About Taringa!

Popular channels

La epidemia que asoló Europa: La peste negra

la epidemia más mortífera








En 1348, una enfermedad terrible y desconocida se propagó por Europa, y en pocos años sembró la muerte y la destrucción por todo el continente.







A mediados del siglo XIV, entre 1346 y 1347, estalló la mayor epidemia de peste de la historia de Europa, tan sólo comparable con la que asoló el continente en tiempos del
emperador Justiniano (siglos VI-VII).La plaga de Justiniano fue una pandemia que afectó al Imperio romano de oriente o Imperio bizantino, incluyendo a la ciudad de Constantinopla y otras partes de Europa, Asia y África desde los años 541- 543. Se supone que la causa de la plaga fue la peste bubónica,Desde entonces la peste negra se convirtió en una inseparable compañera de viaje de la población europea, hasta su último brote a principios del siglo XVIII.
Sin embargo, el mal jamás se volvió a manifestar con la virulencia de 1346-1353, cuando
impregnó la conciencia y la conducta de las gentes, lo que no es de extrañar. Por entonces había otras enfermedades endémicas que azotaban constantemente a la población como :



la disentería





Shigella flexneri (naranja), agente causante de la disentería,


La disentería es una infección que generalmente causa diarrea. La infección a menudo se transmite a través de la higiene inadecuada Hay dos tipos principales de disentería:
la bacilar y la amebiana. La bacilar es la más común y la amebiana puede ser más dolorosa



la gripe






La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta
habitualmente en los meses más fríos del año.
Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de
los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento
médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras
afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar
neumonía e incluso causar la muerte



el sarampión







Es una enfermedad muy contagiosa de origen viral. Se transmite por vía aérea y se
propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al
hablar, toser o estornudar o bien simplemente por estar en contacto con cualquier
objeto contaminado. El virus puede vivir hasta 2 horas sobre las superficies
contaminadas.Los síntomas iniciales suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la

infección y son:
- Fiebre alta.
- Secreción nasal, conjuntivitis y tos.
- Pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.
- Erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo.

Las complicaciones pueden ser por el mismo virus o por una sobreinfección bacteriana, e

incluyen:
- diarrea intensa,
- infecciones al oído,
- laringotraqueobronquitis (crup),
- neumonía,
- meningoencefalitis,
- convulsiones,
- y ocasionalmente la muerte.



y la lepra, la más temida.






La lepra es una enfermedad curable, causada por un microbio, el Mycobacterium leprae, que afecta principalmente la piel y los nervios periféricos. Las formas clínicas más
graves pueden comprometer también las mucosas de las vías aéreas superiores y otros
órganos como los ganglios, el hígado, el bazo, etc. En los casos más graves, si no se
realiza un diagnóstico precoz y un tratamiento regular y completo, puede generar
discapacidades físicas, permanentes y progresivas






Pero la peste negra o peste bubonica tuvo un impacto pavoroso: por un lado, era un
huésped inesperado, desconocido y fatal, del cual se ignoraba tanto su origen como su
terapia; por otro lado, afectaba a todos, sin distinguir apenas entre pobres y ricos.
Quizá por esto último, porque afectaba a los mendigos, pero no se detenía ante los
reyes, tuvo tanto eco en las fuentes escritas, en las que encontramos descripciones tan
exageradas como apocalípticas.






Sobre el origen de las enfermedades contagiosas circulaban en la Edad Media
explicaciones muy diversas. Algunas, heredadas de la medicina clásica griega, atribuían
el mal a los miasmas, es decir, a la corrupción del aire provocada por la emanación de
materia orgánica en descomposición, la cual se transmitía al cuerpo humano a través de
la respiración o por contacto con la piel. Hubo quienes imaginaron que la peste podía
tener un origen astrológico –ya fuese la conjunción de determinados planetas, los
eclipses o bien el paso de cometas– o bien geológico, como producto de erupciones
volcánicas y movimientos sísmicos que liberaban gases y efluvios tóxicos.
Todos estos hechos se consideraban fenómenos sobrenaturales achacables a la cólera divina por los pecados de la humanidad






De las ratas al hombre





Únicamente en el siglo XIX se superó la idea de un origen sobrenatural de la peste. El
temor a un posible contagio a escala planetaria de la epidemia, que entonces se había
extendido por amplias regiones de Asia, dio un fuerte impulso a la investigación
científica, y fue así como los bacteriólogos Kitasato y Yersin, de forma independiente
pero casi al unísono, descubrieron que el origen de la peste era la bacteria yersinia
pestis, que afectaba a las ratas negras y a otros roedores y se transmitía a través de
los parásitos que vivían en esos animales, en especial las pulgas (chenopsylla
cheopis), las cuales inoculaban el bacilo a los humanos con su picadura. La peste era,
pues, una zoonosis, una enfermedad que pasa de los animales a los seres humanos. El
contagio era fácil porque ratas y humanos estaban presentes en graneros, molinos y
casas –lugares en donde se almacenaba o se transformaba el grano del que se alimentan
estos roedores–, circulaban por los mismos caminos y se trasladaban con los mismos
medios, como los barcos.







