Check the new version here

Popular channels

(Filosofía) Posibilidad






Posibilidad


Conceptos filosóficos

Los conceptos filosóficos, son las llamadas categorías filosóficas, estas son conceptos generales que reflejan los aspectos más esenciales de las cosas, fenómenos y procesos, de los que se ocupa el saber humano, y que son generales porque traspasan las barreras de las ciencias particulares y abarcan a todos los campos del saber.

En el proceso de formación del conocimiento, se forman los conceptos que son las ideas más acabadas de las cosas, los fenómenos o procesos, que reflejan las cuestiones esenciales de ellos. Un número es un concepto de cantidad, no importa que cosa, es una abstracción que representa un aspecto esencial de las cosas, su cantidad, es decir su unidad como cosa y su diferencia y su similitud con otras.

Las ciencias particulares tienen también sus propias categorías particulares, como categorías de la Medicina, por ejemplo "paciente", de la Física "fusión", que son propias de ellas y fuera de su contexto cambian de significado. Las categorías de la filosofía, en cambio son generales como, materia, contenido, movimiento, etc., que serán validas, conservando su significado esencial en cualquier ciencia, sin considerar por supuesto, las connotaciones singulares que suelen dar los grupos sociales al lenguaje.





Posibilidad y realidad. Definición

La posibilidad, es una categoría filosófica que sirve para expresar la propiedad de la materia en constante movimiento, de adquirir diversas formas, de expresar su desarrollo de maneras diferentes; expresa el nexo con lo necesario del desarrollo. Representa los distintos caminos por los cuales puede fluir el desarrollo los cuales dependerán de las circunstancias en que este se realice.

La realidad es la categoría con la que se designa a aquello que existe, y representa la materialización de la posibilidad.
Posibilidad es lo que no se ha realizado todavía, lo que no existe aún, pero tiene todos los fundamentos para hacerse real. Realidad es lo que se ha realizado ya, lo que tiene existencia verdadera, lo que es real y ha sido originado por las leyes objetivas, por la necesidad natural.

Una posibilidad puede concretarse en realidades distintas, bajo la influencia de las condiciones en que se realice. Lo opuesto a lo posible es lo imposible, y es aquello que bajo determinadas condiciones no puede ocurrir.

Las posibilidades, las realidades e imposibilidades, dependen de las condiciones concretas del desarrollo. Las condiciones concretas del desarrollo, deben tenerse en cuenta siempre, al momento de analizar lo que es o no posible de llevar a la realidad; es un error común desconocer estas condiciones, lo que nos lleva o al voluntarismo de pensar que podemos realizar aquello para lo cual no existen condiciones; o, al derrotismo al desconocer las posibilidades de realizarlo.

La posibilidad y la realidad son dos contrarios. Ahora bien ¿existe algún nexo entre ellos? Los metafísicos niegan todo nexo entre la posibilidad y la realidad, las separan. Unos dicen: las posibilidades no existen en general. Si un fenómeno no se ha producido todavía, quiere decirse que no hay tampoco ningún fundamento, ninguna condición, para que surja. Si el fenómeno se ha producido, ello significa que sólo en ese momento han surgido las condiciones que lo engendran. Y las posibilidades antes existentes no tienen nada que ver con eso.

Otros metafísicos afirman que todo es posible, que no hay nada imposible. Dios todo lo puede: secar el mar, incendiarlo, parar el Sol. . . ¡Todos los milagros están a su alcance! El hombre puede también hacerlo todo si es una "personalidad fuerte”. Para ellos, lo posible es igual a lo real.

Ambos puntos de vista son profundamente erróneos. Tan equivocados están quienes niegan en absoluto la existencia de las posibilidades como quienes toman la posibilidad por realidad. ¿Dónde se encuentra la raíz de tales errores? En que se enfoca el problema de la posibilidad y la realidad completamente desvinculado de lo que existe en la vida. Lo que puede ser y lo que no puede ser no está determinado por los deseos de las personas, sino por las leyes, condiciones y causas que existan en la vida.




Richiardelli declaró después de abandonar los EE.UU. que allí no podía estar seguro del porvenir de sus hijos. "¿Será posible — escribió— que estén condenados a compartir los sufrimientos de los desocupados? ¿Tendrán la posibilidad, en este país de las "posibilidades iguales”, de recibir instrucción superior gratuita? ¿No serán víctimas de la inquisición norteamericana de nuestros días?"

