Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Si tu hijo se llevó materias previas en la escuela, castigalo (pero de esta manera)
El boletín no es lo que esperabas. Ahora tu hijo llega con la cabeza baja y te dice que se lleva materias. A no desesperar: te damos cinco consejos para que aprendas a reaccionar frente a la mala noticia.


¿Pocas ganas de estudiar? ¿Muchas salidas con amigos? ¿Demasiado tiempo perdido en la computadora? Las razones pueden ser muchas, pero una vez que tu hijo se llevó las materias no se puede volver el tiempo atrás. Es hora de estudiar y de aplicar un buen correctivo a nuestro querido y rebelde adolescente. ¿El método? Sin peleas, gritos ni castigos. Se trata de hablar y dosificarle privilegios.

1- QUE SE HAGA CARGO
Si tu hijo tuvo pésimas notas o se llevó materias por pegar muchos faltazos, lo mejor que podés hacer es tratar de que tome conciencia de que él fue el responsable y no la “profe mala onda”. Para que la situación no se repita en el futuro, es necesario que el chico reconozca que el fracaso fue por falta de estudio y no porque la mala suerte lo persigue.


2- EVITÁ EL ATAQUE DE NERVIOS
Por más que la noticia te haga poner los pelos de punta, tratá de hacer Ohm y relajarte. No se trata de simular que no pasa nada, pero enojarte y armarle un escena a tu hijo sólo jugará en contra. Investigadores de las universidades de Sevilla y País Vasco, analizaron a 800 adolescentes y distinguieron tres tipos de modelos de padres: los estrictos, los democráticos y los indiferentes. Según el estudio, “los adolescentes con padres democráticos presentan un mayor interés hacia la escuela y un mejor rendimiento académico”. ¿Lo ideal? Ser firme pero comprensiva.


3- NO ES TAN TERRIBLE
Tener malas notas y llevarse materias tampoco es una catástrofe. Cuando recibas la noticia, en vez de querer saltarle a la yugular, respirá profundo y salí a dar una vuelta. No necesariamente significa que fallamos como padres o que tendríamos que haberle estado a nuestro hijo más encima. La realidad es que no somos responsables de todo lo que les pase a nuestros chicos. Así que dejá la culpa y la bronca de lado. En vez de perder el tiempo lamentándote, ayudá a tu hijo a prepararse para los exámenes.

4- EN VEZ DE CASTIGO, CONSECUENCIAS
Poner a tu hijo adolescente en penitencia, prohibir que use la compu o que vea a sus amigos, es una arma de doble filo. Los expertos aseguran que, lejos de servir como“correctivo”, aumenta la rebeldía y lo desmotiva. Volverte enemigo de tu hijo, no le conviene a ninguno de los dos. Lo mejor es armar un plan de estudios y darle privilegios si lo cumple. Ejemplo: en vez de decirle que no va a jugar a los videojuegos durante un mes, dejá que juegue una hora después de haber estudiado dos. Un estudio de la Universidad de California señala que los castigos duros provocan en los hijos hostilidad, nerviosismo, problemas de conducta y reducen el desempeño escolar. En cambio, los castigos leves tienen efectos beneficiosos: refuerzan un comportamiento asertivo y estimulan las ganas de concretar un fin.


5- EVITÁ QUE TE AGARRE DE SORPRESA
Llevarse materias no es algo que pasa de la noche a la mañana. Las malas notas y los bochazos, se ven venir. Lo ideal es que, para la próxima, tanto vos como tu hijo puedan estar alertos a las notas que tiene durante el transcurso del año. La idea es prevenir y, si es necesario, que tome clases particulares o pase más tiempo frente a los libros. Para eso mantené los ojos bien abiertos y ofrecele tu ayuda para estudiar. A veces alcanza con preparle un café o motivarlo con un chocolate mientras se prepara para rendir.