Check the new version here

Popular channels

Inteligencia múltiple: Conceptos y teoría. Howard Gardner



Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard, es una autoridad mundial en el estudio de la inteligencia y ha descubierto que no existe “una” inteligencia, sino “varias” inteligencias, es lo que se llaman “inteligencias múltiples”. Son estas.
Inteligencia lingüística. Sensibilidad por las palabras en todas sus formas (escribir, hablar, leer), disponen de ella todos los que tienen una pluma o un pico de oro. Borges, Cervantes, Shakespeare, el creativo publicitario Bill Bernbach.
Inteligencia lógica-matemática. Habilidad especial con los números, pero no sólo los números, todos los científicos de todas las disciplinas tienen esta inteligencia: Stephen Hawking, Milton Friedman, Albert Einstein. 
Inteligencia espacial. Habilidad para percibir al mundo con exactitud, recrearlo, transformarlo, crear espacios, volúmenes y movimientos (arquitectos, ingenieros, pintores, deportistas): Leonardo Da Vinci, Picasso, Foster, Moneo, los futbolistas Leo Messi e Iniesta, capaces de crear espacios y pases con los pies que parecen imposibles.
Inteligencia musical. Habilidad para crear música, ejecutarla tocando instrumentos, cantarla, recordar melodías, (compositores, guitarristas, pianistas, violinistas): Mozart, John Lennon, el pianista chino LangLang, Montserrat Caballé.

Inteligencia corporal-cinética. Habilidad para el movimiento corporal, sentir y hacer sentir el cuerpo. En los orígenes de la humanidad fue sin duda la más importante: cazar para alimentarse, refugiarse, correr, huir, defenderse cuerpo a cuerpo... hoy son “artistas” (deportistas, gimnastas, atletas, bailarines): Nadia Comaneci, Nijinsky, Nureyev, Michael Jordan.

Inteligencia naturalista. Habilidad para reconocer, clasificar, explorar, disfrutar de la naturaleza y sus manifestaciones de todo tipo (ecologistas, paisajistas, botánicos): Darwin, Rodríguez de la Fuente, Jane Goodal.

Inteligencia interpersonal. Habilidad para comprender a las personas, crear relaciones, llegar a la gente, liderar, ser apreciado (políticos, profesores, actores, vendedores): Gandhi, Winston Churchill, Obama, y aunque parezca mentira, también Hitler.

Inteligencia intrapersonal: Habilidad para autoanalizarse, conocerse, comprenderse y comprender a los demás, ponerse en el lugar de otro (filósofos, teólogos, psicólogos): Platón, Aristóteles, Freud, filosofía y religiones orientales.
Hay quien pasa a la historia por tener en abundancia alguna de estas inteligencias, pero además tiene buenas dosis de algunas de las otras. El mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, Michael Jordan, tiene perlas como estas: “Quien dice que juega al límite, es porque lo tiene”.





TEORÍA DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

Howard Gardner, psicólogo e investigador de la Universidad de Harvard (EEUU.), está seguro que no fue el pionero en reconocer la multiplicidad de talentos. Pero cree que hay dos cuestiones que distinguen su trabajo respecto a otros pioneros. La primera es que contaba con una serie de criterios por los que se podía juzgar si algo merecía ser considerado una inteligencia. Y la segunda es que usaba la palabra inteligencia en lugar de talento. Recibió el premio Príncipe de Asturias por sus descubrimientos. Tomó la palabra inteligencia, que era propiedad de los seres humanos del coeficiente intelectual, y dijo que la música es un talento y las matemáticas son inteligencia, pero ¿por qué se debe llamar inteligentes a las personas buenas con los números y solo talentos a aquellos que dominan el tono, la armonía o el timbre? Todavía nadie le ha respondido con un buen argumento.
Desde el concepto genetista que exponía que todos los seres humanos somos prácticamente iguales al concepto de Howard Gardner de que los niños y los adolescentes no eran tan parecidos y que no tan solo eran distintos sino que tenían inteligencias múltiples pasaron 20 años. Pero la introducción de sus ideas, como experto, tuvieron mucha oposición. Al comienzo dijeron que estaba equivocado y luego, unos años más tarde, lo aceptaron, para asegurar años después que habían pensado en ello. Lo cierto es que el trabajo de este investigador, así como el trabajo de Goldman sobre las inteligencias emocionales y sociales han pasado a ser parte del conocimiento colectivo del planeta. Howard expone que si vas a una empresa, a la formación o a la política, se reconoce que quizás tengas un coeficiente intelectual muy superior a la media. Pero si no sabes cómo comprender a los demás, si no te entiendes a ti mismo, si no sabes cómo abrirte camino en la calle, en el estudio de televisión, en el ambiente deportivo o en el artístico, aunque tengas el mayor coeficiente intelectual jamás observado, no serás inteligente en otras áreas.


