Check the new version here

Popular channels

La Ciencia del Cerebro Humano , Sistemas Nervioso - Megapost









El cerebro (del latín cerebrum, con su raíz indoeuropea " ker ", cabeza, en lo alto de la cabeza y " brum " , llevar ; teniendo el significado arcaico de lo que se lleva en la cabeza) es un término muy general y se entiende como el proceso de centralización y cefalización del sistema nervioso de mayor complejidad del reino animal.




Desde un punto de vista evolutivo y biológico, la función del cerebro como órgano, es ejercer un control centralizado sobre los demás órganos del cuerpo. El cerebro actúa sobre el resto del organismo por la generación de patrones de actividad muscular o por la producción y secreción de sustancias químicas llamadas hormonas. Este control centralizado permite respuestas rápidas y coordinadas ante los cambios que se presenten en el medio ambiente. Algunos tipos básicos de respuesta tales como los reflejos pueden estar mediados por la médula espinal o los ganglios periféricos, pero un sofisticado control intencional de la conducta sobre la base de la información sensorial compleja requiere la capacidad de integrar la información de un cerebro centralizado.








El sistema nervioso comprende al encéfalo y a la médula espinal. El encéfalo es una porción situada en el interior del cráneo y recubierta por las meninges (duramadre, piamadre y aracnoides) que la mantienen en posición constante y protegen, a la vez que proveen su irrigación. 



Esta porción del sistema nervioso está dividida en varias partes, de las cuales las principales son: el cerebro, el diencéfalo, el cerebelo y el tronco cerebral. El cerebro está formado por células nerviosas llamadas neuronas, cuya función principal es la de recibir un mensaje y comunicarlo a otras células (ya sea nerviosa, muscular o de otros tipos) El número de células nerviosas en nuestro cuerpo es de aproximadamente cien mil millones. Cada una de ellas consta de 4 regiones morfológicas: 1. el cuerpo celular o soma, conocido como el “corazón” de la célula nerviosa; 2. las dendritas, una serie de ramificaciones que nacen del cuerpo celular; 2. el axón, transmisor que lleva los impulsos fuera del cuerpo celular; y 3. las terminales axónicas, que son numerosas ramas del extremo del axón que albergan en sacos a los neurotransmisores.







 El cuerpo celular constituye el centro metabólico de la neurona y contiene tres organelas fundamentales: 1. El núcleo celular que en las neuronas, a diferencia de otras células, es de gran tamaño, 2. El retículo endoplásmico, donde se sintetizan las proteínas de membrana y secretorias. 3. El aparato de Golgi, donde se realiza el procesado de los componentes de membrana y secretorios. Las dendritas y el cuerpo celular reciben señales, el cuerpo celular las combina e integra y decide si deben ser transmitidas o no a través del axón hasta las terminales. Como examinaremos más adelante, las señales están mediadas eléctricamente dentro de la célula. El cerebro se compone de dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, que están comunicados entre sí por el cuerpo calloso (tejido fibroso). Los hemisferios constan de una porción exterior, la “corteza cerebral”, conocida como “nuestro cerebro consciente” pues nos posibilita el pensamiento, la conciencia y el control voluntario. A su vez, el cerebro está divido en 4 lóbulos principales con funciones generales: el frontal, encargado del intelecto y el control motor; el temporal, que permite la entrada e interpretación auditiva; el parietal, que posibilita la entrada sensora general y su interpretación; y el occipital, que da acceso a la entrada visual y su interpretación. La siguiente porción del encéfalo, el diencéfalo, se compone básicamente del tálamo y del hipotálamo. El tálamo es un importante centro en el que toda la información proveniente de los sentidos, excepto del olfato, se integra y por lo tanto tiene una función esencial en el control motor. Por debajo del tálamo se encuentra el hipotálamo que es el encargado de mantener la homeostasis del organismo (como la temperatura corporal, la ingestión de comida, las emociones, etc).
Otra parte integrante del encéfalo es el cerebelo que es de importancia crítica en el control gradual y eficiente del movimiento. Integra y organiza la información que le llega desde diversas vías y centros nerviosos en el cerebro. Por último, el tronco cerebral, compuesto por el mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo, conecta el encéfalo con la médula espinal. El tronco contiene un grupo de neuronas especializadas (sustancia reticular) que ayudan a la coordinación muscular, a mantener el tono muscular, a controlar las funciones cardiovasculares y respiratorias y a determinar nuestro estado de conciencia.
La otra parte de vital importancia en la composición de nuestro SNC es la Médula espinal. Ésta es un largo cordón cilíndrico formado por fibras nerviosas que conducen los impulsos nerviosos en dos sentidos: aferente, cuando llevan señales nerviosas desde los receptores sensores hasta los niveles superiores del sistema nervioso; y eferente, cuando las señales viajan desde el cerebro y la médula hasta los órganos terminales (músculos, glándulas).
Organización funcional de la médula espinal
La médula constituye una parte de vital importancia en el SNC. Está formada por:
Ocho segmentos cervicales
Doce segmentos torácicos
Cinco segmentos lumbares
Un segmento coccígeo
Cada uno de estos segmentos se une al otro (a través de sus raíces) originando un nervio espinal que se conduce hacia la periferia. Estos nervios están formados por fibras sensitivas y motoras.
Las neuronas espinales forman la sustancia gris interior, rodeada por la sustancia blanca formada por axones de vías sensoriales ascendentes, descendentes y por neuronas del sistema propioespinal. Existen 4 tipos de neuronas de la sustancia gris:
Neuronas sensoriales de proyección, con axones que forman las vías sensoriales hacia la corteza.
Neuronas propioespinales, con axones que recorren toda a médula y coordinan movimientos de cuello, tronco y pelvis.
Interneuronas, con axones que terminan sobre otras interneuronas
Motoneuronas, cuyos axones abandonan la médula y se incorporan al nervio espinal correspondiente para dirigirse hacia los músculos esqueléticos a los que inerva.