La bacteria rondaba los hogares durante un período de entre 16 y 23 días antes de que se manifestaran los primeros síntomas de la enfermedad. Transcurrían entre tres y cinco
días más hasta que se produjran las primeras muertes, y tal vez una semana más hasta
que la población no adquiría conciencia plena del problema en toda su dimensión. La
enfermedad se manifestaba en las ingles, axilas o cuello, con la inflamación de alguno
de los nódulos del sistema linfático acompañada de supuraciones y fiebres altas que
provocaban en los enfermos escalofríos, rampas y delirio; el ganglio linfático
inflamado recibía el nombre de bubón o carbunco, de donde proviene el término «peste
bubónica». La forma de la enfermedad más corriente era la peste bubónica primaria, pero
había otras variantes: la peste septicémica, en la cual el contagio pasaba a la sangre,
lo que se manifestaba en forma de visibles manchas oscuras en la piel –de ahí el nombre
de «muerte negra» que recibió la epidemia–, y la peste neumónica, que afectaba el
aparato respiratorio y provocaba una tos expectorante que podía dar lugar al contagio a
través del aire. La peste septicémica y la neumónica no dejaban supervivientes.






Origen y propagación



La peste negra de mediados del siglo XIV se extendió rápidamente por las regiones de la cuenca mediterránea y el resto de Europa en pocos años. El punto de partida se situó en
la ciudad comercial de Caffa (actual Feodosia), en la península de Crimea, a orillas
del mar Negro. En 1346, Caffa estaba asediada por el ejército mongol, en cuyas filas se
manifestó la enfermedad. Se dijo que fueron los mongoles quienes extendieron el
contagio a los sitiados arrojando sus muertos mediante catapultas al interior de los
muros, pero es más probable que la bacteria penetrara a través de ratas infectadas con
las pulgas a cuestas. En todo caso, cuando tuvieron conocimiento de la epidemia, los
mercaderes genoveses que mantenían allí una colonia comercial huyeron despavoridos,
llevando consigo los bacilos hacia los puntos de destino, en Italia, desde donde se
difundió por el resto del continente.






Una de las grandes cuestiones que se plantean es la velocidad de propagación de la peste negra. Algunos historiadores proponen que la modalidad mayoritaria fue la peste
neumónica o pulmonar, y que su transmisión a través del aire hizo que el contagio fuera
muy rápido. Sin embargo, cuando se afectaban los pulmones y la sangre la muerte se
producía de forma segura y en un plazo de horas, de un día como máximo, y a menudo
antes de que se desarrollara la tos expectorante, que era el vehículo de transmisión.
Por tanto, dada la rápida muerte de los portadores de la enfermedad, el contagio por
esta vía sólo podía producirse en un tiempo muy breve, y su expansión sería más lenta.
Los indicios sugieren que la plaga fue, ante todo, de peste bubónica primaria. La
transmisión se produjo a través de barcos y personas que transportaban los fatídicos
agentes, las ratas y las pulgas infectadas, entre las mercancías o en sus propios
cuerpos, y de este modo propagaban la peste, sin darse cuenta,






allí donde llegaban. Las grandes ciudades comerciales eran los principales focos de recepción. Desde ellas, la plaga se transmitía a los burgos y las villas cercanas, que,
a su vez, irradiaban el mal hacia otros núcleos de población próximos y hacia el campo
circundante. Al mismo tiempo, desde las grandes ciudades la epidemia se proyectaba
hacia otros centros mercantiles y manufactureros situados a gran distancia en lo que se
conoce como «saltos metastásicos», por los que la peste se propagaba a través de las
rutas marítimas, fluviales y terrestres del comercio internacional, así como por los
caminos de peregrinación. Estas ciudades, a su vez, se convertían en nuevos epicentros
de propagación a escala regional e internacional. La propagación por vía marítima podía
alcanzar unos 40 kilómetros diarios, mientras que por vía terrestre oscilaba entre 0,5
y 2 kilómetros, con tendencia a aminorar la marcha en estaciones más frías o latitudes
con temperaturas e índices de humedad más bajos. Ello explica que muy pocas regiones se
libraran de la plaga; tal vez, sólo Islandia y Finlandia.






