Check the new version here

Popular channels

Fusiones de órganos, glándulas y hormonas

EL HIPOTÁLAMO
El hipotálamo es una compleja zona de sustancia gris que se extiende, en cada hemisferio, por debajo del tálamo (*); observado por la superficie inferior del cerebro, llega a comprender el quiasma óptico, por delante y los tubérculos mamilares, por detrás.
Se divide en varios núcleos: núcleo paraventricular, núcleo preóptico, núcleo supraóptico, núcleot ventromedial, núcleo dorsomedial, núcleos laterales, núcleo del tuber, núcleo posterior y núcleo del cuerpo mamilar, etc.(*) Estos núcleos están conectados mediante fibras, aferentest, o eferentes, con la corteza cerebral, la hipófisis, el tálamo, el tronco encefálico y, quizá, con la médula espinal. El hipotálamo está considerado como un importante centro regulador de muchas funciones vegetativas:
• regulación del equilibrio hídrico: el núcleo supraóptico y el paraventricular, en conexión con el lóbulo posterior de la hipófisis, serían responsables de la producción de la hormona antidiurética, que regula la eliminación de orina; la falta de estímulo por parte del hipotálamo ala secreción de esta hormona hipofisaria, conduce ala diabetes insípida, una enfermedad caracterizada por exceso de eliminación de orina (hasta 20 litros al día)
• regulación del metabolismo de los hidratos de carbono, de las grasas y de las proteínas: provoca la sensación de hambre. La lesión de ciertas partes del hipotálamo conduce a la pérdida completa del apetito, mientras que la lesión de otras zonas acentúa la sensación de hambre, provocando un engorde exagerado;
• regulación de la temperatura: una lesión hipotalámica puede producir la imposibilidad de difundir el calor, un exceso de sudoración o hiperpnea (respiración frecuente) y, por lo tanto, excesiva difusión del calor;
• regulación del sueño: cuando falta el control hipotalámico, aparece un estado de gran apatía y somnolencia o insomnio.
• regulación hormonal: controla la producción de hormonas por parte del lóbulo anterior de la hipófisis, influyendo en el crecimiento corporal, en las funciones sexuales, etc.
• el hipotálamo desempeña un papel importante en algunas funciones psíquicas y psicomotoras: ciertos estados de hiperexcitabilidad o de depresión se deberían a trastornos funcionales de los centros hipotalámicos, y también dependerían de estos mismos centros los efectos colaterales, representados por palpitaciones, lagrimeo, salivación, vómito, rubor, etc., que acompañan a los estados emotivos.
• El hipotálamo representa finalmente un centro intercalado en el curso de las vías olfatorias, puesto que los pilares anteriores del fórnix, que son haces de fibras conectadas con los centros olfatorios, terminan en los tubérculos mamilares.
Glándula hipófisis
Ubicaciones de las glándulas pituitaria y pineal.
La hipófisis o glándula pituitaria es la glándula que controla el resto de las glándulas, entre ellas la tiroides. Es una glándula compleja que se aloja en un espacio óseo llamado silla turca del hueso esfenoides, situada en la base del cráneo, en la fosa cerebral media, que conecta con el hipotálamo a través del tallo pituitario o tallo hipofisario. Tiene un peso aproximado de 0,5 g.
Etimología
Aristóteles creía que el moco nasal (llamado pītuīta en latín) se generaba en el cerebro, y salía por la nariz.
En 1543, Vesalio escribió lo mismo: que el moco nasal procedía de esa glándula en el cerebro. De allí el nombre «pituitaria»: glándula generadora de moco. En el siglo siguiente (XVII) se deshizo el error (el moco no provenía del cerebro, sino del interior de la misma nariz), y la anatomía ha preferido renombrar a esa glándula «hipófisis». Desde 1723, en latín científico, se documenta el nombre «pituitaria» o «membrana pituitaria» (‘mucosa generadora de moco’) para la mucosa nasal o mucosa olfatoria.
El término «hipófisis» proviene del griego hipo (‘debajo’) y fisis (‘crecer’).
Partes
La hipófisis consta de tres partes:
Lóbulo anterior o adenohipófisis: procede embriológicamente de un esbozo faríngeo (bolsa de Rathke) y es responsable de la secreción de numerosas hormonas (ver más adelante).
Hipófisis media o pars intermedia: produce dos polipéptidos llamados melanotropinas u hormonas estimulantes de los melanocitos, que inducen el aumento de la síntesis de melanina de las células de la piel.
Lóbulo posterior o neurohipófisis: procedente de la evaginación del piso del tercer ventrículo del diencéfalo, al cual se le conoce con el nombre de infundíbulo, queda unido a través del tallo hipofisario; almacena a las hormonas ADH y oxitocina secretadas por las fibras amielínicas de los núcleos supraópticos y paraventriculares de las neuronas del hipotálamo.
Adenohipófisis
La adenohipófisis segrega muchas hormonas de las cuales seis son relevantes para la función fisiológica adecuada del organismo, las cuales son segregadas por 5 tipos de células diferentes. Estas células son de origen epitelial y como muchas glándulas endocrinas, están organizadas en lagunas rodeadas de capilares sinusoides fenestrados a los cuales se vierte su secreción hormonal. Los tipos de células se clasificaban antes de acuerdo a su tinción, y eran acidófilas, basófilas y cromófobas (o que no se tiñen). Pero en la actualidad se cuenta con técnicas de inmunohistoquímica, y se han podido identificar 5 tipos celulares:
Células somatótropas que segregan GH (acidófila).
Células lactotropas, o mamótropas que segregan PRL (acidófila).
Células corticótropas que segregan ACTH (basófila).
Células gonadótropas que segregan las gonadotropinas LH, y FSH (basófila).
Células tirotropas que secretan la TSH (basófila).
Las células cromófobas son en realidad células desgastadas y pueden haber sido cualquiera de las cinco anteriores.
Hormonas de la adenohipófisis
Hormona del crecimiento o somatotropina (GH). Estimula la síntesis proteica, e induce la captación de glucosa por parte del músculo y los adipocitos, además induce la gluconeogénesis por lo que aumenta la glucemia; su efecto más importante es quizás que promueve el crecimiento de todos los tejidos y los huesos en conjunto con las somatomedinas. Por lo que un déficit de esta hormona causa enanismo y un aumento (ocasionado por un tumor acidófilo) ocasiona gigantismo en niños, y acromegalia en adultos, (consecuencia del previo cierre de los discos epifisiarios).
Prolactina (PRL) u hormona luteotrópica. Estimula el desarrollo de los acinos mamarios y estimula la traducción de los genes para las proteínas de la leche.
Las demás hormonas son hormonas tróficas que tienen su efecto en algunas glándulas endocrinas periféricas:
Hormona estimulante del tiroides (TSH) o tirotropina. Estimula la producción de hormonas por parte del tiroides
Hormona estimulante de la corteza suprarrenal (ACTH) o corticotropina. Estimula la producción de hormonas por parte de las glándulas suprarrenales
Hormona luteinizante (LH). Estimulan la producción de hormonas por parte de las gónadas y la ovulación.
Hormona estimulante del folículo (FSH). Misma función que la anterior.
la LH y la FSH se denominan gonadotropinas, ya que regulan la función de las gónadas.
Neurohipófisis
La neurohipófisis tiene un origen embriológico diferente al del resto de la hipófisis, mediante un crecimiento hacia abajo del hipotálamo, por lo que tiene funciones diferentes. Se suele dividir a su vez en tres partes: eminencia media, infundibulo y pars nervosa, de las cuales la última es la más funcional. Las células de la neurohipófisis se conocen como pituicitos y no son más que células gliales de sostén. Por tanto, la neurohipófisis no es en realidad una glándula secretora ya que se limita a almacenar los productos de secreción del hipotálamo. En efecto, los axoplasmas de las neuronas de los núcleos hipotalamicos supraóptico y paraventricular secretan la ADH y la oxitocina respectivamente, que se almacenan en las vesículas de los axones que de él llegan a la neurohipófisis; dichas vesículas se liberan cerca del plexo primario hipofisiario en respuesta impulsos eléctricos por parte del hipotálamo.
Hormona antidiurética (ADH) o vasopresina. Se secreta en estímulo a una disminución del volumen plasmático y como consecuencia de la disminución en la presión arterial que esto ocasiona, y su secreción aumenta la reabsorción de agua desde los túbulos colectores renales por medio de la translocación a la membrana de la acuaporina II; también provoca una fuerte vasoconstricción por lo que también es llamada vasopresina.
Oxitocina. Estimula la contracción de las células mioepiteliales de las glándulas mamarias lo que causa la eyección de leche por parte de la mama, y se estimula por la succión, transmitiendo señales al hipotalamo (retroalimentación) para que secrete mas oxitocina. Causa contracciones del musculo liso del útero en el orgasmo y también los típicos espasmos de la etapa final del parto.
Síndrome de Cushing
A principios del siglo XX, el neurocirujano Harvey Cushing (EE.UU., 1869-1939) comenzó a estudiar la glándula pituitaria, observando los efectos de un mal funcionamiento. Descubrió que una excrecion excesiva de adrenocorticotropina (ACTH) alteraba el metabolismo y el crecimiento, y le dio el nombre de síndrome de Cushing. Esta enfermedad, provoca debilidad en los miembros y fragilidad de los huesos. Cushing describió la pituitaria como "directora de la orquesta endocrinica", pero hoy se sabe que el verdadero director es el hipotálamo. El Cushing es un síndrome que afecta a varios sistemas y órganos, se caracteriza por una hipersecreción de cortisol (generalmente debido a una hiperplasia de la hipófisis). Los síntomas del Cushing son:
• Cara redonda, rubicunda y congestiva, lo que se denomina "cara en luna llena".
• Acúmulo de grasas en el cuello y nuca, lo que se conoce como cuello de búfalo.
• Obesidad central (abdomen sobresaliente pero extremidades delgadas).
• Estrías violáceas en abdomen, muslos y mamas.
• Dolores de espalda.
• Amenorrea.
• Aumento de vello púbico en mujeres.
Pueden aparecer otros síntomas secundarios: Hipertensión, Diabetes, Psicosis
Regulación hipotalámica
La hipófisis y el hipotálamo están conectados por un sistema capilar denominado sistema portal, el cual proviene de la arteria carótida interna y del polígono de Willis e irriga primero al hipotálamo formando el plexo capilar primario, que drena en los vasos porta hipofisiarios que a su vez forman el plexo capilar hipofisiario.
La importancia de este sistema es que transporta las hormonas liberadoras o hipofisiotrópicas que secreta el hipotálamo con fines reguladores de la secreción adenohipofisiaria. Estas hormonas son:
Somatoliberina (GHRH). Estimula la secreción de GH por parte de la hipófisis.
Corticoliberina (ARH). Estimula la secreción de ACTH por parte de la hipófisis.
Tiroliberina (TRH). Estimula la secreción de TSH por parte de la hipófisis.
Gonadoliberina (LHRH). Estimula la secreción de LH y FSH por parte de la hipófisis.
Hormona inhibidora de la GH (GHIH) o somatostatina. Inhibe la secreción de la GH por parte de la hipófisis.
La prolactina está regulada negativamente por dopamina, un neurotransmisor.
Hay que tener en cuenta que la regulación de la secreción de las hormonas hipofisiarias se realiza mediante un mecanismo de retroalimentación negativa el cual se establece entre el hipotálamo, la hipofisis y los receptores específicos para cada hormona, localizado en los órganos diana.
El proceso se realiza en el momento en que el sistema nervioso central recibe un estímulo, el hipotálamo recibe parte de ese estímulo y actúa sobre la hipófisis, a su vez, el hipotálamo secreta las respectivas hormonas en la adenohipófisis o libera las de la neurohipófisis; estas se incorporan a la circulación, viajan por medio de la sangre y son captados por receptores específicos ubicados en los órganos diana, un ejemplo es la captación de la TSH por parte de los lóbulos tiroideos de la glándula tiroides.
En ese momento el órgano diana, que en todo caso es cualquiera de las glándulas endocrinas comienzan a secretar sus propias hormonas, con lo que se envía un estímulo al sistema nervioso, específicamente al hipotálamo, o directamente a la hipófisis con lo cual se contrarresta el estímulo inicial.
Patología
Algunos trastornos asociados a la hipófisis incluyen:
Condición Etiología Hormona
Acromegalia
sobreproducción hormona de crecimiento