. La inteligencia, la creatividad, la emoción, el amor, los recuerdos son sólo algunas de las muchas cosas que hace el cerebro.





El cerebro recibe información a través de nuestros cinco sentidos: vista, olfato, tacto, gusto y oído - a menudo muchas al mismo tiempo. Reúne los mensajes de una manera que tiene sentido para nosotros, y puede almacenar esa información en nuestra memoria. Nuestro cerebro controla nuestros pensamientos, la memoria y el habla, los movimientos de los brazos y las piernas y la función de muchos órganos de nuestro cuerpo. También determina cómo responder a situaciones de estrés (es decir, la escritura de un examen, la pérdida de un puesto de trabajo, enfermedad) mediante el control de nuestro corazón y el ritmo respiratorio.





El cerebro humano es el centro del sistema nervioso humano siendo un órgano muy complejo. Encerrado en el cráneo, tiene la misma estructura general que los cerebros de otros mamíferos, pero es más de tres veces mayor que el cerebro de otros mamíferos con un tamaño corporal equivalente. La mayor parte la constituye la corteza cerebral, una capa de tejido neuronal plegado que cubre la superficie del prosencéfalo. Especialmente amplios son los lóbulos frontales, que están asociados con funciones ejecutivas, tales como el autocontrol, la planificación, el razonamiento y el pensamiento abstracto. La parte del cerebro asociada a la visión está también muy agrandada en los seres humanos.





La evolución del cerebro, desde los primeros mamíferos similares a las musarañas a través de los primates hasta los homínidos, se caracteriza por un aumento constante en la encefalización, o la relación del cerebro con el tamaño corporal. Se ha estimado que el cerebro humano contiene de 50 a 100 mil millones de neuronas, de las cuales cerca de 10 mil millones son células piramidales corticales. Estas células transmiten las señales a través de hasta 1000 billones de conexiones sinápticas.



El cerebro controla y regula las acciones y reacciones del cuerpo. Recibe continuamente información sensorial, rápidamente analiza estos datos y luego responde, controlando las acciones y funciones corporales. El tronco encefálico controla la respiración, el ritmo cardíaco, y otros procesos autónomos. El neocórtex es el centro del pensamiento de orden superior, del aprendizaje y de la memoria. El cerebelo es responsable del equilibrio corporal, coordinando la posturas y el movimiento.




A pesar del hecho de que esté protegido por los espesos huesos del cráneo, suspendido en líquido cefalorraquídeo, y aislado de la sangre por la barrera hematoencefálica, la delicada naturaleza del cerebro humano lo hace susceptible a muchos tipos de daños y enfermedades. Las formas más comunes de daño físico son los daños internos por un golpe en la cabeza, un accidente cerebrovascular, o una intoxicación por ingerir diversas sustancias químicas que pueden actuar como neurotoxinas. La infección del cerebro es rara debido a las barreras que lo protegen, pero es muy grave cuando se produce. El cerebro humano también es susceptible de padecer enfermedades degenerativas, como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Alzheimer.



