Check the new version here

Popular channels

Combustión Humana Espontanea [Morir quemado de repente]







Los casos de combustión humana espontánea se han presentando tanto en personas vivas, que consiguen recuperarse, como también en aquellos que fallecieron por estas llamas que, aparentemente, no tienen origen externo. Los casos conocidos son pocos, tanto en niños como adultos, y la ciencia busca explicaciones para determinar si se trata de un fenómeno real o provocado por el hombre.



¿Qué es la combustión humana espontánea?



Por combustión espontánea se entienden los casos de un objeto que, sin razón aparente, aumenta su temperatura rápidamente de forma interna, para posteriormente producir la ignición, transformando ese calor extremo en llamas.

Cuando afecta a una persona se le conoce como combustión humana espontánea. Si bien los científicos no han logrado comprobar un 100% la validez de este fenómeno, si existen algunas hipótesis acerca de su origen.



Los cuerpos que, aparentemente, prendieron mediante combustión humana espontánea, presentan ciertas características que no se dan en otros organismo que ardieron por causas externas.


  • El cuerpo se quema por completo, mientras que objetos cercanos permanecen intactos.
  • La combustión ocurre en varias partes del cuerpo a la vez, con fuentes que no están conectadas entre si, sin un punto de origen claro.
  • La combustión suele partir por el torso, con puntos de ignición en las extremidades inferiores.
  • La combustión humana espontánea comienza cuando el individuo está vivo y continúa después de su muerte, sin señales de intentos de defensa al tratar de apagar el fuego.



¿Cuáles son las causas de la combustión humana espontánea?



Entre las posibles causas de la combustión humana espontánea, están:

  • Una pequeña fuente externa quema la piel, sacando una capa y ardiendo al usar la grasa subcutánea como combustible.
  • La cetosis, que se produce cuando el cuerpo no tiene carbohidratos para quemar, libera acetona, que es altamente inflamable, por más pequeña que sea la fuente.
  • La rápida subida de temperatura de líquidos del cuerpo, unida a los gases intestinales, provocan que el cuerpo encienda ante fuentes muy básicas como cera o cenizas de cigarrillo.



Si bien la ciencia propone posibles causas, no se ha podido explicar, por ejemplo, como todo el cuerpo puede terminar en cenizas, incluyendo los huesos que requieren una temperatura altísima para ello, que incluso no se alcanza en los crematorios.

Diferentes teorías científicas se apoyan en que:

-La victima muere repentinamente por colapso cardiorespiratorio y pierde la consciencia quedando inmovilizados, por ejemplo, una gran dosis de alcohol.

-Una fuente externa de calor que pueda favorecer el efecto de ignición, un cigarrillo y que el individuo haya bebido y sus ropas estén impregnadas de alcohol.



8 Típicos sucesos que ocurren cuando aparece la Combustión Humana Espontanea

1. El fuego suele estar localizado en el cuerpo de la víctima. Los muebles y electrodomésticos cercanos a la víctima suelen quedar intactos. Los alrededores de la víctima sufren poco o ningún daño.

2. La zona alrededor de la víctima y, a veces el resto de la habitación, se encuentra cubierta de un hollín grasiento.

3. El cuerpo de la víctima suele quedar mucho más quemado que en un incendio convencional. Las quemaduras, sin embargo, no se distribuyen uniformemente por todo el cuerpo. El torso suele quedar muy gravemente dañado, a veces reducido a cenizas, pero las extremidades de las víctimas a veces quedan intactas o poco dañadas.

4. Todos los casos ocurren en el interior de edificios.

5. Casi siempre las víctimas tienen algún problema de movilidad (invalidez, sobrepeso...) o se encuentran incapacitadas (consumo de alcohol, barbitúricos...).

6. En todos los escenarios hay alguna posible fuente externa de ignición.

7. Nunca hay testigos oculares del momento del suceso.

8. Las víctimas son encontradas un largo tiempo después de ser vistas con vida por última vez (típicamente más de 6 horas).



El efecto mecha a sido utilizado para explicar los fenómenos de combustión espontánea.

Pero... ¿Que es el efecto mecha?

El efecto mecha (o efecto vela) se produce cuando la ropa de la víctima se prende con alguna fuente de ingnición externa. Si se dan las condiciones adecuadas, este primer fuego quema la piel y empieza a derretir la grasa corporal. Esta grasa es absorbida por la ropa, que actúa como la mecha de una vela, alimentando el fuego de forma constante durante horas. La grasa humana arde a 215 °C aunque, si está embebida en una mecha puede arder a una temperatura menor.

El experimento de efecto mecha realizado por expertos en el tema demuestra que está errado.





Esto fue lo que le pasó a Jack Angel, sobreviviente victima de la CHE (Combustión Humana Espontanea)

Afortunadamente, las víctimas parecían adormecerse al iniciarse la combustión.
El caso de Jack Angel parece ser una prueba de ello. En 1974, en Georgia, Estados Unidos, Angel se fue a dormir y despertó cuatro días mas tarde con unas quemaduras tan horribles que fue necesario amputarle el antebrazo derecho. Por otra parte, el pijama y las sabanas de la cama estaban intactos y no sintió ningún dolor hasta varias horas después de haber recuperado la conciencia. Angel no pudo recordar como se hizo las lesiones, incluso bajo regresión hipnótica.



