About Taringa!

Popular channels

Enemigos de los corales pueden protegerles de una amenaza...










Enemigos de los corales que pueden protegerles de una amenaza peor.






En un arrecife de coral, saber quién es tu amigo y quién tu enemigo puede a veces resultar más difícil de lo que puede parecer a simple vista.



Tomemos por ejemplo las algas marinas. Normalmente son enemigas del coral, con su secreción de sustancias tóxicas, su bloqueo de la luz solar, y sus superficies ásperas que los dañan. Pero cuando hordas de hambrientas estrellas del mar del tipo conocido como corona de espinas invade el arrecife coralino, todo cambia, según los resultados de una investigación.



Las algas de mar parecen proteger al coral de las voraces estrellas de mar, dando un nuevo significado al proverbio “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”. El hallazgo demuestra la complejidad de las interacciones entre especies en los ecosistemas, y proporciona información que podría ser útil para gestionar arrecifes de coral en peligro.



En los arrecifes coralinos estudiados por el equipo de Cody Clements y Mark Hay, de la Escuela de Biología en el Instituto Tecnológico de Georgia (Georgia Tech), ubicado en la ciudad estadounidense de Atlanta, se constató que las algas marinas reducen el crecimiento del coral por medios tanto químicos como mecánicos.



Pero los investigadores también encontraron que dichas algas pueden beneficiarlos reduciendo la depredación ejercida por las estrellas de mar corona de espinas. Los corales rodeados por algas fueron prácticamente inmunes al ataque de las estrellas marinas, convirtiendo básicamente a las algas de enemigas a amigas.











Cody Clements realizando labores de la investigación.

(Foto: Cody Clements, Georgia Tech)










Las estrellas de mar de la citada especie (Acanthaster planci) son un problema importante en el Pacífico. En la Gran Barrera de Coral, por ejemplo, la cubierta de coral se ha reducido en más del 50 por ciento a lo largo de 25 años, y las voraces estrellas cubiertas de espinas, que pueden viajar hasta 80 metros por día, tienen buena parte de la culpa.



Los investigadores no están seguros de si los efectos protectores de las algas marinas son mecánicos, químicos, o de ambas clases.












0No comments yet
      GIF