El cerebro humano de un adulto pesa en promedio alrededor de 1,5 kg,4 con un tamaño (volumen) de alrededor de 1130 centímetros cúbicos (cm3) en mujeres y 1260 cm3 en hombres, aunque puede haber individuos con variaciones importantes. Los hombres con igual altura y superficie corporal que las mujeres tienen en promedio cerebros 100 gramos más pesados, aunque estas diferencias no se relacionan de ninguna forma con el número de neuronas de materia gris o con las medidas generales del sistema cognitivo.






 El cerebro es muy blando, presentando una consistencia similar a la gelatina blanda o a un tofu consistente. A pesar de ser conocida como «materia gris», la corteza es de un color beige rosado y de color ligeramente blanquecino en el interior. A la edad de 20 años, un hombre tiene alrededor de 176 000 kilómetros de axones mielinizados en su cerebro y una mujer cerca de 149 000 kilómetros. 





Anatomía del cerebro


Del sistema nervioso

El sistema nervioso se divide en los sistemas nerviosos central y periférico.
El sistema nervioso central (SNC) está compuesto por el cerebro y la médula espinal.
El sistema nervioso periférico (SNP) está compuesto de los nervios espinales que se ramifican desde la médula espinal y los nervios craneales que se ramifican desde el cerebro.
El PNS incluye el sistema nervioso autónomo, que controla nuestras funciones vitales internos tales como la respiración, la digestión, el ritmo cardíaco y la secreción de hormonas.

Cráneo

Figura 1.Ocho huesos del cráneo y la forma
catorce huesos forman la cara.

El propósito del cráneo es proteger el cerebro de una lesión. El cráneo está formado por 8 huesos que se funden a lo largo de las líneas de sutura. Estos huesos son: 1 frontal, 2 parietales, 2 temporal, 1 esfenoides, 1 occipital y 1 etmoides (fig. 1). La cara está formada por 14 huesos del maxilar superior incluyendo (2), cigomático (2), nasal (2), palatino (2), lagrimal (2), cornete nasal inferior (2), la mandíbula y vómer.

Figura 2.El interior del cráneo, se divide en tres depresiones llamado anterior, media y fosa posterior.

En el interior del cráneo son tres áreas distintas: fosa anterior, fosa media y fosa posterior (Fig. 2). Los médicos a veces se refieren a la localización de un tumor por estos términos, por ejemplo, meningioma fosa media.

Similares a los cables que salen de la parte trasera de un ordenador, todas las principales arterias, venas y nervios de salida del cráneo a través de agujeros, llamados agujeros, en la base del cráneo. El gran agujero en el centro, llamado el foramen magnum, es donde las salidas de la médula espinal.

Cerebro
El cerebro está compuesto por el cerebro, el cerebelo y tronco cerebral (fig. 3).


Figura 3.El cerebro está compuesto de tres partes: el tronco cerebral, el cerebelo y el cerebro.
El cerebro se divide en cuatro lóbulos:
frontal,
parietal,
temporal y
occipital.

El cerebro es la parte más grande del cerebro y se compone de los hemisferios derecho e izquierdo. Se lleva a cabo funciones superiores como la interpretación de tacto, visión y audición, así como el habla, el razonamiento, las emociones, el aprendizaje y el control fino del movimiento.

El cerebelo está situado debajo del cerebro. Su función es coordinar los movimientos musculares, mantener la postura y el equilibrio.

El tronco cerebral incluye el mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo. Actúa como un centro de retransmisión de conectar el cerebro y el cerebelo a la médula espinal. Se lleva a cabo muchas funciones automáticas como la respiración, ritmo cardíaco, la temperatura corporal, activación y los ciclos del sueño, la digestión, estornudos, tos, vómitos y la deglución. Diez de los doce nervios craneales se originan en el tronco cerebral.


Figura 4.La superficie de la corteza cerebral llamada corteza. La corteza contiene neuronas (materia gris), que están interconectadas a otras áreas del cerebro por los axones (sustancia blanca). La corteza tiene un aspecto plegado. A veces se llama un giro y el surco entre un surco.

La superficie del cerebro tiene una apariencia plegada llamada corteza. La corteza contiene aproximadamente el 70% de los 100 mil millones de células nerviosas (neuronas). Los órganos de las células nerviosas de color de la corteza gris-marrón de ahí su nombre -
la materia gris (Fig. 4). Debajo de la corteza es de largo que conecta las fibras entre las neuronas, llamadas axones, que forman la materia blanca.

El plegamiento de la corteza aumenta la superficie del cerebro, permitiendo que más neuronas para caber dentro del cráneo y permitir que las funciones superiores. Cada pliegue se llama un giro, y cada surco entre los pliegues se llama un surco. Hay nombres de los pliegues y surcos que ayudan a definir las regiones específicas del cerebro.

