Popular channels

Entra y conoce los idiomas mas inutiles



William James Sidis (Nueva York, 1 de abril de 1898 - Boston, 17 de julio de 1944) es considerado como la persona mas inteligente de la historia. Hijo de los inmigrantes Sarah Mandelbaum Sidis y Boris Sidis, tenía un cociente intelectual estimado de entre 250 y 300

A los ocho años conocía 8 idiomas, además del inglés (latín, griego, francés, ruso, alemán, hebreo, turco y armenio), y a los 7 años inventó uno, el vendergood

APRENDAN VENDERGOOD EN ESTE POST
!







Hoy toca un lengüetazo de sabiduría, y todo empezó procastinando y navegando un poco. Así llegué a visitar una web con una de esas listas, en este caso, de los 10 hombres más inteligentes de la historia, donde aparecía un tal William James Sidis (1898-1944), que me llamó la atención, con un coeficiente de inteligencia de 300, mientras que la media ronda los 80-120. Al parecer ya a los 7 años inventó un idioma, el Vendergood.



Este idioma fue descrito en su segundo libro, titulado “Book of Vendergood“, con una fuerte base en el latín y el griego, pero que recogía pinceladas del alemán, francés y otras lenguas romances. Pero lo más curioso de este lenguaje es que el sistema numérico era en base 12. Esto es, poseían 12 dígitos, en lugar de 10, como nuestro sistema actual.



Realmente no fué una elección alocada (ni aislada), pues se expone que el 12 tiene cuatro factores propios (2, 3, 4 y 6; exceptuando el 1 y 12) frente a los dos que tiene el 10, con lo cual las multiplicaciones y divisiones son más fáciles de realizar, con las implicaciones de eficiencia que esto conlleva (los que hemos estudiado programación en bajo nivel, por ejemplo, entre otras materias, lo sabemos muy bien). Ésta ha sido la principal argumentación de Sidis y otros partidarios, así como el hecho de que el 12 ha sido un número muy usado históricamente (12 meses, 12 signos zodiacales, etc.) y muy usado en la vida cotidiana (docenas).



No es éste el único idioma inventado recientemente. Los hay a patadas y algunos realmente curiosos. El lenguaje Braille, por ejemplo, creado a mediados del siglo XIX, es realmente curioso aunque no nos lo parezca por su cotidianidad.




Otro de los lenguajes más curiosos que conozco es el Blissymbol, creado tras la IIGM. Éste consiste en un sistema ideográfico (cada símbolo representa un concepto) que trata de aislar los caractéres con el sonido de los mismos, con la intención de mediar entre personas hablantes de diferentes lenguas. Fusionando símbolos podremos conseguir nuevos símbolos para representar nuevos conceptos (igual que concatenando letras y palabras ya creadas conseguimos nuevas palabras), con un carácter inspirado del Chino. Tal vez nos recuerda esto también a los antiguos jeroglíficos egipcios, pero realmente son totalmente distintos. Y aprovecho así para recordar la diferencia entre pictograma, que es un signo que representa esquemáticamente un objeto real, e ideograma, que es una representación gráfica de una idea o palabra, y que a veces los ideogramas se forman por la combinación de pictogramas.




El lenguaje no tuvo mucha popularidad, pero actualmente parece que está ganando adeptos al ser usado en personas con problemas de comunicación, como aquellas que sufren parálisis cerebral.



Tenemos otros idiomas agrupados en lo que llamamos lenguas artificiales (o construidas), que son aquellas que no surgen de manera natural por una evolución, sino que se crean tal cual son con algún motivo específico, normalmente separados en los motivos de mejorar la comunicación con un idioma común y libre de errores, o por motivos meramente estéticos o lúdicos. En ésta última categoría agrupamos una serie de lenguas cuyo objetivo al ser creados no eran el de un uso popular fuera de la ficción, pero han pasado esa línea. Hablo del conocido idioma Klingon, hablado por miles de trekis (o aficionados a Star-Trek) y hablo también de las decenas de lenguas que Tolkien creó para su mundo de fantasía, entre las que se encuentra, por citar algunas, el Quenya o el Sindarin (la verdad es que su grafía es tan sutil como preciosa).



Entre la primera de estas dos categorías de lenguas artificiales se encuentran el Ido (también llamada Esperantido, por ser una reforma de éste), Fasile (creada en Brasil en 1999), interlingua o eurolingua. Y por supuesto el Esperanto, que como sabéis, es un intento de aunar distintas lenguas para conseguir una común. Creada en 1887 por el polaco Lázaro Zamenhof se ha convertido en la lengua planificada más hablada del mundo. De hecho, durante este año se conmemora el 150 aniversario de su creador, con lo cual seguro habrá bastantes iniciativas que lo festejen.



En fin, la aparición del lenguaje ha sido un paso fundamental en los orígenes de la civilización, y existen hechos destacables y puntuales que lo ilustran, pero el motor de todo esto está realmente en el continuo desarrollo del lenguaje, en constante cambio y evolución. Aun así, han habido muchos intentos de crear lenguas artificiales que puedan sustituir a las naturales, pero éstas están bien arraigadas. Algunas llevan con nosotros casi desde los orígenes de cada civilización (eso si, en sus distintas vertientes), algunas se perdieron en el desuso, otras se perdieron en la historia, y otras de ellas, se perdieron en el misterio. Entre éstas hay una peculiar, una lengua que aparece en algunos textos, pero que no conseguimos entender, como ya ocurriera con los jeroglíficos antes del descubrimiento de la archiconocida piedra de Rosetta. Es el caso del Voynichés, la lengua en la que está escrito el Manuscrito Voynich, un texto ilustrado de unos 500 años, que ha sufrido innumerables estudios sin éxito alguno, lo que han elevado dicho misterio a la categoría de Santo Grial de la criptografía histórica. Benditos misterios que nos mantienen en vilo.
0
0
0
0No comments yet