Casos de CHE (Combustión Humana Espontanea)

Cornelia Zangari di Bandi, Condesa de Cesena.



La condesa había estado bien todo el día, pero durante la cena se encontraba «embotada y con pesadez». La doncella la acompañó a su habitación y, al día siguiente, al no levantarse a la hora habitual, fue a despertarla y encontró los restos de la condesa. Según el relato, la habitación se encontraba llena de hollín. El cuerpo de la condesa había sido reducido a un montón de cenizas que se encontraba a poco más de un metro de la cama, aunque sus piernas y parte de su cabeza se encontraban relativamente intactas. La cama y el resto del mobiliario no habían sido afectados por el fuego, pero estaban cubiertas por una capa grasienta y maloliente. En el suelo se encontró una lámpara de aceite cubierta de cenizas, pero sin aceite. La forma en la que se encontraron las sábanas parecía indicar que la condesa se había levantado en algún momento de la noche.



Mary Reeser.



La última vez que se la vio con vida fue el 1 de julio de 1951, cuando su hijo y su casera, Pansy Carpenter, estuvieron con ella por la tarde. Ese día, a las 5 de la madrugada, la señora Carpenter se despertó por un olor a quemado pero, pensando que se trataba de una bomba de agua que se había recalentado, la apagó y volvió a la cama. Por la mañana, recibió un telegrama dirigido a la señora Reeser. Cuando fue a entregárselo, notó que el picaporte estaba caliente, por lo que, alarmada, fue a pedir ayuda. Junto con dos pintores que estaban trabajando cerca, consiguió entrar. El rincón donde se encontraba la silla donde habían dejado la tarde anterior a Mary Reeser se encontraba seriamente quemado. Los más de 75kg de peso de la señora Reeser se habían reducido a cenizas, y sólo su pie izquierdo era identificable. También se encontraron su hígado, algunas vértebras y su cráneo, reducido al tamaño de una pelota de béisbol. Todo el apartamento mostraba daños por calor por encima de los 1,2m de altura. Las paredes estaban cubiertas con un hollín grasiento, un espejo se había roto y varios objetos de plástico se habían fundido. Por debajo de esa altura, la única evidencia de fuego era una pequeña zona circular quemada donde había estado Mary Reeser.



John Irving Bentley.



El Dr. John Bentley era un cirujano retirado de 92 años. El 4 de diciembre de 1966 unos amigos estuvieron de visita en su casa y se fueron alrededor de las 9 de la noche. A la mañana siguiente, Gosnell, un empleado de la compañía eléctrica fue a revisar el contador del Dr. Bentley. Dado que Bentely tenía problemas de movilidad y sólo podía andar con su andador, Gosnell tenía permiso de éste para entrar en el sótano siempre que fuera necesario. Cuando bajó al sótano, Gosnell notó un extraño olor y un hollín azulado, por lo que subió al piso a investigar. El dormitorio estaba lleno de humo, y en el cuarto de baño encontró los restos de John Bentley. Lo único que quedaba de él era un montón de cenizas y su pie derecho. Cerca de los restos estaba su andador, con los mangos de plástico todavía intactos. Al parecer, el Dr. Bentley era un fumador empedernido y bastante descuidado de pipa. En su armario se encontró ropa con quemaduras de tabaco.



Nicolle Millet.



Aunque existen historias anteriores, el primer caso de muerte atribuida a la combustión humana espontánea con fecha conocida ocurrió en 1725. El caso fue recogido por el francés Jonas Dupont en el libro De Incendiis Corporis Humani Spontaneis (Sobre el fuego espontáneo en el cuerpo humano). Dupont se inspiró en el caso de un hombre que fue juzgado por el asesinato de su mujer. La víctima, Nicolle Millet, había sido hallada quemada en una silla que permaneció indemne. Durante el juicio, un joven cirujano llamado Nicholas le Cat convenció al jurado de que la muerte de la mujer era un caso de combustión humana espontánea. El acusado fue declarado inocente y el jurado dictaminó que la mujer había muerto «por la visitación de Dios». En Secrets of the Supernatural Joe Nickell afirma que los restos de la señora Millet no fueron encontrados en una silla sin quemar, sino que su cabeza, parte de la columna vertebral y de las extremidades inferiores fueron encontrados quemados en la cocina, donde el suelo se encontraba también quemado.












Si estas interesado en el tema, te recomiendo que mires los siguientes videos...
Podes ver también "El efecto mecha"

















Cualquier cosa excepcional, se aplasto por la gente común, con la envidia, la ignorancia y todos sus males comunes...




Si te gusto mi aporte, RECOMENDALO!
0No comments yet
      GIF
      New