Se ha pasado a medir el coeficiente intelectual (IQ.), pero cuando los seres humanos utilizan la palabra inteligencia sin pensar, suele referirse a la inteligencia en la escuela. Si eres bueno en lenguas y en matemáticas, te irá bien en la escuela y, mientras estés en la escuela, pensarás que eres inteligente. Como todos los expertos de Occidente, Howard, creía que había algo llamado test de inteligencia y que si lo hacías bien eras bueno en todo; si lo hacías regular eras regular en todo y si lo hacías mal tenías mala suerte. La tendencia de los test de inteligencia era medir la inteligencia de un ser humano.




Cuando Alfred Binet descubrió o, mejor dicho, creó el test de inteligencia hace aproximadamente unos 100 años, fue un logro para su época. Era una buena manera de predecir cómo les iría a los estudiantes en un determinado tipo de escuela. Pero hay una manera mucho mejor de predecirlo: las notas del curso anterior. Si sabes cómo te fue el curso pasado, no tenemos por qué hacer un test de inteligencia. El problema de las mediciones no son las mediciones en sí mismas sino las personas que les atribuyen demasiada importancia. Lo peor del coeficiente intelectual es que a las personas que se les decía que el resultado del test no era muy bueno, aceptaban su estupidez y entonces.... Creer en la inteligencia única con la que hemos nacido es muy occidental. En Asia, se cree en la importancia del esfuerzo. Howard siempre dice lo mismo: debes elegir bien a tus abuelos y trabajar mucho. Por desgracia, no puedes escoger a tus abuelos, no tienes elección. Así pues, lo realmente importante es en qué decidimos trabajar y cuánto nos aplicamos a una tarea, la calidad de la enseñanza y los recursos de los que disponemos. Y eso, al final, tiene mucho más que ver con las oportunidades que uno tiene en la vida que los resultados de un test que alguien elaboró en París hace cien años. Porque no ha habido muchos cambios desde entonces.




Todos los seres humanos tienen un repertorio de capacidades adecuadas para resolver distintos tipos de problema. Por tanto, el objetivo de las escuelas deberían de ser el de desarrollar las inteligencias y ayudar a la gente a alcanzar los fines vocacionales y aficiones que se adecúen a su particular sentido del espectro de inteligencias.

Howard Gardner cree en la inteligencia como una metáfora. Si los seres humanos creemos en una inteligencia única, quiere decir que sólo tenemos un ordenador en nuestro cráneo. Si ese ordenador funciona y es eficiente y rápido, no comete muchos errores, entonces eres bueno en todo. En cambio, si funciona a trompicones, entras dentro de la media y, si va lento y comete muchos errores, es que eres estúpido. La reivindicación de las inteligencias múltiples es que tenemos una serie de ordenadores independientes: uno se encarga de la información musical, otro de la información espacial, otro de la información corporal. Evidentemente, no es un ordenador pequeño, no tenemos una lata vacía en el cráneo, pero es un argumento que los cerebros son muy diferentes y pensar que solo hacen una cosa no es correcto. La disponibilidad de ordenadores, dispositivos portátiles, tabletas gráficas,... significa que ya no tenemos que enseñar la misma cosa del mismo modo ni examinar de una sola manera. Hemos tenido de vivir en la época de la información, de la informática, en la era de las nuevas tecnologías. Quienes parecen que no lo entienden son los ministros de educación.




Desde el momento de su reconocimiento de la inteligencia múltiple y pasados 20 años, Howard Gardner ha podido hablar de algo impensable hace dos décadas, la formación personalizada, puesto que todos somos distintos, hay que dar una formación distinta a cada uno, posible en la actualidad gracias a la revolución digital.