A pesar de que muchos contemporáneos huían al campo cuando se detectaba la peste en las ciudades (lo mejor, se decía, era huir pronto y volver tarde), en cierto modo las
ciudades eran más seguras, dado que el contagio era más lento porque las pulgas tenían
más víctimas a las que atacar. En efecto, se ha constatado que la progresión de las
enfermedades infecciosas es más lenta cuanto mayor es la densidad de población, y que
la fuga contribuía a propagar el mal sin apenas dejar zonas a salvo; y el campo no
escapó de las garras de la epidemia. En cuanto al número de muertes causadas por la
peste negra, los estudios recientes arrojan cifras espeluznantes. El índice de
mortalidad pudo alcanzar el 60 por ciento en el conjunto de Europa, ya como
consecuencia directa de la infección, ya por los efectos indirectos de la
desorganización social provocada por la enfermedad, desde las muertes por hambre hasta
el fallecimiento de niños y ancianos por abandono o falta de cuidados.





Las cifras del horror



La península Ibérica, por ejemplo, pudo haber pasado de seis millones de habitantes a dos o bien dos y medio, con lo que habría perecido entre el 60 y el 65 por ciento de la
población. Se ha calculado que ésta fue la mortalidad en Navarra, mientras que en
Cataluña se situó entre el 50 y el 70 por ciento. Más allá de los Pirineos, los datos
abundan en la idea de una catástrofe demográfica. En Perpiñán fallecieron del 58 al 68
por ciento de notarios y jurisperitos; tasas parecidas afectaron al clero de
Inglaterra. La Toscana, una región italiana caracterizada por su dinamismo económico,
perdió entre el 50 y el 60 por ciento de la población: Siena y San Gimignano, alrededor
del 60 por ciento; Prato y Bolonia algo menos, sobre el 45 por ciento, y Florencia vio
como de sus 92.000 habitantes quedaban poco más de 37.000. En términos absolutos, los
80 millones de europeos quedaron reducidos a tan sólo 30 entre 1347 y 1353.






que es la peste negra



La peste negra, peste bubónica o muerte negra se refiere a la pandemia de peste más
devastadora en la historia de la humanidad que afectó a Europa en el siglo XIV y que
alcanzó un punto máximo entre 1347 y 1353; se estima que la misma fue causa de muerte
de 25 millones de personas tan solo en Europa (aproximadamente un tercio de la
población del continente en aquel entonces) y unos 40 a 60 millones más en Asia. La teoría aceptada sobre el origen de la peste explica que fue un brote causado por una variante de la bacteria Yersinia pestis.1 2 3 Es común que la palabra peste» se utilice como sinónimo de «muerte negra», aún cuando aquella deriva del latín «pestis», es decir, «enfermedad» o «epidemia», y no del agente patógeno.






que la ocaciona



La peste es causada por la bacteria Yersinia pestis que se contagia por las pulgas con la ayuda de la rata negra (Rattus rattus) - que podríamos llamar hoy la rata de cloaca,
se le llama asi por que descomponia la sangre con este virus dejando un aspecto negro
en la piel que se extendia en todo el cuerpo con unos dolores verdaderamente horribles,
esta es altamente contagiable de persona a persona, tambien se le conoce como peste
bubonica por que se inflamaban los ganglios linfaticos o bubones y si olian feo los
enfermos por eso sus medicos utilizaban una mascara con la nariz en forma de pico para
poner hierbas de olor en el pico y no oler a los enfermos, ademas que se pensaba en ese
entonces que tambien era contagiable por el aire,







porque se la llamo peste negra



Se le llamó Negra porque cuando los bubones (que son abultamientos de los nódulos linfáticos llenos de partículas bacterianas) se "revientan" producen múltiples
hemorragias que dan lugar a manchas negras sobre la piel, entre otros síntomas. Si la
peste no es tratada antes de este estado septicémico, la muerte sobreviene al cabo de
3-5 días. Tal vez también se le llamó negra por ser tan fatal entre las poblaciones
medievales, porque pensaban que era un castigo divino, una obra de demonio, entre otras
cosas.Se le llamó Peste (en inglés plague, plaga) porque esta palabra se define como una enfermedad contagiosa y grave que produce mucha mortandad Y Muerte






quien la transmite



es una enfermedad infecciosa propia fundamentalmente de los roedores y mamíferos pequeños, que se trasmite al hombre a través de la picadura de diferentes tipos de
pulgas infectadas que fungen de reservorio. En el hombre, está la afección se
caracteriza por un comienzo brusco con fiebre alta, linfadenopatía, supuración de los
ganglios satélites a la inoculación, bacteriemia y postración.
Los ganglios aumentados de volumen y supurados le dan al calificativo de “bubónica” a
la enfermedad. De forma primaria o secundariamente puede atacar a los pulmones y dar
lugar a la peligrosísima neumonía pestosa.
Recientemente se han exhumado los cuerpos de fallecidos por la peste negra en el
cementerio de East Smithfield en Londres y se ha verificado que el causante de la
enfermedad es una variante casi idéntica de la actual bacteria llamada Yersinia pestis
autor de la peste bubónica. La peste negra se transmitía por tanto a través de los
roedores, siendo las ratas los principales transmisores. Las ratas son infectadas por
las pulgas que transmiten la enfermedad al picar a distintas ratas. Al morir las ratas
las pulgas buscan nuevos huéspedes y los humanos son buenos candidatos que al ser
picados contraen la enfermedad.






