Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
El gran filón de la prehistoria vegetal




Al norte de Colombia, en el departamento de La Guajira, se sitúa la mina a cielo abierto de Cerrejón, donde han aparecido algunos de los fósiles de plantas más antiguos del mundo. Con 69.000 hectáreas, esta inmensa cantera que contiene 1.961 millones de toneladas de carbón alojó un bosque tropical hace unos 65 millones de años.

Allí apareció hace cinco años una magnífica hoja negra fosilizada, de 20 cm de largo, con venas gruesas, textura lisa y el borde derecho carcomido por los insectos prehistóricos. Tiene 60 millones de años y, aunque es una especie recién descubierta, resulta extrañamente familiar, como si la hubieran arrancado ayer mismo de una planta de hibisco. En un extremo de su matriz de roca gris puede leerse una pequeña inscripción: C18.

Según el paleobotánico Scott Wing, conservador del Museo Smithsonian de Historia Natural, en Washington D. C., esta hoja es uno de los fósiles más antiguos capaces de mostrar el desarrollo de la selva tropical moderna, uno de los ecosistemas con mayor vida del planeta. Antes de encontrar el filón de Cerrejón, los expertos no disponían de medios para estudiar la evolución de la foresta tropical.

Pero cuando empezaron a desenterrar los tesoros que escondían los tajos –los sustratos que quedan bajo la capa de carbón cuando la remueven los mineros–, apareció la radiografía de un bosque donde un día convivieron las serpientes más grandes, como la extinta Titanoboa cerrejonensis, con los ancestros de algunas plantas actuales, caso del aguacate, la judía, la palmera y la malva.