Estamos, como quien dice, en el principio del comienzo, pero el software y el hardware es cada vez más versátil y, si alguien quiere aprender algo, ya sea esquiar o a vender, cálculo o genómica, no hay ningún motivo por el que todos tengan que aprender de la misma manera. Según Howard sería una estupidez. Cuanto más versátil sea el software y cuanto mejor guía sea el maestro para decir "¿Por qué no aprendes de esta manera?", "dime cómo te gusta aprender" o "cuéntame qué has aprendido de una manera que te resultaba cómoda", y cuanto más me repitan lo mismo, más personas recibirán formación. Así que la cuestión es descubrir cómo aprende una persona, descubrir sus pasiones, que son muy importantes, y utilizar todos los recursos humanos y tecnológicos que nos sirvan de ayuda. Por supuesto, se trata de un ideal, pero se está mucho más cerca de ese ideal de lo que se había estado nunca antes de la revolución digital.

Las personas son diferentes, los estudiantes son diferentes y hace falta una formación personalizada y la formación también ha de ser diferente para cada ser humano. Los maestros deben cambiar porque una materia concreta no se enseña de una manera determinada, puede enseñarse de múltiples maneras distintas. El maestro debería convertirse en el guía del alumno. Así los maestros sabrán algo de los estudiantes, los estudiantes sabrán algo de sí mismos y los padres sabrán algo de sí mismos, y trabajarán en equipo para decidir cuál es el mejor camino o la mejor manera de aprender para una persona. Todos debemos aprender una serie de cosas, pero no hay ninguna manera para que las aprendamos de la misma manera. Las sociedades con materiales informáticos versátiles y maestros que actúan como guías tendrán una enorme ventaja sobre aquellas en las que el software no se utilice bien y los maestros crean que son la fuente de toda la información y todo el conocimiento. Porque en la actualidad, los estudiantes no paran de decir: "Eso no es correcto" o "lo acabo de buscar" y, por supuesto, levantan la mano. Quien levanta la mano no siempre tendrá la razón, pero probablemente tenga más razón que uno mismo. Así pues, la idea de que los maestros son la fuente de toda la sabiduría alimenta su sensación de poder, pero ya no es cierto.





A lo largo de la vida, los seres humanos han hecho muchas cosas a solas, pero ahora todo consiste en trabajar en equipo, en red, en llegar desde distintos lugares a un mismo sitio, trabajar eficientemente y no volver a ver a esa persona. Esto es saber cómo hacernos una idea de la situación, colaborar afectivamente, construir confianza, combatir las reacciones propias, que quizás puedan ser demasiado impulsivas, o demasiado arrogantes, o insuficientemente colaboradoras. Estos factores sociales, emocionales, entran en la categoría de la comprensión de uno mismo. Refiriéndose a la inteligencia interpersonal. Si no nos conocemos bien a nosotros mismos, no tomaremos buenas decisiones vocacionales, ni elegiremos bien a nuestro compañero, porque hoy en día somos nosotros los que decidimos dónde vivimos, con quién, a qué nos dedicamos...  Las escuelas deberían cambiar de nombre por el de escuela del aprendizaje de por vida, porque todo ser humano comenzará a ser disfuncional  si deja de aprender. Se puede decir sin reparos que las mediciones de la educación, el sistema educativo, ha cambiado más a lo largo de nuestra vida que probablemente en siglos pasados.

Los seres humanos tienen, hoy en día, una mayor esperanza de vida y algo debe cambiar en el sistema de aprendizaje. Lo importante es lo nuevo, la confianza; pero ningún estudiante no sabe cómo se puede fiar de una determinada institución o de un determinado maestro, nadie les enseña qué hace falta para fiarse de alguien.

En la actualidad existen muchos maestros e instituciones que no merecen confianza. Sin embargo, por otro lado, si sospechas de todos o te muestras escéptico ante todos, no se podrá crear ninguna conexión significativa, ningún tipo de sinergia relevante. Es muy difícil y, gracias a las ciencias sociales, se sabe que una de las mayores diferencias entre las sociedades es el grado de confianza. Escandinavia siempre obtiene puntuaciones muy elevadas en las medidas de confianza. Si vas a África, la confianza es prácticamente inexistente. En EEUU. se ha producido una especie de descenso constante del índice de confianza, lo que es muy triste.