Derecho del cerebro - cerebro izquierdo

Los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro están unidos por un haz de fibras llamado cuerpo calloso que envía los mensajes de un lado a otro. Cada hemisferio controla el lado opuesto del cuerpo. Si un tumor en el cerebro se encuentra en el lado derecho del cerebro, su brazo izquierdo o pierna puede ser débil o paralizado.

No todas las funciones de los hemisferios son compartidos. En general, el hemisferio izquierdo controla el habla, la comprensión, la aritmética y la escritura. El hemisferio derecho controla la creatividad, la habilidad espacial, artística y habilidades musicales. El hemisferio izquierdo es dominante en el uso de las manos y el idioma en un 92% de las personas.

Lóbulos del cerebro
Los hemisferios cerebrales tienen diferentes fisuras que dividen el cerebro en lóbulos. Cada hemisferio tiene 4 lóbulos: frontal, temporal, parietal y occipital (Fig. 3). Cada lóbulo se puede dividir, una vez más, en áreas que cumplen funciones muy específicas. Es importante comprender que cada lóbulo del cerebro no funciona solo. Existen relaciones muy complejas entre los lóbulos del cerebro y entre los hemisferios derecho e izquierdo.

El lóbulo frontal
• Personalidad, conducta, emociones
• Sentencia, la planificación, la resolución de problemas
• Discurso: hablar y escribir (área de Broca)
• Movimiento corporal (tira de motor)
• La inteligencia, la concentración, la auto-conciencia

Lóbulo parietal
• Interpreta el lenguaje, las palabras
• Sentido del tacto, dolor, temperatura (tira sensoriales)
• Interpreta las señales de la visión, auditivas, motrices, sensoriales y de la memoria
• La percepción espacial y visual

Lóbulo occipital
• Interpreta la visión (color, luz, movimiento)

Del lóbulo temporal
• La comprensión del lenguaje (área de Wernicke)
• Memory
• Audiencia
• Secuenciación y organización

Mensajes en el cerebro se desarrollan a lo largo de las vías. Los mensajes pueden viajar de un giro a otro, de un lóbulo a otro, de un lado del cerebro al otro, y estructuras que se encuentran profundamente en el cerebro (por ejemplo, el tálamo, el hipotálamo).
Las estructuras profundas


Figura 5.Cruz coronal sección que muestra los ganglios basales.

El hipotálamo - El hipotálamo está situado en el piso del tercer ventrículo y es el control maestro del sistema autonómico. Desempeña un papel en el control de comportamientos tales como el hambre, sed, sueño, y la respuesta sexual. También regula la temperatura corporal, presión arterial, las emociones, y la secreción de hormonas.

La glándula pituitaria - la glándula pituitaria se encuentra por debajo del hipotálamo, suspendido de un tallo, en una depresión del hueso en la base del cráneo llamada silla turca. El hueso de la hipófisis y controla el crecimiento muscular y segrega una serie de hormonas para el crecimiento y la maduración sexual. A veces llamado la "glándula maestra", que controla otras glándulas del cuerpo como las glándulas tiroides y suprarrenales.

La glándula pineal - La glándula pineal se encuentra detrás del tercer ventrículo. Ayuda a regular el reloj interno del cuerpo y los ritmos circadianos mediante la secreción de melatonina. Tiene algún papel en el desarrollo sexual.

Tálamo - El tálamo funciona como una estación repetidora de información casi todo lo que viene y se va a la corteza (Fig. 5). Desempeña un papel en la sensación del dolor, atención, el estado de alerta y la memoria.

Los ganglios basales - Los ganglios basales son el núcleo caudado, putamen y globo pálido. Estos núcleos de trabajo con el cerebelo para coordinar movimientos finos, como los movimientos de los dedos.

El sistema límbico - El sistema límbico es el centro de nuestras emociones, el aprendizaje y la memoria. Incluido en este sistema son la circunvolución cingulada, el hipotálamo, la amígdala (reacciones emocionales) y el hipocampo (memoria).

Pares craneales

El cerebro se comunica con el cuerpo a través de la médula espinal y los doce pares de nervios craneales (fig. 6). Diez de los doce pares de nervios craneales que controlan la audición, el movimiento de los ojos, las sensaciones faciales, el gusto, la deglución y el movimiento de la cara, cuello, hombro y músculos de la lengua se originan en el tronco cerebral. Los nervios craneales del olfato y la visión se originan en el cerebro.


