Check the new version here

Popular channels

Hormigas asesinas: Caso Real

Cheles es una población pacense fronteriza con Portugal que se ubica actualmente cerca del embalse de Alqueva. Hace cinco siglos la villa se encontraba situada junto a la Sierra de San Blas, cerca del río Guadiana, unos kilómetros más al norte de su actual emplazamiento.



En torno al año 1.500, el tercer señor de Cheles, Don Juan Manuel de Villena decidió, no sabemos por qué motivo, trasladar la ubicación del pueblo más al sur. La tradición oral nos habla de posibles epidemias transmitidas por mosquitos que infectaban las aguas del río Guadiana y de una plaga de hormigas asesinas que asedió el municipio. Sea cual fuere el motivo lo que sí es cierto es que el pueblo terminó siendo abandonado y sus habitantes tuvieron que establecerse más al sur.



Recientemente han aparecido documentos que cuenta que “Cheles el viejo” -como es conocido el antiguo pueblo- fue destruido por una masiva invasión de hormigas que devoraron todo a su paso.
Cierto día en torno al año 1.500, millones de voraces hormigas comenzaron a tomar el pueblo. No solamente destruían la madera que armaba las casas, sino que también terminaban con toda la vegetación que encontraban a su paso. El pueblo se vio claramente sobrepasado por este suceso.



Algunas historias nos hablan de como los padres intentaban proteger a sus hijos de estos insectos subiéndolos en hamacas que colgaban de las encinas pensando que allí estarían a salvo. La parte más terrible de la historia es escuchar cómo las hormigas se cebaban especialmente con los niños y el ganado, a los que mordían… llegando -en ocasiones- a producir la muerte.



Los habitantes del pueblo decidieron destruir al enemigo prendiendo fuego a la localidad y huyeron hacia el río para protegerse de las hormigas.



Del primer emplazamiento, ubicado en la dehesa junto a la Sierra de San Blas, los únicos vestigios que quedan son los restos del castillo, dos ermitas y algunas viviendas. Actualmente los únicos habitantes que existen en el antiguo Cheles son las hormigas, temibles visitantes que -.de cuando en cuando, e incluso en la actualidad- se dejan ver por la nueva población atacando a los vecinos.



0No comments yet