Gigantismo
sobreproducción hormona de crecimiento

Deficiencia de la hormona de crecimiento
baja producción hormona de crecimiento

Síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética
sobreproducción vasopresina

Diabetes insípida
baja producción vasopresina

Síndrome de Sheehan
baja producción cualquier hormona hipofisaria
Adenoma hipofisario
sobreproducción cualquier hormona hipofisaria
Hipopituitarismo
baja producción cualquier hormona hipofisaria
Un tumor en los remanentes de la bolsa de Rathke puede ocasionar un craneofaringioma, el cual comprime a la glándula hipófisis.
Eje hipotálamo-hipofisario
La hipófisis es una pequeña glándula de menos de 1 cm de diámetro y de 0,5-1 g de peso que se encuentra dentro de la silla turca del esfenoides. Está unida al hipotálamo por el llamado tallo de la hipófisis o infundíbulo.

Desde el punto de vista anatómico y fisiológico, la hipófisis se divide en dos porciones:
hipófisis anterior o adenohipófisis: ocupa el 75 % del peso total de la glándula
hipófisis posterior o neurohipófisis: formada por tejido nervioso, ya que contiene axones y terminales axonales

Casi toda la secreción de la hipófisis es controlada por el hipotálamo. El hipotálamo es una estructura nerviosa situada en la base del encéfalo y es el centro receptor de señales procedentes de muchas zonas del encéfalo, así como de órganos internos, de modo que experiencias emocionales dolorosas o estresantes causan cambios en su actividad. A su vez, el hipotálamo controla el sistema nervioso autónomo y regula la temperatura corporal, el hambre, la sed, la conducta sexual y las reacciones defensivas, como el miedo o la rabia. Además, en él se sintetizan, al menos, nueve hormonas diferentes con la función de regular la secreción de hormonas de la hipófisis anterior y otros grupos de neuronas especiales. De modo que el hipotálamo y la hipófisis en conjunto regulan prácticamente todos los aspectos del crecimiento, el desarrollo, el metabolismo y la homeostasia del organismo.
Hipotálamo. Hormonas
Hay unas neuronas especiales en unos núcleos específicos del hipotálamo que sintetizan y secretan las hormonas liberadoras y las hormonas inhibidoras, que controlan, a su vez, la secreción de la adenohipófisis, ya que la facilitan o la inhiben, respectivamente. Estos vasos de comunicación entre el hipotálamo y la adenohipófisis constituyen el sistema portal hipotálamo-hipofisario.

