Check the new version here

Popular channels

¿Canon o Lista conveniente?

Lo que no sabías de las Sagradas Escrituras.

Una vez me enseñaron en la organización a la que asistía que “la Biblia es la Palabra de Dios”, pero una vez que perdí el miedo a escudriñar e investigar entendí que “la Biblia es una compilación hecha por la Iglesia Católica que contiene una selección importante de la Palabra de Dios.” Esa es la verdad…

Primero veamos que dice la misma Biblia:

2Ti 3:15-17
(15) y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
(16) Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,
(17) a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Esto lo escribe el Apóstol por el año 67 después de nuestro Señor, refiriéndose a toda la Sagrada escritura que hasta ese momento se estudiaba por los Maestros de Israel y también por los discípulos del Señor: “El Canon Alejandrino” (Este canon estaba compuesto por muchos más libros que lo que hoy día se conoce dentro de la Biblia Católica.)

Todas las Biblias a la verdad son Católicas.

El Canon que contienen nuestras Biblias ha sido escogido primero para el antiguo testamento por los Masoretas que eran Judíos que se oponían a cualquier cosa que se opusiera a sus tradiciones, especialmente el Cristianismo. Los Masoretas para desventaja de los Cristianos establecieron que solo los textos que se encontraran en Hebreo serían considerados y que todas las traducciones griegas que usaban los Cristianos se eliminarían del canon Judío esto fue aproximadamente 600 años después de nuestro Señor. Ya anteriormente en el concilio de Jamnia por el año 70 después de la caída de Jerusalén, los Judíos lo intentaron pero no fue aceptado por todas las comunidades.

Para el Nuevo testamento ha sido la Iglesia católica la que ha controlado y decidido según su conveniencia que textos son inspirados y que textos se debían ocultar, dejando para el momento solo 27 Libros, que pueden manipular haciendo uso de ingeniosas traducciones que confunden al lector y de tal maniobra se benefician los grupos protestantes también. Libros como la carta a Laodisea o el Evangelio de Nicodemo que contradicen las doctrinas falsas de Roma fueron ocultadas al público después del año 1200.
No debemos confundirnos con los textos gnósticos ya que estos fueron escritos por cristianos corrompidos por la superchería y paganismo de Roma más allá del siglo III. Estos documentos son lo mismo que consigues hoy día en “una librería cristiana”, son alucinaciones con ínfulas de reconocimiento escritas por cristianos corruptos.

Los protestantes y la Iglesia católica (Para mí son lo mismo, con pequeñas diferencias) definen todo lo que está fuera de su conveniente canon como “Apócrifos” y esto es falso pues hasta finales del primer siglo toda la instrucción apostólica y los testimonios presenciales son guiados e inspirados por Dios.

El Canon Alejandrino.

La Biblia Septuaginta fue el texto utilizado por las comunidades judías de todo el mundo antiguo más allá de Judea, y luego por la iglesia cristiana primitiva.
El nombre de Septuaginta, se debe a que solía redondearse a 70 el número total de sus 72 traductores. La Carta de Aristeas presenta como un hecho histórico una antigua versión de acuerdo con la cual, por instrucciones de Ptolomeo II Filadelfo (284-246 antes de Cristo.), monarca griego de Egipto, 72 sabios judíos enviados por el Sumo sacerdote de Jerusalén, trabajaron por separado en la traducción de los textos sagrados del pueblo judío. Según se decía, la comparación del trabajo de todos reveló que los sabios habían coincidido en su trabajo de forma milagrosa.

Esta compilación de textos y de escritos sagrados judíos traducidos al griego fue, desde un principio, bastante socorrida para ilustrar la fe de las comunidades judías e israelitas de la Diáspora, permitiendo el acceso a los textos sagrados de sus padres y ancestros a las comunidades de israelitas piadosos que no hablaban hebreo, ni arameo.

