Canales populares

Conoce a la Botella de Vino Más Antigua del Mundo

Conoce a la Botella de Vino Más Antigua del Mundo



Se cree que esta belleza es la botella de vino más vieja del mundo. Fue desenterrada en 1867 mientras se excavaba la tumba de una pareja de nobles romanos que habían sido enterrados cerca de la actual ciudad alemana de Speyer. Sorprendentemente, la bebida data aproximadamente del año 325 DC, lo que significa que tiene unos 1.680 años. Es decir ¡613.000 días!

La botella que se muestra aquí es una de las varias botellas halladas en el sarcófago (16 en total); sin embargo, es la única que permanecía intacta. Es un recipiente de 1,5 litros y debía acompañar a la pareja en su viaje al más allá.

A menudo se ha dicho que el buen vino envejece bien. Sin embargo, si el dicho es cierto, o este no era “buen” vino o el refrán no aplica a botellas de cerca de dos milenios de antigüedad. El análisis científico ha revelado que parte del líquido contenido en la botella alguna vez fue vino, pero debemos enfatizar la frase alguna vez.

En la antigüedad, se solía verter aceite de oliva en las botellas de vino en un intento de sellar el líquido del aire exterior para preservarlo. Esto pudo haber funcionado por algunos años, pero este método no puede contra siglos de añejamiento. En consecuencia, en el estado actual, la botella guarda el residuo de un líquido claro que (tristemente) ya no es alcohol. Ha perdido todo su contenido de etanol. Sobre este líquido, llenando cerca de dos tercios de la botella, hay una mezcla sólida similar a la resina.

En última instancia, los investigadores sostienen que el aceite de oliva es lo que ha permitido que el vino sobreviva hasta la actualidad. Debido al espesor del aceite en esta botella, ha permitido la conservación de la pequeña cantidad de líquido que podemos ver hoy. Es más, esta botella de 1.650 años de edad ha llegado hasta aquí en parte debido a que estaba sellada con cera, en lugar de con un corcho moderno, que se habría podrido hace mucho tiempo. El hecho de que el cristal no se haya roto es un tanto sorprendente, ya que el vidrio romano no es famoso por su tenacidad.

Los investigadores creen que la botella fue producida en el área que rodea lo que hoy en día es Alemania, durante el siglo IV DC (se ha situado entre los años 325 y 350 DC). No es sorprendente que haya tenido una larga historia. Luego de ser enterrada con el noble romano y su posterior descubrimiento en el siglo XIX, la botella hizo varios viajes y hasta fue analizada por químicos del Kaiser durante la Primera Guerra Mundial.

Este vino del año 352 DC ha estado en exhibición en el Museo Histórico Pfalz por más de un siglo y, por algún tiempo, los científicos han debatido si la botella debía ser abierta. Sin embargo, el curador de vinos del museo, Ludger Tekampe sostiene que el contenido no sobreviviría la experiencia, debido a su extrema antigüedad. En un comunicado, Tekampe afirmó: “No estamos seguros de que el contenido sobreviviría el choque del aire. Es líquido aún y hay quienes sostienen que debería ser sometido a nuevos análisis científicos, pero no estamos seguros. Personalmente, he sostenido la botella en mis manos en dos ocasiones, durante renovaciones. Fue un sentimiento asombroso.”

Actualmente, la botella permanece sin abrir y en exhibición. Teniendo en cuenta que ha estado aquí por tanto tiempo, no hay ninguna prisa en llegar a una decisión, y no es probable que sufra algún cambio dramático en breve. De hecho, Tekampe sostiene que el contenido de la botella no ha sufrido ninguna alteración en los últimos 25 años.

La profesora en vinos Monika Christmann dijo: “A nivel microbiológico, es probable que no esté arruinado, pero (como se puede apreciar basándonos en su apariencia) no representaría placer para el paladar.”


[/size]





0
0
0
0No hay comentarios