La cooperación o el trabajo en equipo es muy importante y se debería hacer creando, dentro de las escuelas, entornos que modelen este tipo de comportamiento entre los maestros, entre maestros y padres, y entre los estudiantes mayores y los menores. Porque cuando ves lo que puedes conseguir si trabajas en equipo con los demás, en especial con personas que tienen distintas perspectivas, es muy liberador. Trabajar con personas que son réplicas de uno mismo es una estupidez. Se han de formar equipos en los que las personas tengan habilidades, intereses y pasiones complementarias y en los que todos puedan sumar. Por supuesto, todo el mundo sabe que disfrutamos más en un entorno social en el que no oigamos siempre lo mismo, donde se hagan otros tipos de contribuciones. Si carecemos de esos modelos en casa y en la escuela, y probablemente la religión no los proporciona, cuando llegamos al lugar de trabajo, tenemos una tarea de 30 años para construir la confianza y desarrollar los músculos de la colaboración. Es realmente una locura. El coeficiente intelectual y la visión estándar de la inteligencia, en realidad, tienen que ver con si tienes éxito en un determinado tipo de escuela. Una escuela en la que las lenguas y las matemáticas son importantes. Son importantes, nadie lo discute. Pero cuando dejas la escuela y sales a la autopista, vas a la tundra o a la sabana, te sumerges en el agua o sales al escenario, es el momento para las otras inteligencias.

Saber trabajar en equipo, en red y con desconocidos es un activo para la inteligencia. Gardner entiende como parte de la inteligencia interpersonal saber cuál es nuestra vocación y rodearse de personas que te aporten, que te sumen a tu inteligencia, no que te resten.


"Por muchas riquezas que el ser humano posea, y por grandes que sean la salud y las comodidades que disfrute, no se siente satisfecho si no cuenta con la estimación de los demás" - Blaise Pascal

"El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es" - Jorge Bucay
"Siempre hay un tiempo para marchar aunque no haya sitio a donde ir"

"No podemos parar de trabajar porque ya tendremos toda la eternidad para descansar"

"El amor no está en el otro, está dentro de nosotros mismos; nosotros lo despertamos. Pero para que despierte necesitamos del otro"

"Los ojos son para mirar, las manos para coger, la cabeza para pensar y el corazón para amar"

"Se es libre para hacer lo que se quiera, lo que no es válido es que otras personas sufran por lo que haces"

"Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas"

"El éxito no es para siempre y el fracaso no es el final, lo que cuenta es el valor de seguir adelante..."

"El mejor resultado es producto de que cada uno en el grupo haga lo mejor para sí mismo y para el grupo"

"Aunque aquellos que estimamos se fueron y nos hicieron sufrir, si verdaderamente la estimación nunca se habrán ido, porque siempre estarán en nuestros corazones y en nuestros pensamientos"

"El amor no tiene cura, pero es la única cura para todos los males"

"Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio"

"El lunar es el punto final del poema de la belleza"

"No hay belleza perfecta que no tenga alguna rareza en sus proporciones"

"La escritura es el ritmo de las palabras"

Modelo de Virginia Henderson: "He escogido este modelo para proponer su instauración a la práctica porque es el modelo que mejor se adapta a nuestro contexto sociocultural, porque se centra en la función propia de la enfermera, entendica como una manera de que el profesional comprenda las necesidades del ser humano y pueda ayudarle a solucionarlas y a llevar su vida de forma tan normal y productiva como sea posible aún durante la enfermedad"

La Teoría General del Autocuidado consta de tres teorías realcionadas: la del Autocuidado, la del déficit del autocuidado y la de sistemas de enfermería - Dorothea Elizabeth Orem

"Los seres humanos construimos demasiados muros y no suficientes puentes" - Isaac Newton

"No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla" - Eleanor Roosevelt

"El mantenimiento de la paz comienza con la autosatisfacción de cada individuo" - Dalai Lama

"Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que paciente la sostiene" - Rabindranath Tagore