Figura 6.El número romano, el nombre y la función principal de los doce pares craneales






Cráneo





Figura 1.Ocho huesos del cráneo y la forma
catorce huesos forman la cara.
El propósito del cráneo es proteger el cerebro de una lesión. El cráneo está formado por 8 huesos que se funden a lo largo de las líneas de sutura. Estos huesos son: 1 frontal, 2 parietales, 2 temporal, 1 esfenoides, 1 occipital y 1 etmoides (fig. 1). La cara está formada por 14 huesos del maxilar superior incluyendo (2), cigomático (2), nasal (2), palatino (2), lagrimal (2), cornete nasal inferior (2), la mandíbula y vómer.





Figura 2.El interior del cráneo, se divide en tres depresiones llamado anterior, media y fosa posterior.
En el interior del cráneo son tres áreas distintas: fosa anterior, fosa media y fosa posterior (Fig. 2). Los médicos a veces se refieren a la localización de un tumor por estos términos, por ejemplo, meningioma fosa media.
Similares a los cables que salen de la parte trasera de un ordenador, todas las principales arterias, venas y nervios de salida del cráneo a través de agujeros, llamados agujeros, en la base del cráneo. El gran agujero en el centro, llamado el foramen magnum, es donde las salidas de la médula espinal.


Cerebro



El cerebro está compuesto por el cerebro, el cerebelo y tronco cerebral (fig. 3).

Figura 3.El cerebro está compuesto de tres partes: el tronco cerebral, el cerebelo y el cerebro. El cerebro se divide en cuatro lóbulos: frontal, parietal, temporal y occipital.
El cerebro es la parte más grande del cerebro y se compone de los hemisferios derecho e izquierdo. Se lleva a cabo funciones superiores como la interpretación de tacto, visión y audición, así como el habla, el razonamiento, las emociones, el aprendizaje y el control fino del movimiento.
El cerebelo está situado debajo del cerebro. Su función es coordinar los movimientos musculares, mantener la postura y el equilibrio.
El tronco cerebral incluye el mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo. Actúa como un centro de retransmisión de conectar el cerebro y el cerebelo a la médula espinal. Se lleva a cabo muchas funciones automáticas como la respiración, ritmo cardíaco, la temperatura corporal, activación y los ciclos del sueño, la digestión, estornudos, tos, vómitos y la deglución. Diez de los doce nervios craneales se originan en el tronco cerebral.



Figura 4.La superficie de la corteza cerebral llamada corteza. La corteza contiene neuronas (materia gris), que están interconectadas a otras áreas del cerebro por los axones (sustancia blanca). La corteza tiene un aspecto plegado. A veces se llama un giro y el surco entre un surco.
La superficie del cerebro tiene una apariencia plegada llamada corteza. La corteza contiene aproximadamente el 70% de los 100 mil millones de células nerviosas (neuronas). Los órganos de las células nerviosas de color de la corteza gris-marrón de ahí su nombre - la materia gris (Fig. 4). Debajo de la corteza es de largo que conecta las fibras entre las neuronas, llamadas axones, que forman la materia blanca.
El plegamiento de la corteza aumenta la superficie del cerebro, permitiendo que más neuronas para caber dentro del cráneo y permitir que las funciones superiores. Cada pliegue se llama un giro, y cada surco entre los pliegues se llama un surco. Hay nombres de los pliegues y surcos que ayudan a definir las regiones específicas del cerebro.






Derecho del cerebro - cerebro izquierdo

Los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro están unidos por un haz de fibras llamado cuerpo calloso que envía los mensajes de un lado a otro. Cada hemisferio controla el lado opuesto del cuerpo. Si un tumor en el cerebro se encuentra en el lado derecho del cerebro, su brazo izquierdo o pierna puede ser débil o paralizado.
No todas las funciones de los hemisferios son compartidos. En general, el hemisferio izquierdo controla el habla, la comprensión, la aritmética y la escritura. El hemisferio derecho controla la creatividad, la habilidad espacial, artístico y habilidades musicales. El hemisferio izquierdo es dominante en el uso de las manos y el idioma en un 92% de las personas.


