitidos entre dos planetas en un solo sistema. Como Dan Werthimer, director del Centro de Investigación de Berkeley, afirma: “si estamos contaminando el espacio (y de hecho, lo hacemos) quizás otros extraterrestres están filtrando señales”.

Actualmente, nuestras emisiones más antiguas (como “I Love Lucy” y “The Ed Sullivan Show”) han pasado 10.000 estrellas (afortunadamente, la televisión reality no ha ido mucho más allá de nuestro sistema solar). Sin embargo, se estima que hay 300 mil millones de estrellas en la Vía Láctea solamente, por lo que realmente, las transmisiones humanas no han viajado tan lejos en la escala cósmica. Y si hay vida ahí fuera, es poco probable que esté escuchándonos en alguna de las estrellas más cercanas a la Tierra. En última instancia, si queremos encontrar civilizaciones inteligentes, probablemente vamos a tener que buscar por nuestra cuenta.

Aquí es donde el programa de espionaje se pone en acción. Este primer proyecto de SETI usará datos de sistemas planetarios múltiples que fueron descubiertos por la misión Kepler de la NASA en la búsqueda de emisiones que están siendo transmitidas de un planeta a otro. Si hay vida inteligente en un planeta, probablemente avanzarán tecnológicamente, y se extenderán a otros planetas en su sistema solar. Si viajan a un segundo planeta, las señales emitidas entre ellos deberían ser detectables cuando los dos estén alineados y mirando hacia la Tierra. Esto puede parecer un poco exagerado, pero considera nuestras propias hazañas en Marte y Venus. Luego están los satélites orbitando Saturno y viajando en la vasta oscuridad del espacio interestelar. Todos estos proyectos involucran muchas señales siendo emitidas.

Sin embargo, señales como las que son enviadas a nuestros astromóviles serían muy débiles para que SETI las detecte con su tecnología actual (también lo serían las señales de televisión). La distancia es en definitiva la que genera uno de los más grandes problemas a la hora de detectar extraterrestres. Esto sucede porque la energía requerida por un transmisor para ser detectado aumenta con el cuadrado de la distancia. Esto significa que un transmisor que está a 150 años luz de distancia necesitará ser 100 veces más poderoso que uno a 15 años luz de distancia. Entonces, en vez de buscar la versión de extraterrestres de los reality shows, los científicos buscarán algo de alta frecuencia, como el “Sky Fence” de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que fue un radar de alta frecuencia usado para rastrear la basura espacial orbitando la Tierra.

De acuerdo a Andrew Siemion, director del proyecto de espionaje de SETI en Berkeley, la búsqueda también podría sondear con mayor profundidad en una población que ya ha sido bien estudiada en varias longitudes de onda. “Nuestros algoritmos de detección son sensibles a comunicaciones como las utilizadas por la Deep Space Network (Red del Espacio Profundo) de la NASA para comunicarse con las naves espaciales, entonces, si las señales extraterrestres son algo similar y suficientemente potentes, podríamos oírlas”, afirmó Siemion.

Obviamente, una vez que detectemos señales alienígenas, todavía necesitaríamos traducirlas en algo que tenga sentido (no seríamos capaces de determinar el propósito de la comunicación y si es a una astronave o a un individuo), pero aún así sería un avance extraordinario.

El segundo proyecto, denominado Panchromatic (Pancromático), examinará un conjunto de 30 estrellas que se encuentra a 16 años luz del Sol. Hasta el día de hoy, no se ha confirmado el hallazgo de exoplanetas alrededor de ninguna de las estrellas que el proyecto observará. En última instancia, SETI está usando la distancia como criterio porque quieren deshacerse de cualquier riesgo potencial que pueda resultar de enfocarse solamente en sistemas similares a la Tierra. El equipo ha seleccionado para el estudio estrellas basándose solo en cuán lejos se encuentran del Sol.

Siemion piensa sobre la elección afirmando que “En el caso de no detectar nada, estos atributos del conjunto nos permitirán establecer límites fuertes y ampliamente aplicables mediante los avances tecnológicos”. Además, la corta distancia a la que están estas estrellas hará más fácil la detección de señales de cualquier forma de vida inteligente.

“En un rango de un par de parsecs (unidad de longitud utilizada en astronomía), no necesitaríamos que cualquier civilización extraterrestre posea tecnología mucho más avanzada que la nuestra para poder detectarla”, añade Siemion.


[/size]





0
0
0
0
0No comments yet