Popular channels

EL DIARIO DEL ESCRIBA – El primer abuso, el primer pecado

EL DIARIO DEL ESCRIBA – El primer abuso, el primer pecado

Extractos del Cap. 4 – Episodio 1 “Tras la Batalla del Tao” Pág. 264





En un principio fue el Padre, el uno de la pareja, el más poderoso, quien abusó de la Madre, el dos de la pareja, obligándola a servirle, en vez de entregarse sin condiciones al desarrollo de la Unidad. La culpa por tal pecado no es de uno sólo, sino de ambos. Si la madre empleó su astucia, más que su amor, para seducir al padre, dándole a comer animales, que aumentaron su pasión y sus celos, despertando en él la brutalidad animal. El padre no es menos culpable, porque aceptó probar bocado, comiendo de la muerte, faltando así, a la Ley que debía guardar la unidad familiar, para asegurar sus días felices sobre la Tierra y el desarrollo perfecto de la Humanidad.

Siendo el padre el guardián de la Unidad, faltó a la ley por no recriminar a su esposa el haber dado muerte a un animal y faltó al orden de la ley por no rechazar el bocado y con él, la semilla de la muerte.

Así, ambos se apartaron del mandato recibido, cuando se les hizo entrega de su hogar para desarrollar la perfecta UNIDAD. "Trabajaréis la tierra para ganaros el pan con vuestro propio sudor" y sólo de los frutos de la tierra podréis vivir, porque si robáis los animales que son libres en la tierra, causaréis un desorden en su orden perfecto de vida y de muerte, de bien y de mal, y ese desorden alcanzará vuestros cuerpos, que son de la tierra y conoceréis en vosotros la lucha entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte.

Aquella violación de la Ley, ejecutada por la inocencia de ella y consentida por la indolencia de él, es el pecado original que arrastra consigo la Humanidad, pecado que ha ido creciendo y multiplicándose, como la propia Humanidad, hasta alcanzar su peso actual, peso que la Humanidad ya no puede soportar.

Por ello, es hora de aclarar todas las cosas, para que podáis sacudir vuestras razones, porque con tantas razones que tenéis, no os cabe la verdad. Y todavía hoy, puede oírse en algunos hogares, aquel "¡si no me obedeces te mato!", como también hay algunos hombres seducidos por sus mujeres, que se ven obligados a mentir, robar o matar para que ellas puedan ser más, teniendo más.

Mañana os explicaré, cómo el demonio de la Libertad y el demonio de la Seguridad, que no son más, que las propias ideas que inventa la mente para ser y tener más que el prójimo, han aprovechado la ignorancia de la Ley que sufre la Humanidad, para confundirla y escalar en ella, hasta lo más alto que pueden llegar dirigiendo ellos las riendas de la Humanidad, pues de ambos es el invento del dinero, el poderoso caballero sin alma que lleva las riendas de la Seguridad, el jinete sin entrañas que va cabalgando sobre la Bestia.

No os digo que dejéis de servir al poderoso caballero sin alma y sin entrañas, porque le habéis dado de vuestra alma y de vuestras propias entrañas, os digo que recuperéis lo que es vuestro, porque con dinero no compraréis la Eternidad y si no estáis completos, tampoco podréis entrar.


0
0
0
0No comments yet