Lóbulos del cerebro

Los hemisferios cerebrales tienen diferentes fisuras que dividen el cerebro en lóbulos. Cada hemisferio tiene 4 lóbulos: frontal, temporal, parietal y occipital (Fig. 3). Cada lóbulo se puede dividir, una vez más, en áreas que cumplen funciones muy específicas. Es importante comprender que cada lóbulo del cerebro no funciona solo. Existen relaciones muy complejas entre los lóbulos del cerebro y entre los hemisferios derecho e izquierdo.
El lóbulo frontal
Personalidad, conducta, emociones
Sentencia, la planificación, la resolución de problemas
Discurso: hablar y escribir (área de Broca)
Movimiento corporal (tira de motor)
La inteligencia, la concentración, la auto-conciencia
Lóbulo parietal
Interpreta el lenguaje, las palabras
Sentido del tacto, dolor, temperatura (tira sensoriales)
Interpreta las señales de la visión, auditivas, motrices, sensoriales y de la memoria
La percepción espacial y visual
Lóbulo occipital
Interpreta la visión (color, luz, movimiento)
Del lóbulo temporal
La comprensión del lenguaje (área de Wernicke)
Memory
Audiencia
Secuenciación y organización
Mensajes en el cerebro se desarrollan a lo largo de las vías. Los mensajes pueden viajar de un giro a otro, de un lóbulo a otro, de un lado del cerebro al otro, y estructuras que se encuentran profundamente en el cerebro (por ejemplo, el tálamo, el hipotálamo).




Las estructuras profundas



Figura 5.Cruz coronal sección que muestra los ganglios basales.
El hipotálamo - El hipotálamo está situado en el piso del tercer ventrículo y es el control maestro del sistema autonómico. Desempeña un papel en el control de comportamientos tales como el hambre, sed, sueño, y la respuesta sexual. También regula la temperatura corporal, presión arterial, las emociones, y la secreción de hormonas.
La glándula pituitaria - la glándula pituitaria se encuentra por debajo del hipotálamo, suspendido de un tallo, en una depresión del hueso en la base del cráneo llamada silla turca. El hueso de la hipófisis y controla el crecimiento muscular y segrega una serie de hormonas para el crecimiento y la maduración sexual. A veces llamado la "glándula maestra", que controla otras glándulas del cuerpo como las glándulas tiroides y suprarrenales.
La glándula pineal - La glándula pineal se encuentra detrás del tercer ventrículo. Ayuda a regular el reloj interno del cuerpo y los ritmos circadianos mediante la secreción de melatonina. Tiene algún papel en el desarrollo sexual.
Tálamo - El tálamo funciona como una estación repetidora de información casi todo lo que viene y se va a la corteza (Fig. 5). Desempeña un papel en la sensación del dolor, atención, el estado de alerta y la memoria.
Los ganglios basales - Los ganglios basales son el núcleo caudado, putamen y globo pálido. Estos núcleos de trabajo con el cerebelo para coordinar movimientos finos, como los movimientos de los dedos.
El sistema límbico - El sistema límbico es el centro de nuestras emociones, el aprendizaje y la memoria. Incluido en este sistema son la circunvolución cingulada, el hipotálamo, la amígdala (reacciones emocionales) y el hipocampo (memoria).


Pares craneales




El cerebro se comunica con el cuerpo a través de la médula espinal y los doce pares de nervios craneales (fig. 6). Diez de los doce pares de nervios craneales que controlan la audición, el movimiento de los ojos, las sensaciones faciales, el gusto, la deglución y el movimiento de la cara, cuello, hombro y músculos de la lengua se originan en el tronco cerebral. Los nervios craneales del olfato y la visión se originan en el cerebro.

Figura 6.El número romano, el nombre y la función principal de los doce pares craneales.



NúmeroNombreFunción
I - olfativo olor
II - óptica vista
III - oculomotor ojo se mueve, la pupila
IV - troclear ojo se mueve
V - trigémino sensación de cara
VI - abductor ojo se mueve
VII - facial se mueve la cara, la boca agua
VIII - vestibulococlear audición, el equilibrio
IX - glosofaríngeo el gusto, Swallow
X - vago la frecuencia cardíaca, la digestión
XI - accesorio mueve la cabeza
XII - hipogloso lengua se mueve






Meninges

El cerebro y la médula espinal están cubiertos y protegidos por tres capas de tejido, llamadas meninges. Desde la capa más externa hacia el interior son: la duramadre, aracnoides y piamadre.

La duramadre es una fuerte y gruesa membrana que recubre el interior de cerca del cráneo, sus dos capas, la duramadre perióstica y meníngea, se fusionan y por separado solamente para formar senos venosos. La dura crea pequeños pliegues o compartimentos. Hay dos pliegues especial de la duramadre, la hoz y la tienda. La hoz separa los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y la tienda separa el cerebro del cerebelo.
La aracnoides es una delgada tela-como membrana que cubre todo el cerebro. La aracnoides está hecha de tejido elástico. El espacio entre la duramadre y las membranas aracnoideas se llama el espacio subdural.

