Popular channels

Cómo un Simple Número Puede Cambiar el Universo



La mayoría de ustedes están probablemente familiarizados con el concepto de constantes físicas; sin embargo, si no lo estás, recomiendo enormemente que leas lo siguiente. Últimamente, estos números son la estructura matemática subyacente de nuestro Universo entero, así que son muy importantes. De hecho, toda la complejidad que vemos en el cielo de noche, toda nuestra ciencia, todo lo que sabemos y vemos, todo esto proviene de unos pocos números. Sé que suena bastante loco, razón por la que te pediré que mantengas tu incredulidad solo por unos pocos minutos, y déjame explicar…


Constantes Físicas Fundamentales.

Actualmente hay sólo 26 números fundamentales que definen todo nuestro Universo. Puedes pensar en estos números como relojes de una máquina cósmica, ajustados en los valores correctos con el fin de permitir que nuestro Universo exista. Estos relojes fundamentales, si quieres, todos tienen la característica única de que literalmente no pueden ser simplificados (al menos, aún no) a un número más simple. Son, por definición, fundamentales. Todas las constantes físicas fundamentales comparten el mismo rasgo de no poseer ninguna unidad de medida (suena confuso, lo sé, pero espera).

Estos números no poseen unidades de medida porque todas las mediciones vienen de estas constantes. En efecto, las constantes físicas fundamentales son los números sobrantes de las teorías científicas de la relatividad general y de la teoría cuántica de campos. Son las más reducidas piezas del puzle, y no pueden ser desglosados ellos mismos de ningún modo. En cierto sentido, ellos “se caen” de las teorías como puros hechos matemáticos del Universo.

Algunos ejemplos de estas constantes incluyen, aunque no están limitados a estas: la velocidad de la luz, la masa de un quark arriba, la masa del electrón, la constante cosmológica, la constante gravitacional, etc. Todas estas constantes citadas no pueden cambiar.


Más constantes fundamentales.

Cada una es única, a pesar de que se combinan juntas para formar literalmente todo a través de sus invariables valores -son números que mantienen nuestros átomos juntos y hacen arder las estrellas. Sin estos números exactos, no habría Universo (al menos, no como lo conocemos). Así, una pregunta que podría ser formulada es, ¿y si movemos esos relojes?


¿Y sí estas constantes – por alguna milagrosa posibilidad – cambiaron?

Si nuestras teorías siguen en pie, entonces significaría una catástrofe para nuestro Universo. Por ejemplo, observa la fina constante de estructura, la constante que determina la fuerza bruta del campo electromagnético. Si este valor fuera cambiado en solo una fracción de su valor actual, los átomos nunca habrían sido capaces de formarse. Los electrones serían repelidos con mucha fuerza por el núcleo y, bum, nada. Bueno, no, allí habría algo, pero no lo reconoceríamos en absoluto. Ese nuevo Universo sería esencialmente un cálido resplandor sin ninguna estructura perceptible.

Cada vez que cambias alguna de las piezas, un nuevo universo sería formado de una manera enormemente distinta de la que vemos en nuestro propio Universo. Esta es la razón por la que debemos tener respeto por estas constantes físicas fundamentales. En todas las escalas, desde los quarks a los quasars, estos números nos definen.


[/size]





0
0
0
0No comments yet