Check the new version here

Popular channels

Conductismo y Psicoanálisis

INTRODUCCIÓN

El Psicoanálisis y el Conductismo, como dos teorías opuestas, constituyen las principales escuelas de la Psicología.

En el presente informe se efectuará un paralelismo entre los marcos teóricos del Conductismo y del Psicoanálisis, destacando sus principales postulados. Finalmente, se desarrollarán por medio de ejemplos la manera en que se ven reflejados los principios de estas dos corrientes en la vida cotidiana.

Conductismo

El Conductismo, también llamado Behaviorismo (derivado del vocablo inglés “behavior” que significa “comportamiento”) es una corriente de pensamiento científico orientada al estudio de la conducta objetiva, es decir, todo aquello que puede ser observable, medible y cuantificable. Trata de explicar cuáles son los mecanismos intrínsecos de las personas a partir de que el hombre adquiere más conocimiento. Manifiesta una oposición científica, teórica y técnica al Subjetivismo; dejando de lado el estudio de la consciencia y del subconsciente.

El conductismo diverge en dos versiones que proponen una explicación de cómo las personas aprenden.
Por un lado, el Conductismo Clásico tiene su origen a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.
Uno de sus principales exponentes es John B. Watson quien explica el comportamiento por medio del aprendizaje y reflejos condicionados. Considera que los seres humanos nacemos con un grupo de reflejos innatos que son conexiones entre estímulos y sus respuestas y que somos capaces de crear y aprender nuevas conexiones entre estímulos-respuestas mediante el condicionamiento. Si un nuevo estímulo actúa junto con el estímulo que produce la respuesta refleja, después de repetidas veces, el nuevo estímulo producirá por sí sólo la respuesta, gracias a la asociación.

Otro de los teóricos del Conductismo Clásico es Ivan Petrovick Pavlov, quien estudia los estímulos condicionales e incondicionales y sus respuestas. Establece que ante diferentes estímulos (incondicionales, como lo son los filogenéticos y condicionales, como lo son los ontogenéticos) se pueden obtener respuestas similares. Las respuestas incondicionales son aquellas que se obtienen a partir de los estímulos incondicionales siendo éstos filogenéticos, es decir, que son transmitidos a través de los genes y son propios de la especie; por ejemplo, el reflejo rotuliano. En cambio, las respuestas condicionadas son las que se obtienen a partir de un estímulo condicionado (siendo éstos ontogenéticos, es decir que se aprenden) que se ha generado gracias a un proceso de aprendizaje y relación con el estímulo incondicionado. Para explicar el proceso de asociación, Pavlov realiza investigaciones acerca del aparato digestivo y nervioso, utilizando el modelo de salivación del perro. En un principio, los perros de laboratorio salivaban ante la presencia de carne como respuesta refleja; luego los hambreaba por unos días y posteriormente realizaba el condicionamiento haciendo sonar, por ejemplo una campana y segundos después les entregaba la carne. Al comienzo, el animal no salivaba ante los sonidos, pero al cabo de sucesivos apareamientos entre el estímulo sonoro y la carne, los perros comenzaban a salivar ante sólo la presencia del sonido y sin la presencia de la carne. A partir de dicha investigación, Pavlov concluye que los reflejos salivales habían sido condicionados a responder ante la presencia de un estímulo nuevo (el sonido). Éste era neutro en sus efectos pero con el proceso de condicionamiento se convierte en estimulante para la secreción salival como si fuera la propia carne, ya que durante el Condicionamiento Clásico el organismo aprende una nueva asociación entre dos nuevos hechos o estímulos.

De los estudios realizados se elaboran los principios de validez universal de las respuestas condicionadas:
Principio de frecuencia: para que un proceso de condicionamiento se establezca con eficacia, la presentación de los estímulos, tanto condicionados como incondicionados, debe ser frecuente.
Principio de recencia: la aplicación del estímulo condicional debe ser reciente en el tiempo con el estímulo incondicional.
Principio de extinción: los condicionamientos deben repetirse ya que lo aprendido se extingue si los condicionamientos no son reiterado.
Principio de recuperación espontánea: si se extingue la respuesta, y luego se reanuda la asociación se recupera rápidamente el aprendizaje.
Principio de generalización: la respuesta condicionada a cierto estímulo tiende a producirse frente a estímulos semejantes.
Principio de discriminación: el sujeto está condicionado a responder a determinado estímulo y no a otro.
La otra versión es el Conductismo Operante o también llamado Neoconductismo, que pone énfasis en la relación entre las conexiones de la conducta y las respuestas del medio.

