Check the new version here

Popular channels

¿Hay agua en Marte? La NASA tiene la respuesta definitiva



Es una pregunta que los científicos llevan años haciéndose. En especial porque la existencia de agua en el planeta rojo podría llevar también a la posibilidad de vida extraterrestre. Y, como todos sabemos, encontrar vida extraterrestre, saber fehacientemente que no estamos solos… Ese se convertiría en uno de los descubrimientos científicos más importantes, si no el más importante, de nuestra historia.

Pero no nos adelantemos, aún estamos lejos de confirmar la existencia de vida extraterrestre. Ahora, de lo que no estamos tan lejos es confirmar la existencia de agua en uno de nuestros vecinos más cercanos. De hecho, parecería que ya lo hemos logrado.



En 2011, la idea se volvió aún más real cuando la nave Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), de la NASA, fotografió con su cámara de alta definición lo que parecía ser pequeñas corrientes de agua surgiendo de un acantilado de la superficie marciana.

Pero los científicos prefirieron no arriesgarse a sacar ningún tipo de conclusiones hasta no estar seguros de lo que estaban viendo. Para esto, usaron herramientas presentes en la MRO y analizaron la composición química de las supuestas corrientes de agua. Lo que detectaron fueron sales hidratadas, una clara señal de la presencia de agua.



Lo más interesante de estas corrientes es que aparecen únicamente durante el verano marciano, cuando las temperaturas son superiores a -23 ºC. Es allí que el agua puede fluir, gracias a que las sales reducen el punto de congelamiento del agua, que en otras circunstancias sería 0 ºC.

Finalmente sabemos, entonces, que durante el verano, en la superficie de Marte corre el agua. Las mismas corrientes detectadas por la MRO no son observadas cuando las temperaturas disminuyen. Esto nos lleva a una nueva pregunta: ¿de dónde proviene el agua de marte?

Para responderla, hay varias teorías. La primera es que debajo de la superficie de Marte haya rocas porosas que puedan contener el agua congelada durante el invierno y permitan que esta fluya a la superficie durante el verano.

Otra opción, es que haya acuíferos salinos muy concentrados que almacenen el agua no como pequeños «estanques», sino como rocas arenosas. Una última opción es que se replique un fenómeno similar al observable en el desierto de Atacama, por el que las sales de la superficie absorben el agua de la atmósfera hasta saturarse y permitir que esta fluya por los acantilados.
0
0
0
0
0No comments yet