Check the new version here

Popular channels

Cinco lugares para el primer aterrizaje en un cometa

La ESA selecciona varios emplazamientos de 67P/Churyumov-Gerasimenko propicios para el aterrizaje, en noviembre, del módulo 'Philae' que viaja a bordo de 'Rosetta'


Los cinco posibles lugares para el aterrizaje han sido denominados con letras. ESA

Apenas dos semanas y media después de que la nave Rosetta se adentrara en la órbita del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha elegido ya cinco posibles lugares para el aterrizaje del módulo que viaja dentro de la sonda.

Philae, como se llama este pequeño robot de unos 100 kilogramos de peso que lleva a bordo, intentará posarse sobre la superficie del cometa a mediados de noviembre. Será la primera vez que un vehículo robótico realice una maniobra así en un cometa. Si lo logra, permitirá determinar la composición de estos cuerpos celestes que, según creen los científicos, conservan parte del material original con el que se formó nuestro Sistema Solar.

Los ingenieros de la ESA han presentado este lunes cinco posibles emplazamientos para la fase más espectacular de la que hasta ahora está siendo una exitosa misión, en plena crisis por la incierta situación de otro de los proyectos estrellas de la agencia europea: los dos satélites del sistema de navegación europeo Galileo lanzados el pasado viernes, no han logrado situarse en la órbita adecuada.

Los responsables técnicos y científicos de la misión Rosetta elaboraron la lista de lugares candidatos el pasado fin de semana en Toulouse, durante una reunión en el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) en la que analizaron todos los datos recabados hasta ahora por la sonda.

Según ha explicado Stephan Ulamec, responsable de la fase de aterrizaje en esta misión, debido a la forma particular y a la topografía del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, algunos emplazamientos para un potencial aterrizaje han tenido que ser excluidos: "Pensamos que los lugares que hemos elegido como candidatos [para el aterrizaje] y que seguiremos estudiando, son técnicamente adecuados basándonos en un análisis preliminar de las dinámicas de vuelo y en otros factores clave. Por ejemplo, ofrecen al menos seis horas de luz diurna y tienen una parte de suelo llano. Por supuesto, todos ellos tienen el potencial para que se realicen descubrimientos científicos únicos".


Recreación artística del módulo 'Philae' a punto de clavar sus crampones sobre el cometa tras separarse de la nave 'Rosetta' (arriba). ESA

"Los cinco lugares elegidos nos ofrecen las mejores oportunidades para aterrizar y estudiar la composición, la estructura interna y la actividad del cometa con los diez instrumentos para hacer experimentos del aterrizador", señala Jean-Pierre Bibring, uno de los principales responsables científicos de la misión.

A lo largo del mes de julio y a medida que se acercaba al cometa, la sonda, que lleva diez años viajando por el espacio, fue tomando fotografías y recabando datos sobre la temperatura del cuerpo celeste.

La forma de esta roca helada (dos lóbulos unidos) sorprendió a los científicos, que la comparan con un patito de goma. "El cometa es muy diferente a lo que habíamos visto hasta ahora y presenta características espectaculares que todavía tenemos que comprender", ha declarado Jean-Pierre Bibring.

Los requisitos

Dicen los científicos de la ESA que seleccionar los posibles lugares para el aterrizaje es un proceso extremadamente complejo y dinámico, pues deben reunir varios requisitos y, además, a medida que la sonda se acerca más al cometa, van disponiendo de más detalles que influyen en la decisión final. Los emplazamientos deben ser adecuados desde un punto de vista técnico tanto para los pasos de separación del módulo Philae de la nave Rosetta, el descenso y el aterrizaje, como en la fase siguiente, cuando el robot comenzará a trabajar en la superficie del cometa utilizando los diez instrumentos con los que está equipado. Además, las incertidumbres sobre la capacidad de navegación del orbitador cuando está cerca del cometa limitan las posibilidades de aterrizaje del módulo.

¿Será capaz Philae de mantener comunicación de forma regular con la nave Rosetta una vez se pose sobre el cometa? ¿Hasta qué punto son comunes en la superficie del cometa irregularidades como grandes cantos, grietas profundas o pendientes pronunciadas? ¿Habrá suficiente luz para llevar a cabo las operaciones científicas y bastante luz solar para recargar las baterías del robot cuando agote sus 64 horas de vida? Los científicos no saben cómo es un cometa así que éstos son algunos de los interrogantes que se plantean a la hora de elaborar una lista de posibles lugares para el aterrizaje.

Los datos recabados por la sonda Rosetta durante las dos semanas posteriores a su entrada en la órbita del cometa, cuando se situó a 100 kilómetros de distancia de su núcleo, están ayudado a responder a estas cuestiones, pues ha ofrecido información sobre la temperatura, la presión, la densidad del gas, su orientación respecto al Sol, su masa o la gravedad en su superficie. Todos estos factores, explica la ESA en su página web, influyen en el aterrizaje.

A cada lugar candidato se le ha asignado una letra (se quedaron con cinco de la lista inicial, en la que había diez). Los sitios B, I y J se encuentran en el lóbulo más pequeño de los dos que tiene el cometa, mientras que los emplazamientos A y C están en el lóbulo más grande. Mientras siguen estudiándolos, la nave sigue aproximándose al núcleo del cometa. De momento no hay ningún favorito entre los cinco puntos preseleccionados. En septiembre, cuando elaboren un ranking de estos lugares, estará a sólo 20-30 kilómetros del cometa, lo que les proporcionará más información para determinar cuál es el más adecuado.

Viaje hacia el Sol

El pasado seis de agosto la nave Rosetta entró dentro de la órbita del cometa, situándose a 100 km. de su núcleo. A partir de ahora, le acompañará durante su viaje hacia el Sol para, a lo largo del próximo año, ser testigo de cómo estos cuerpos se transforman cuando se aproximan a él y de cómo evoluciona su coma (la nube de polvo y gas que lo envuelve y que se forma a medida que se calienta por la acción del Sol).

Los científicos estiman que el máximo acercamiento de ambos al astro rey se producirá el 13 de agosto de 2015, cuando se encuentren a sólo 185 millones de kilómetros. En la actualidad están a 522 millones de km. de distancia (la órbita del cometa en torno a nuestra estrella es de seis años y medio).

El próximo mes de noviembre, cuando Philae intente el aterrizaje, el cometa estará situado a unos 450 millones de kilómetros del Sol, una distancia lo suficientemente grande para evitar que la actividad del cometa pueda entorpecer las maniobras del robot en la superficie de 67P/Churyumov-Gerasimenko. En principio el aterrizaje está previsto para el 11 de noviembre, aunque será el 12 de octubre cuando se anuncie la fecha definitiva.

https://www.facebook.com/AndromedaComputer?ref=hl
+3
0
0
0No comments yet