Uno de los principales exponentes de esta corriente es Edward L. Throndike, quien toma el Principio del Placer de la teoría del Hedonismo, que indica que los seres vivos tienden a realizar aquellas cosas que les producen placer y a evitar aquellas que les producen displacer. Este fenómeno implica el aprendizaje gradual de la respuesta correcta, mediante la Ley de Efecto, la cual establece que la fijación de las conexiones estímulo-respuesta dependía no sólo de que éstos se presenten juntos (como en el Condicionamiento Clásico), sino también del refuerzo que da el medio. Si la respuesta era seguida de un factor-satisfacción la conexión estímulo-respuesta se fortalecía. Si el refuerzo seguido era un factor-perturbador, la conexión entre estímulo-respuesta se debilita.

Otro de los teóricos de esta versión es B. F. Skinner quien distingue dos tipos de conductas:
Conducta Respondiente: es producida por estímulos específicos y está formada por las conexiones estímulos-respuestas, denominados reflejos. Ante estímulos específicos el organismo produce una conducta refleja específica. (Propia del Conductismo Clásico).
Conducta Operante: es el comportamiento que opera sobre el medio ambiente y su aprendizaje se produce por un proceso de condicionamiento, determinado por el refuerzo dado por el medio.
Para la realización de sus investigaciones elabora la Caja de Skinner, que contiene en cuyo interior un manipulador junto a un dispositivo electrónico que facilita los reforzadores otorgados por el panel de control. El mecanismo proporciona reforzadores que podrán producir satisfacción o desagrado, y las respuestas que da el individuo son llamadas Operantes Libres ya que puede producirlas cuantas veces quiera.

Los reforzadores pueden clasificarse en positivos (aquellos que producen satisfacción y aumentan la probabilidad de que la conducta se repita) y negativos (aquellos que producen displacer y que debilitan las conexiones entre estímulos respuestas). A su vez, también pueden dividirse en primarios, que refuerzan de modo innato, y secundarios, que poseen un valor social. Es de suma importancia establecer que su propiedad reforzante no es universal sino que cada individuo, según sus particularidades, es proclive a ser estimulado por ciertos factores y no por otros.

Existen diversos programas de refuerzo (programas de condicionamiento), que divergen en:
Refuerzo continuo: para cada respuesta al manipulador se da un reforzador.
Refuerzo intermitente: sólo algunas respuestas son seguidas por el refuerzo.
Programa de razón: la frecuencia de los reforzadores depende de la cantidad de respuestas emitidas. Puede ser fijo (el sujeto es reforzado después de un número específico de respuestas) o variable (se refuerza un promedio de respuestas).
Programa de intervalo: la frecuencia de los reforzadores depende del paso del tiempo. Al igual que el programa anterior también se puede dividir en fijo (el sujeto recibe un reforzador luego de haber transcurrido un período de tiempo estipulado, por ejemplo cada 10 minutos) o variable (el reforzador se puede obtener en diferentes períodos de tiempo, es decir que el intervalo puede acortarse o alargarse).
A través de la aplicación del Conductismo Operante se pueden producir variaciones en la conducta:
Extinción: se puede lograr la extinción de una conducta por medio de la supresión del refuerzo positivo que la mantenía vigente.
Imitación social: se aplican refuerzos positivos a figuras destacadas con el fin de que el sujeto imite su comportamiento para obtener sus mismos reforzadores.
Aprendizaje discriminativo: se usan refuerzos positivos para recompensar respuestas deseadas a determinados estímulos, y refuerzos negativos para castigar respuestas no deseadas.
Modelado de la conducta por aproximación sucesiva: se utiliza para lograr una conducta inexistente en el repertorio conductual del sujeto. Implica un refuerzo positivo para aquellas conductas que se aproximan al objetivo deseado y un no refuerzo a las conductas no deseadas.
Condicionamiento evitativo: se extingue la conducta no deseada a partir del uso de reforzadores negativos.

Psicoanálisis

Es una teoría propuesta por Sigmund Freud que nace a fines del siglo XIX. Es la contracara del Conductismo ya que estudia todas las significaciones internas y sirve para entender la conducta objetiva, es decir lo consciente.

En su primera tópica Freud plantea que el aparato psíquico, que es lo que llamamos nuestra vida mental, se compone por aspectos tanto conscientes como inconscientes. Se divide en:
Consciente: es un estado fugaz
Preconsciente o Subconsciente: son aspectos que se pueden tornar conscientes fácilmente, aunque dejen de serlo pueden volver a la consciencia sin dificultad.
Inconsciente: son los procesos y contenidos que no tienen acceso a la concienciación y que por ello se deben inferir, adivinar y traducir a la expresión consciente. Es decir que son todos los deseos reprimidos, lo que no se pude designar y se vuelve consciente a través de nuestros esfuerzos.