Así, el hipotálamo secreta la hormona liberadora de la tirotropina (TRH), que también estimula la prolactina; la hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH); la hormona liberadora de la corticotropina (CRH); la hormona inhibidora de la prolactina (dopamina, PIH) (en seres humanos no está clara la existencia de una hormona liberadora específica de la prolactina); la hormona liberadora de la hormona del crecimiento (GHRH); la hormona inhibidora de la hormona del crecimiento (somatostatina, GHIH), que también puede inhibir la prolactina y la tirotropina, y la hormona liberadora e inhibidora de la hormona melanocitoestimulante.
Hipófisis anterior o adenohipófisis. Hormonas
La adenohipófisis constituye la parte anterior de la hipófisis y es una glándula muy vascularizada que tiene extensos sinusoides (un tipo especial de capilar) entre sus células. Hay cinco tipos diferentes de células en la hipófisis anterior que secretan siete hormonas principales.
células somatotropas: producen la hormona del crecimiento humano (HGH) o somatotropina
células lactotropas: sintetizan la prolactina (PRL)
células corticotropas: sintetizan la hormona estimulante de la corteza suprarrenal o corticotropina (ACTH) y la hormona estimulante de los alfa-melanocitos (α-MSH)
células tirotropas: producen la hormona estimulante de la glándula tiroides o tirotropina (TSH)
células gonadotropas: producen las hormonas estimulantes de las gónadas (glándulas sexuales: ovarios y testículos) o gonadotropinas (GnSH), que son la hormona folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH).

Las hormonas de la adenohipófisis, a su vez, actúan estimulando otras glándulas que son sus glándulas diana: la glándula tiroides, mediante la tirotropina o TSH; la corteza suprarrenal, mediante la ACTH o corticotropina; los ovarios y los testículos (gónadas o glándulas sexuales), mediante las gonadotropinas, que son la FSH (hormona folículoestimulante) y la LH (hormona luteinizante), y las glándulas mamarias, mediante la prolactina o PRL.

El sistema de retroalimentación negativa constituye un modo de regulación de la secreción hormonal.

Hormona del crecimiento o somatotropina
Efectos metabólicos La hormona del crecimiento actúa sobre casi todos los tejidos del organismo. Se llama también hormona somatotrópica o somatotropina, o GH, y es la hormona más abundante secretada por la adenohipófisis o hipófisis anterior. Provoca el crecimiento de todos los tejidos del cuerpo capaces de crecer. La somatotropina es necesaria, por tanto, para el desarrollo corporal normal del niño y el adolescente. La GH disminuye la utilización de la glucosa en el organismo, aumenta el crecimiento del esqueleto y de los músculos esqueléticos durante la niñez y adolescencia y favorece la liberación de ácidos grasos libres.
Efectos sobre el crecimiento El crecimiento es un proceso complejo controlado por numerosos compuestos, entre los que se encuentran diversos factores de crecimiento y hormonas como la GH y otras más. Pero también tiene efectos indirectos: promueve la síntesis por las células del hígado o hepatocitos, de los factores de crecimiento similares a la insulina (IGF, insulin-like growth factor, siglas en inglés) que estimulan la división de las células del cartílago que, a su vez, secretan más matriz cartilaginosa. Parte de este cartílago se convierte en tejido óseo, lo que permite el crecimiento en longitud del hueso.
Regulación La secreción de la GH es controlada, casi por completo, en respuesta a dos hormonas secretadas en el hipotálamo y que son transportadas después a la adenohipófisis por el sistema portal hipotálamo-hipofisario para que actúen sobre las células somatotropas de la hipófisis anterior:
• la hormona liberadora de la secreción de la hormona del crecimiento (GHRH)
• la hormona inhibidora de la secreción de la hormona del crecimiento o somatostatina (GHIH)

El mecanismo de liberación de la GH es en forma de pulsos y picos. Existen, además, numerosos estímulos fisiológicos para la liberación de la somatotropina, como los períodos de sueño profundo. Las emociones, el estrés, la fiebre, los traumatismos, el dolor, el frío y la actividad corporal fuerte también son un estímulo para su secreción. Por otro lado, el estímulo metabólico más potente para su secreción es la hipoglucemia. Se puede decir que esta hormona proporciona una fuente energética para los tejidos en todas las situaciones de estrés, del tipo que sean. En estos casos son importantes sus efectos ahorradores de glucosa, de modo que se pueda garantizar el aporte de la misma a los tejidos que dependen de ella, como sucede con el sistema nervioso.

En un periodo de 24 horas, la adenohipófisis secreta niveles elevados de somatotropina de forma episódica sin un estímulo aparente. Debido a esta secreción episódica, una medición única de los niveles de la hormona en sangre puede llevar a interpretaciones erróneas, por lo que es necesario realizar análisis seriados.
Hormona estimulante de los melanocitos
Los melanocitos constituyen el 8% de las células de la epidermis y producen la melanina, que es un pigmento marrón-negro que contribuye al color de la piel y absorbe la luz ultravioleta. La hormona estimulante de los melanocitos es una hormona producida por la adenohipófisis o hipófisis anterior, necesaria para producir melanina. Los melanocitos de personas con problemas para broncearse presentan alteraciones en sus receptores.


Prolactina
En las mujeres se desarrolla una glándula mamaria o mama en cada lado, por encima del músculo pectoral mayor y en la cara anterior del tórax. Cada mama está compuesta por 12-20 lóbulos diferenciados y cada lóbulo tiene su propio sistema de conductos galactóforos muy ramificados, con salida independiente al exterior por el pezón. El crecimiento y la actividad de las mamas femeninas son completamente dependientes de las hormonas.

La prolactina es una hormona producida por la hipófisis anterior o adenohipófisis. Durante el embarazo, la prolactina, los estrógenos y la progesterona promueven el desarrollo del tejido de la glándula mamaria. Tras el parto, la prolactina, junto con el cortisol y la insulina, es necesaria para la síntesis y la secreción de la leche. La prolactina es la principal hormona responsable de la producción de leche o lactogénesis. El estímulo de succión del lactante es el factor más importante para el mantenimiento de la misma.
Gonadotropinas
- Sistema reproductor masculino, hormonas

- Sistema reproductor femenino, hormonas ciclo sexual
Hipófisis posterior o neurohipófisis. Hormonas
La neurohipófisis almacena y libera hormonas, pero no las sintetiza. Estas hormonas son la vasopresina u hormona antidiurética (ADH) y la oxitocina.
Oxitocina
La oxitocina es una hormona producida en el hipotálamo y secretada en la neurohipófisis. Tiene un efecto estimulante potente sobre el útero grávido, en especial, al final de la gestación, ya que estimula las contracciones del mismo. Además, tiene una función de una importancia especial en la lactancia, ya que ayuda a que la leche sea expulsada hasta el pezón, y el bebé, de esta manera, puede obtenerla al mamar. Este proceso se llama subida de la leche, que, junto con la eyección ulterior de ésta, se debe a la oxitocina. No se conoce la función de la oxitocina en los hombres ni en las mujeres no embarazadas ni en periodo de lactancia; parece que puede tener relación con el placer sexual.

La secreción de oxitocina se regula por un sistema de retroalimentación positiva (feedback positivo). Sin embargo, el reflejo de eyección de la leche es un reflejo condicionado, ya que, por ejemplo, el llanto del recién nacido puede producir un aumento de la secreción de oxitocina con salida de leche por los pezones. Del mismo modo, se puede inhibir la secreción de oxitocina a causa del estrés, tanto físico como psicológico, por lo que se tiene que interrumpir la lactancia.

