Check the new version here

Popular channels

Construye dispositivos controlados por la mente fácil


 
 
Este nuevo dispositivo te permite interpretar las ondas de tu cerebro y poder controlar robots con ellas


Descuida no necesitas estudiar medicina ni ser neurólogo para poder leer las ondas de tu cerebro. Una comunidad de investigadores, ingenieros, artistas, científicos, diseñadores, fabricantes y más fueron los que crearon este dispositivo.


Con el reciente lanzamiento de su tienda online vendiendo su interfaz cerebro-computadora (BCI), Joel Murphy y Conor Russomanno pretenden desatar una ola de creaciones neurotecnológicas (yo esperaría un boom similar al que causaron las impresoras 3D). Su sistema permite a los DIYeros, inventores, ingenieros y aficionados a la electrónica  usar las ondas cerebrales para controlar cualquier cosa que puedan hackear: un videojuego, un robot, electrodomésticos y todo lo que se les ocurra. “Parece que se vendrá una oleada” dice Russomanno. “Las puertas están a punto de abrir”. Y puesto que su tecnología es de código abierto, los creadores esperan los hackers también ayuden a mejorar el BCI.


Lo utilizado para implementar al OpenBCI, muy simple


Su sistema OpenBCI funciona mediante una señal de electroencefalograma, una medida de la actividad eléctrica del cerebro capturado mediante electrodos que se colocan sobre el cuero cabelludo. El componente fundamental del dispositivo es un chip relativamente nuevo de Texas Instruments, que toma en datos analógicos de hasta ocho electrodos y los convierte en una señal digital. Russomanno y Murphy utilizaron el chip y una placa Arduino para crear OpenBCI, que en principio amplifica la señal cerebral y la envía vía Bluetooth a una computadora para su procesamiento. “El gran problema es conseguir los datos del chip y hacerlos accesible”, dice Murphy. Con estos datos accedidos, Murphy espera que los fabricantes construyan cosas que incluso no se han imaginado todavía.


El proyecto comenzó en el 2011, cuando Russomanno era estudiante en la clase de computación física de Murphy en Parsons y le dijo a su profesor que quería hackear un juguete de EEG hecho por Mattel. Una diadema de juguete con lector EEG incorporado que  supuestamente detectaba la concentración del usuario (en el juego activaba un ventilador que hacia flotar una bolita). El problema es que la tecnología no parecía muy fiable, y puesto que no era de código abierto, Russomanno no pudo estudiar el método del juguetepara  recopilar y analizar los datos de EEG. Entonces fue cuando decidió que era necesaria una alternativa open source si quería divertirse.



Entonces, Russomanno y su profesor pronto contactaron al ingeniero Chip Audette, de la firma Creare New Hampshire R&D. Una vez que el equipo improvisó un prototipo de su sistema de OpenBCI, decidieron ofrecer sus equipos al mundo con una campaña Kickstarter, que terminó en enero y junto más del doble de la meta de $100,000 dólares.
 
 
La placa del OpenBCI


Pero Murphy y Russomanno pronto se encontraron con que la producción sería más difícil y tomaría más tiempo del esperado (como suele pasar con los  proyectos de Kickstarter), así que tuvieron que aplazar la fecha de su envío por varios meses. Ahora, sin embargo, están en el negocio y Russomanno dice que enviar el  producto es sólo el comienzo. “No sólo queremos vender algo, queremos enseñar a usarlo y también desarrollar una comunidad” OpenBCI quiere ser un portal en línea donde los experimentadores pueden intercambiar consejos y publicar proyectos de investigación.


Así que una vez que se están transmitiendo los datos de ondas cerebrales de una persona en un ordenador, ¿qué se puede hacer con ellos? OpenBCI facilitará un software simple, pero sobre todo Russomanno y Murphy planean observar como los inventores inventan nuevas aplicaciones para el BCI.


Audette, el ingeniero de Creare, ya está hackeando uno robots arácnidos de pelea que son usados por control remoto. Audette utiliza un prototipo de OpenBCI para identificar tres distintas ondas cerebrales que puede reproducir a voluntad, y envia a esas señales a una araña de batalla  para girar a la izquierda o hacia la derecha o caminar hacia adelante. “La satisfacción es increíble la primera vez que mueves algo con tu cerebro “, dice Audette. “Es como si fuera el rey del mundo porque pude mover este robot”. Y no es para tanto créanme, la primera vez que hice que unos LEDs parpadearan fui tan feliz.


Aquí podemos ver un video con los elementos que utilizó para poder mover al robot.






Un ejemplo de aplicación del OpenBCI ocurre en Los Angeles. Un grupo está usando otro prototipo para dar a un artista grafitero  paralítico la capacidad de practicar su oficio otra vez. El artista, Tempt One, fue diagnosticado con la enfermedad de Lou Gehrig en 2003 y progresó poco a poco hasta quedar totalmente inmovil. En el año 2010 no podía moverse o hablar y permanecía inerte en una cama de hospital, pero con su conciencia, intelecto y creatividad intactos atrapado dentro de su cráneo. Ahora sus seguidores están desarrollando un sistema llamado el BrainWriter: están utilizando un OpenBCI para grabar las ondas cerebrales del artista y están ideando formas de utilizar esas ondas cerebrales para controlar el cursor de la computadora para que Tempt pueda esbozar sus diseños en la pantalla.





Otro colaborador cree que OpenBCI será útil en la medicina convencional. David Putrino, director de la telemedicina y rehabilitación virtual en el centro de rehabilitación de Burke, en White Plains, Nueva York, dice que está comparando el sistema de código abierto con los dispositivos de EEG usados en los hospitales con los que normalmente trabaja que cuestan uno $60.000 dólares (tengo que admitir que no esperaba que costarán tan caros). Él llamo al sistema de OpenBCI robusto y sólido diciendo “no hay forma de que este aparato no pudiera producir una buena señal”.


Así que con esto estoy seguro de que se te acaban de ocurrir muchos proyectos que podrás controlar con la mente. Aún estas a tiempo pues los OpenBCI están en preventa para entregarse en Octubre 2014. Si eres ingeniero y estas en la universidad seguramente ganarás concursos de proyectos presentando buenas propuestas que por supuesto serán totalmente innovadoras.


Claro, esto es una inversión que vale la pena. El aparatito está en $399 dólares listo para utilizar. Pero claro, lo bello de que algo sea open source es que podrás encontrar los esquemáticos en la página oficial con lo que podrás armar tu propio OpenBCI y hasta mejorarlo. Adelante, aún estás a tiempo para sobresalir y salir con tu invento. Visita su página web para informarte de los últimos avances en su foro.


Como siempre, en Ryutaku informándote sobre lo que debes saber.


Página oficial del OpenBCI
Fuente: Ryutaku!


0
0
0
0No comments yet