1. INTELIGENCIA VISO-ESPACIAL

Hace referencia a la capacidad para utilizar sistemas simbólicos y efectuar transformaciones de las percepciones iniciales que se tengan. Es la habilidad con las imágenes sean estas de la mente o del mundo exterior.
Los sistemas simbólicos de esta inteligencia son los lenguajes ideográficos, como el chino.
Las personas con una inteligencia viso – espacial tienen una buena organización espacial. Pueden imaginar, manejar y resolver problemas espaciales con gran acierto
La inteligencia viso-espacial precisa habilidades referidas a: la planificación, visualización de movimientos y figuras en el espacio (por ejemplo, en el juego del tenis o ajedrez), organización de conocimientos e interpretación y lectura de mapas.
No todos los alumnos qué muestran capacidades visuales exhiben las mismas habilidades. Algunos pueden tener talento para dibujar, otros para la construcción de modelos tridimensionales y otros como críticos de arte.
Es importante reconocer que la inteligencia viso-espacial es una de las principales habilidades de toda la actividad humana y no se puede limitar a una única lista de cualidades o características.
Artistas, fotógrafos, ingenieros, arquitectos, diseñadores, críticos de arte, pilotos u otras profesiones que exigen utilizar las habilidades viso-espaciales, poseen este tipo de inteligencia.
Personajes célebres: Picasso, Dalí, Newton, Bradbury, Dalton…, así como los grandes escultores, pintores y arquitectos.
Agentes: Padres y profesores, profesionales relacionados con las artes plásticas y cartógrafos.
Localización cerebral: Regiones posteriores del hemisferio derecho, relacionadas con la visión.
Las personas que manifiestan una buena inteligencia viso-espacial presentan las siguientes características:
Aprenden viendo y observando.
Reconocen caras, objetos, formas, colores, detalles y escenas.
Se orientan fácilmente en el espacio, por ejemplo, cuando se mueven y viajan.
Perciben y producen imágenes mentales, piensan mediante dibujos y visualizan los detalles más simples.
Utilizan imágenes visuales como ayuda para recordar información
Descifran gráficos, esquemas, mapas y diagramas.
Aprenden con gran facilidad mediante la representación gráfica o a través de medios visuales.
Se divierten garabateando, dibujando, esculpiendo o reproduciendo objetos.

Inteligencia del cuerpo
2. INTELIGENCIA KINESTESICA
La inteligencia Kinestésica está vinculada con la capacidad para controlar nuestro cuerpo en actividades físicas coordinadas como la deportiva, la danza, las habilidades manuales, entre otras. A través de la inteligencia Kinestésica corporal adquirimos información que, por efecto del movimiento y la vivencia, se convierte en aprendizaje significativo.

Características de las personas que presentan este tipo de inteligencia
Un niño o persona adulta que posee este modo de conocer el mundo y manejar los conocimientos, se caracteriza por las siguientes actividades:
• Explora el entorno y los objetos por medio del tacto y el movimiento.
• Desarrolla su coordinación y sentido el ritmo.
• Aprende mejor por medio de la experiencia directa y la participación. •Recuerda mejor lo que haya hecho y no lo que haya oído o visto u observado.
• Disfruta de las experiencias concretas de aprendizaje, tales como salidas al campo, construcción de modelos o participación en dramatizaciones y juegos, montaje de objetos y ejercicio físico.
• Demuestra destreza en tareas que requieren de empleo de motricidad fina o gruesa.
• Es sensible y responde a las características de los diferentes entornos y sistemas físicos.
• Demuestra condiciones para la actuación, el atletismo, la danza, la costura, el modelado o la digitalización.
• Exhibe equilibrio, gracia, destreza y precisión en la actividad física.
• Tiene capacidad para ajustar y perfeccionar su rendimiento físico mediante la inteligencia de la mente y el cuerpo.
• Comprende y vive de acuerdo con hábitos físicos saludables.
• Demuestra interés por carreras como las de atleta, bailarín, cirujano o constructor.
• Inventa nuevas maneras de abordar las habilidades físicas o nuevas como la danza, deporte u otra actividad física.

