Check the new version here

Popular channels

¿Hablan los Monos?



Robert Seyfarth
Traducido y Transcrito: Astrid Strasser.

¿Hablan los Monos?


Otra de las cosas en la que estábamos interesados sobre estos monos y simios, eran sus vocalizaciones. Si apoyamos la idea de que evolucionamos de un ancestro en común con estas criaturas entonces puede ser que encontremos indicios de nuestro lenguaje en sus vocalizaciones.

A mediados de los 60', se hizo un descubrimiento muy interesante. Hasta entonces se creía que todos los gritos de los monos eran involuntarios. Como gritos de dolor o de sorpresa. Los monos no suelen utilizar los sonidos como nosotros utilizamos las palabras, es decir, como señales voluntarias para designar una característica determinada del ambiente.

Encontramos en el Este de África a los vervet, o monos verdes. Son pequeños animales grises que viven en grupos de alrededor de 20 individuos. Han desarrollado, o pensado, diferentes llamadas de alarma para designar diferentes tipos de depredadores. Y estos sonidos diferentes, incitan reacciones diferentes.



Por ejemplo, si un mono veía a un leopardo y emitía una de estas vocalizaciones distintivas, los demás monos, al oírlo, corrían a refugiarse en las ramas altas de un árbol, como si hubieran sido informados, a través del grito de alarma del primer mono, que había un leopardo cerca. Eso provocó la rápida retirada hacia los arboles.

Si uno de los monos veía un águila y emitía una vocalización diferente, los demás monos miraban hacia arriba o corrían a refugiarse en un arbusto. No subían a los arboles, porque las águilas son muy hábiles a la hora de volar por entre las ramas y atrapar monos ahí arriba.

Y si uno de los monos descubría una serpiente, generalmente una pitón, emitía un tercer tipo de llamada y los otros monos, al oírla, se erguían sobre sus patas traseras y miraban el piso a su alrededor.



¿Son los gritos de alarma realmente palabras? ¿Los monos están realmente diciendo 'leopardo'?

Una de las posibilidades era que los gritos de alarma fueran señales generalizadas. Un simple grito. No sabes que es lo que he visto, pero al oírme gritar, levantas la cabeza, ves al depredador, y reaccionas de acuerdo a tu propia vulnerabilidad. En ese caso, no serian realmente palabras.

Ante la duda, hicimos un experimento. Mientras los monos pastaban, pusimos un parlante detrás de un arbusto y reprodujimos el grito de alarma para un leopardo. No hay un leopardo, por lo que solo podían guiarse por el sonido. Todos los monos corrieron hacia los arboles.

Si reproducíamos el grito de alarma para un águila, todos los monos miraban hacia arriba. Si reproducíamos el de la serpiente, todos se levantaban sobre las patas traseras y miraban el piso a su alrededor.

Realmente parecían actuar como si esa llamada designara esa característica del ambiente y respondían en consecuencia.

Es la primer evidencia de como podemos encontrar, en un animal no humano, algo que es muy simple, no es lenguaje, pero es como una palabra. Es justamente lo que podemos esperar encontrar en animales con quienes compartimos un ancestro en común. Son los primeros atisbos de lo que, eventualmente, se convertiría en el lenguaje humano.
0
0
0
1
0No comments yet