Check the new version here

Popular channels

Dolly, la historia de la oveja clonada más famosa

Dolly, la oveja más famosa del mundo nació el 5 de julio de 1996, hace hoy 20 años, en el Instituto Roslin a las afueras de Edimburgo.

Dolly no sólo fue un avance científico espectacular. Sino que sobre todo, fue el momento en que los seres humanos nos dimos cuenta del enorme poder de la ciencia y la tecnología. Hoy se cumplen 20 años de aquella oveja clonada que abrió la puerta a un mundo totalmente nuevo: el de la ingeniería genética.




No era el primer animal clonado



Ese mérito lo tienen la rana leopardo y la rana africana de uñas que desde los primeros años de la década de los 50 y hasta 1962 protagonizaron los primeros experimentos exitosos de clonación del mundo. No fue la primera, pero, eso sí, fue la más famosa.


Además, la clonación nunca fue el objetivo fundamental de los padres de Dolly



Unos años antes, el gobierno de Margaret Thatcher había realizado importantes recortes en materia de investigación. Por eso, los investigadores del Instituto Roslin (que aún se llamaba "Animal Breeding Research Organization" decidieron girar hacia el sector agroalimentario. El proyecto que culminó en Dolly comenzó siendo un intento por crear ovejas genéticamente modificadas que produjeran leche con propiedades farmacológicas y componentes activos.


En aquel momento, no era nada sencillo



Los investigadores de Roslin esperaban que la técnica de transferencia nuclear permitiera hacer ingeniería genética de forma más fiable. Básicamente, esta técnica, consiste en extraer el núcleo de una célula no sexual de un organismo e insertarlo en un óvulo desprovisto previamente de su propio núcleo.


Hizo falta una "madre de alquiler"



Así fue como el 5 de julio de 1996, un cordero de la raza Finn Dorset nació de una oveja de la raza Scottish Blackface. ¡Hola, Dolly!


Aunque todo comenzó un poco antes



Hicieron falta 277 intentos para conseguir 29 embriones de los que sólo prosperó uno. El 8 de febrero de 1996 fue el día en que se 'concibió' a Dolly que aún no se llamaba así, sino '6LL3'


Un nombre... "comprometido"



La idea del nombre se le ocurrió a uno de los ganaderos que colaboraban con el proyecto. Como ya hemos explicado, la técnica de transferencia nuclear requiere de una célula no sexual adulta. En este caso, la célula elegida fue mamaria. Y de ahí, la referencia a la cantante americana Dolly Parton. No se puede decir que los investigadores no tuvieran un arriesgado (y algo retorcido) sentido del humor.


Había nacido una estrella



El 22 de febrero de 1997 se anunció su nacimiento y una semana después, Nature publicó los detalles del exitoso experimento. Había nacido una estrella mediática.


Los padres de la criatura



Durante años, el mérito del experimento se lo llevó Ian Wilmut (a la derecha), director del equipo y autor principal del experimento. Pero en 2006, él mismo reconoció que Keith Campbell (a la izquierda) tenía al menos el 66% del mérito. La discreción de Campbell es una curiosidad entrañable en uno de los experimentos científicos más mediáticos de la historia.


Una buena vida



Convertida en una estrella mediática y en el símbolo de la mejor ciencia británica, la vida de Dolly en Edimburgo fue buena. Todo lo buena que era posible. El interés de los investigadores ahora se centraba en estudiarla en el contexto de una vida normal. En la foto de arriba, podemos verla con sus trillizos y, en la siguiente, con su primer cordero, Bonnie, que nació en la primavera de 1998.




La artitis que asustó al mundo



En el otoño de 2001, Dolly comenzó a caminar con rigidez. Tenía artritis. Esto conmocionó a buena parte de la opinión pública y dio alas a la teoría de que los clones envejecían prematuramente. En realidad, nunca quedó claro cuál fue la causa de la artritis, pero el tratamiento funcionó bien.


Y, al final, la muerte



En el año 2000, Cedric (otra oveja clonada) murió por adenomatosis pulmonar ovina. Una enfermedad causada por un virus que produce tumores en el pulmón. Al principio, se creía que Dolly no estaba infectada pero pronto se hizo evidente que sí lo estaba.

La oveja más famosa del mundo se mantuvo de manera saludable hasta el 10 de febrero de 2003 cuando se le detectó tos. Cuatro días después, tras confirmar la gravedad de su estado de salud, se decidió sacrificarla.


El legado



Dolly fue un avance fundamental en la ingeniería genética. Y no sólo por la importancia de las técnicas que desarrollaron en el Instituto Roslin. Una pequeña oveja clonada consiguió hacer que la humanidad despertara y que fuera consciente de que el futuro de la vida estaba en sus manos. Hoy en día, las preguntas y las respuestas han cambiado, pero Dolly (como si de una inesperada estrella del rock se tratara) sigue siendo un ejemplo brillante e inspirador de la capacitad del ser humano para comprender y modificar la naturaleza.
0
0
0
0
0No comments yet