Ver imagen
Hormona antidiurética o vasopresina
La hormona antidiurética o vasopresina es una hormona producida en el hipotálamo y secretada en la neurohipófisis.

La principal acción fisiológica de esta hormona es su efecto antidiurético, de ahí su nombre de hormona antidiurética (ADH). En este caso el riñón es el órgano diana para la hormona, ya que produce un aumento de la permeabilidad: permite que el agua se reabsorba en la sangre y sea, por tanto, conservada en el organismo. Como consecuencia de ello, se produce una disminución del flujo de orina.

Como su otro nombre indica, la vasopresina también es un potente vasoconstrictor importante, que actúa como protector durante las hemorragias o las deshidrataciones agudas.

El factor regulador principal de la secreción de ADH es, por tanto, la osmolaridad de los líquidos extracelulares . El umbral de osmolaridad para la estimulación de la sed es similar o algo superior al de la ADH. Por tanto, la secreción de ADH puede preceder a la activación de la sed en la protección del contenido corporal normal de agua.

Pero también hay otros factores que estimulan la liberación de ADH, como son el dolor, la ansiedad, la nicotina y diversos fármacos (morfina, tranquilizantes y otros). Cualquiera de ellos puede provocar una retención de agua en el organismo. El alcohol, por el contrario, inhibe la secreción de ADH, de ahí su efecto diurético, y la consiguiente deshidratación puede causar tanto sed como la cefalea típica de la resaca.
EJE HIPOTALAMO HIPOFISIARIO
________________________________________
El eje hipotálamo hipofisiario juega un rol central en el sistema endocrino. Organiza las respuestas hormonales apropiadas a estímulos provenientes de centros neurológicos superiores. Desde el punto de vista fisiológico el hipotálamo tiene parte del control de la secreción de las hormonas de la adenohipófisis y es el responsable de la producción de hormona neurohipofisiarias como ocitocina y vasopresina. A su vez la neurohipófisis y el hipotálamo son controlados por las hormonas de los órganos blanco; por ejemplo el cortisol inhibe la secreción de ACTH de origen adenohipofisiario y de CRH de origen hipotalámico.
Tabla de hormonas hipotálamicas y su acción en la hipófisis.
Hormona hipotalámica Función
TRH estimula liberación de TSH y prolactina
GnRH estimula liberación de LH y FSH
CRH estimula liberación de ACTH
GHRH estimula liberación de GH.
Somatostatina inhibe la liberación de GH (y TSH, prolactina)
Control hipotalámico de la adenohipófisis
Numerosas hormonas hipotalámicas llegan hacia la hipófisis a través de los vasos portales y así producen regulación de la función adenohipofisiaria. Estas hormonas hipotalámicas tienen una vida media corta en la circulación y actúan rápidamente en la hipófisis anterior en sus células blanco que tienen receptores específicos para ella. Su principal acción ocurre a nivel de la secreción de los gránulos que contienen hormonas preformadas y menos importantemente a nivel de la síntesis hormonal.
A continuación se enumeran las hormonas hipotálamicas y su principal función:
• TRH: hormona liberadora de tirotrofina. Estimula la liberación de TSH y prolactina.
• GnRH: hormona liberadora de gonadotrofinas. Estimula la liberación de LH y FSH.
• GHRH: hormona liberadora de GH. Estimula la liberación de hormona de crecimiento.
• Somatostatina: inhibe la liberación de GH.
• CRH: hormona liberadora de coticotrofina. Estimula la liberación de ACTH.
• Dopamina: inhibe la liberación de prolactina.
Regulación de la función de la adenohipófisis y hipófisis anterior
La regulación de la liberación de las hormonas de la adenohipófisis es un proceso complejo y el esquema más habitual se resume en la figura a continuación
FIGURA (pag. 36, libro nuevo)
Cabe destacar que muchos de los estímulos hipotalámicos están modulados por el feed-back negativo ejercido por las hormonas producidas por los órganos blanco. Esto se denomina feed back largo. El feed-back corto es el ejercido entre la hipófisis e hipotálamo. La influencia hipotalámica no sólo se ejerce por el nivel de secreción sino también por la pulsatilidad de las hormonas que allí se produce siendo ésta especialmente importante en la secreción de GnRH.
Hormonas de la hipófisis anterior
Las seis principales hormonas producidas por la hipófisis anterior son: ACTH, GH, prolactina y las hormonas glicoprotéicas que corresponden a LH, FSH y TSH.
Hormona de crecimiento
La hormona de crecimiento es una hormona peptídica que tiene una amplia variedad de actividades biológicas, siendo la principal la promoción del crecimiento. Sus efectos biológicos se producen de forma directa o indirecta mediada por factores de crecimiento especialmente los factores de crecimiento insulino-símiles (IGFs) producidos en el hígado y otros tejidos. El factor de crecimiento más importante es el IGF1.
Efectos directos de la hormona de crecimiento
• Disminuye el transporte de glucosa y su metabolismo a través de una reducción de los receptores de insulina.
• Aumenta la lipólisis disminuyendo el tejido adiposo en forma localizada por liberación de ácidos grasos libres para servir de sustrato en los músculos.
• Aumento del transporte de aminoácidos hacia el músculo hígado y células adiposas.
• Aumenta la síntesis de proteínas a nivel de diferentes órganos.
• Aumenta la producción de IGF a nivel hepático y en otros tejidos como el hueso y otros tejidos conectivos donde tienen una acción local.
• Aumenta la diferenciación fibroblástica favoreciendo la formación de tejido adiposo y cartilaginoso.
Como efecto indirectos lo más importante es la promoción del crecimiento y de otros efectos endocrinos que se llevan a cabo por la mediación de factores de crecimiento ocurriendo esto a nivel del hueso, tejidos blandos, gónadas y vísceras.
La regulación de la secreción de GH es compleja y depende del estímulo hipotalámico de GHRH, de la inhibición hipotalámica a través de la somatostatina, del feed-back negativo producido por IGF1. Existen otros estímulos como el sueño profundo que inducen la secreción de GH. El ejercicio y el estrés también son secretagogos para GHRH y a su vez GH.
Prolactina
La prolactina es una hormona peptídica que se forma en las células lactotropas de la adenohipófisis. La principal y más de las acciones de la prolactina es estimular la lactancia en el período postparto. Actúa sobre el tejido mamario ya preparado por la acción de los estrógenos, estimulando su crecimiento y manteniendo la secreción de leche.
La regulación de la prolactina tiene un mecanismo algo diferente a las otras hormonas adenohipofisiarias. Esta hormona está sometida a un control negativo tónico permanente de la dopamina proveniente de la región hipotalámica. Por el otro lado la secreción de prolactina es estimulada por la secreción de TRH. Diversos hechos inducen al hipotálamo a disminuir la secreción de dopamina aumentando consecuentemente la producción de prolactina. Entre éstos se encuentran el estímulo de succión y cualquier otro estímulo a nivel del pezón y situaciones que ocasionan estrés (cirugía, enfermedades graves incluso una punción venosa para tomar el examen). Existen múltiples agentes farmacológicos que pueden influir en la secreción de prolactina ya sea por inhibir la síntesis de dopamina (lo que lleva a un aumento de la secreción de prolactina) o por ser agonistas dopaminérgicos como ocurre con la L-Dopa o bromocriptina. Estos últimos disminuyen la secreción de prolactina
ACTH
La hormona adrenocorticotrófica es un péptido de 39 aminoácidos secretado desde la hipófisis en una gran cadena aminoácidica llamada proopiomelatonocortina, que contiene, además del ACTH, la hormona melanocito estimulante, la hormona lipotrófica y beta endorfina.