En el canon alejandrino que era el que se aceptaba en los tiempos Apostólicos teníamos por ejemplo:

• El Libro de Tobías o Tobit
• Otros libros de Esdras
• El Libro de Judit
• 16 capítulos del Libro de Ester no 10
• El Libro de la Sabiduría
• El Libro del Eclesiástico, Sirácida o Sirácides
• El Libro de Baruc
• La Carta de Jeremías (Baruc 6)
• La Oración de Azarías (Daniel 3:24-50)
• El Himno de los tres jóvenes (Daniel 3:51-90)
• La Historia de Susana (Daniel 13)
• La Historia de Bel y el Dragón (Daniel 14)
• La Oración de Manasés (De aquí sale la idea de la Oración de Fe que hacen los protestantes en vez de bautizar inmediatamente)
• El Libro I de los Macabeos
• El Libro II de los Macabeos
• El Libro III de los Macabeos
• El Libro IV de los Macabeos


La famosa e imponente Iglesia Católica les llamó “Deuterocanónicos”, Dios en los tiempos de los Apóstoles lo llamaba “Su Palabra”. Recuerde que el Apóstol Pablo dice “Toda la Escritura es inspirada por Dios” y estos textos cercenados por Judíos en concilios posteriores a la caída de Jerusalén, eran estudiados y citados por los discípulos de nuestro Señor.

Además se encontraban en los Estudios de los primeros Cristianos libros como:

El Libro de Adán
El Libro de Enoc.
El libro de Jaser o Yashar.
Los Salmos de Salomón.
Otros mas…

Dentro del texto bíblico se mencionan algunos libros y epístolas de los cuales no se cuenta con copias reportadas actualmente o solo se conservan fragmentos. Generalmente se les menciona como referencias primarias, escritos de elaboración anterior o como complemento de lo escrito dentro del contexto donde se los menciona. En el caso del Libro de Enoc, este ha venido siendo tenido por apócrifo por la mayoría de religiones (siendo caso contrario el canon de la iglesia ortodoxa etíope) a pesar de haber sido referenciado en la Biblia y encontrarse en un estado íntegro de contenido.

La siguiente lista parcial muestra algunos de los libros que no están disponibles hoy en día en la mayoría de ediciones bíblicas. Dichos libros son:
El libro del convenio o El libro del pacto o El libro de la alianza: Éxodo 24:7

El libro de las batallas del Señor.: Números 21:14

El libro de Jaser (o libro del justo): Josué 10:13 y 2Samuel 1:18

Un libro guardado delante del Señor: 1Samuel 10:25

El libro de los hechos de Salomón: 1Reyes 11:41
El libro del vidente Samuel: 1Crónicas 29:29

El libro del profeta Natán: 1Crónicas 29:29

El libro del vidente Gad: 1Crónicas 29:29

Profecías de Ahías el silonita, y del vidente Iddo: 2Crónicas 9:29

Los libros del profeta Semaías: 2Crónicas 12:15

Las palabras de Jehú: 2Crónicas 20:34

Los hechos de Uzías: 2Crónicas 26:22

Los registros de los reyes de Israel o Las actas de los reyes de Israel: 2Crónicas 33:18

Las palabras de los videntes: 2Crónicas 33:19
Un rollo con la palabra del Señor a Jeremías desde los días de Josías: Jeremías 36:1-4
Un libro de Jeremías contra de toda la maldad de Babilonia: Jeremías 51:60
Un libro de memorias: Malaquías 3:16
Una epístola anterior de Pablo a los corintios: 1Corintios 5:9
Otra epístola de Pablo a los efesios: Efesios 3:3
La carta de Pablo a los laodicenses: Colosenses 4:16
Las profecías de Enoc: Judas 1:14

Algunos grupos protestantes se llenan de orgullo cuando hablan de la revisión Reina y Valera, sin saber que lo que tienen en la actualidad no es lo que Reina y Valera había hecho en un principio, pues hasta el año 1865 Reina y Valera constaba de 74 Libros más el salmo 151 (hermoso por cierto) y no 66 cosa que públicamente reconocen las Sociedades Bíblicas y para muestra mejor ver el Video a partir del minuto 3 se pone interesante:

https://www.youtube.com/watch?v=UHwZwl886SY
0
0
0
0
0No comments yet