Posteriormente, elaboró una segunda tópica constituida por:
Ello: es la instancia más antigua del aparato psíquico que concentra los instintos organizados en la organización somática y tiene por contenido todo lo heredado, lo innato. No se comunica directamente con el mundo exterior. Es lo inconsciente, lo no accesible, que tiene un propio mundo de percepciones donde actúan los instintos. Se rige por el Principio del Placer.
Yo: es una parte del Ello que experimenta una transformación bajo su exposición al mundo exterior. Es una instancia mediadora entre el Ello y el mundo exterior que acumula experiencias y enfrenta los estímulos moderados modificando el mundo exterior según su conveniencia. Hacia el interior y frente al Ello, gobierna las exigencias de los instintos y decide si suprimirlos o no. Tiene como función la Autoconservación.
Super-yo: es la conciencia moral, constituida por normas, mandatos y leyes, las cuales les impone al Yo. Desempeña el papel de mundo exterior y representa el pasado cultural que el niño deberá reexperimentar en sus primeros años de infancia. Se rige por el Principio del Deber.

Freud también realiza dos teorías para clasificar a los instintos. Un instinto es una fuerza impulsora regida por las necesidades del Ello. En su Primer Teoría de los Instintos, supone el instinto de Autoconservación (fuerzas que protegen la integridad del individuo) y el instinto Sexual (fuerzas destinadas a conservar la especie). Más adelante, en su Segunda Teoría de los Instintos, los distingue entre Eros, que reúne los instintos de autoconservación y sexuales, tiene como fin conservar la unión y es llamado también instinto de amor; y Thánatos, es decir el instinto de destrucción, también llamado instinto de muerte.

Para el Psicoanálisis es necesaria la diferenciación entre sexual y genital, ya que la sexualidad es un concepto mucho más amplio que incluye otras actividades que no tienen relación con los órganos genitales. Además, considera que la vida sexual abarca tanto una función de obtener placer como otra de procreación. Por último, la vida sexual se inicia luego del nacimiento en la llamada temprana infancia y es allí donde se manifiestan ciertos signos de actividad corporal vinculados con un fenómeno psíquico llamado líbido (fuerza en relación al amor, el deseo y lo sexual).

A partir de ello, Freud clasifica las diferentes etapas del desarrollo psico-sexual en:
Etapa Oral (de 0 a 1 año): la líbido imanta la zona bucal, la cual origina el placer. Con la aparición de los primeros dientes, el niño entra en la Etapa Oral Sádica, durante la cual se produce satisfacción a través de las agresiones.
Etapa Anal (de 2 a 3 años): comienza cuando se produce el control de esfínteres y se busca la satisfacción en las funciones excretoras. Más adelante, en la Etapa Anal Sádica, la satisfacción está dada por las agresiones.
Etapa Fálica: la líbido llega a su máximo para luego descender. El niño descubre su órgano genital y tanto el varón como la mujer giran en torno a la existencia universal del pene. El varón ingresa al Complejo de Edipo y luego descubre la falta de pene en la mujer. La mujer se inicia en el Complejo de Electra y luego descubre su falta de pene.
Etapa de Latencia (de 7 a 11 años): la líbido no se manifiesta y se produce un período de reposo.
Etapa Genital (pubertad): se produce la maduración del aparato genital para la reproducción.

Por otra parte, Freud estudia las diferentes vías para acceder al inconsciente y descubre que se manifiesta a través de los actos fallidos, las asociaciones libres y los sueños.

Los sueños son concreciones formadas por impulsos instintivos procedentes del Ello (deseos inconscientes reprimidos) o por deseos insatisfechos de la vida diurna procedentes del Yo. El sueño está constituido por dos niveles: el contenido manifiesto, que es lo que recordamos del sueño, y el contenido latente, que es todo lo reprimido que no se recuerda.

Los sueños pueden ser confusos, incomprensibles y hasta absurdos, ya que sus contenidos contradicen todas nuestras nociones de la realidad. Al dormir, el material inconsciente del Ello se impone al Yo, se torna preconsciente y, bajo el rechazo del Yo, sufre transformaciones que se conocen como deformaciones del sueño. Dichas deformaciones se clasifican en: condensación, entendida como la tendencia a formar nuevas unidades con elementos que en el pensamiento vigil habríamos mantenido separados; desplazamiento, es la tendencia a que un elemento accesorio de las ideas del sueño aparezca en el sueño manifiesto como el más claro e importante o bien a la inversa, es decir que las intensidades psíquicas de desplazan de un elemento a otro; y por último el simbolismo, a través del cual se traen recuerdos que el soñante ha olvidado y que no le son accesibles en la vida diurna y también recurre a símbolos lingüísticos cuya significación generalmente ignora el soñante.