La ACTH ejerce su acción sobre la corteza suprarrenal. Estimula la síntesis de esteroides suprarrenales especialmente glucocorticoides y andrógenos. Tiene además un efecto trófico sobre el tejido de la corteza adrenal.
La regulación de la secreción de ACTH depende de múltiples estímulos: el CRH de origen hipotalámico estimula su producción. Este a su vez es regulado por factores dependientes del sistema nervioso central como por ejemplo el estrés. A su vez el cortisol ejerce un feed-back negativo directamente a nivel hipofisiario y a nivel hipotalámico. La vasopresina parece tener también un poder secretagogo sobre CRH.
Una de las características de la secreción de ACTH es su ritmo circadiano, regulado por los ciclos luz-oscuridad. La concentración de ACTH está en su punto más bajo alrededor de medianoche y aumenta progresivamente hasta alcanzar un peak matinal declinando después lentamente. Tiene un ritmo relativamente inverso al de secreción de GH. El estrés inducido por el dolor, temor, fiebre e hipoglicemia también son estimulantes de la secreción de ACTH y pueden usados desde el punto de vista clínico para evaluar reserva de ACTH.
TSH
La TSH es una glicoproteína formada de dos cadenas de aminoácidos la subunidad alfa y la subunidad beta. La subunidad alfa es igual a la de otras hormonas glicoprotéicas hipofisiarias como la FSH y LH, siendo la cadena beta la encargada de dar la especificidad de acción a cada una de ellas.
La TSH es el principal regulador fisiológico de la glándula tiroides. Estimula la captación de yodo, la síntesis protéica y la replicación celular en el tejido tiroideo. Regula así la formación de las hormonas tiroideas.
La regulación de TSH ocurre a diferentes niveles. El TRH estimula la síntesis y liberación de TSH. A su vez, la TSH estimula la hormonogénesis en la glándula tiroides y la liberación de las hormonas tiroidea T4 y T3. T4 ejerce un efecto de feed-back negativo a nivel hipofisiario e hipotalámico.
La secreción basal de TSH depende un efecto tónico positivo del TRH hipotalámico. La acción del TRH es muy rápida (día AMP cíclico) mientras que el feed-back negativo ejercido por las hormonas tiroideas requiere un período de tiempo más grandes para ser observado.
Gonadotrofinas
La LH y la FSH se secretan por las células llamadas gonadotropos ubicadas en la hipófisis anterior. Son hormona glicoproteicas compuestas también de dos subunidades alfa y beta.
En el mecanismo de acción es levemente diferente en los hombres y en las mujeres. En las mujeres la LH inicia la esteroidogénesis en los folículos ováricos, induce ovulación y mantiene la secreción de progesterona por parte del cuerpo lúteo. En los hombres la LH estimula las células de Leydig del testículo para producir testosterona.
La FSH actúa en las mujeres estimulando el desarrollo de los folículos ováricos y su secreción de estradiol. En los hombres estimula la espermatogénesis y la producción de SHBG (Sex Hormone Binding Globulin). En ambos sexos la FSH aumenta la secreción de una glicoproteina gonadal llamada inhibina que a su vez ejerce un feed-back negativo en la FSH hipofisiaria.
El control de las gonadotrofinas se ejerce a diferentes niveles. El GnRH de origen hipotalámico ejerce un efecto regulador positivo en la LH y FSH. La secreción de ambas hormonas se inhibe con altas concentraciones de esteroides gonadales como testosterona o estradiol. La FSH se inhibe también por la producción de inhibina. En las mujeres existe un efecto diferente de feed-back positivo provocado por concentraciones altas y mantenidas de estrógeno que producen un peak de LH en el período inmediatamente antes de la ovulación. La secreción de GnRH es pulsátil y produce una secreción de LH también pulsátil cada 90 minutos. Este patrón es importante en la acción de las hormonas y debe ser considerado en la medición de gonadotrofinas.
Fisiopatología de las hormonas de hipófisis anterior
Todas las hormonas de la hipófisis anterior pueden alterarse ya sea por sobresecreción o por disminución de ella. La hipersecreción hormonal suele ser de una hormona aislada y en general es producido por una tumor adenohipofisiario. El déficit hormonal puede ser aislado o multiple como ocurre por ejemplo en el caso de tumores que destruyen la hipófisis.
Hipopituitarismo
El hipopituitarismo se refiere a la ausencia de una o más hormonas de la adenohipófisis y puede ocurrir por una destrucción de la glándula pituitaria o secundario a un déficit de factores hipotalámicos. En esta última circunstancia ocurrirá una disminución de las hormonas hipofisiarias con excepción de la prolactina (que aumentará al perder la inhibición tónica de la dopamina).
Causas de hipopituitarismo
1. Alteración de hormonas hipotalámicas
2. Deconexión del eje hipotálamo hipofisiario: tumores, trauma, infecciones del tallo hipofisiario
3. Aplasia o hipoplasia pituitaria
4. Destrucción hipofisiaria: tumor, cirugía, infarto, radiación
Efecto del déficit de GH
En los adultos, la pérdida de la secreción de GH puede ser parte del proceso fisiológico del envejecimiento. La pérdida más aguda o acelerada por alguna patología hipofisiaria no conlleva necesariamente síntomas clínicos evidentes. En algunos casos puede manifestarse como una menor respuesta al estrés como por ejemplo a la hipoglicemia, condición en que normalmente existe un aumento de hormona de crecimiento entre las otras hormonas de contrarregulación.
En sujetos más jóvenes y en especial en niños la pérdida de secreción de GH lleva a una pérdida de la velocidad de crecimiento y a marcadas alteraciones metabólicas como son la acumulación de grasa corporal y la disminución de las masas musculares.
Efecto de la disminución de la secreción de ACTH
El ACTH controla la secreción de cortisol y andrógenos adrenales. En condiciones de ausencia de ACTH ocurrirá una disminución de la secreción de cortisol lo que conducirá a hipoglicemia y debilidad (ver más adelante hipocortisolismo en capítulo de suprarrenales). En los hombres el déficit de andrógenos suprarrenales no es clínicamente aparente debido a la alta tasa de secreción de andrógenos testiculares, pero en las mujeres la deficiencia de ACTH puede llevar a disminución del vello axilar y púbico y a disminución de la líbido. Los síntomas más importantes están dados por el déficit de cortisol.
Efectos de la pérdida de secreción de gonadotrofinas
En el caso de las gonadotrofinas, existen además de las causas clásicas de hipopituitarismo algunas alteraciones funcionales en la secreción de GnRH que pueden producirlas. La secreción de GnRH es extremadamente vulnerable al estrés físico y sicológico, a los cambios de peso importantes, al ejercicio físico excesivo, etc. Además el GnRH puede ser inhibido cuando existe aumento de la secreción de prolactina. La disminución de secreción de GnRH y todas las otras causas de hipopituitarismo conducirán a un hipogonadismo hipogonadotropo. En las mujeres esto producirá disminución o ausencia de la actividad ovárica perdiéndose la ovulación y posteriormente perdiéndose la secreción estrogénica lo que lleva a una amenorrea secundaria. En el hombre esto producirá impotencia e infertilidad. Cuando el déficit de gonadotrofinas ocurre en los niños o en adolescentes puede producir un retraso o ausencia de la progresión puberal.
Efecto de la pérdida de TSH
La pérdida aislada de TSH es muy infrecuente. La disminución de TSH produce una disminución en la secreción de hormonas tiroideas y, dado su estímulo trófico para el tejido tiroideo, una atrofia de la glándula.
Efecto de la pérdida de prolactina
Se produce sólo por destrucción pituitaria ya que la influencia del hipotálamo sobre la secreción de prolactina es inhibitoria. Con excepción del momento de la lactancia el déficit de prolactina no tiene traducción clínica.

