Check the new version here

Popular channels

Jacinto Canek: el rey de los mayas



"Otro" valiente de la cronología mexicana que no fue registrado por nuestra historia.


Líder rebelde maya que encabezó, durante el año 1761, la rebelión en contra de los españoles, en Cisteil, Yucatán.

El 19 de noviembre de 1761, Jacinto Canek –sobrenombre que se autoimpuso la víspera del levantamiento–, convencido de que el yugo español no les depararía mejor futuro que el de una “penosa servidumbre”, aprovechó las festividades religiosas del pueblo para incitar a los indígenas mayas a levantarse en contra de las injusticias y sometimiento de los españoles.

Utilizando la corona y el manto de la virgen del pueblo, se coronó rey de los mayas. Les aseguró, a los habitantes de este pueblo, que no debían temer a las armas de los españoles, ya que, si alguno moría, él lo podía resucitar con sus poderes sobrenaturales.

Así, Cisteil fue tomado por los rebeldes.



Además, los jefes principales de los pueblos vecinos se sumaron a la rebelión; ofrecieron su respeto y lealtad a Canek, quien se proclamaba como elegido de Dios para liberarlos.

Los españoles intentaron sofocar la rebelión con 20 hombres al mando de Tiburcio Cosyaga, de los cuales solo cuatro sobrevivieron al ataque indígena.

Entonces, las autoridades españolas reforzaron sus tropas y, bajo las órdenes de Cristóbal Calderón, un destacamento de 500 soldados españoles cercaron el pueblo de Cisteil; los rebeldes se atrincheraron y resistieron la ofensiva.

Los nativos, convencidos de los poderes de Canek, comenzaron una sangrienta batalla en la que murieron 600 indígenas mayas y 40 españoles.

Jacinto Canek logró huir de aquella matanza.

Sin embargo, al poco tiempo fue capturado y conducido a Mérida, donde se celebró su juicio.

Aceptó los cargos en su contra por rebelión y actos sacrílegos y recibió sentencia. El 14 de diciembre de 1761 fue desmembrado, quemado vivo y sus
cenizas fueron arrojadas al viento.

Por su parte, los pocos rebeldes que sobrevivieron a la pena de muerte fueron condenados a sufrir 200 azotes, cada uno, y la pérdida de la oreja derecha.

Además, el pueblo maya de Cisteil, que en la actualidad se encuentra en el municipio de Yaxcabá, en Yucatán, fue incendiado por los españoles y cubierto totalmente de sal “para perpetua memoria de su traición”.


LIBRO



LES DEJO LINK POR SI SE INTERESAN EN LEERLO


http://ebiblioteca.org/?/ver/60119


0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New