En los países capitalistas existen causas, fundamentos y leyes que conducen a que los ricos sean cada día más ricos y los pobres vivan cada vez peor. Por eso, los trabajadores no tienen ninguna posibilidad de "abrirse paso en la sociedad".

Por tanto, es posibilidad únicamente Jo que corresponde a las leyes de la naturaleza y de la sociedad. La realidad corresponde también a esas leyes. Una y otra categoría son objetivas, pues reflejan las propiedades de las cosas y de los fenómenos que existen fuera de nuestra conciencia e independientemente de ella.

"Si nos basamos en esta definición — dirán ustedes—, el vuelo a la Luna era posible hace también mil años, ya que tampoco entonces estaba en contradicción con las leyes de la naturaleza. Es sabido, sin embargo, que incluso hace treinta años se consideraba dicho vuelo como el sueño más irrealizable. ¿Cómo explicarse esto? Para explicárselo deberán tener en cuenta que existen posibilidades diferentes.





La posibilidad, al igual que la necesidad y la contingencia, es una modalidad ontológica, esto es, que hace referencia a hechos, propiedades y entidades, de las cuales se dice que son posibles. Asimismo, es también una modalidad lógica, esto es, que define un tipo de enunciados, a saber, los posibles, los cuales comienzan con la cláusula “es posible que”

Posibilidad: lógica y metafísica

Aunque a priori puedan parecer dos materias totalmente distintas, lo cierto es que la lógica y la metafísica tienen muchos puntos de encuentro, no quedando siempre claro si la lógica tiene bases metafísicas, si la metafísica tiene bases lógicas o si simplemente tienen temas en común. Sea como fuere, la posibilidad puede ser entendida en un sentido metafísico y en un sentido lógico.

Como hemos señalado en el primer párrafo, la posibilidad en un sentido metafísico hace referencia a cosas, hechos y propiedades. Por ejemplo, ahora mismo hay un vaso vacío en mi mesa. desde un punto de vista metafísico, el vaso podría estar lleno. De hecho no lo está, pero cuando decimos que podría estarlo expresamos como podría ser el mundo o como podría haber sido. Ahora bien, resulta que, desde un punto de vista lógico, el enunciado “el vaso podría estar lleno” es verdadero, sin embargo no queda claro en función de qué es verdadero. Para verlo con un ejemplo, consideremos los enunciados (1) y (2).

(1) El vaso que hay sobre la mesa de Esteban está vacío.

(2) El vaso que hay sobre la mesa de Esteban podría estar lleno.

Tanto (1) como (2) son verdaderas. Ahora bien, está claro en virtud de qué es verdadera (1), a saber, en virtud del hecho de que el vaso del que estamos hablando no tiene contenido alguno, de modo que cuando comparamos lo que expresamos en (1) con el mundo, vemos que hay una correspondencia entre el enunciado y el mundo. Ahora bien, ¿qué hace de que (2) sea verdadera? Si comparamos (2) con el mundo, vemos que no hay hecho que se corresponda con lo enunciado en la proposición. Entonces, ¿qué hace que (2) sea un enunciado verdadero? La respuesta a esta cuestión lógica suele tener un carácter metafísico.

Leibniz y la realidad de lo posible

Uno de los autores que, en la Edad Moderna, trató de resolver esta cuestión fue G. W. Leibniz, quien pensó que las posibilidades tienen un cierto grado de realidad, inferior al de los hechos. Los posibles no existen, pero subsisten, concretamente, subsisten en la mente de Dios. Dios, al crear el mundo, pensó en todas las posibilidades y creo este porque era el mejor de los posibles, esto es, el más lleno de seres. Ahora bien, todos los mundos que Dios no creó, pero que pensó, subsisten en su mente. Para Leibniz, ser algo subsistente en la mente de Dios es ser real, aunque menos de lo que existe fuera de su mente.

Los seres humanos tenemos acceso a estos posibles, pues podemos representar muestras arquitectónicas de los pensamientos divinos. Así que, volviendo otra vez a nuestra pregunta, lo que hace que (2) sea un enunciado verdadero, desde este punto de vista, es que el vaso que hay sobre mi mesa está lleno en alguno de los mundos posibles que subsisten en la mente de Dios. Yo, a través del enunciado (2), he representado una muestra arquitectónica de uno (o de varios) de los mundos posibles que Dios ha pensado.

Esta respuesta no es, obviamente, definitiva, sin embargo, fue la primera que planteó este problema de manera más precisa.




Apuntes Universitarios
Educación Continu
a
Master en Filosofía
0
0
0
0
0No comments yet