Se debe tomar en cuenta que todos los niños tienen necesidad de manifestarse por medio del movimiento, y aquellos que literalmente “aprenden tocando las ideas” tienen en la educación tradicional actual pocas oportunidades de entrenar sus habilidades. Y es que el aprendizaje multisensorial no se produce en el aula, porque la mayoría de los maestros no fueron educados en él y desconocen los procesos, carecen de modelos de rol cinestésico que puedan emular recursos para capacitarse.
Sin embargo, es este tipo de aprendizaje que más disfruta la mayoría de los niños y el que deja en el recuerdo las experiencias más poderosas, placenteras y memorables para todos.
Actividades para desarrollar la inteligencia Kinestésica
El aula y el hogar como ámbitos físicos de aprendizaje.
En la medida de lo posible el educador —ya sea padre o maestro— pueden diseñar zonas y cambiar de sitio el mobiliario para satisfacer las necesidades táctiles y de movimiento de los estudiantes, proporcionándoles así la oportunidad de desplazarse de un sitio a otro, para que puedan estirarse, moverse y mantenerse activos.
Lo ideal sería que estudiante en el aula pudiera tener zonas de entrada, de trabajo, de depósito de materiales, de exhibición, de biblioteca, de descanso y de movimiento, pero aunque el espacio sea muy pequeño siempre quedan recursos para que cada uno desde su lugar y mesa de trabajo pueda estirarse, hacer ejercicios de brazos, darse vueltas, balancearse, etcétera.
La planificación del espacio permite variar el acomodo de las mesas y bancos, según ciertas actividades y no siempre con las tradicionales hileras; los mismos alumnos ayudan a transformar el espacio en lugares más propicios para el aprendizaje en grupos o con áreas que les permitan mejor el movimiento.
En el hogar y dependiendo del espacio que se disponga, los padres deben tomar en cuenta que sus hijos —especialmente los que se caracterizan por este tipo de inteligencia— requieren moverse y el acomodo de muebles y adornos de la casa deben adaptarse a las necesidades de los niños
.
Las actividades relacionadas con las dramatizaciones, con obras de teatro elegidas a la edad e intereses de los niños. Esta propuesta lúdica de aprender es apta para cualquier tipo de inteligencia, pues abarca múltiples actividades, leer la obra, actuar los personajes, memorizar el texto, crear los escenarios, realizar los movimientos, ensayar la música, diseñar o realizar el vestuario y la presentación frente a un público, todo ello es una experiencia integral que bien planeada —ya sea en escuela o entre primos y amigos en la casa— deja en todos una huella imperecedera.
Esto es especialmente cierto para aquellos niños cuya necesidad de movimiento y expansión corporal los impulsa a aprender a través de la acción con todo el cuerpo.
Las dramatizaciones son especialmente propicias para que los niños puedan aprender cuestiones académicas sin tener que permanecer sentados e inmóviles, actividades relacionadas con el llamado “rol playing”, con el que puede improvisarse prácticamente cualquier tema, por ejemplo: problemas matemáticos jugando a la tiendita, conversaciones entre las partes de una flor o un fruto, las estaciones del año, o elementos de geografía, proporcionando a los pequeños la oportunidad de actuar como el cliente o el tendero, el pistilo de la flor, o el río que va hacia el mar. El límite es la creatividad de padres y maestros.
Otras actividades que podemos incluir en este rubro son las salidas y paseos, como visitas al zoológico, museos, conciertos, mercados, almacenes, donde los niños tienen oportunidad de oler, ver, tocar, saborear y percibir las cosas directamente y llevar esta experiencia e involucrarla con el conocimiento de los libros, pero con la vivencia corporal previa.
Ir al circo y jugar a ser cirqueros puede ser una delicia para todos los niños, especialmente para niños con características y habilidades en el manejo del equilibrio, la fuerza corporal y la coordinación motora.
Actividades de educación física y los deportes, son tal vez las áreas donde el niño con este tipo de inteligencia puede sentirse más seguro durante sus años escolares y probablemente a lo largo de su vida.
Los bailes y la danza son formas de movimiento creativo y prácticamente todos los niños tienen la tendencia a moverse al escuchar música. Desgraciadamente esta habilidad no se fomenta, sobre todo en los sistemas educativos tradicionales donde a veces queda totalmente excluida. Este hecho puede ser especialmente traumático con aquellos cuya forma de adaptación al medio y estilo de adquirir el conocimiento, sigue pasando por la experiencia corporal a lo largo de su vida.
Procurar que los niños puedan moverse rítmicamente, organizar bailables y ayudarlos a descubrir cual es su forma preferida de moverse, es tan útil para niños con este tipo de inteligencia como para otros cuya timidez o resistencia a hacerlo en público les dificulte hacerlo, hecho que puede iniciarse con propuestas sencillas, juegos, o ejercicios de expresión corporal.
Hay una tendencia, que cada vez cobra más fuerza, a que la educación física no se dé únicamente uno o dos veces por semana, sino que sea una actividad diaria e integrada a actividades de promoción de la salud, como la alimentación, el deporte y el cuidado del cuerpo. Así la persona que físicamente esté bien educada, realizará por sí misma una serie de actividades que abarcan conceptos de conciencia corporal, ubicación espacial, esfuerzo, fortalecimiento de la voluntad para hacer ejercicio diario o cuando menos regularmente. El cultivo de este tipo de inteligencia a través de la actividad física, aunque no se tengan habilidades específicas relacionadas con ella, promueve en todos las oportunidades de recreación, autoexpresión y comunicación.







Les gusta construir productos tridimensionales, tales como objetos de papiroflexia (pajaritas, casas o recipientes). Son capaces de cambiar mentalmente la forma de un objeto: como doblar un trozo de papel imaginado que se convierte en una figura compleja, visualizando su nueva forma.