El estudio genético de las bacterias encontradas en el cementerio de East Smithfield ndican que esta variante bacteriológica es el antepasado de todas las epidemias
modernas que tenemos en el mundo. De hecho, estos científicos han podido secuenciar el
genoma de la cepa de la bacteria de la peste negra gracias a una nueva tecnología para
obtener y refinar pequeños fragmentos de ADN degradados del antiguo patógeno que han
identificado como una variante de Yersinia pestis. En estos 660 años de evolución de la
bacteria apenas ha cambiado.






Los médicos que atendían a los enfermos de peste llevaban una máscara con una protuberancia similar al pico de un pájaro que llenaban por dentro de sales aromáticas
con objeto de no contagiarse de la enfermedad








Epidemiología



La peste existe en foco naturales en casi todo el mundo y sigue presentándose en lugares donde no parecía existir ya, como en África Central. También se han detectado
casos en Brasil, los Andes y en los EUA. La mayor incidencia hoy en día se encuentra en
Birmania y al sur de Vietnam.
Todo parece indicar que diferentes factores influyen en la ecología de los roedores
reservorios (ratas principalmente) y de las pulgas vectoras, lo que se manifiesta con
la parición de mayor o menor número de casos por estaciones y por años. Así, en 1978 se
notificaron 766 casos, casi la mitad del año anterior. Entre 1973 y 1974 hubo un 40 %
de aumento de la incidencia y de la mortalidad.







Tratamiento profiláctico en la actualidad




Los miembros de la familia (convivientes), así como aquellas personas que hayan tenido contacto con el enfermo, deben de someterse a tratamientos profilácticos tomando
tetraciclina 15 mg por kilogramo de peso durante una semana.
Deben de tratarse de eliminar los focos endémicos de roedores y establecer una
vigilancia estricta para descubrir y suprimir las epizootias entre ellos.
Cuando se detecta un caso de peste se debe eliminar a tratar de eliminar la población
de pulgas en la localidad afectada





Tratamiento medico



Diversos antibióticos son eficaces cuando se emplean en correspondencia con la edad del paciente, la gravedad de la infección y la rapidez de aplicación.
Cuando los antibióticos se usan tempranamente la respuesta suele ser sorprendente, aun
ante la forma pulmonar.
Las drogas de elección son la tetraciclina y la estreptomicina. Pueden usarse también
el cloramfenicol y las sulfamidas.
Estreptomicina: Se administra por vía intramuscular a la dosis de 0.5 g cada 4h en las
primeras 48h. Se continúa con 0.5 g cada 6h durante 7 a 10 días en total.
Tetraciclina: Se administra a razón de 2 a 3 g diarios por endovenosa. Cuando haya
mejoría puede continuarse con 2 g diarios por vía oral por el tiempo necesario.
Cloranfenicol: Se inicia el tratamiento con dosis de 6 a 8 g por vía endovenosa
diariamente y luego puede pasarse a la vía oral a razón de 3 g por día.
Sulfamidas: Se administran 10 a 12 g de Sulfadiacina o Sulfameracina durante una
semana.
Cuando se utilice la estreptomicina o el cloramfenicol debe de vigilarse muy
estrechamente el estado de shock que puede ocasionar la destrucción masiva de gérmenes.










como se detuvo la expansion de la peste negra




nadie la curo, lo que pasa es que la poblacion de europa con el fin de explicarte esto

la dividiremos en 3 grupos:

1.-00
2.-0P
3.-PP

Donde 0= Gen no resisten a peste negra
Donde P=Gen resistente a peste negra

Entonces las personas con grupo 00 fueron todas las que murierona causa de la dichosa
peste.

Las personas con grupo 0P enfermaron de la peste, pero la mayoria luego se recupero.

Las personas con grupo PP nunca contrajeron la peste.

Es decir hay un gen que proteje a los humanos de la peste negra, las personas que no
poseian ninguna copia de este gen sucumbierona la enfermedad, las personas que poseian
1 copia enfermaron pero vencieron a la enfermedad y aquellos con 2 copias nunca
enfermaron.



link: https://www.youtube.com/watch?v=ZjTIyLSj6Uw


link: https://www.youtube.com/watch?v=cTGOcqsRlyc








0No comments yet
      GIF