Los abrazos piamadre de la superficie del cerebro tras su pliegues y surcos. La piamadre tiene muchos vasos sanguíneos que inciden profundamente en el cerebro. El espacio entre la aracnoides y la pia se llama el espacio subaracnoideo. Es aquí donde el líquido cefalorraquídeo se baña y protege al cerebro.






Ventrículos y el líquido cefalorraquídeo




Figura 7.CSF se produce dentro de los ventrículos lo profundo del cerebro. LCR circula dentro del cerebro y la médula espinal y luego fuera del espacio subaracnoideo. Los sitios más comunes de la obstrucción: 1) el agujero de Monro, 2) acueducto de Silvio, y 3) OBEX.

El cerebro tiene huecos llenos de líquido cavidades llamadas ventrículos (fig. 7). Dentro de los ventrículos es una cinta-como la estructura llamada el plexo coroideo que deja en claro incoloro líquido cefalorraquídeo (LCR). LCR fluye dentro y alrededor del cerebro y la médula espinal para ayudar a protegerlo de las lesiones. Este líquido circula constantemente se absorbe y se repone.

Hay dos ventrículos en lo profundo de los hemisferios cerebrales llamadas ventrículos laterales. Ambos se conectan con el tercer ventrículo a través de una apertura separada llamada el agujero de Monro. El tercer ventrículo se conecta con el cuarto ventrículo a través de un tubo largo y estrecho llamado el acueducto de Silvio. Desde el cuarto ventrículo, el LCR fluye hacia el espacio subaracnoideo, donde se baña y protege al cerebro. LCR se recicla (o absorbida) por estructuras especiales en el seno sagital superior llamadas vellosidades aracnoides.

El cerebro normalmente mantiene un equilibrio entre la cantidad de líquido cefalorraquídeo que es absorbida y la cantidad que se produce. Una interrupción o bloqueo en el sistema puede provocar una acumulación de LCR, que puede causar el agrandamiento de los ventrículos (conocida como hidrocefalia) o causar una acumulación de líquido en la médula espinal (conocido como siringomielia).




Suministro de sangre


Figura 8. Vista lateral y vista superior (inferior izquierda recuadro) de la irrigación sanguínea del cerebro. La circulación anterior del cerebro se alimenta de las arterias carótida interna (ICA) y la circulación posterior es alimentada por las arterias vertebrales (VA). Los dos sistemas se conectan en el polígono de Willis por el comunicante anterior (ACOM) y posterior comunicación (PCOM) de las arterias.

La sangre es transportada al cerebro por dos arterias pares, las arterias carótidas internas y las arterias vertebrales (fig. 8). Las arterias carótidas internas suministran la mayor parte del cerebro. Las arterias vertebrales de suministro del tronco del encéfalo cerebelo, y la parte inferior del cerebro. Después de atravesar el cráneo, las dos arterias vertebrales se unen para formar una sola arteria basilar. La arteria basilar y las arterias carótidas internas "comunicarse" unos con otros en la base del cerebro llamada el polígono de Willis. La comunicación entre los sistemas de la carótida interna y basilar vertebral es una característica de seguridad importante del cerebro. Si se bloquea uno de los grandes vasos, es posible que el flujo sanguíneo colateral a venir a través del círculo de Willis y prevenir el daño cerebral.

La circulación venosa del cerebro es muy diferente que el resto del cuerpo. Normalmente las arterias y las venas corren juntos, ya que la oferta y la fuga de las áreas específicas del cuerpo. Así que uno pensaría que habría un par de venas vertebrales y las venas carótidas internas. Este no es el caso en el cerebro.



Figura 9.Vista de tres cuartos de la duramadre que cubre el cerebro representa a los dos grandes pliegues de la duramadre, la hoz y la tienda del cerebelo, junto con los senos venosos.

Los colectores vena principal se integran en la dura para formar los senos venosos (fig. 9) - que no debe confundirse con el aire de los senos paranasales asociadas con la cara y región nasal. Los senos venosos recoger la sangre del cerebro y pasar a la vena yugular interna. Estos dos son esencialmente las venas de drenaje sólo del cerebro. Los senos sagital superior e inferior de la fuga de cerebro, los senos cavernosos drena la base craneal anterior. Todos los senos eventualmente desembocan en los senos sigmoide, que salen del cráneo y la forma de las venas yugulares.





Idioma

En general, el hemisferio izquierdo del cerebro es responsable de la lengua y el habla y se denomina "dominante" del hemisferio. El hemisferio derecho desempeña un papel importante en la interpretación de la información visual y el procesamiento espacial. En aproximadamente un tercio de las personas que son zurdas, la función del habla puede ser ubicado en el lado derecho del cerebro. Los zurdos pueden necesitar pruebas especiales para determinar si su centro del lenguaje está en el lado izquierdo o derecho anterior a cualquier intervención quirúrgica en esa zona.