B) Ejemplos:
Ámbito cercano:

Familiar: En el caso del Conductismo encontramos varios ejemplos de cómo los padres le imponen o restringen conductas a sus hijos. Cuando se desea extinguir una conducta en un individuo, se suprimen los refuerzos positivos que la mantenían vigente; así los padres o hermanos de un bebé dejan de responder al llanto del niño cuando se lo acuesta, y de ésta manera con el transcurso del tiempo se producirá la extinción del llanto ante el hecho de ser acostado. Otro ejemplo podría ser el de un niño de 3 años al que se le quiere enseñar a utilizar el baño. En este caso, los padres le otorgarán un refuerzo positivo (felicitaciones, demostraciones de aprobación o alegría, etc.) cuando la conducta del niño se aproxime al objetivo deseado (la utilización del baño).

En el caso del Psicoanálisis vemos como influye el entorno familiar en un niño que está en proceso de formación de lo correcto y lo incorrecto. Los padres le imponen a su hijo a través de normas y reglas la apreciación que el niño debería tener conformando así el Super-yo.

Amistades: En relación al Conductismo vemos como influyen las formas de imitación en la conformación de la conducta; por ejemplo estamos delante de un comportamiento de copia cuando en un grupo de amigos hay una figura que por algún motivo se desea imitar, produciendo las mismas conductas con el fin de obtener esos refuerzos positivos. También podemos encontrar un tipo de comportamiento dependiente del compañero donde en un grupo de amigos hay un líder o figura destacada a la cual se remite para saber cómo, cuándo y de qué manera debe ser realizado el acto con el fin de obtener lo que éste ha logrado.

Respecto al Psicoanálisis un ejemplo sería el cómo un niño que tuvo una pelea con un amigo en el día, cuando está dormido sueña que se pelea con su madre como resultado de un desplazamiento generado en el sueño del Yo.

Vecinal: Un ejemplo de cómo se utilizan las premisas del conductismo en el ámbito vecinal sería cuando a un vecino de un edificio con departamentos se le impone una penalidad por hacer demasiado ruido; al recibir este tipo de refuerzo negativo (castigo) el vecino no volverá a repetir esa conducta para no ser castigado nuevamente.

En relación al Psicoanálisis vemos como un hombre enojado porque su vecino le ocupa su lugar de estacionamiento reprime su instinto incentivado por el Ello de responder con violencia (instinto de destrucción o Thánatos).

2. Educacional:

Con respecto al Conductismo podemos citar el ejemplo de una maestra que amonesta a un alumno que ha transgredido una norma de convivencia escolar que es una conducta no deseada que para extinguirla hay que utilizar reforzadores negativos.

En el Psicoanálisis podemos tomar el ejemplo de un niño que se encuentra en el período de latencia de su evolución psico-sexual y que resalta en clase por canalizar su líbido en sus estudios; también puede ser el caso de un niño revoltoso que canaliza para el lado de las travesuras.

3. Mediático:

Respecto al Conductismo, tanto en TV como en radios o medios gráficos, etc. vemos como a través de la propaganda o publicidad se busca generar un tipo de imitación social para que las personas (consumidores) compren determinados productos, para así obtener los refuerzos positivos que venden los medios. Vemos como las personas interesadas en mejorar el estado de su salud dérmica compran productos como la “Baba de caracol” o cremas varias para obtener los resultados que muestran las publicidades de la TV.

En relación al Psicoanálisis, los medios influyen en la formación de valores o ideales sociales con los cuales los individuos parte de una sociedad deben cumplir para estar dentro de lo aceptado; así el Super-yo toma estos modelos y busca seguirlos.

CONCLUSIÓN

A partir de la realización de este informe hemos logrado diferenciar los conceptos teóricos de estas dos corrientes y así, por medio de ejemplos, aplicarlos a las situaciones de la vida cotidiana.

Consideramos que es de suma importancia la realización de los trabajos prácticos para que como alumnos seamos capaces de establecer la estrecha relación existente entre la teoría y la vida cotidiana; ya que son temas que siguen vigentes en nuestros tiempos y que son el trasfondo de un sinfín de acciones y formas de actuar que realizamos prácticamente de manera inconsciente.

+1
1
0
0
1Comment
      GIF
      New