Canales populares

Hallan al «gigante» de la Patagonia

Este coloso, cuyo esqueleto fue desenterrado casi completo, medía 26 metros de largo y pesaba 60.000 kilos. Ha sido bautizado «el que no teme a nada»


El Dreadnoughtus schrani

Su nombre ya lo dice todo: Dreadnoughtus schrani, «el que no teme a nada». Toda una declaración de intenciones en el bautizo de esta nueva especie de dinosaurio colosal de hace 77 millones de años, cuyo esqueleto, asombrosamente completo, fue desenterrado en el sur de la Patagonia (Argentina) entre 2005 y 2009. Tras estudiarlo, investigadores de la Universidad de Drexel en Filadelfia (Pensilvania, EE.UU.) han dado ahora una descripción detallada de este animal excepcional en la revista Scientific Reports: el herbívoro medía 26 metros de largo y pesaba 59.300 kilos (nada menos), tanto como una docena de elefantes africanos, más de siete Tiranosaurios rex, un carro de combate Leopardo 2E del Ejército español o más que un Boeing 737. El ejemplar es el animal terrestre más grande cuya masa ha podido ser calculada con precisión. Y eso que, en el momento de la muerte, todavía no estaba del todo desarrollado.


El húmero del dinosaurio

Cuando los científicos encontraron los restos casi no podían creerlo. «Dreadnoughtus schrani era increíblemente enorme», dice Kenneth Lacovara, profesor en Drexel, quien descubrió el esqueleto fósil y lideró la excavación y el análisis. El esqueleto estaba prácticamente entero, con más del 70% de los huesos, excluida la cabeza. Debido a que de todos los dinosaurios supermasivos descubiertos con anterioridad solo se conocen restos fragmentarios, el Dreadnoughtus ofrecía a los investigadores «una ventana sin precedentes en la anatomía y biomecánica de los animales más grandes que caminaron sobre la Tierra».

El nuevo dinosaurio pertenece a un grupo de grandes herbívoros conocidos como titanosaurios. Su esqueleto incluye la mayor parte de las vértebras, la cola de 9 metros de largo, una vértebra del cuello con un diámetro de casi un metro, escápula, numerosas costillas, dedos de las patas, una garra, un pequeña sección de la mandíbula y un solo diente y, lo más notable para el cálculo de la masa del animal, casi todos los huesos de ambos miembros anteriores y posteriores incluyendo un fémur de 1,8 metros de alto y un húmero. Un individuo más pequeño con un esqueleto menos completo también fue desenterrado en el yacimiento.

El cálculo de la masa de los cuadrúpedos se basa en las mediciones realizadas desde el fémur (hueso del muslo) y el húmero (hueso del brazo). Debido a que el espécimen Dreadnoughtus incluye estos dos huesos, los investigadores creen que su peso se puede estimar con confianza. Antes de esta gran bestia, otro gigante de la Patagonia, el Elaltitan, ostentaba el título de dinosaurio con el mayor peso calculable de unas 47 toneladas.


Lacovara muestra los huesos del nuevo dinosaurio

«Los titanosaurios son un grupo notable de dinosaurios, con especies que van desde el peso de una vaca a otras con el peso de un cachalote o más. Pero los más grandes titanosaurios han sido un misterio, ya que, en casi todos los casos, sus fósiles eran muy incompletos», apuntan los investigadores.

Del tamaño de una casa
«Con un cuerpo del tamaño de una casa, el peso de una manada de elefantes y una cola como arma, el Dreadnoughtus no habría temido nada», dice Lacovara. «Me recuerda a los barcos del último siglo, enormes, densamente revestidos y prácticamente impenetrables». Como resultado, Lacovara eligió el nombre Dreadnoughtus, que significa «no teme nada».

Para crecer tanto como el Dreadnoughtus, un dinosaurio tendría que comer grandes cantidades de plantas. «Imagine una obsesión con la comida toda la vida», apunta Lacovara. «Cada día tenía que tomar suficientes calorías para alimentar ese cuerpo. Imagine que su día consiste en pasar gran parte del tiempo de pie en un solo lugar (...) Sin mover las piernas, usted tiene acceso a un servicio gigante de alimentación de árboles y hojas de helechos. Te pasas una hora más o menos para despejar una zona que tiene miles de calorías y después das tres pasos a la derecha y pasas la siguiente hora limpiando la siguiente zona».

Un adulto Dreadnoughtus era probablemente demasiado grande como para temer a cualquier depredador, pero habría sido aún un objetivo para los carroñeros después de morir por causas naturales o desastres ambientales. El equipo descubrió unos dientes de dinosaurios depredadores y carroñeros menores entre los fósiles. Sin embargo, la integridad y el carácter articulado de los dos esqueletos evidencia de que estos individuos fueron enterrados bajo los sedimentos con rapidez antes de que sus cuerpos se descompusieran por completo. Probablemente, un río se inundó y se rompió su dique natural, convirtiendo la tierra en arenas movedizas. Esa desgracia los mantuvo íntegros.

Para visualizar mejor la estructura del esqueleto del Dreadnoughtus, el equipo ha escaneado digitalmente todos los huesos de ambos especímenes. El «montaje virtual» está a disposición del público para su descarga en internet. «Esto tiene la ventaja de que no hace falta espacio físico. Estas imágenes pueden ser llevadas a todo el mundo, a otros científicos y museos. La fidelidad es perfecta. No se descompone con el tiempo como los huesos de una colección pueden hacerlo».

0No hay comentarios