La afasia es una perturbación del lenguaje que afectan la producción, la comprensión, la lectura o escritura, debido a una lesión cerebral - con más frecuencia de un accidente cerebrovascular o un traumatismo. El tipo de afasia depende de la zona del cerebro afectada.

El área de Broca se encuentra en el lóbulo frontal izquierdo (Fig. 3). Si se daña esta zona, uno puede tener dificultad para mover la lengua o los músculos faciales para producir los sonidos del habla. El individuo todavía se puede leer y comprender el lenguaje hablado, pero tiene dificultad para hablar y escribir (es decir, que forman letras y palabras, no escribe dentro de las líneas) - llamada afasia de Broca.

El área de Wernicke se encuentra en el lóbulo temporal izquierdo (Fig. 3). Los daños a esta área causa de la afasia de Wernicke. La persona puede hablar en oraciones largas que no tienen significado, añadir palabras innecesarias, e incluso crear nuevas palabras. Pueden hacer que los sonidos del habla, sin embargo, tienen dificultad para entender y por lo tanto consciente de sus errores.




Memory

La memoria es un proceso complejo que incluye tres fases: codificación (al decidir qué información es importante), el almacenamiento, y recordando. Las diferentes áreas del cerebro están involucradas en la memoria, dependiendo del tipo de memoria.

La memoria a corto plazo, también llamada memoria de trabajo, se produce en la corteza prefrontal. Almacena la información de alrededor de un minuto y su capacidad está limitada a alrededor de 7 puntos. Por ejemplo, le permite marcar un número de teléfono de alguien acaba de decir usted. Además, interviene durante la lectura, a memorizar la frase que acaba de leer, de modo que el siguiente sentido.

La memoria a largo plazo se procesa en el hipocampo del lóbulo temporal y se activa cuando se desea memorizar algo por un tiempo más largo. Esta memoria tiene un contenido ilimitado y la capacidad de duración. Contiene recuerdos personales, así como hechos y cifras.

Habilidad de memoria se procesa en el cerebelo, que retransmite la información a los ganglios basales. Almacena automáticamente recuerdos aprendido como atar un zapato, tocar un instrumento, o montar en bicicleta.




Las células del cerebro

El cerebro está compuesto de dos tipos de células: las células nerviosas, o neuronas, y las células gliales.

Las células nerviosas
Hay muchos tamaños y formas de las neuronas, pero todos consisten de un cuerpo celular, dendritas y un axón. La neurona transmite información mediante señales eléctricas y químicas. Trate de imaginarse el cableado eléctrico de su casa. Un circuito eléctrico está formado por numerosos cables conectados de tal manera que cuando un interruptor de la luz está encendida, una bombilla de luz de haz. Una neurona que está emocionado transmitirá su energía a las neuronas en su vecindad.



Figura 10. Las células nerviosas se componen de un cuerpo celular, dendritas y axones. Las neuronas se comunican entre sí mediante el intercambio de neurotransmisores a través de un pequeño espacio llamado sinapsis.

Las neuronas transmiten su energía, o "hablar", el uno al otro a través de un pequeño espacio llamado sinapsis (Fig. 10). Una neurona tiene muchas armas llamadas dendritas, que actúan como antenas de recoger los mensajes de otras células nerviosas. Estos mensajes se transmiten al cuerpo celular, que determina si el mensaje debe ser transmitido. Los mensajes importantes se pasan a la final del axón en sacos que contienen los neurotransmisores se abren en la sinapsis. Las moléculas de neurotransmisores cruzan la sinapsis y acoplarse a los receptores especiales en la neurona receptora, la cual estimula la celda para pasar el mensaje.



Las células gliales

Glía (palabra griega que significa pegamento) son las células del cerebro que proporcionan las neuronas con la alimentación, protección y apoyo estructural. Hay alrededor de 10 a 50 veces más células gliales que las células nerviosas y son el tipo más común de las células que participan en los tumores cerebrales.


Astroglia o astrocitos transportan nutrientes a las neuronas, las neuronas tienen en su lugar, digieren partes de las neuronas muertas, y regular la barrera hematoencefálica.
Células Oligodendroglía proporcionar aislamiento (mielina) a las neuronas.
Las células ependimarias línea de los ventrículos y secretar el líquido cefalorraquídeo (LCR).
Microglia digerir neuronas muertas y patógenos.























....
2Comments
      GIF
      New