Check the new version here

Popular channels

El gran Colisionador de Hadrones Soviético


Foto de CERN

Todo indicaba que la época dorada de la física había pasado tras el fin de la Guerra Fría y que la humanidad había dejado de interesarse en una disciplina asociada en buena medida a cuestiones militares. En aquellos momentos Rusia, entre muchos otros países, tenía problemas más acuciantes. Sin embargo, en la actualidad Rusia está recuperando aquella época dorada. Hoy en día, están en fase desarrollo tanto el acelerador de partículas “Large Hadron Collider” de la Organización Europea de Investigación Nucelar (CERN) como el proyecto para la fusión nuclear controlada de Cadarache (el denominado proyecto ITER). Los grandes proyectos científicos se están internacionalizando cada vez más debido a la creciente complejidad y los altos costes. Rusia está participando activamente en ellos, no sólo desde el punto de vista intelectual, sino también material. Los científicos e ingenieros rusos están desempeñando una importante función en las estructuras tanto administrativas como científicas de estos proyectos.





Hoy el mundo sabe sobre famoso el Gran Colisionador de Hadrones construido en Suiza. Pero pocas personas saben del Colisionador Soviético que había comenzado a construirse 20 años antes en un pequeño pueblo cerca de Moscú. Vamos a visitar el sitio, hoy casi desierto, donde se encuentran las instalaciones abandonadas del mayor acelerador de partículas en suspensión que pudo ser.




La ciudad de Protvino fue fundada en 1960 en ausencia de toda pompa ya que entre otras cosas su nacimiento fue un poco, digamos, clandestino. Situada a escasos 100km de Moscú el problema de Protvino fue que la tocó nacer bajo el condicionante de ser una "ciudad cerrada", esto es: sin código postal, sin señalizaciones para llegar a ella, sin un lugar en el mapa y custodiada de tal forma que entrar en ella solo estaba permitido a aquellas personas que contasen con un pase especial. ¿Pero que tenía Protvino para ser tan especial y secreta? fácil, Protvino estaba destinada a albergar el que sería el mayor acelerador de partículas de su época, lo que hoy podríamos llamar el que fue el LHC soviético.





La construcción del Instituto de física de altas energías, un acelerador y residencial de la ciudad para los científicos y el personal de servicio en la orilla del río Протвы (Protvy) a 25 km de Серпухова (Serpujova) comenzó en abril de 1960, y en enero de 1965 el poblado, anteriormente conocido como serpujov-7, por el nombre del río cambió de nombre en el Protvino.
La ciudad fue construida en medio de un bosque, y sus calles ahora se ven más o menos así.




Un primer acelerador de protones fue construido en 1967 y pronto la comunidad científica residente no tardó en demandar algo más potente para meter más "chicha" a sus experimentos. Así es como nació la idea de construir un anillo acelerador de protones gigante bautizado como UNK que fuera capaz de alcanzar los 3.000 Gev con un total de 26 kilómetros de diámetro (recordemos que el LHC de Ginebra tiene 27 kilómetros) siendo el diámetro interior del túnel de 5 metros.




Los trabajos de creación del acelerador comenzaron en 1983 y su construcción se produjo a una profundidad de entre 20 y 60 metros mientras que varias salas para albergar el numeroso material fueron habilitadas a cada kilómetro siendo accesibles estas desde la superficie gracias a enormes túneles verticales. Las obras según cuentan avanzaron a unos 50 metros diarios.




Según parece los obreros debieron de usar la misma maquinaria que se usaba en Rusia para la construcción del suburbano, razón por la cual el anillo recuerda tanto al metro. Después vino la caída de la Unión Soviética, la crisis y el proyecto fue finalmente cancelado... todo un clásico.



Hoy en día se estima que el gobierno ruso se gasta más de un millón de euros anuales en bombear agua fuera de los túneles sobre los que se asienta la ciudad de Protvino. A pesar de estar abandonado parece que el anillo es todavía accesible al menos por aquellos que gustan de emociones fuertes. Sigue funcionando el sistema de iluminación y hay una línea de vía estrecha en funcionamiento. Se habían previsto toda una serie de proyectos comerciales, como un parque de atracciones subterráneo. Sin embargo los científicos no terminan de entregar estas instalaciones, puede que esperen que la situación mejore. A pesar de todo, ante la ausencia de vigilancia, el lugar se ha hecho muy popular entre los aventureros moscovitas.

STALKERs guiando a visitantes a las profundidades de las ruinas del Colisionador abandonado.


link: https://www.youtube.com/watch?v=6LBKyF63-SE


**********FIN DEL POST, GRACIAS POR PASAR*************


0
0
0
1
0No comments yet