HIPERSECRECION DE HORMONAS ADENOHIPOFISIARIAS
La causa de hipersecreción hormonal se debe generalmente a adenomas de la región adenohipofisiaria. La presencia de un tumor hipofisiario secretante provoca un cuadro clínico en base a la hormona que esté en exceso y al daño que el tumor produzca en el resto de la hipófisia normal.
Hipersecreción de prolactina
La hiperprolactinemia puede estar causada por tumores o por cualquier medicamento o circunstancia (ej: interrupción del tallo hipofisiario) que inhiba la secreción de dopamina del hipotálamo.
La hiperprolactinemia se manifiesta en la función reproductiva inhibiendo la pulsatilidad del GnRH y con esto, alterando la secreción de LH y FSH. En un primer nivel se altera la pulsatilidad, mantiendose la secreción de LH y FSH y por lo tanto manteniendo la secreción de estrógeno o testosterona. Si la hiperprolactinemia es más intensa y más larga se inhibe completamente la secreción de GnRH y por lo tanto también de LH y FSH produciéndose una hipogonadismo hipogonadotrópico con disminución de estrógenos o testosterona.
Clínicamente la hiperprolactinemia se manifiesta en las mujeres por secreción de leche sin que corresponda a una lactancia fisiológica (los hombres no tienen galactorrea porque les falta la preparación mamaria con estrógenos).
Una causa destacable de hiperprolactinemia es el hipotiroidismo primario que produce aumento de TRH, que estimula la secreción de prolactina.
Efecto del exceso de ACTH
Los tumores productores de ACTH provocarán una estimulación tónica, sin ritmo circadiano ni regulación de las glándulas suprarrenales produciendo una hiperplasia de éstas. Esto lleva a la hipersecreción de cortisol y de andrógenos suprarrenales, que son los responsables de las manifestaciones clínicas de esta enfermedad. (ver mas adelante: Suprarrenales)
La mayoría de las veces los tumores productores de ACTH cosecretan hormona melanocito estimulante la que producirá a su vez pigmentación de la piel.
Efecto de la hipersecreción de GH
La hipersecreción de GH produce efectos diferentes si esta ocurre en la etapa normal del crecimiento o si ocurre en los adultos. En los niños y adolescentes jóvenes, que mantienen su cartílago de crecimiento abiertos, la hipersecreción de GH producirá un crecimiento contínuo excesivo.
Si esta hipersecreción ocurre en un adulto con sus cartílagos de crecimiento fusionados el crecimiento óseo se manifestará como engrosamiento de ellos especialmente en las manos, pies y mandíbula. Podrá haber también aumento de tejidos blandos y de algunas vísceras (por ejemplo aumento de los pliegues cutáneos, crecimiento cardíaco, macroglosia). Además de los factores relacionados con el crecimiento, el exceso de GH aumenta la glicemia; esta lleva a una hipersecreción de insulina, hiperinsulinismo y resistencia a la insulina finalmente constituyéndose una diabetes mellitus. La GH produce además retención de agua y sodio y puede provocar hipertensión arterial e insuficiencia cardíaca.