Pueden mover y rotar mentalmente objetos en el espacio para determinar cómo se relacionan con otros objetos: por ejemplo, cambiar el mecanismo de las partes de una maquinaria.
Ven cosas de diferentes formas o desde «nuevas perspectivas».
Perciben tanto los patrones sutiles como los obvios.
Crean representaciones de la información concreta o visual.
Son hábiles para hacer diseños figurativos, abstractos. espaciales o trabajos originales de arte.

Relación entre la inteligencia visual – espacial y la competencia artística.
Si la competencia cultural y artística supone conocer, comprender, apreciar y valorar críticamente las manifestaciones culturales. Emplear recursos propios de la expresión artística, manifestar interés por la participación creadora y contribuir en la vida cultural, al desarrollo de la propia capacidad estética, a la conservación del patrimonio cultural y artístico de la propia comunidad y de otras comunidades.
Está totalmente relacionada con la inteligencia visual-espacial, y esta relación se lleva a cabo, en tanto en cuanto en el colegio, se hacen actividades para desarrollar esta inteligencia, y se corresponden con las que han de se realizarse para adquirir la competencia artística y cultural.


3. INTELIGENCIA INTERPERSONAL
Es la que nos permite entender a los demás. La inteligencia interpersonal es mucho más importante en nuestra vida diaria que la brillantez académica, porque es la que determina la elección de la pareja, los amigos y, en gran medida, nuestro éxito en el trabajo o en el estudio. La inteligencia interpersonal se basa en el desarrollo de dos grandes tipos de capacidades, la empatía y la capacidad de manejar las relaciones interpersonales.
La inteligencia interpersonal forma parte del modelo de inteligencias múltiples de Howard Gardner, aunque otras corrientes psicológicas la denominan empatía. El modelo de Gardner propugna que no existe una única forma de entender el concepto de inteligencia ya que eso es un enfoque restrictivo del problema, sino una multiplicidad de perspectivas en adecuación a los distintos contextos vitales del hombre y de los animales. En principio propuso 7, que luego aumentó a 8. Es la inteligencia relacionada con la actuación y propia comprensión acerca de los demás, como por ejemplo notar las diferencias entre personas, entender sus estados de ánimo, sus temperamentos, intenciones, etc.
Se pueden desarrollar carreras como: políticos, trabajadores sociales, comunicadores, locutores, diplomáticos, en general toda persona que tenga que desarrollarse con mucha gente y entenderla.
La inteligencia interpersonal permite comprender a los demás y comunicarse con ellos, teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades. Incluye la capacidad para establecer y mantener relaciones sociales y para asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como un miembro más o como líder. Este tipo de inteligencia la podemos detectar en personas con habilidades sociales definidas, políticos, líderes de grupos sociales o religiosos, docentes, terapeutas y asesores educativos. Y en todos aquellos individuos que asumen responsabilidades y muestran capacidad para ayudar a otros. Son aquellos individuos que poseen la llave de las relaciones humanas, del sentido del humor: desde pequeños disfrutan de la interacción con amigos y compañeros escolares, y en general no tienen dificultades para relacionarse con personas de otras edades diferentes a la suya. Algunos presentan una sensibilidad especial para detectar los sentimientos de los demás, se interesan por los diversos estilos culturales y las diferencias socioeconómicas de los grupos humanos. La mayoría de ellos influyen sobre otros y gustan del trabajo grupal especialmente en proyectos colaborativos. Son capaces de ver distintos puntos de vista en cuanto a cuestiones sociales o políticas, y aprecian valores y opiniones diferentes de las suyas. Suelen tener buen sentido del humor y caer simpáticos a amigos y conocidos, siendo ésta una de las más apreciadas de sus habilidades interpersonales, ya que son sociables por naturaleza. Podemos decir que una vida plenamente feliz depende en gran parte de la inteligencia interpersonal. La Inteligencia Interpersonal está relacionada con el contacto persona a persona y las interacciones efectuadas en agrupaciones o trabajos en equipo. El estudiante con inteligencia intrapersonal tiene la facultad de interactuar verbal y no verbalmente con personas o con un grupo de personas; y es quien toma el papel de líder.
4. INTELIGENCIA LINGÜÍSTICA
Es la capacidad de usar las palabras de manera efectiva al escribirlas o hablarlas. Describe la capacidad sensitiva en el lenguaje hablado y escrito, la habilidad para aprender idiomas, comunicar ideas y lograr metas usando la capacidad lingüística.
