Check the new version here

Popular channels

Física cuántica para perezosos [Explicación]




¿Qué es la Física Cuántica?


La física cuántica es una teoría que describe cómo funciona el mundo a escalas muy, muy pequeñas.

Es una teoría científica, es decir, su validez reposa sobre experimentos. Si los experimentos diesen resultados diferentes a los que predice la teoría, tiraríamos la física cuántica a la basura.

En la ciencia no hay Biblia que diga “lo que aquí se dice es verdad y lo será siempre”. El cementerio científico está repleto de hermosísimas teorías que, en su momento, parecían ciertas.

Nada nos hace tan felices a los científicos como demostrar que nuestros predecesores estaban equivocados.



¿Porqué la Física Cuántica es tan fascinante?


Porque predice efectos que desafían a nuestra intuición. ¿Qué significa que una partícula pueda estar en un lugar y todos los lugares a la vez? ¿Qué es la interpretación de los “Universos paralelos”? El gato de Schröedinger, ¿está vivo o muerto?

Niels Bohr, uno de los padres de la teoría, decía que “aquel que no se extrañe cuando le expliquen la mecánica cuántica, es que no ha comprendido nada”.

La mecánica cuántica no es la única teoría que predice “cosas raras”. Que la Tierra es redonda, que la Luna no tiene luz propia, que los océanos y las nubes están formados por el mismo compuesto o que cierto bichito es el responsable de la malaria, son cosas que hoy nos parecen evidentes.

Pero no lo son: los humanos las desconocimos durante la mayor parte de nuestra historia. Y eso que los antiguos eran bastante espabilados. En el siglo IV a.C., los astrónomos chinos ya predecían los eclipses lunares con precisión. ¿Podrian ustedes sero capaces de hacerlo con toda la tecnología actual?

En un distante futuro, cuando nuestros nietos nos miren avergonzados porque les confiesen que la física cuántica “les parece extraña”, ¡desafienlos con la historia de los astrónomos chinos!


"Olvidalo Marge, ¡esto es el barrio chino!"


¿Porqué a la Física Cuántica se le llama “La Teoría Final”?


Cuando oigan eso de que la física cuántica es “La Teoría Final” o “La Teoría del Todo” significa que se encuentran ante una de estas personas:

1) Un físico que está vendiendo el vehículo a motor de dos ruedas para conseguir financiación.

2) Un periodista de “El Mundo”.

Ahora en serio: tiene cierto sentido decir que la física cuántica es “la teoría del todo”, pero esta terminología provoca muchos malentendidos.

Imagina que queres comprender el ritual de apareamiento de la hiena siberiana. Las hienas están formadas de carne. La carne está formada de moléculas. Las moléculas están formadas de protones, neutrones y electrones. Y así hasta los quarks, que son los componentes más fundamentales que conocemos.

En principio, si sabes cómo se comportan todos los quarks de todas las moléculas de toda la carne de las hienas (y los quarks de todos los árboles y animales que las rodean), podes describir su ritual de apareamiento. Pero éste no parece el enfoque más práctico para comprender los secretos del sexo animal.

El reduccionismo puede ser, a la vez, verdadero e irrelevante.

Si quieres comprender cómo se conduce un coche, vas a una autoescuela. Si quieres comprender cómo funciona un coche, vas a una facultad de ingeniería. ¿Son más fundamentales los conocimientos del ingeniero que los del conductor? Sí. ¿Es necesario saber cómo funcionan todas las piezas de un automóvil para entender cómo se conduce? No.

“Lo que ocurre por debajo” puede ser irrelevante para comprender ciertos aspectos realidad.

En la pantalla que tenes frente a tus ojos, se están produciendo billones de transiciones atómicas que pueden describirse con las ecuaciones de la mecánica cuántica. ¿Necesitas comprenderlas para disfrutar de mi elegante prosa?

Pensar que la física cuántica lo explica todo es tan estúpido como decir “no necesito un mapa porque ya está la Tierra”. Despreciar la física cuántica es tan zopenco cómo confudir el mapa con la Tierra misma.




¿La Física Cuántica sirve para algo más que hacerse manolas mentales?


Los físicos que construyeron la teoría cuántica a principios de siglo, revolucionaron el mundo. Eran un puñado de teóricos que buscaban “descifrar la realidad” y a quienes no preocupaba demasiado si sus investigaciones “tendrían aplicaciones”.

Pero los ordenadores sólo fueron posibles porque ellos descubrieron las ecuaciones que gobiernan el comportamiento de los átomos. Sin la física cuántica tampoco tendríamos telecomunicaciones modernas ni radioterapia. Prácticamente todos los procesos industriales, desde la producción de aviones a medicamentos, usan luz láser, un fenómeno que se descubrió como solución matemática a ciertas ecuaciones de la mecánica cuántica.

La geopolítica de la segunda mitad del siglo XX tampoco puede comprenderse sin otra creación de los físicos cuánticos: la bomba atómica.

Hemos nacido en un mundo cincelado por la imaginación de gigantes como Einstein, Bohr, Heisenberg o Dirac.

Por cierto, la Web la inventó otro físico mientras trabajaba en el Laboratorio Europeo de Partículas. O sea que, en la escritura de esta entrada se han necesitado, al menos, dos físicos cuánticos: Tim Bernes Lee y yo. Jabugo de bellota.



0
0
0
5
0No comments yet