CARACTERISTICAS GENERALES:
- sistema endocrino:
El sistema nervioso central es un sistema de comunicación que funciona a alta velocidad, en cambio los mensajes del sistema endocrino son mucho más lentos, porque las hormonas deben desplazare a través de la sangre hasta alcanzar las células u órganos específicos donde van a desarrollar su acción, esa célula especifica esta ajustada para responder a los mensajeros químicos específicos; es otras palabras el órgano y el mensajero que va al órgano se ajustan como una pieza de rompecabezas (la célula que recibe el mensaje se le conoce como receptor).
La comunicación hormonal involucra una serie de reacciones en cadena. En la mayor parte de los casos comienza con una respuesta del hipotálamo a un mensaje que proviene del sistema nervioso y lo hace emitiendo un mensaje a al hipoficis. La hipoficis responde liberando otro mensajero a una glándula especifica, la cual manda otro mensajero a otras glándulas especificas que son regulados por ella. Esta célula emite otro mensajero que llega al hipotálamo, de tal forma que la hormona involucrada pueda disminuir o aumentar su tamaño a medida que la hacen las necesidades.
ORGANOS ENDOCRINOS:
- Hipofisis:
Esta conectada con el hipotálamo a través de un pequeño tallo que cuelga de la parte inferior del cerebro. Se halla dentro de una estructura ósea por detrás de la nariz y entre los ojos. La Hipofisis esta constituida por dos glandular separadas: el lóbulo posterior y el lóbulo anterior.
Al lóbulo anterior se le conoce como glándula maestra o directriz, a causa de que todas sus hormonas, con excepción de la glándula del crecimiento, regulan la función de otras glándulas endocrinas. Estas se conocen como hormonas tróficas. Las hormonas producidas por la hipoficis son:
1. ° Hormona del crecimiento (GH)
2. ° Hormona estimulante del tiroides (TSH) o tirotrofina, que estimula el crecimiento y la secreción de la glándula tiroides.
3. ° Hormona adrenocorticotrofica (ACTH) que estimula la corteza suprarrenal.
4. ° la hormona estimulante del folículo (FSH) es al que estimula el crecimiento del folículo ovárico en la hembra y la producción de esperma en el varón.
5. ° la hormona luteinizante (LH) que provoca la ovulación en la hembra y estimula la secreción de la hormona sexual, testosterona, en el varón.
GLANDULA TIROIDES:
Control genético, el complejo proceso de crecimiento no solo depende de la hormona del crecimiento, también de la tiorxina, hormona secretada por al glándula tiroides esta glándula esta situada en la parte anterior del cuello. Cuando una bebe nace sin esta glándula tiroides se convertirá en una retrasado mental grave, a causa de que sin tiroxina no se desarrollara el intelecto. La tiroxina también controla los reflejos y dicta la tasa a la cual el cuerpo produce energía y transforma los alimentos en componentes del mismo. Uno de los constituyentes clave de la tiroxina es el yodo. Una deficiencia de yodo en la infancia da lugar al cretinismo. En las personas adultas solo se necesita aproximadamente 0,00003 gramos de yodo por día *.
La tiroxina también controla la temperatura. Las personas que tienen glándula tiroides en exceso tendrán mucho mas calor que una persona que tiene demasiado pequeña la glándula tiroides, estas sentirán mas frío.
*BOCIO: es la hinchazón de la glándula tiroides. Puede deberse a un aumento en la actividad por sí misma o por un exceso de la hormona estimulante de la glándula hipofisis o por una actividad insuficiente por falta de yodo en la dieta.
GLANDULA PARATIROIDES:
Equilibrio de calcio, las glándulas paratiroides que están situadas junto al tiroides regulan la concentración de calcio en la sangre mediante la secreción de la hormona paratifoidea o parathormona. Si disminuye la concentración de calcio se libera parathormona para sacar calcio de los huesos. El calcio tiene una importancia crucial en muchos procesos metabólicos. Demasiado o insuficiente calcio puede alterar la función normal de las fibras musculares y de las células nerviosas.
GALNDULAS SUPRARRENALES:
El sistema de alarma, las glándulas suprarrenales están compuestas por corteza y medula. Aunque la corteza y medula están íntimamente relacionadas, tienen funciones distintas. La medula es un agente del sistema nervioso simpático y por lo tanto es activado por impulsos nerviosos y no por hormonas sanguíneas. La corteza suprarrenal es una glándula endocrina que se activa por la hormona adrenocorticotropica (ACTH), secretada por la hipoficis.
Las hormonas corsticiales (cortisol y aldosterona) se conocen como corticosteroides y son esenciales para la vida. El cortisol es un generador de energía. Controla la conversión de los hidratos de carbono en glucosa y dirige las reservas hacia el hígado. También apaga los procesos inflamatorios. El cortisol actúa limitando las áreas inflamadas o áreas afectadas y previniendo que esta zona dañada no afecte al tejido sano.
La aldosterona evita la perdida excesiva de agua atrevas de los riñones y mantiene el balance crucial entre el balance crucial del sodio y el potasio. En consecuencia, contribuye a mantener el mecanismo de los músculos en optimas condiciones
EL PÁNCREAS:
Regulador de azúcar recibe su nombre de palabras griegas que significa “todo carne”. El páncreas es el regulador de azúcar y sin él no se pueden digerir adecuadamente los alimentos.
El páncreas segrega dos hormonas el glucagon y la insulina,
La insulina actúa sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, haciendo que pueda aumentar la utilización de glucosa y ayudando a la formación de proteínas y la almacenacion de las grasas.
El glucagón aumenta transitoriamente los niveles de azúcar en la sangre librando de glucosa procedente del hígado.
OVULO:
Gónadas femeninas, son unas estructuras con forma de una almendra ubicada a ambos lados del útero. Segregan unas hormonas llamadas estrogenos, necesarias para el desarrollo de los órganos reproductores y las características sexuales secundarias, como la ampliación de la pelvis y distribución de la grasa.
TESTICULOS:
Gónadas masculinas, son unas estructuras ovoideas que se encuentran fuera del abdomen en una estructura llamada escroto, las células de leydig de los testículos producen variadas hormonas, llamadas androgenos, la más importante de estas es la testosterona, que produce los caracteres sexuales secundarios masculinos, que influye en el crecimiento de la próstata y la vesícula seminal.
CONCLUSION:
Todos estos órganos endocrinos y las hormonas que producen que he mencionado en este trabajo son muestra de la diversidad de funciones e importancia que tiene este sistema en nuestro cuerpo, pero este sistema se diferencia por la persona, lo que ayuda a explicar las distintas características individuales que poseemos.
También he podido observar la diversidad de hormonas que circulan por nuestro cuerpo y las distintas funciones que posee cada una de ellas con su respectiva importancia en el funcionamiento diario de los sistemas del cuerpo.
Histamina
La histamina es una molécula biológica categorizada químicamente como una amina, involucrada en reacciones inmunes locales. También regula funciones normales en el estómago y actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso central. Una nueva evidencia también indica que la histamina desempeña una función en la quimiotaxis de glóbulos blancos como los eosinófilos.
Se sabe, desde la década de 1950, que la histamina está en el cerebro, pero hasta hace poco no se sabía su papel. Las funciones fuera del sistema nervioso han sido un impedimento para pensar que era un neurotransmisor. Es sintetizada y liberada por neuronas del sistema nervioso central que usan la histamina como neuromodulador. Fuera del sistema nervioso central es un mediador de medios fisiológicos. Se encuentra fundamentalmente en células cebadas del tejido conectivo y basófilos (un tipo de leucocitos) de la sangre periférica.[3
Síntesis y metabolismo
Acción de la metiltransferasa en la síntesis de histamina por decarboxilación de la histidina.
La histamina es una amina compuesta por un anillo imidazólico y un grupo etilamino como cadena lateral. Químicamente, la histamina es 2-(4-imidazol) etilamina y su fórmula es C5H9N3. Es el producto de la descarboxilación del aminoácido histidina, una reacción catalizada por la enzima L-histidin descarboxilasa. Es una amina hidrofílica vasoactiva (de ahí su nombre). Una vez formada, la histamina es almacenada o rápidamente inactivada. La histamina es catabolizada por la histamina-N-metiltransferasa y la diamina-oxidasa, y posiblemente sea capturada por algún transportador. Algunas formas de intoxicación alimentaria, se deben a la conversión de histidina en histamina en la comida descompuesta o mal refrigerada, como el pescado. Ayuda a la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario.
Síntesis
Las neuronas que sintetizan y liberan histamina son las del núcleo tuberomamilar y el núcleo posterior del hipotálamo. En las células del núcleo tuberomamilar no se ha identificado un sistema de transporte específico para neuronas histaminérgicas. Una vez sintetizada, se introduce en vesículas y saldrá estimulada por el calcio.
Sin ser neuronas, los mastocitos y las células del endotelio vascular también sintetizan y almacenan histamina. La síntesis de histamina se produce a partir del aminoácido L-histidina, catalizada por la histidina descarboxilasa (HDC). La síntesis viene regulada por la presencia de histidina en el medio. La HDC probablemente no esté saturada, ya que la Km≈ 0,1 mM. La HDC es modulada por la proteína quinasa A. Se proyecta a casi todas las regiones del cerebro desde el bulbo olfatorio a la médula espinal.
Regulación