Esta inteligencia incluye también la habilidad de usar efectivamente el lenguaje para expresarse retóricamente o tal vez poéticamente. Esta inteligencia es normal en escritores, poetas, abogados, líderes carismáticos y otras profesiones que utilizan sobre otras habilidades como la de comunicarse.
La inteligencia lingüística se reconoce como una aptitud humana de largo estudio. La psicología evolutiva ha demostrado cómo el ser humano adquiere habilidades para comunicarse en forma efectiva de una manera rápida. Dado esto, la inteligencia lingüística se desarrolla con facilidad en personas con capacidades cognitivas eminentemente normales. Asimismo, los mecanismos de procesamiento de información asociados con esta inteligencia se ven afectados con facilidad cuando el cerebro sufre algún daño.
La comunicación con las demás personas es importante, y esta inteligencia es necesaria si se quiere obtener un buen desempeño en el campo social. Disciplinas como la Oratoria, la Retórica y la Literatura ayudan a desarrollarla, perfeccionarla y enriquecerla.
5. INTELIGENCIA MUSICAL
La capacidad musical incluye habilidades en el canto dentro de cualquier tecnicismo y género musical, tocar un instrumento a la perfección y lograr con él una adecuada presentación, dirigir un conjunto, ensamble, orquesta; componer (en cualquier modo y género), y en cierto grado, la apreciación musical. Sería, por tanto, no sólo la capacidad de componer e interpretar piezas con tono, ritmo y timbre, sino también de escuchar y de juzgar. Puede estar relacionada con la inteligencia lingüística, con la inteligencia espacial y con la inteligencia corporal cinética.
La inteligencia musical también se hace evidente en el desarrollo lingüístico, por cuanto demanda del individuo procesos mentales que involucran la categorización de referencias auditivas y su posterior asociación con preconceptos; esto es, el desarrollo de una habilidad para retener estructuras lingüísticas y asimilarlas en sus realizaciones fonéticas.
6. INTELIGENCIA INTRAPERSONAL.
Es uno de los componentes del modelo de las inteligencias múltiples propuesto por Howard Gardner. Este modelo propugna que no existe una única inteligencia, sino una multiplicidad (en principio propuso 7, que luego aumentó a 8).
La inteligencia intrapersonal es aquella que se refiere a la autocomprensión, el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de sentimientos, la capacidad de efectuar discriminaciones de estas emociones y finalmente ponerles nombre y recurrir a ellas como medio de interpretar y orientar la propia conducta.
Las personas que poseen una inteligencia intrapersonal notable, poseen modelos viables y eficaces de sí mismos. Pero al ser esta forma de inteligencia la más privada de todas, requiere otras formas expresivas para que pueda ser observada en funcionamiento.
La inteligencia interpersonal permite comprender y trabajar con los demás, la intrapersonal permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. En el sentido individual de uno mismo, es posible hallar una mezcla de componentes intrapersonales e interpersonales. El sentido de uno mismo es una de las más notables invenciones humanas: simboliza toda la información posible respecto a una persona y qué es. Se trata de una invención que todos los individuos construyen para sí mismos.
7. INTELIGENCIA LÓGICO-MATEMÁTICA
Es la capacidad para utilizar los números de manera efectiva y de razonar adecuadamente empleando el pensamiento lógico. Es un tipo de inteligencia formal según la clasificación de Howard Gardner, creador de la teoría de las inteligencias múltiples. Esta inteligencia, comúnmente se manifiesta cuando se trabaja con conceptos abstractos o argumentaciones de carácter complejos.
Capacidad que permite resolver problemas de lógica y matemática. Es fundamental en científicos y filósofos. Al utilizar este tipo de inteligencia se hace uso del hemisferio lógico. Era la predominante en la antigua concepción unitaria de "inteligencia".
Las personas que tienen un nivel alto en este tipo de inteligencia poseen sensibilidad para realizar esquemas y relaciones lógicas, afirmaciones y las proposiciones, las funciones y otras abstracciones relacionadas. Un ejemplo de ejercicio intelectual de carácter afín a esta inteligencia es resolver pruebas que miden el cociente intelectual.
También se refiere a un alto razonamiento numérico, la capacidad de resolución, comprensión y planteamiento de elementos aritméticos, en general en resolución de problemas.







Saludos, mayor información: [email protected]
0No comments yet
      GIF
      New