La histidina también tiene un control negativo de su propia síntesis, a través de autorreceptores H3c. El sistema de recaptación se ha identificado en las terminales axonicas, dendriticas y recientemente se cree que existe una participación de las células gliales, durante los experimentos hechos en rata. Hay dos enzimas que participan en el catabolismo de la histamina, que son la histamina metil-transferasa (HMT), y la diamino oxidasa (DAO). De las dos enzimas, la que se expresa en el sistema nervioso central es la HMT. La DAO es la principal fuera del sistema nervioso central. La histamina neuronal, la cual juega un papel como neuromodulador o neurotransmisor, tiene una regulación rápida, mientras que la histamina de los mastocitos es lenta en su regulación.
Funciones
Proceso de desgranulación de un mastocito: 1. Antígeno, 2. Anticuerpo (IgE), 3. Receptor FcεRI, 4. Mediadores: histamina, proteasas, quimioquinas, heparina, 5. Gránulos, 6. Mastocito, 7. Mediadores: prostaglandinas, leucotrienos, tromboxanos.
Alergias
La histamina interviene decisivamente en las reacciones de hipersensibilidad inmediata y alérgica. Como parte de la respuesta alérgica a un antígeno se generan anticuerpos (IgE), que se unen a la superficie de las células cebadas y los basófilos a través de receptores Fc de gran afinidad, que son específicos de la IgE. Las personas atopicas generan anticuerpos de tipo IgE contra antigenos comúnmente inhalados; constituye este un rasgo hereditario y se ha identificado un “posible producto génico”.
La histamina está considerada como un modulador tanto de la respuesta inmune humoral como de la celular así como el mayor mediador de reacciones de hipersensibilidad inmediatas. En el cerebro, hay al menos dos tipos de células que almacenan histamina: neuronas y mastocitos. Los mastocitos en el Sistema Nervioso Central contienen una extraordinaria variedad de mediadores químicos, incluyendo histamina, serotonina (5-HT), calicreína, y factor-α de necrosis tumoral, los cuales pueden aumentar la permeabilidad microvascular, facilita la quimiotaxis de los leucocitos, adhesión, y extravasación de células inflamatorias en el cerebro y la médula espinal. Estos eventos son importantes en muchas enfermedades inflamatorias del Sistema Nervioso Central tales como encefalomielitis y esclerosis múltiple. Además, la histamina, la bradiquinina, eicosanoides y los radicales libres son también secretados tras un trauma, isquemia, epilepsias e inflamaciones.
Si se aplica a dosis grandes o es liberada durante una anafilaxia, la histamina ocasiona disminución profunda de la presión arterial. Con la dilatación de los vasos finos, se atrapan gran cantidad de sangre, aumenta la permeabilidad y sale plasma de la circulación, y por tanto disminuyen el volumen sanguíneo eficaz, el retorno venoso y el gasto cardiaco.
Papel como neurotransmisor
La histamina puede actuar como neuromodulador, modulando o regulando las respuestas a otros neurotransmisores. Se ha comprobado que la histamina interacciona con la acetilcolina, opiáceos, GABA, etc. La histamina incrementa la excitabilidad de las neuronas del sistema nervioso central. Está regulando funciones hipotalámicas, relación vigilia/sueño—por medio de los receptores H1, lo cual explica la capacidad sedante de los antihistamínicos clásicos—, al actuar sobre los receptores H1 inhiben el apetito y hay funciones vegetativas en las cuales quizás también juegue un papel importante (control de la presión sanguínea, regulación de glucosa y lípidos, la regulación del consumo de líquidos, temperatura corporal y secreción de hormona antidiurética, así como la percepción del dolor). Un exceso de histamina puede estar relacionado con una contracción permanente de un músculo o grupo de músculos provocando distonía. Además de su papel en funciones fisiológicas, se ha pensado que la histamina juega un papel en enfermedades degenerativas (esclerosis múltiple, Alzheimer, Parkinson). Se cree que la enfermedad del Parkinson es una enfermedad multi-factorial, como factores genéticos. Se sabe que el MPTP es tóxico para las neuronas dopaminérgicas. Se usa para forzar una especie de Parkinson en ratas. Hay un aumento en la liberación de metabolitos de la histamina, y que esas células son especialmente sensibles a la histamina.
Se ha demostrado que la histamina está envuelta en la degeneración neuronal y neurotoxicidad. La encefalopatía de Wernicke es un desorden caracterizado por daño patológico selectivo en la línea media del tálamo, cuerpos mamilares, y ciertos nécleos cerebrales. La deficiencia de tiamina es un factor crítico en la etiología de este desorden. Langlais et al, usando un modelo de ratas con encefalopatía de Wernicke inducida por una deficiencia aguda de tiamina piritiamino-inducida (PTD), apuntó a la muerte neuronal inducida por histamina en este modelo. Los niveles de histamina en el tálamo medio, y no en otras áreas, se incrementó en ratas en etapa de prelesión (180% del control) y se elevó aún más (380%) en los mismos animales cuando la necrosis era evidente. El pretratamiento con α-fluorometilhistidina, un inhibidor irreversible de histidina descarboxilasa, produjo una protección significativa contra la pérdida neuronal inducida por PTD en el núcleo talámico anteromedial e intralaminar de la línea media.
Regulación cardiovascular
La histamina es un vasodilatador, por interacción de los receptores H1 y H2 que están distribuidos en todos los vasos de resistencia y casi todos los lechos vasculares. Se pueden distinguir respuestas cuantitativas distintas cuando los receptores son activados por separado. Los receptores H1 tienen más afinidad por la histamina y medían la dilatación por el óxido nítrico cuyo comienzo es rápido y leve. En cambio los receptores H2 que estimula la vía adenosín monofosfato cíclico (AMPc) – proteincinasa A en músculo liso, origina una dilatación que surge con más lentitud y dura más tiempo.
La liberación de histamina conlleva a un aumento en la permeabilidad capilar por efecto sobre los vasos pequeños como consecuencia de la salida de proteínas plasmáticas y de líquidos hacia los espacios extracelulares, incremento del flujo de la linfa y de su contenido proteínico y de la formación de edema los receptores H1 son los que más actúan en esta reacción.
La histamina tiende a producir vasoconstricción en los vasos sanguíneos de mayor calibre en algunas especies más que en otras. Por ejemplo en roedores puede extenderse esta constricción hasta las arteriolas y puede disimular la vasodilatacion de los vasos más finos y puede causar incremento de la resistencia periférica e hipertensión arterial. Por mediación de los receptores H1 puede haber constricción de algunas venas y arterias coronarias de conducción.
Por acción de la histamina se modifican en forma directa la contractibilidad y los fenómenos eléctricos del corazón. Tiene efecto inotrópico positivo en los músculos auriculares y ventriculares al estimular la penetración de calcio, y tiene efecto cronotrópico positivo al incrementar la despolarización diastolica en el nódulo sinusal. También retarda la conducción auriculo – ventricular, intensifica el automatismo y con altas dosis puede haber arritmias. Casi todos los efectos son mediados por los receptores H2, mientras que el retardo de la conducción auriculo – ventricular es mediada por receptores H1.
Músculo liso extravascular
La histamina produce contracción de los músculos lisos, bajo actuación de los receptores H1 y la relajación es mediada en su mayor parte por los receptores H2. Las respuestas varían ampliamente hasta en una misma persona. Dosis pequeñas de histmina también desencadena bronco constricción intensa en humanos con asma bronquial y otras neumopatías y en personas sanas el efecto es menos intenso. La constricción es mediada por los receptores H1 y la relajación por los receptores H2.
Liberación de otros autacoides
Mastocitos llenos de granulos (de color violeta) de histamina.
Al liberarse la histamina se liberan toda una gama de mediadores de la inflamación al activarse las células cebadas o mastocitos. La estimulación de los receptores IgE también activa a la fosfolipasa A2, lo cual hace que surjan muy diversos mediadores que incluyen el factor activador de plaquetas y metabolitos de ácido araquidónico.
El leucotrieno D4, generado por esta vía es un potente constrictor de la musculatura lisa del árbol bronquial. Las Cininas también son generadas durante algunas reacciones alérgicas; así como otros compuestos los cuales contribuyen a la reacción alérgica.
Varios estudios han mostrado que la histamina es liberada como parte del orgasmo humano desde los mastocitos de los genitales, y la producción de histamina se ha conectado con el rubor sexual en las mujeres. Se ha demostrado que después de la administración de medicamentos que se oponen a la histamina, como la cimetidina y la ranitidina, causan una disminución de la libido. La histamina puede que también forme parte del proceso de erección del pene.
Reacción triple de Lewis: si se inyecta histamina en la dermis, la histamina desencadena una reacción triple que consiste en una zona de rubor local que se extiende en un radio de milímetros alrededor del sitio de inyección, hiperemia o eritema que se extiende en promedio 1 cm. o más allá de la zona de rubor local y que surge con mayor lentitud y una roncha o pápula que se identifica luego de 1 a 2 minutos y se ubica en la misma área de inyección inicial
Fármacos, pépticos, venenos y otros agentes
Muchas sustancias incitan a la liberación de histamina de las células cebadas de manera directa y sin sensibilización previa. El fenómeno reviste una gran importancia clínica porque puede explicar reacciones anafilactoides inesperadas. “El síndr
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New